Cua­ren­te­na ar­ti­fi­cial

Có­mo re­pa­rar los se­ñue­los que ya tu­vie­ron sus gran­des ba­ta­llas. Tri­ples o sim­ples: cuá­les son me­jo­res y por qué. An­zue­los in-li­ne: qué son.

Weekend - - PESCA - Tex­tos: NESTOR SAA­VE­DRA. Fo­tos: CEDOC y N.S. Ju­lio 2020

cla­va más rá­pi­da y efi­caz­men­te en la pal­ma de tu mano, si lo pre­sio­nás: un al­fi­ler o un cla­vo gor­do?

Sin em­bar­go, un an­zue­lo o tri­ple fino pue­de abrir­se, tam­bién por una cues­tión fí­si­ca, ya que es más fá­cil cur­var un al­fi­ler que un cla­vo. Pa­ra com­pen­sar­lo con­vie­ne uti­li­zar una ca­ña más blan­da, sin que sea len­ta, no exa­ge­rar ca­ñan­do reite­ra­das ve­ces al pez y de­jar un po­qui­to más li­bre el freno pa­ra com­pen­sar esas frac­cio­nes de mi­lí­me­tro de del­ga­dez de los an­zue­los o tri­ples ele­gi­dos.

Au­xi­lia­res de en­ga­ños

Los snaps y ca­bles de ace­ro de­ben ser de bue­na ca­li­dad, ya que es­ta con­di­ción per­mi­te achi­car el diá­me­tro es­co­gi­do. El snap, mos­que­tón o cam­bia­dor más chi­co ha­cen que me­jo­re el tra­ba­jo del se­ñue­lo, pues no le su­mi­nis­tran mu­cho pe­so adi­cio­nal. Nues­tros pe­ces den­ta­dos, so­bre to­do los do­ra­dos, cor­tan el fluo­ro­car­bon y, por tan­to, re­co­men­da­mos el ca­ble de ace­ro. El pri­me­ro so­lo tie­ne sen­ti­do en aguas muy trans­pa­ren­tes, don­de los pe­ces muy sen­si­bles, co­mo las tru­chas de los lagos del sur, pue­den huir al ver la som­bra o fi­gu­ra de un ca­ble opa­co. En las pes­cas en el Pa­ra­ná, el Uru­guay o el Pla­ta no se ne­ce­si­ta ya que, por más lim­pia que es­té, el agua siem­pre tie­ne se­di­men­tos en sus­pen­sión que les qui­tan vi­sión a sus ha­bi­tan­tes.

Ten­ga­mos en cuen­ta tam­bién que, si pes­ca­mos con ele­men­tos muy li­via­nos, po­de­mos arri­bar a dos ma­las con­se­cuen­cias: que el pez se va­ya con el se­ñue­lo cla­va­do, lo que, pro­ba­ble­men­te, lo lle­va­rá a la rá­pi­da muer­te; o que lo ago­te­mos por pro­lon­gar la lu­cha, lo cual le pro­vo­ca­rá un da­ño si­mi­lar.

Pa­ra rea­li­zar los arre­glos en ca­sa son in­dis­pen­sa­bles una pin­za abrea­ni­llas (con mues­ca en el ex­tre­mo dis­tal), un ali­ca­te pa­ra cor­tar el ca­ble de ace­ro, an­zue­los y una pe­que­ña pie­dra de afi­lar, que se con­si­gue por to­dos la­dos y es ba­ra­ta. Siem­pre hay que afi­lar los an­zue­los, ya que pes­ca­mos en es­truc­tu­ras (pie­dras, pa­los, etc.) y cual­quie­ra que to­que el an­zue­lo lo va des­gas­tan­do y des­afi­lan­do. La mis­mí­si­ma bo­ca du­ra de los pe­ces (los dien­tes, es­pe­cial­men­te) los des­afi­la. Sa­cás un par de pes­ca­dos y ya no pin­chan igual que al prin­ci­pio. Es más sen­ci­llo, en­ton­ces, dar­le un to­que­ci­to con la pie­dra que cam­biar de an­zue­lo. Acon­se­ja­mos lle­var­la en la ca­ja de pes­ca y no so­lo te­ner­la cuan­do pre­pa­ra­mos los ele­men­tos en ca­sa.

To­das es­tas pe­que­ñas gran­des ideas tien­den a cui­dar la hi­dro­di­ná­mi­ca del se­ñue­lo, pun­to fun­da­men­tal de su crea­ción. El ca­ble de­be es­tar bien ar­ma­do, pro­li­ja­men­te; el snap de­be ser chi­co pa­ra que na­de bien; las ani­llas y los sim­ples o tri­ples tie­nen que ajus­tar­se al ta­ma­ño ade­cua­do pa­ra que no mo­les­te la na­ta­ción.

Ne­llo Prín­ci­pi so­lía de­cir que el tiem­po que se pier­de fue­ra del agua lue­go se ga­na en el agua. Apro­ve­che­mos en­ton­ces a de­jar to­do lis­to pa­ra re­tor­nar a nues­tra pa­sión se­ñue­le­ra, no bien se ba­je la ban­de­ra de lar­ga­da. Que nos en­cuen­tre bien pa­ra­dos, de sa­lud na­tu­ral y de sa­lud ar­ti­fi­cial.

El cco­ro­na­vi­rus co­ro­na­vi­rus lle­gó pa­ra cam­biar mu­chas co­sas, en di­fe­ren­tes áreas, pe­ro so­bre to­do en los via­jes. Ya sa­be­mos que la pan­de­mia se ex­ten­dió de la mano de los via­je­ros, los mis­mos que que­rrán vol­ver a co­no­cer nue­vos lu­ga­res pron­to. De he­cho, ya em­pe­za­ron a apa­re­cer ofer­tas pa­ra vo­lar cuan­do las au­to­ri­da­des nos per­mi­tan sa­lir al mun­do. Y hay un ele­men­to que des­de aho­ra es im­pres­cin­di­ble in­cluir en la va­li­ja: el se­gu­ro de sa­lud.

Si an­tes via­ja­bas sin asis­ten­cia, aho­ra se vuel­ve fun­da­men­tal con­tra­tar una por­que, quie­ras o no, te aven­tu­rás co­mo nun­ca an­tes a lo des­co­no­ci­do. Te­ne­mos el an­te­ce­den­te de ar­gen­ti­nos que, con la pan­de­mia de­cla­ra­da, es­ta­ban en el ex­te­rior sin co­ber­tu­ra, preo­cu­pa­dos por la po­si­bi­li­dad de con­ta­giar­se (en­tre otros te­mas). Mu­chos tu­vie­ron la suer­te de que les am­plia­ran el al­can­ce del ser­vi­cio con­tra­ta­do has­ta su re­gre­so al país y otros en­con­tra­ron la opor­tu­ni­dad úni­ca de sa­car el se­gu­ro es­tan­do afue­ra, en aten­ción a es­ta si­tua­ción ines­pe­ra­da. Aquí hay que te­ner en cuen­ta que las em­pre­sas po­drían ha­ber­se ex­cu­sa­do de brin­dar el ser­vi­cio por­que le­gal­men­te es­tá ex­cep­tua­das cuan­do la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud de­cla­ra una pan­de­mia. Afor­tu­na­da­men­te hi­cie­ron ga­la de sen­ti­do co­mún y so­li­da­ri­dad al se­guir ocu­pán­do­se de sus clien­tes en es­te pun­to de in­fle­xión en el mund­mun­do. mun­do.

Con­vi­vien­do Co con el vi­rus

Y, una vez más, las ase­gu­ra­do­ras vol­ve­rán a es­tar en el top of mind de los que via­jen cuan­do se re­to­me la ac­ti­vi­dad. ¿De qué ma­ne­ra cam­bió, a raíz de la pre­sen­cia ex­ten­di­da del Co­vid19, la ofer­ta de sus ser­vi­cios de ca­ra al fu­tu­ro? “De aquí en más cam­bian las co­ber­tu­ras por­que va mos a est a r conv iv ien­do con el vi­rus –ex­pli­ca Fe­de­ri­co Tar­ling, Chief Ser­vi­ce Of­fi­cer

de d As­sist Card In­ter­na­tio­nal–. Aho­ra tam­bién es­tá in­clui­da su co­ber­tu­ra en los ser­vi­cios que pres­ta­mos. Cual­quier per­so­na que via­je y ten­ga al­gu­na en­fer­me­dad que de­ri­ve en co­ro­na­vi­rus, va a te­ner sus ne­ce­si­da­des aten­di­das. Ade­más, es­ta­mos en pleno pro­ce­so in­terno pa­ra di­se­ñar al­gu­nos ser­vi­cios ex­tra, a la luz de cier­tos in­con­ve­nien­tes que se pue­den pre­sen­tar co­mo el cie­rre de fron­te­ras o que­dar­se en cua­ren­te­na al arri­bar. Sí te­ne­mos en cla­ro que el ser­vi­cio, co­mo se ofre­cía has­ta aho­ra, no va a ser más ca­ro. Se­gui­re­mos ven­dien­do a los va­lo­res de hoy”.

Por su par­te Die­go Ba­rón,

Di­rec­tor Di­rec­ctor de Mar­ke­ting ke­tingg de Univ Uni­ver­sal As­si­tan­ce, agre­ga: “El mun­do no va a ser el mis­mo, se­gu­ra­men­te va a ser más resp res­pon­sa­ble y es di­fí­cil pen­sar en que q un via­je­ro sal­ga sin co­ber­tu­ra. co­ber­tu­ra Siem­pre fue un pro­duc­to im­por­tan­te im­po y es­ta pan­de­mia for­ta­lec for­ta­le­ce la to­ma de con­cien­cia de viaj via­jar protegido. Nues­tros ser vi­cios v ici in­clu­yen en­fer­me­dad por C Co­vid-19, por un te­ma de res­po res­pon­sa­bi­li­dad y de en­ten­der las ne ne­ce­si­da­des de los clien­tes. Por eso aho­ra di­mos de al­ta un pro­duc­to pro­duct que brin­da co­ber­tu­ras fle­xib fle­xi­bles: se pue­de com­prar hoy y co­mu­ni­car más ade­lan­te en qué mo­men­to se­rá usa­do, por un pe­río­do má­xi­mo de 30 días, con tiem­po de vi­da de dos años. El pro­duc­to Flex tie­ne un pre­cio muy eco­nó­mi­co y es el re­sul­ta­do de una en­cues­ta que hi­ci­mos en­tre unos 3.000 clien­tes. Así des­cu­bri­mos que hay un in­te­rés muy gran­de en vol­ver a ha­cer un via­je in­ter­na­cio­nal en los pró­xi­mos 4 a 8 me­ses y ca­si el 90 % va a con­tra­tar una co­ber­tu­ra. Con es­ta ofer­ta pue­den ade­lan­tar gas­tos con un pro­duc­to que los cu­bre en to­do el mun­do por 80.000 dó­la­res”.

¿Se­gu­ro mé­di­co obli­ga­to­rio?

En Eu­ro­pa, los paí­ses que in­te­gran el área Schen­gen de li­bre mo­vi­mien­to en­tre sí, co­mo España, Fran­cia e Ita­lia, pi­den a los vi­si­tan­tes que lle­guen con un se­gu­ro mé­di­co con­tra­ta­do en el país de ori­gen. “Ca­be la po­si­bi­li­dad de que otras na­cio­nes em­pie­cen a exi­gir­lo o que re­gu­len la im­por­tan­cia de lle­gar con asis­ten­cia de sa­lud, por si even­tual­men­te en­fer­ma­ra, y que no sea el es­ta­do el que se ha­ga car­go de esos gas­tos. Nun­ca va a ser un re­qui­si­to ab­so­lu­to y pue­de que sea una re­co­men­da­ción en­tre los te­rri­to­rios que tie­nen acuer­dos de re­ci­pro­ci­dad”, opi­na Tar­ling.

“To­dos los que par­ti­ci­pa­mos de la in­dus­tria tu­rís­ti­ca te­ne­mos res­pon­sa­bi­li­dad so­bre nues­tros pa­sa­je­ros –aco­ta Ba­rón–. Y los go­bier­nos tie­nen que apren­der de es­ta si­tua­ción y po­ner­se más exi­gen­tes, ya sea por­que de­jan sa­lir a un ciu­da­dano tran­qui­lo por­que tie­ne el res­guar­do de

una co­ber­tu­ra y los que lo re­ci­ben por el mis­mo mo­ti­vo. De lo con­tra­rio se pro­du­ce un dé­fi­cit eco­nó­mi­co de los paí­ses, en tér­mi­nos de sa­lud. Veo que en es­te te­ma, que no es me­nor, es­ta­mos yen­do más rá­pi­do los pri­va­dos que lo es­ta­tal; des­de nues­tro lu­gar tra­ta­mos de po­ner­lo en la agen­da. To­dos que­re­mos vol­ver a via­jar y, tra­ba­jan­do en con­jun­to en­tre go­bierno y pri­va­dos co­mo se es­tán de­fi­nien­do mu­chos pro­to­co­los, las co­ber­tu­ras mé­di­cas po­drían a ser obli­ga­to­rias”.

Den­tro de es­te es­que­ma se ha­bla (co­mo con­ta­mos en Wee­kend 573) de la in­ten­ción de crear un pa­sa­por­te sa­ni­ta­rio que in­clu­ya un aná­li­sis de co­vid free pre­vio a sa­car el pa­sa­je o al via­je, “en La­ti­noa­mé­ri­ca to­da­vía no es­tá cla­ro el al­can­ce que va a te­ner pe­ro es­ta­mos muy aten­tos y ya nos pu­si­mos a dis­po­si­ción de los que es­tán tra­ba­jan­do con es­tos te­mas pues po­de­mos ayu­dar al via­je­ro pa­ra ges­tio­nar su pa­sa­por­te sa­ni­ta­rio”, ex­pli­ca in­me­dia­ta­men­te el di­rec­ti­vo de Uni­ver­sal As­sis­tan­ce.

Y el re­pre­sen­tan­te de As­sist Card agre­ga: “Si pa­sa a ser obli­ga­to­rio, po­dría­mos di­se­ñar un pro­duc­to que lo in­clu­ya en el pre­cio o te­ner acuer­dos con nues­tros pres­ta­do­res pa­ra que los clien­tes ac­ce­dan al es­tu­dio con ta­ri­fas más com­pe­ti­ti­vas. Tal vez lo que ter­mi­ne su­ce­dien­do es que en­tes re­gu­la­do­res va­li­den a de­ter­mi­na­dos la­bo­ra­to­rios. Pe­ro sin­ce­ra­men­te creo que, en po­co tiem­po, los via­jes van a re­cu­pe­rar la nor­ma­li­dad. No tie­ne sen­ti­do po­ner ba­rre­ras que com­pli­quen los tras­la­dos por­que hay mu­cho di­ne­ro en jue­go en di­fe­ren­tes es­truc­tu­ras re­la­cio­na­das con el tu­ris­mo in­ter­na­cio­nal. Van a es­ta­ble­cer pro­to­co­los, van a evi­tar que se jun­ten 10.000 per­so­nas en un es­pa­cio re­du­ci­do y no ha­brá gran­des es­pec­tácu­los al ai­re li­bre has­ta que no ha­ya una va­cu­na. Pe­ro el res­to del mun­do tie­ne que se­guir vi­vien­do y hay mon­to­nes de paí­ses que co­men del tu­ris­mo, así que no se van a im­po­ner gran­des ba­rre­ras”.

La tar­je­ta no es su­fi­cien­te

Die­go Ba­rón fi­na­li­za ana­li­zan­do un te­ma a fu­tu­ro: “Lo que que­da es la cues­tión de adón­de se re­co­mien­da ir y adón­de no. No­so­tros va­mos a ayu­dar a in­for­mar­lo. Vi­vi­mos en li­ber­tad y es­tá bien que ca­da uno cir­cu­le por don­de desee, pe­ro si hay una re­co­men­da­ción de no ir a de­ter­mi­na­do país por la po­si­bi­li­dad de con­ta­gio, el via­je­ro de­be­rá asu­mir las con­se­cuen­cias. Y no­so­tros ten­dre­mos que adap­tar las co­ber­tu­ras en fun­ción de lo que pa­se. Por aho­ra no te­ne­mos res­tric­ción de país, nues­tra ofer­ta es glo­bal, pe­ro es­to se pue­de mo­di­fi­car”.

Mien­tras tan­to que­da la pre­gun­ta la­ten­te: ¿si mi tar­je­ta de cré­di­to me ofre­ce el se­gu­ro de via­je, que siem­pre es aco­ta­do, con­vie­ne ex­ten­der­lo? “Te di­go lo mis­mo que les res­pon­do a mis ami­gos –res­pon­de Fe­de­ri­co Tar­ling–. Cu­bri­te to­do lo que tu bol­si­llo te per­mi­ta, siem­pre, por­que nun­ca sabés qué pue­de pa­sar. Las pro­ba­bi­li­da­des son ba­jas pe­ro el día que te pa­se al­go, que­rrás te­ner la tran­qui­li­dad de que al­guien te va a re­sol­ver to­do y de que ese gas­to no afec­te tu pa­tri­mo­nio. La tar­je­ta de cré­di­to te da una co­ber­tu­ra pe­ro la reali­dad de­mues­tra que, aún con la me­jor tar­je­ta, en de­ter­mi­na­das si­tua­cio­nes no al­can­za. Siem­pre es me­jor pa­gar unos dó­la­res más, y son so­lo unos dó­la­res, y te que­dás tran­qui­lo de que la cuen­ta que­da­rá a car­go de otro”.

Re­vi­sar el es­ta­do de ca­da se­ñue­lo es una ta­rea fun­da­men­tal, pa­ra re­pa­rar­lo en ca­so de que lo ne­ce­si­te: ade­más de fi­jar­se si tie­ne da­ños en la es­truc­tu­ra hay que mi­rar los he­rra­jes y an­zue­los.

Tri­ples: pa­ra do­ra­dos chi­cos y ta­ra­ri­ras son me­jo­res que los sim­ples: de­ben ser fi­nos y fuer­tes.

A par­tir de aho­ra la ma­ne­ra de ha­cer tu­ris­mo cam­bia drás­ti­ca­men­te.

La nueva reali­dad que tra­jo el co­ro­na­vi­rus: con bar­bi­jo a to­dos la­dos, dis­tan­cia so­cial y la ne­ce­si­dad de te­ner un se­gu­ro de sa­lud, por las du­das.

De a po­co, los des­ti­nos tu­rís­ti­cos del mun­do van abrien­do sus fron­te­ras.

Sin im­por­tar el ti­po de des­tino tu­rís­ti­co o de la for­ma en que se pa­sen las va­ca­cio­nes, hay un pun­to co­mún en­tre to­dos des­pués de la apa­ri­ción de la pan­de­mia: la ne­ce­si­dad de via­jar con un se­gu­ro mé­di­co que nos pro­te­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.