Jo­yas per­di­das en el no­roes­te

Pin­to­res­co re­co­rri­do por pun­tos es­tra­té­gi­cos ubi­ca­dos en zo­nas en las que la cua­ren­te­na se es­tá fle­xi­bi­li­zan­do. Cin­co pro­vin­cias uni­das por un mis­mo atrac­ti­vo: el pai­sa­je y la his­to­ria.

Weekend - - TURISMO - Tex­tos y fo­tos: MAR­CE­LO RUG­GIE­RI Ju­lio 2020

En 1997 fue de­cla­ra­do Mo­nu­men­to His­tó­ri­co Na­cio­nal y, se­gún los ar­queó­lo­gos, es­te ya­ci­mien­to fue re­co­no­ci­do co­mo un “gua­ma­ni”, que sig­ni­fi­ca ca­be­ce­ra pro­vin­cial del Ta­wan­tin­su­yo (uno de los es­ta­dos in­cas exis­ten­tes en­tre los años 1380 y 1600). El pa­so del in­ca por el país de­jó mar­ca­das hue­llas, en­tre ellas es­te im­por­tan­te le­ga­do que sor­pren­de por su ri­ca his­to­ria y su sin­gu­lar fi­so­no­mía en­tre las sie­rras cir­cun­dan­tes.

Rui­nas de Quil­mes (Tu­cu­mán)

An­dan­do por la em­ble­má­ti­ca Ru­ta 40, pró­xi­mo a Amai­cha del Va­lle o Ca­fa­ya­te (acor­de del la­do que uno ven­ga) se en­cuen­tran las rui­nas de Quil­mes, bien cer­ca de Co­la­lao del Va­lle. So­bre las la­de­ras del cor­dón serrano cal­cha­quí se con­ser­van los ves­ti­gios de es­ta his­tó­ri­ca ciu­dad in­dí­ge­na, de la que Ra­món –guía lo­cal– ex­pre­sa: “En el si­glo XVII, es­te po­bla­do ori­gi­na­rio con­tó con 3.000 ha­bi­tan­tes en el área ur­ba­na y 10.000 en los al­re­de­do­res. Clau­di­có en 1667 an­te el de­vas­ta­dor ata­que es­pa­ñol, so­bre­vi­vien­do ini­cial­men­te unos 1700 mo­ra­do­res que fue­ron obli­ga­dos a tras­la­dar­se a pie has­ta la ac­tual Quil­mes en

la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, a la que ape­nas lle­ga­ron 400. Es­te la­men­ta­ble epi­so­dio mar­có su im­pron­ta pa­ra asig­nar con el nom­bre de la co­mu­ni­dad in­dí­ge­na a es­ta lo­ca­li­dad bo­nae­ren­se”.

El cir­cui­to re­quie­re de una ca­mi­na­ta sen­ci­lla y de es­ca­sa di­fi­cul­tad. Los fal­deos del ce­rro es­ca­lo­nan los res­tos de las vi­vien­das con di­vi­so­rias de pir­cas, apa­che­tas (ofren­da­to­rios de pie­dra), car­do­nes y sen­de­ros. Va­mos as­cen­dien­do pa­ra re­co­rrer es­te si­tio ar­queo­ló­gi­co; y des­de arri­ba, ade­más, las vis­tas son in­me­jo­ra­bles. Los quil­mes eran agri­cul­to­res, te­nían una eco­no­mía pas­to­ril, intercambi­o co­mer­cial con ve­cin­da­des y se de­di­ca­ban a la cría de lla­mas y al­pa­cas que uti­li­za­ban co­mo trans­por­te, con­su­mo de car­ne y la­na pa­ra te­ji­dos. Es­ta co­mu­ni­dad na­ti­va fue el asen­ta­mien­to prehis­pá­ni­co más im­por­tan­te de los pue­blos cal­cha­quíes.

La­gu­na Bra­va (La Rio­ja)

Des­de Vin­chi­na, a 1.488 me­tros deal­ti­tud,arran­ca­la­tra­ve­síaha­cia la re­ser­va La­gu­na Bra­va. Tan­que lleno y abri­go en un re­co­rri­do de 100 ki­ló­me­tros pa­ra to­do ti­po de vehícu­lo. Ape­nas par­ti­mos, una pa­ra­da en las Es­tre­llas de Vin­chi­na, si­tio ar­queo­ló­gi­co con fi­gu­ras pre­co­lom­bi­nas. Más ade­lan­te da­mos con La He­rra­du­ra y sus gran­des pa­re­do­nes; y allí no­más la Pi­rá­mi­de, cu­rio­sa for­ma­ción trian­gu­lar de pie­dra y la Fá­bri­ca de Bo­chas con sus ci­lin­dros ar­ci­llo­sos es­par­ci­dos en el sue­lo. Lar­ga rec­ta ha­cia Al­to Ja­güé (1.800 msnm), úni­co po­bla­do y lu­gar de con­trol de vi­si­tan­tes. Po­cas mo­ra­das de ado­be, el al­ma­cén de do­ña Ar­gen­ti­na y la ca­pi­lla de An­da­co­llo. La ru­ta 76 as­cien­de, cru­za el río Pe­ñón y to­do es más im­po­nen­te. Es­ta­mos a 2.900 me­tros, sur­can­do la que­bra­da de San­to Do­min­go en cons­tan­te subida. Va­dea­mos el río va­rias ve­ces y pa­ra­mos a 3.500 me­tros de al­tu­ra en unas cu­rio­sas ro­cas que for­man El Pe­se­bre.

En ple­na cor­di­lle­ra arri­ba­mos al re­fu­gio El Pe­ñón, una de las 13 mo­ra­das cons­trui­das por Sar­mien­to en 1873 pa­ra los arrie­ros que cru­za­ban el ga­na­do a Chi­le. La ru­ta si­gue en as­cen­so (4.100 me­tros) y lle­ga al im­po­nen­te ce­rro Azul, ver­da­de­ra pin­tu­ra na­tu­ral. Es la par­te más aus­tral de la Pu­na don­de se di­vi­san los vol­ca­nes más al­tos del mun­do: Pis­cis, Bo­ne­te y Ve­la­de­ro. A pa­sos no­más, una gran de­pre­sión don­de aso­man las aguas de la la­gu­na Bra­va. A 4.320 me­tros de al­ti­tud va­mos ha­cia la ori­lla de es­te es­pe­jo de 50 km2 de su­per­fi­cie y aguas hi­per­sa­li­nas

que le dan un tono blan­que­cino. Frío y vien­to, pe­ro un pai­sa­je es­pec­ta­cu­lar. Los res­tos de un avión en la ri­be­ra opues­ta. “Ac­ci­den­ta­do ate­rri­za­je… –afir­ma Ariel, nues­tro guía– y allá que­dó el fu­se­la­je des­de 1964, y aquí, so­bre las aguas, una de sus alas”. Va­rios fla­men­cos en el cau­ce, al fon­do los pi­cos cor­di­lle­ra­nos y en un ex­tre­mo, otro re­fu­gio. Es el del Des­ta­pa­di­to, don­de ya­ce al cos­ta­do una tumba de un arrie­ro, ca­si a la intemperie. Fo­to gru­pal en la la­gu­na y re­gre­so ba­jo un mag­ní­fi­co atar­de­cer, con­di­men­to per­fec­to pa­ra el cie­rre de la tra­ve­sía.

Nazareno (Sal­ta)

Des­de La Quia­ca ini­cia­mos el re­co­rri­do por un ca­mino que tre­pa has­ta los 5.000 m y des­cien­de a Nazareno, que con sus 2.800 ha­bi­tan­tes se asien­ta en el no­roes­te de la pu­na sal­te­ña. Tra­yec­to de mon­ta­ña y ap­to pa­ra to­do ti­po de vehícu­lo. Si bien son só­lo 96 km, se su­gie­re sa­lir tem­prano pa­ra con­du­cir con pre­cau­ción y rea­li­zar va­rias pa­ra­das, ya que las vis­tas lo me­re­cen (tan­que lleno pues no hay es­ta­ción en Nazareno). Tam­bién se re­co­mien­da per­noc­tar allí pa­ra dis­fru­tar más la tra­ve­sía. Sa­li­mos por la ju­je­ña Ru­ta 5 has­ta Ya­vi, pue­blo de ca­so­nas de ado­be, igle­sia de 1680 e his­tó­ri­co so­lar del Mar­qués. Na­ce la Ru­ta 68 que to­ma­mos ha­cia des­tino, atra­ve­san­do una gran lla­nu­ra con ca­se­ríos so­li­ta­rios y corrales de pir­cas. Co­mien­za el as­cen­so ha­cia el Abra del Cón­dor, cru­zan­do las sie­rras de San­ta Vic­to­ria (lí­mi­te in­ter­pro­vin­cial) don­de la ru­ta se con­vier­te en la 145.

Pa­sa­mos los 4.000 m con vis­tas es­pec­ta­cu­la­res y a un cos­ta­do la cu­rio­sa la­gu­na de al­tu­ra Agui­lar en un crá­ter. Las nu­bes, bien ba­jas, acom­pa­ñan cer­ca del sue­lo. El ca­mino es muy bueno y al cru­zar la Que­bra­da Co­lo­ra­da lle­ga­mos a los 4.754 msnm en el Abra de Fun­di­ción con su im­po­nen­te ce­rro de 5.050 m de al­tu­ra (má­xi­ma del re­co­rri­do). Em­pie­za el des­cen­so, por la zig­za­guean­te cues­ta de Nazareno a unos 2.500 m de al­ti­tud.

Atrás que­da­ron Pos­ca­ya y Cam­po La Cruz, y más allá an­te no­so­tros el por­tal que re­za “Nazareno, bien cer­qui­ta del cie­lo”. Pe­que­ño po­bla­do jun­to al río ho­mó­ni­mo, im­pac­ta por sus sen­ci­llas ca­sas, ca­lles y es­ca­li­na­tas. No hay res­tau­ran­tes ni ho­te­les (per­noc­te y co­mi­das en ca­sas par­ti­cu­la­res). Re­sal­ta la igle­sia de Gua­da­lu­pe y el al­ber­gue es­tu­dian­til en lo al­to del ce­rro. Des­de allí arri­ba, ex­ce­len­tes vis­tas del pue­blo y las sie­rras, si­tio ideal pa­ra cul­mi­nar es­ta fan­tás­ti­ca jor­na­da.

Arri­ba: mi­ra­dor na­tu­ral de Nazareno en el ce­rro del al­ber­gue. Una vis­ta com­ple­ta del pue­blo y de las se­rra­nías cir­cun­dan­tes.

Arri­ba iz­quier­da: el re­fu­gio El Pe­ñón, cons­trui­do por Sar­mien­to en 1873, ca­mino a La­gu­na Bra­va; y gru­po de fla­men­cos en el es­pe­jo la­cus­tre. De­re­cha: vi­si­ta guia­da en las rui­nas de Quil­mes.

Te­rra­za de uno de los ce­rros ce­re­mo­nia­les de El Shin­cal, don­de los in­cas ren­dían cul­to, rea­li­za­ban ri­tua­les y eran pues­tos de vi­gía, do­mi­nan­do vi­sual­men­te to­da la re­gión. En la otra fo­to: va­si­jas in­cas en el mu­seo del lu­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.