Pues­ta a pun­to y pri­me­ras mi­llas

Fa­mi­lia em­bar­ca­da (II) Co­mien­za la pri­me­ra tra­ve­sía ofi­cial de los Me­der con des­tino a Bra­sil. En la eta­pa ini­cial, de­ja­ron el ve­le­ro en con­di­cio­nes de na­ve­ga­bi­li­dad y par­tie­ron ha­cia puer­tos uru­gua­yos.

Weekend - - AVENTURA - Tex­tos: HER­MANN ME­DER Ju­lio 2020

te­ni­mien­to, cru­za­mos va­rias ve­ces has­ta Uru­guay pa­ra unas per­ti­nen­tes prue­bas de na­ve­ga­ción e ir des­cu­brien­do aque­llos de­ta­lles que no ha­bía­mos no­ta­do an­tes. Na­ve­ga­mos en si­tua­cio­nes de mal tiem­po for­zan­do el apa­re­jo, bar­co y tri­pu­la­ción, a fin de evi­tar in­con­ve­nien­tes más ade­lan­te. Y apa­re­cie­ron los pro­ble­mas, des­de al­gún ca­ble de ace­ro has­ta con­fi­gu­ra­cio­nes del pi­lo­to au­to­má­ti­co, que de a po­co los fui­mos re­sol­vien­do.

¡Ha­cia Co­lo­nia!

La fe­cha de zar­par se apro­xi­ma­ba y de­ci­di­mos sa­lir en coin­ci­den­cia con las va­ca­cio­nes de in­vierno. So­lo que­da­ban re­sol­ver al­gu­nos de­ta­lles y el apro­vi­sio­na­mien­to, por­que te­nía­mos la in­ten­ción de car­gar la ma­yor can­ti­dad po­si­ble de ví­ve­res sin afec­tar la es­ta­bi­li­dad del bar­co pe­ro con in­ten­ción de man­te­ner al má­xi­mo la au­to­no­mía, por lo que tam­bién car­ga­mos agua po­ta­ble y ga­soil ex­tra al tan­que del bar­co lleno. To­do es­to afec­tó el des­pla­za­mien­to del ve­le­ro, pe­ro la in­ten­ción del via­je era rea­li­zar­lo sin apu­ro, apro­ve­chan­do las na­ve­ga­cio­nes por el Río de la Pla­ta.

Nues­tro pri­mer puer­to de des­tino fue la ciu­dad de Co­lo­nia del Sa­cra­men­to, adon­de arri­ba­mos lue­go de seis ho­ras de una apa­ci­ble na­ve­ga­ción. ¡Ya es­tá­ba­mos en mar­cha! Ubi­ca­da a ca­si 40 mi­llas náu­ti­cas de don­de nos en­con­trá­ba­mos, per­ma

có­mo­dos, por lo que zar­par de Sau­ce nos lle­vó bas­tan­te tiem­po. Tam­bién re­sul­tó ser un buen lu­gar pa­ra po­ner al día a los chi­cos con su es­tu­dio en el Ser­vi­cio de Edu­ca­ción a Dis­tan­cia (SEAD), de­bi­do a que el puer­to cuen­ta con in­ter­net en la ama­rra y no es bueno que se atra­sen.

Pe­ro co­mo el cli­ma es quien dis­po­ne en es­te ti­po de aven­tu­ras, no hay que des­per­di­ciar nun­ca la opor­tu­ni­dad de na­ve­gar ha­cia el pró­xi­mo des­tino.

Die­ta ba­lan­cea­da

Sen­tía­mos que es­tá­ba­mos lis lis­tos, que de­bía­mos ade­lan­tar mi mi­llas y, pro­gre­si­va­men­te, au­me men­tar la dis­tan­cia re­co­rri­da ye y el tiem­po de na­ve­ga­ción en ag aguas abier­tas, por lo que ir aM a Mon­te­vi­deo era una bue­na op opor­tu­ni­dad. La dis­tan­cia has­ta el puer­to de Bu­ceo era de 80 mi­llas y ahí nos en­con­tra­mos con si­tua­cio­nes de na­ve­ga­ción di­fe­ren­tes a las que ve­nía­mos vi­vien­do, des­de ro­cas y ayu­das a la na­ve­ga­ción, has­ta sor­tear el ca­nal de ac­ce­so al puer­to co­mer­cial y el trá­fi­co de bu­ques: to­do era nue­vo pa­ra no­so­tros.

Sur­gían ade­más cues­tio­nes de la vi­da do­més­ti­ca en las que ha ha­bía que re­pa­rar, co­mo la con

la ca­li­dad de las co­mi­das y te­nía­mos que dis­po­ner de car­ne, fru­tas, ver­du­ras y otros ali­men­tos fres­cos. Te­nía­mos he­la­de­ra a bor­do y to­dos los con­su­mos de­ben equi­li­brar­se a fin de no exi­gir al sis­te­ma, que ali­men­ta tam­bién a los ins­tru­men­tos de na­ve­ga­ción. Pa­ra sos­te­ner el con­su­mo eléc­tri­co se de­be te­ner en buen es­ta­do las ba­te­rías y sus fuen­tes de car­ga. No­so­tros usa­mos car­ga­do­res so­lar y eó­li­co, su su­ma­dos a la ener­gía ex­tra que pro­por­cio­na p el al­ter­na­dor acopl aco­pla­do al mo­tor.

En mar abier­to tam­bién es muy útil re­cu­rrir a la pes­ca en tro­lli tro­lling: pro­veer­se de pes­ca­do fresc fres­co en via­je es una gran ayu­da, por lo que hay que te­ner a bor­do un buen equi­po, se­ñue­los apro­pia­dos y es­tar aten­tos a la opor­tu­ni­dad sin per­ju­di­car la na­ve­ga­ción, pues de­te­ner la mar­cha de un ve­le­ro en cier­tas con­di­cio­nes, no siem­pre es una bue­na op­ción.

Bus­can­do nue­vas ama­rras

Co­mo siem­pre, an­tes de em­pren­der un nue­vo tra­mo, hay que ve­ri­fi­car las con­di­cio­nes del cli­ma y así nos fui­mos fa­mi­lia­ri­zan­do con los di­fe­ren­tes pro­gra­mas me­teo­ro­ló­gi­cos, pa­ra no co­me­ter nin­gún error. Al atra­ve­sar el ca­nal de ac­ce­so al Puer­to de Mon­te­vi­deo, pa­sar la Pun­ta Bra­va de­jan­do una dis­tan­cia de res­pe­to y evi­tar al­gu­nos ba­jos, lle­ga­mos al puer­to de Bu­ceo, don­de ade­más de ser muy hos­pi­ta­la­rios y con­tar con un Yacht Club muy lin­do, nos ofre­cie­ron una ama­rra de cortesía, agua po­ta­ble y elec­tri­ci­dad.

Sin em­bar­go, la po­si­bi­li­dad de apro­ve­char el cli­ma y na­ve­gar ha­cia Pi­riá­po­lis re­sul­ta­ba muy ten­ta­do­ra, así que so­lo per­ma­ne­ci­mos allí unas ho­ras des­can­san­do y, al ama­ne­cer, zar­pa­mos con re­no­va­das ener­gías y mu­cho en­tu­sias­mo al enc uent ro de la t a n so­ña­da agua de mar.

A me­di­da que avan­zá­ba­mos de puer­to en puer­to, fui­mos ga­nan­do ex­pe­rien­cia en na­ve­ga­ción y en la vi­da a bor­do. Los puer­tos de Uru­guay ofre­cen ama­rras se­gu­ras don­de de­jar el bar­co y así po­der re­co­rrer sus pue­blos y ciu­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.