Cuán­tos gra­dos son los óp­ti­mos pa­ra na­ve­gar

El co­rrec­to ajus­te del trim es fun­da­men­tal pa­ra lo­grar un buen pla­neo de la lan­cha.

Weekend - - NAUTICA - Tex­tos: FRAN­CIS­CO SA­VINO Fo­tos: CEDOC WEKEND Ju­lio 2020

El tri­ma­do del mo­tor en ca­so de los fue­ra de bor­da, o de la pa­ta en el ca­so de los den­tro-fue­ra, tie­ne co­mo ob­je­ti­vo lo­grar el pla­neo de la em­bar­ca­ción o su res­pec­ti­vo apo­pa­mien­to o aproa­mien­to, si se es­tá rea­li­zan­do una na­ve­ga­ción con mal tiem­po. Una em­bar­ca­ción lo­gra su pla­neo cuan­do una ter­ce­ra par­te de su­per­fi­cie del cas­co ro­za el agua y dos ter­ce­ras par­tes es­tán en el ai­re. Es­to se lo­gra apren­dien­do a re­gu­lar el án­gu­lo del trim, ya sea por in­di­ca­dor de ins­tru­men­tal o ins­pec­ción vi­sual, o sen­sa­ción de co­mo­di­dad en na­ve­ga­ción pa­ra aque­llos que po­seen ma­yor ex­pe­rien­cia.

Se lla­ma trim po­si­ti­vo cuan­do el án­gu­lo for­ma­do en­tre la pa­ta y el cas­co es ha­cia po­pa, trim ne­ga­ti­vo cuan­do el án­gu­lo es ha­cia proa, y trim neu­tro cuan­do el án­gu­lo es 0º (ce­ro gra­do). El án­gu­lo ideal en­tre la es­lo­ra de la em­bar­ca­ción y la su­per­fi­cie del agua es de tres gra­dos: es­to se lo­gra con trim ce­ro gra­do.

Una pa­ta muy ba­ja (ne­ga­ti­va) tien­de a ba­jar la proa. Es­to pro­vo­ca ma­yor re­sis­ten­cia al avan­ce por des­li­za­mien­to su­pe­rior a la mí­ni­ma desea­da y, co­mo con­se­cuen­cia, un mal apro­ve­cha­mien­to de la po­ten­cia del mo­tor, ge­ne­ran­do un ma­yor con­su­mo y una me­nor ve­lo­ci­dad.

Su­be la proa

Con la ace­le­ra­ción es­te efec­to se in­cre­men­ta. Por el con­tra­rio, una pa­ta muy al­ta (po­si­ti­va) tien­de a su­bir la proa: no se lo­gra el pla­neo ba­jo es­ta con­di­ción de na­ve­ga­ción. Ello pro­vo­ca el ca­be­ceo de la em­bar­ca­ción y au­men­ta el án­gu­lo sin vi­si­bi­li­dad pa­ra el con­duc­tor. Sin em­bar­go, es efi­caz al mo­men­to de en­fren­tar olea­je de proa, da­do que ac­túa el cas­co co­mo mu­ro de pro­tec­ción fron­tal, aun­que la ve­lo­ci­dad es me­nor.

El trim neu­tro o de ce­ro gra­do se lo­gra ubi­can­do el mo­tor y/o pa­ta en po­si­ción ver­ti­cal a la su­per­fi­cie del agua, que­dan­do el eje de la hé­li­ce en po­si­ción ho­ri­zon­tal. Es­te es el án­gu­lo per­fec­to en el cual se lo­gra la me­jor con­di­ción de na­ve­ga­ción, el me­nor con­su­mo y la ve­lo­ci­dad cru­ce­ro pa­ra ese ti­po de em­bar­ca­ción. Por su­pues­to, es muy im­por­tan­te la dis­tri­bu­ción equi­li­bra­da y pro­por­cio­nal de los pe­sos a bor­do. Mu­chas ve­ces los tri­pu­lan­tes se sien­tan to­dos en po­pa in­cre­men­tan­do el pe­so en un pun­to ex­tre­mo. Es­to pro­vo­ca apo­pa­mien­to, lo que se so­lu­cio­na tras­la­dan­do per­so­nas a proa pa­ra que es­ta ba­je o, en el ca­so de no desear ese tras­la­do, se de­be ubi­car el trim ex­ce­si­va­men­te ne­ga­ti­vo. No se lo­gra­rá el pla­neo ade­cua­do pe­ro al me­nos la proa ba­ja­rá. Ten­ga­mos en cuen­ta que el pe­so es la va­ria­ble de­ter­mi­nan­te pa­ra la uti­li­za­ción co­rrec­ta del trim.

La ven­ta­ja de po­seer un sis­te­ma de trim es po­der ac­cio­nar­lo mien­tras se es­tá en con­di­ción

de na­ve­ga­ción pa­ra mo­di­fi­car el án­gu­lo y va­riar el com­por­ta­mien­to ma­ri­ne­ro del cas­co. No con­fun­dir el sis­te­ma trim con el sis­te­ma le­van­ta pa­ta. Es­te úl­ti­mo só­lo ope­ra con la em­bar­ca­ción en re­po­so y sin trac­ción de hé­li­ce, aun­que se lo pue­de ha­cer ope­rar con el mo­tor en mar­cha. Al mo­men­to de guar­da de las em­bar­ca­cio­nes en ca­ma, hay que ser cui­da­dos tan­to el sis­te­ma trim co­mo el que le­van­ta la pa­ta es muy im­por­tan­te: las lan­chas se guar­dan con los mo­to­res ele­va­dos pa­ra evi­tar que gol­peen en el ele­va­dor de cos­ta y pa­ra te­ner ma­yor apro­ve­cha­mien­to den­tro del es­pa­cio en gal­pón de guar­da. El mis­mo mis­mo va­le si la em­bar­ca­ción de­be ser trai­lea­da por la vía pú­bli­ca o em­bi­ca­da en al­gu­na pla­ya de are­na o cos­ta.

Las em­bar­ca­cio­nes son di­se­ña­das pa­ra na­ve­gar mar­cha ade­lan­te, pe­ro pue­den ha­cer­lo mar­cha atrás al mo­men­to de efec­tuar ma­nio­bras de atra­que a mue­lles o en es­pa­cios re­du­ci­dos. Es­te ti­po de ma­nio­bras pue­den oca­sio­nal­men­te ori­gi­nar in­gre­so de agua por el es­pe­jo de po­pa si se rea­li­za brus­ca­men­te. Pa­ra evi­tar­lo, es re­co­men­da­ble rea­li­zar­las sua­ve­men­te o co­lo­can­do trim po­si­ti­vo pa­ra le­van­tar la po­pa, aun­que es­to úl­ti­mo dis­mi­nu­ye la ca­pa­ci­dad de go­bierno de la em­bar­ca­ción.

Cuan­do se na­ve­ga en zo­nas de muy ba­ja pro­fun­di­dad, pa­ra evi­tar to­car fon­do, es re­co­men­da­ble mí­ni­ma ve­lo­ci­dad y trim po­si­ti­vo en ex­ce­so. En es­te ca­so se di­fi­cul­ta el go­bierno, da­do que de­be tra­ba­jar­se per­ma­nen­te­men­te con mo­vi­mien­tos de ti­món pa­ra aco­mo­dar la em­bar­ca­ción so­bre su rum­bo, pues la hé­li­ce no trac­cio­na con flu­jo de agua ho­ri­zon­tal a la su­per­fi­cie del cas­co.

¿Va­ra­do? Téc­ni­ca pa­ra za­far

Si exis­tie­ra la po­si­bi­li­dad de ha­ber va­ra­do, una bue­na es­tra­te­gia es le­van­tar el trim (siem­pre re­vi­sar que la hé­li­ce y la to­ma de agua de la pa­ta que­den cu­bier­tas por el agua), y ac­cio­nar la re­ver­sa con mí­ni­mos mo­vi­mien­tos la­te­ra­les de ti­món. Es­to crea­rá un au­to­dra­ga­do ge­ne­ran­do un tú­nel a po­pa del cas­co, y fa­ci­li­ta­rá za­far de la va­ra­du­ra.

Pa­ra em­bar­ca­cio­nes que no po­seen ins­tru­men­tal que in­di­que el án­gu­lo del trim, de­be­rá ajus­tar­se en fun­ción a la re­gu­la­ción ma­nual del án­gu­lo de la pa­ta, el cual de­ter­mi­na­rá el án­gu­lo de la hé­li­ce. Es­to es pa­ra el ca­so de las em­bar­ca­cio­nes me­no­res, co­mo al­gu­nos bo­tes pes­ca­do­res, se­mi­rrí­gi­dos y pe­que­ñas lan­chas. Se re­co­mien­da ajus­tar pre­via­men­te –fue­ra del agua– el án­gu­lo ade­cua­do tras ha­ber pro­ba­do su me­jor con­di­ción de na­ve­ga­ción.

La pe­gun­ta que mu­chos se ha­cen es ¿en mi em­bar­ca­ción siem­pre de­bo tra­ba­jar con el trim de la mis­ma for­ma? Y le res­pon­de­mos que no, por­que de­pen­de de la car­ga que lle­ve, de la dis­po­si­ción de la gen­te a bor­do, del vien­to y del es­ta­do del río. Por eso tam­po­co po­de­mos fiar­nos de lo que otros nos di­cen al res­pec­to, o a lo que ellos sien­ten en sus em­bar­ca­cio­nes. Ca­da na­ve­ga­ción es to­tal­men­te per­so­nal.

Am­bos flaps arri­ba: ba­ja la po­pa y su­be la proa. Subidos en ex­ce­so, se ge­ne­ra án­gu­lo sin vi­si­bi­li­dad ha­cia proa, re­duc­ción im­por­tan­te de ve­lo­ci­dad y no se lo­gra ve­lo­ci­dad de pla­neo. Es útil en ca­so de na­ve­ga­ción con mal tiem­po. Am­bos flaps aba­jo: su­be la po­pa y ba­ja la proa. Ba­ja­dos en ex­ce­so se ge­ne­ra un des­li­za­mien­to la­dea­do de proa de­pen­dien­do de la for­ma en que el cas­co muer­da el agua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.