Qué for­ma de via­jar con­vie­ne

El mun­do de los via­jes en bi­ci va cre­cien­do y am­plian­do sus po­si­bi­li­da­des. Cuán­do es más re­co­men­da­ble el bi­ke­pac­king que el ci­clo­tu­ris­mo. Y vi­ce­ver­sa.

Weekend - - BIKE - Tex­tos: MA­RI­SOL LO­PEZ. Fo­tos: JA­VIER RASETTI

es con­tar­les cuá­les son las prin­ci­pa­les di­fe­ren­cias en­tre es­tas dos mo­da­li­da­des y qué po­si­bi­li­da­des nos brin­da ca­da una de ellas.

Ci­clo­tu­ris­mo

Es la más an­ti­gua y que has­ta ha­ce al­gu­nos años rei­na­ba los via­jes en bi­ci. Ge­ne­ral­men­te, se uti­li­zan trans­por­tes de alu­mi­nio o cro­moly, con al­for­jas o ca­rri­to y com­po­nen­tes co­mo fre­nos V Bra­ke, ma­nu­brio ma­ri­po­sa, guar­da­ba­rros o ma­zas roh­loff.

El ob­je­ti­vo de es­ta mo­da­li­dad ge­ne­ral­men­te son los via­jes lar­gos, don­de lo im­por­tan­te, tan­to en la bi­ci co­mo en sus com­po­nen­tes, son la du­ra­bi­li­dad y la fa­ci­li­dad de po­der re­pa­rar­las o en­con­trar re­pues­tos en cual­quier lu­gar y don­de el vo­lu­men y el pe­so de la car­ga no tie­nen gran re­le­van­cia, ya que se le da más im­por­tan­cia a la co­mo­di­dad de via­jar con una mi­ni­ca­sa a cues­tas.

Esa­de­má­sun­con­cep­to­de­via­je: ha­bla del vi­vir arri­ba de una bi­ci, de los gran­des tra­ve­sías o vuel­tas

o hi­dráu­li­cos, car­pa, bol­sas de dor­mir, in­du­men­ta­ria y equi­po de me­nor vo­lu­men, más li­viano y téc­ni­co. En mu­chas oca­sio­nes tam­bién se agre­ga una mo­chi­la.

El ob­je­ti­vo de es­ta ca rac­te­rís­ti­ca es­tá más li­ga­do a la aven­tu­ra y el desafío, don­de el vo­lu­men y el pe­so de la car­ga pue­den re­sul­tar li­mi­tan­tes.

Tam­bién el bi­ke­pac­king es un con­cep­to de via­je: lle­var so­lo lo jus­to y ne­ce­sa­rio, apren­der a ser más prác­ti­cos y mi­ni­ma­lis­tas pa­ra lo­grar an­dar más li­via­nos y có­mo­dos. Po­der rea­li­zar tra­ve­sías más téc­ni­cas por lu­ga­res y te­rre­nos con ma­yo­res gra­dos de di­fi­cul­tad o tra­za­dos ági­les y ve­lo­ces, ha­cien­do gran­des dis­tan­cias en el me­nor tiem­po po­si­ble. Ex­plo­rar nue­vas ru­tas que nun­ca se hi­cie­ron ni se ima­gi­na­ron. Aden­trar­nos más pro­fun­da­men­te en geo­gra­fías vír­ge­nes y sal­va­jes. Co­rrer los lí­mi­tes. Ex­plo­rar.

Pa­ra qué ti­po de via­je se­ría con­ve­nien­te: cor­tos y pun­tua­les, don­de no sea ne­ce­sa­rio car­gar de­ma­sia­do equi­po; por te­rre­nos más com­ple­jos y téc­ni­cos; off road (fue­ra de ru­ta) o Non Stop

(pa­ran­do lo me­nos po­si­ble); via­jes en los que lle­gue­mos cons­tan­te­men­te a pue­blos o ciu­da­des pa­ra abas­te­cer­nos o dor­mir, y en los que po­da­mos lle­var una car­ga mí­ni­ma; tra­ve­sías en las que el pe­so o el vo­lu­men sean un fac­tor li­mi­tan­te.

Sin em­bar­go, tam­bién es ne­ce­sa­rio acla­rar que am­bas mo­da­li­da­des tie­nen un sin­fín de va­rian­tes y, en mu­chos ca­sos, sue­len in­ter­ca­lar­se una con la otra, com­bi­nan­do el equi­po y las po­si­bi­li­da­des que nos brin­dan de las ma­ne­ras más va­ria­das. Por eso es im­por­tan­te en­ten­der que, se­gún la ex­pe­rien­cia in­di­vi­dual que ca­da uno va­ya ad­qui­rien­do, el equi­po irá va­rian­do y adap­tán­do­se con el tiem­po. No hay una for­ma o mo­da­li­dad co­rrec­ta de via­jar o un es­que­ma pun­tual que se­guir. El mun­do de los via­jes en bi­ci va cre­cien­do y am­plian­do sus po­si­bi­li­da­des por­que, pre­ci­sa­men­te, hay tan­tas ma­ne­ras dis­tin­tas de via­jar co­mo per­so­nas. El desafío en­ton­ces se­rá en­con­trar la que me­jor se adap­te a no­so­tros, a nues­tras po­si­bi­li­da­des y al via­je que nos plan­tea­mos.

Siem­pre he ha­bla­do de la ca­za co­mer­cial de lie­bre, es­ta es­pe­cie exó­ti­ca traí­da de Eu­ro­pa, aun­que nun­ca pro­fun­di­cé en el te­ma por­que du­ran­te la tem­po­ra­da no nos que­da mu­cho tiem­po pa­ra es­tas cues­tio­nes. De­bi­do a los cam­bios pro­du­ci­dos por el Co­vid-19, ob­via­men­te la si­tua­ción ya no es la mis­ma, por lo que de­ci­dí po­ner­me en con­tac­to con Ale­jan­dro Gon­zá­lez, pro­pie­ta­rio de uno de los fri­go­rí­fi­cos de lie­bres de la pam­pa hú­me­da, Ri­gon S.R.L., de Rufino, San­ta Fe. Aun­que es una fi­gu­ra des­ta­ca­da en el am­bien­te, tie­ne sus preo­cu­pa­cio­nes con res­pec­to al fu­tu­ro de la ac­ti­vi­dad. A pe­sar de ello, con gran gen­ti­le­za y pa­cien­cia me ins­tru­yó en la his­to­ria y la reali­dad ac­tual de es­ta in­dus­tria.

Wee­kend: ¿Cuán­do co­men­zó la ac­ti­vi­dad? Ale­jan­dro Gon­zá­lez: Em­pe­zó ha­ce apro­xi­ma­da­men­te 60 años, de la mano de don Ju­lio Vi­zen­tal, un gran­de de la in­dus­tria. El vio la ca­za co­mer­cial de lie­bre co­mo un in­gre­so pa­ra mu­chos ha­bi­tan­tes de los pue­blos y lo­ca­li­da­des de la pam­pa hú­me­da, co­mo tam­bién una fuen­te com­pen­sa­to­ria de in­gre­sos pa­ra aque­llos que tie­nen otros tra­ba­jos. Du­ran­te ju­nio y ju­lio el cam­po ba­ja su ac­ti­vi­dad, y lo com­pen­san con la ca­za de lie­bre que se lle­va a ca­bo en to­da la pam­pa hú­me­da y en al­gu­nas pro­vin­cias pa­ta­gó­ni­cas.

W.: ¿Có­mo evo­lu­cio­nó es­ta ca­za co­mer­cial? A. G.: A lo lar­go del tiem­po, la ac­ti­vi­dad to­mó una im­por­tan­cia muy gran­de en el in­vierno, en aquel mo­men­to ya ha­bía much ísi mos ca­za­do­res de­por­ti­vos y co­mer­cia les. Hay que te­ner en cuen­ta que du­ran­te la gran m ig ra­ción eu ro­pea de esos años, al­gu­nos m ig ra nt es t ra ía n, en­tre sus pe­ta­tes, la es­co­pet a junt o con las cos­tum­bres de sus pue­blos de or igen. Fue su ma­ne­ra de es­ta r cer­ca del te­rru­ño y a pos­te­rio­ri se con­vir­tió en una ac­ti­vi­dad co­mer­cial, por­que pa­só a ser un muy buen in­gre­so pa­ra la fa­mi­lia. Hoy la car­ne de lie­bre lle­ga a Eu­ro­pa ba­jo los me­jo­res es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les, des­de el ini­cio de la ca­ce­ría has­ta que es pro­ce­sa­da en ca­jas con­ge­la­das lis­tas pa­ra su con­su­mo en el Vie­jo Con­ti­nen­te.

W.: ¿Qué di­fi­cul­ta­des tu­vie­ron los fri­go­rí­fi­cos en los úl­ti­mos años?

A. G.: He­mos te­ni­do en­cuen­tros y des­en­cuen­tros con en­ti­da­des ru­ra­les e in­ten­den­tes, que en ge­ne­ral no les gus­ta mu­cho la ac­ti­vi­dad, de­bi­do a que a ve­ces se lle­va a ca­bo de for­mas di­fe­ren­tes. Co­mo no tie­ne un mar­co le­gal, co­mo de­be­ría te­ner una ac­ti­vi­dad de ca­za de 60 años de his­to­ria, tie­ne al­gu­nos gri­ses so­bre sus prác­ti­cas. He­mos ge­ne­ra­do mu­chas reunio­nes en­tre la Cá­ma­ra de Fri­go­rí­fi­cos de Lie­bres y las au­to­ri­da­des de Bue­nos Ai­res y otras pro­vin­cias, con el ob­je­ti­vo de tra­tar de so­lu­cio­nar es­tos in­con­ve­nien­tes, ve­ri­cue­tos que el Có­di­go Ru­ral no re­fle­ja y que nun­ca se han lle­va­do a buen puer­to.

W.: ¿Qué im­por­tan­cia se le pue­de atri­buir a la ac­ti­vi­dad en el plano ci­ne­gé­ti­co?

A. G.: La ca­za co­mer­cial de lie­bre no so­lo apor­ta di­vi­sas, sino que tam­bién es un con­trol de pla­ga. De no ha­cer­se, a los po­cos años se pe­di­ría a las au­to­ri­da­des que se con­tro­le a la lie­bre por su gran pro­li­fe­ra­ción. En la ac­tua­li­dad se ca­zan por año unas 900.000 pre­sas; en los años 70 se ca­za­ron has­ta 7.000.000. A mi cri­te­rio, per­mi­te re­gu­lar su po­bla­ción, ya que su re­pro­duc­ción es muy ve­loz. Se pue­de ver con otras es­pe­cies cuan­do no tie­nen pre­da­do­res na­tu­ra­les, por ejem­plo, el zo­rro. Cual­quie­ra que an­da por el cam­po sa­be que el zo­rro ya es una pla­ga y es­tá ha­cien­do un da­ño con­si­de­ra­ble a la eco­no­mía.

W.: ¿Có­mo se com­po­ne la in­dus­tria hoy en día en la Ar­gen­ti­na?

A. G.: La ac­ti­vi­dad es­tá con­for­ma­da por seis fri­go­rí­fi­cos que ex­por­tan más o me­nos 1.500 to­ne­la­das de car­ne de lie­bre al año. Eu­ro­pa es nues­tro úni­co mer­ca­do, no hay con­su­mo in­terno en la Ar­gen­ti­na. El lo­cal no co­me lie­bre, sal­vo al­gún ca­za­dor de­por­ti­vo que co­ci­na su pie­za o un res­tau­ran­te muy gour­met que se es­pe­cia­li­ce en car­nes de ca­za, co­mo per­diz, cier­vo o ja­ba­lí.

W.: ¿Có­mo es una sa­li­da de ca­za co­mer­cial? A. G.: Ge­ne­ral­men­te, se sa­le de a cua­tro en una ca­mio­ne­ta, con gran­des re­flec­to­res y ar­mas pa­ra la ac­ti­vi­dad. Ca­si siem­pre son gru­pos de gran ca­ma­ra­de­ría, se com­par­te el ma­te y el tra­ba­jo por igual. Uno ma­ne­ja, otro re­flec­to­rea, otro dis­pa­ra y el úl­ti­mo re­co­ge la pie­za. A ve­ces es­tas f u ncio­nes rot a n du­ran­te la jor­na­da. A las lie­bres se las cuel­ga de los so­por­tes la­te­ra­les.

W. : ¿C ómo es el pre­sen­te de la ac­ti­vi­dad en ple­na cua­ren­te­na?

A. G.: Jus­to cuan­do de­bía ini­ciar­se la tem­po­ra­da, lle­gó el Co­vid-19. En­ci­ma en es­tos días se re­pli­có en al­gu­nas zo­nas del in­te­rior de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. No es al­go preo­cu­pan­te, pe­ro ve­mos que hay cier­tas po­bla­cio­nes co­mo Ola­va­rría, La­pri­da y Sal­to, don­de hay ca­sos ais­la­dos; es­to ha lle­va­do a que la ma­yo­ría de los pue­blos de la pam­pa hú­me­da ten­gan cier­to con­trol de in­gre­so y egre­so de ha­bi­tan­tes. Ob­via­men­te, pa­ra no­so­tros re­sul­ta­ría muy con­flic­ti­vo la re­co­lec­ción de la lie­bre al te­ner ho­ra­rios de en­tra­da y sa­li­da, sin men­cio­nar que re­co­rrer tan­tos ki­ló­me­tros en nues­tros ca­mio­nes re­fri­ge­ra­dos es un te­ma bas­tan­te com­pli­ca­do.

W.: ¿Qué ex­pec­ta­ti­vas tie­ne pa­ra lo que que­da de es­te año, cua­ren­te­na me­dian­te?

A. G.: Es­te año va a ser muy di­fí­cil desa­rro­llar nues­tra ac­ti­vi­dad. Los ca­za­do­res pue­den te­ner mu­chos pro­ble­mas pa­ra cir­cu­lar. Es­ta­mos de acuer­do con que no se abra la tem­po­ra­da pa­ra cui­dar a los in­te­gran­tes de los dis­tin­tos pue­blos, a los ca­za­do­res y a los em­plea­dos del fri­go­rí­fi­co, es pre­fe­ri­ble que es­te año vean li­mi­ta­do un in­gre­so con el cual con­ta­ban en es­ta épo­ca del año, a te­ner una pro­pa­ga­ción de la pan­de­mia. Con res­pec­to a los cua­tro fri­go­rí­fi­cos más gran­des de es­ta ac­ti­vi­dad, no se­ría con­ve­nien­te la aper­tu­ra de la tem­po­ra­da tam­po­co en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, pa­ra no­so­tros co­mo em­pre­sa­rios se­ría un gra­ve in­con­ve­nien­te que el vi­rus se trans­mi­ta de los ca­za­do­res a la ca­de­na de lo­gís­ti­ca, a los ca­mio­nes f r igor í f ic os que re­co­rren mu­chos ki­ló­me­tros, pue­blos y dis­tin­tas pro­vin­cias.

W. : ¿Es­tá de acuer­do con los pro­to­co­los de Co­vid-19 que se es­tán apli­can­do?

A. G.: El pro­to­co­lo del Co­vid-19 pa ra em­pre­sas muy gran­des no es el me­jor pa­ra el fr igor íf ico de l ie­bres, que es una em­pre­sa pe­que­ña, en al­gu­nos ca­sos in­clu­so fa­mi­liar. En una tem­po­ra­da de 30 días, co­mo su­ce­de­ría es­te año, ten­dría­mos que pa­rar 7/14 días por tes­teos, se­ría el fi­nal y ten­dría­mos que de­cir­les a los ca­za­do­res que no po­de­mos com­prar su pro­duc­ción. Una pro­ble­má­ti­ca im­pen­sa­da que nos ha­ce ra­zo­nar de ma­ne­ra res­pon­sa­ble y con cri­te­rio. Cree­mos que ha­brá que re­to­mar la ac­ti­vi­dad el año que vie­ne, y con­fia­mos en que la lle­va­re­mos ade­lan­te de una ma­ne­ra más se­gu­ra, co­mo fue siem­pre. Lie­bres ha­brá de so­bra, a me­nos que ocu­rra al­gún otro fe­nó­meno sor­pre­si­vo e ines­pe­ra­do. Es­te año se­rá me­jor de­jar­las co­rrer por los cam­pos.

Una mo­da­li­dad que in­vi­ta a ex­plo­rar y co­rrer los lí­mi­tes, que per­mi­te ir más allá de la zo­na de con­fort.

Hoy en día se pue­den rea­li­zar co­sas im­pen­sa­das, co­mo lle­var una bi­ci en la es­pal­da du­ran­te al­gu­nos ki­ló­me­tros. O re­co­rrer la Ru­ta 40 con la co­mo­di­dad de al­for­jas y un trái­ler con mu­cha agua y equi­po ex­tra.

El ci­clo­tu­ris­mo nos per­mi­tió vi­vir la aven­tu­ra con otros tiem­pos, dis­fru­tan­do tam­bién de her­mo­sos y com­ple­jos ca­mi­nos de ri­pio.

Pre­pa­ra­ción y equi­pa­mien­to. La ca­za de lie­bre se rea­li­za en gru­po usan­do es­co­pe­tas de lar­go al­can­ce y bue­na ilu­mi­na­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.