En­tre­nar en tiem­pos de pan­de­mia

Ya sea por un in­te­rés per­so­nal o por las exi­gen­cias de pró­xi­mas com­pe­ten­cias de­por­ti­vas, prac­ti­car sin sa­lir de ca­sa se ha­ce po­si­ble. Vea­mos de qué ma­ne­ra.

Weekend - - TIRO - Tex­tos y fo­tos: PA­BLO CRES­PO

La si­tua­ción que nos to­ca vi­vir de­bi­do a la pan­de­mia nos ha obli­ga­do a cam­biar nues­tro es­ti­lo de vi­da. Ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas se han con­ver­ti­do en ca­si im­po­si­bles. Los de­por­tis­tas, acos­tum­bra­dos y ne­ce­si­ta­dos de en­tre­nar –pa­ra man­te­ner su ni­vel com­pe­ti­ti­vo–, sus­pen­die­ron to­da ac­ti­vi­dad re­la­ti­va. Mu­chos, sin em­bar­go, lo­gra­ron me­dian­tes ru­ti­nas ho­ga­re­ñas man­te­ner­se ac­ti­vos. Y los ti­ra­do­res no fue­ron la ex­cep­ción.

Los po­see­do­res de ar­mas de air­soft su­pie­ron sa­car­le pro­ve­cho du­ran­te es­te tiem­po de en­cie­rro obli­ga­do, pe­ro hay otros me­dios pa­ra –por lo me­nos– no per­der la prác­ti­ca. Igual­men­te ten­ga­mos pre­sen­te que no son un ju­gue­te, por lo tan­to hay que prac­ti­car so­lo, sin per­so­nas al­re­de­dor y uti­li­zan­do pro­tec­ción vi­sual por al­gún po­si­ble rebote.

En aque­llas dis­ci­pli­nas de mo­vi­mien­to en las que el des­en­fun­de es al­go pri­mor­dial (Ti­ro Prac­ti­co, IDPA, Ti­ro FBI), hay cier­tos ejer­ci­cios que nos ayu­da­rán a man­te­ner­nos en for­ma. Lue­go de com­pro­bar que el ar­ma a em­plear se en­cuen­tra des­car­ga­da, nos co­lo­ca­mos el equi­po ha­bi­tual, nos pa­ra­mos mi­ran­do a al­gu­na pa­red lo más ale­ja­da po­si­ble y fi­ja­mos con la vis­ta un blan­co. Pue­de ser la lla­ve de la luz o cual­quier otro ob­je­to. To­ma­mos po­si­ción, ce­rra­mos los ojos y des­en­fun­da­mos, apun­tan­do a cie­gas don­de su­po­ne­mos que es­tá el blan­co.

Sin mo­ver­nos, abri­mos los ojos y, en ca­so de que los apa­ra­tos de pun­te­ría no es­tén so­bre el ob­je­ti­vo, co­rre­gi­mos la des­via­ción la­te­ral (ya sea a la iz­quier­da o a la de­re­cha), no cam­bian­do la po­si­ción de los bra­zos sino ade­lan­tan­do o re­tro­ce­dien­do un pie, mo­vien­do así to­do el cuer­po. Vol­ve­mos a re­pe­tir el des­en­fun­de y el en­ca­re a cie­gas. Si al abrir los ojos es­ta­mos apun­tan­do el blan­co ele­gi­do, esa es nues­tra po­si­ción na­tu­ral de ti­ro. A par­tir de allí, se ini­cia la prác­ti­ca de des­en­fun­de y dis­pa­ro en se­co to­das las ve­ces que con­si­de­re­mos ne­ce­sa­rio, has­ta que los mo­vi­mien­tos flu­yan na­tu­ral­men­te.

Aun­que su fa­mi­lia lo pue­da mi­rar con cier­to asom­bro, po­drá rea­li­zar se­ries de dis­pa­ros en se­co (con vai­nas va­cías en la re­cá­ma­ra, o con lo que es me­jor: un snap­cap) de pie fren­te a un es­pe­jo. El mo­vi­mien­to que ob­ser­va­re­mos en la bo­ca del ca­ñón nos es­ta­rá in­di­can­do el de­da­zo.

Otra prác­ti­ca que po­de­mos rea­li­zar tran­qui­la­men­te en el do­mi­ci­lio es la de cam­bio de car­ga­dor. Nos co­lo­ca­mos en po­si­ción de ti­ro, li­be­ra­mos el car­ga­dor y lo de­ja­mos caer sin ba­jar la mano que em­pu­ña. La mano in­há­bil, ape­nas aban­do­na el em­pu­ñe va ha­cia el car­ga­dor que es­tá en la cin­tu­ra y lo lle­va has­ta la em­pu­ña­du­ra del ar­ma, que se­gui­rá a la al­tu­ra de nues­tra vis­ta. Lo in­tro­du­ci­mos uti­li­zan­do el dedo ín­di­ce co­mo guía y vol­ve­mos a em­pu­ñar. Po­de­mos co­lo­car al­gu­na man­ta o acol­cha­do en el pi­so si no que­re­mos que los car­ga­do­res se gol­peen al caer.

Si lo que pre­ten­de­mos es en­tre­nar la do­ble ac­ción –ya sea de una pis­to­la o un re­vól­ver–, un mé­to­do que en lo per­so­nal me ha da­do bue­nos re­sul­ta­dos en mi épo­ca de ti­ra­dor de FBI Re­vól­ver es (si el di­se­ño de su ar­ma lo per­mi­te) co­lo­car una vai­na va­cía so­bre el ca­ñón o co­rre­de­ra, pa­ra lue­go ac­cio­nar re­pe­ti­das ve­ces la co­la del dis­pa­ra­dor tra­tan­do de que la vai­na no se cai­ga. Pa­re­ce di­fí­cil, pe­ro con un po­co de con­cen­tra­ción y prác­ti­ca se lo­gra.

Dis­ci­pli­nas olím­pi­cas

Pa­ra in­terio­ri­zar­nos del en­tre­na­mien­to de los juveniles, que se es­tán pre­pa­ran­do pa­ra com­pe­tir en pos de con­se­guir una o más pla­zas pa­ra re­pre­sen­tar al país en los pró­xi­mos Jue­gos de la Ju­ven­tud Da­kar 2022, to­ma­mos con­tac­to con el en­tre­na­dor del Ti­ro Fe­de­ral Ar­gen­tino, Ed­gar­do Pe­re­ga­llo. Su ru­ti­na de tra

ca en la pan­ta­lla de la PC to­do el mo­vi­mien­to de la pun­te­ría, des­de que en­tra­mos al blan­co has­ta des­pués del dis­pa­ro. Es­te sis­te­ma es ex­ce­len­te pa­ra que el en­tre­na­dor de­tec­te y pue­da co­rre­gir to­dos los de­fec­tos y pro­ble­mas del ti­ra­dor en su téc­ni­ca, vién­do­lo per­fec­ta­men­te en la pan­ta­lla de la PC.

Con ar­ma lar­ga

En el ca­so de Ri­fle 22, se en­tre­na exac­ta­men­te igual que neu­má­ti­ca pe­ro –por ra­zo­nes ob­vias– no se pue­de rea­li­zar un dis­pa­ro real en el do­mi­ci­lio. Con el agre­ga­do de ha­cer­lo tam­bién en la po­si­ción de rodilla y de ten­di­do, to­man­do la pre­cau­ción de ubi­car el blan­co a la al­tu­ra co­rrec­ta pa­ra ca­da po­si­ción y de ta­ma­ño pro­por­cio­nal a la diana pa­ra 50 me­tros, se­gún la dis­tan­cia dis­po­ni­ble que ten­ga­mos.

En es­tos mo­men­tos hay dos gru­pos de de ti­ra­do­res com­pro­me­ti­dos con los en­tre­na­mien­tos pa­ra com­pe­ten­cias in­ter­na­cio­na­les. Es­tos son, por un la­do, el gru­po de chi­cos y chi­cas YOG (Youth Olym­pic Ga­me) que, co­mo ya di­ji­mos, re­pre­sen­ta­rán a nues­tro país en Da­kar. El otro gr upo es­tá con­for ma­do por los dos ti­ra­do­res que ga­na­ron la pla­za olím­pi­ca pa­ra To­kio 2021: Fer­nan­da Rus­so y Ale­xis Eber­hardt. Sin du­da al­gu­na, la si­tua­ción que se es­tá vi­vien­do obli­ga a ar­bi­trar to­dos los me­dios po­si­bles pa­ra no ba­jar el ni­vel com­pe­ti­ti­vo de nues­tros de­por­tis­tas.

Las mo­der­nas ar­mas neu­má­ti­cas po­seen un rea­lis­mo sor­pren­den­te, no só­lo en su as­pec­to sino tam­bién en sus con­tro­les ex­ter­nos –se­gu­ros, li­be­ra­ción de car­ga­dor, etc.–, por lo que se tor­nan en un buen ele­men­to a la ho­ra de en­tre­nar en ca­sa.

El uso de un atra­pa ba­li­nes es muy útil pa­ra rea­li­zar dis­pa­ros con ar­mas neu­má­ti­cas en uno de los am­bien­tes del ho­gar. Con un po­co de ha­bi­li­dad y una ca­ja o la­ta re­lle­na de al­go­dón y/o go­ma es­pu­ma, po­de­mos fa­bri­car el nues­tro.

Aba­jo iz­quier­da: el con­trol del ar­ma du­ran­te los dis­pa­ros efec­tua­dos en do­ble ac­ción pre­sen­ta cier­ta di­fi­cul­tad pa­ra mu­chos usua­rios. Una for­ma sen­ci­lla y útil de en­tre­nar­la es tra­tan­do de man­te­ner una vai­na so­bre el ar­ma al opri­mir la co­la del dis­pa­ra­dor. Aba­jo de­re­cha: pa­ra las dis­ci­pli­nas di­ná­mi­cas que re­quie­ren cam­bio de car­ga­dor, se pue­de prac­ti­car la ma­nio­bra en nues­tro ho­gar. La for­ma co­rrec­ta de to­mar­lo es guián­do­lo con el dedo ín­di­ce e in­tro­du­cién­do­lo to­tal­men­te con la pal­ma de la mano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.