Cru­zan­do los An­des en bi­ci

Una so­li­ta­ria aven­tu­re­ra se ani­mó a ven­cer una em­pi­na­da cues­ta en Ecua­dor, a pu­ra per­sis­ten­cia y por la ca­li­dez de los lu­ga­re­ños.

Weekend - - BIKE - Tex­tos y fo­tos: NA­TI BAI­NOT­TI

Ha­ce ca­lor, hay mu­cha hu­me­dad y el sol que­ma la piel. Sa­lí de Gua­ya­quil ha­ce unas ho­ras, avan­zo rá­pi­do: es­toy pe­da­lean­do por al­gu­nos de los po­quí­si­mos ki­ló­me­tros lla­nos que hay en Ecua­dor. Las ho­ras en la ru­ta me ha­cen pen­sar. Me pre­gun­to, por ejem­plo, por qué pe­da­leo. Creo ne­ce­sa­rio, ca­da tan­to, pre­gun­tar­me so­bre lo que doy por sen­ta­do pa­ra en­con­trar, so­bre to­do, una po­si­ble res­pues­ta más allá del amor y la li­ber­tad que sien­to so­bre la bi­ci.

Des­de Bu­cay em­pie­za la cues­ta: por de­lan­te ten­go 100 km en subida que me lle­va­rán de 0 a 4.000 msnm. El pri­mer día, 20 km y cua­tro ho­ras des­pués, lle­go a Cha­guar­pa­ta.

Bus­can­do un lu­gar don­de dor­mir, un se­ñor me lle­va a lo que, en al­gún mo­men­to, fue un jar­dín de in­fan­tes. Es un sa­lón am­plio, hay una me­sa, mu­chas si­llas y lu­gar de so­bra pa­ra la bi­ci y la car­pa. Aun­que el agua fun­cio­na, Ni­co­lay, el se­ñor de la ca­sa de al la­do, ofre­ce su ba­ño y me in­vi­ta a ce­nar. Ceno con Isa­be­lla, su es­po­sa, y Ke­vin, su hi­jo, mien­tras él se va a una pe­lea de ga­llos. Pa­so de ser ve­ci­na mo­men­tá­nea a com­par­tir tres días con ellos: pre­pa­ro el al­muer­zo, ha­go tor­ta de ba­na­na, con­ver­sa­mos, co­mo pi­taha­yas, ca­mino con Ke­vin al río, pa­so No­che­bue­na con ellos y nos des­pe­di­mos con lá­gri­mas en los ojos.

Dos días de pe­da­leo des­pués, es­cri­bo: Apren­dí que pe­da­lear des­pa­cio no es peor: es mi rit­mo y na­die me co­rre. Apren­dí que des­can­sar es tan ne­ce­sa­rio co­mo avan­zar: no es po­si­ble el uno sin el otro. Apren­dí que la co­mi­da es, pri­me­ro, un ac­to de en­tre­ga, amor y de­di­ca­ción. Apren­dí que via­jan­do en bi­ci soy par­te del ca­mino: hue­lo el per­fu­me a man­go y a le­ña que­ma­da, se me eri­za la piel por la llu­via, sien­to el ca­lor del sol des­pués del frío. Apren­dí que via­jar con un des­tino ya no tie­ne sen­ti­do: yen­do en bi­ci, el via­je es el tra­yec­to. Apren­dí que, así co­mo con­fío en la ama­bi­li­dad de la gen­te, ten­go que con­fiar en mi ca­pa­ci­dad: pue­do ha­cer las subidas más du­ras si me lo pro­pon­go. Apren­dí que en el mo­men­to de ma­yor y can­san­cio, , en el q que

creo que voy a acam­par so­la una no­che he­la­da pue­de su­ce­der que una fa­mi­lia me in­vi­te a to­mar el té con tor­ti­llas con los abue­los al la­do de la fo­go­ta, y a dor­mir en una ca­ma. Tam­bién ha­go mi ré­cord: de­mo­ro tres ho­ras pa­ra pe­da­lear nue­ve ki­ló­me­tros, y apren­do, una vez más, a te­ner­me in­fi­ni­ta pa­cien­cia. Una cur­va an­tes de lle­gar a Tri­go­lo­ma, el do­lor de pan­to­rri­llas me im­plo­ra que pa­re y yo es­car­bo en las mi­ga­jas de mo­ti­va­ción que me que­dan. Fue un día du­ro.

Hier­ba­bue­na

Me gus­ta­ría de­cir que son días de pai­sa­jes bo­ni­tos, pe­ro la reali­dad es que pe­da­leo aden­tro de una nu­be de bru­ma cons­tan­te. Hay tan­ta ne­bli­na que so­lo veo las mon­ta­ñas de a ji­ro­nes. En Hier­ba­bue­na ob­ser­vo un gru­po de 15 ne­nes y ne­nas j ju­gan­do al cos­ta­do de la ru­ta y les pre­gun­to si sa­ben adón­de pued pue­do dor­mir. Me señ ña­lan una ca­si­ta d de­trás de ellos. Mien­tras acom mo­do mis co­sas, m me cam­bio la ro­pa hú hú­me­da por otra m más se­ca y me prepa pa­ro al­go de co­mer, los 15 ne­nes me mi­ran co­mo si fue­se el ser más ex­tra­ño que hu­bie­ran­vis­toal­gu­na hub vez. vez Les re­ga­lo unos cho­co­la­tes cho y les pre­gun­to gunt por la es­cue­la y por s sus fa­mi­lias. Des­pués me lle­van a otra ca­sa: bai­lan a la par de vi­deos vi­deo de reg­gae­tón y ba­cha­ta ba­cha de co­lo­res opa­cos que qu se re­pro­du­cen

en la te­le gi­gan­te del li­ving. Me e que­do a dor­mir en esa ca­sa: Ji­me­na es­ta­ba so­la y le pre­gun­to si no quie­re que le ha­ga com­pa­ñía. Más tar­de, cuan­do nos es­tá­ba­mos por ir a dor­mir, me en­tre­di­ce que ha­bía pen­sa­do in­vi­tar­me pe­ro que no se ha­bía ani­ma­do. Yo pien­so cuán­tas ve­ces de­ja­mos de ha­cer co­sas por ver­güen­za a pre­gun­tar, por mie­do a pe­dir, por ti­mi­dez a ofre­cer.

“Da­le Ji­me­na, le­ván­ta­te”, di­ce Vi­via­na, una ami­gui­ta que pi­dió per­mi­so pa­ra que­dar­se. “¿A qué se le­van­tan chi­cas? Ape­nas es­tá ama­ne­cien­do”. “A hacerte el desa­yuno”, me res­pon­de Vi­via­na. Más tar­de me des­pier­tan con un pla­to con sopa de fi­deos y pa­pa. Afue­ra es­tá nu­bla­do y ha­ce frío y por de­lan­te que­da un lar­go día por pe­da­lear.

Sue­na ca­si ri­dícu­lo pe­dir un lu­gar don­de pa­sar la no­che: son ape­nas las dos de la tar­de. Pe­ro lle­go a Pan­gor y es­toy muy can­sa­da. La chi­ca del pues­to de fri­ta­da me ofre­ce su ca­sa, con­ver­sa­mos, me com­par­te un ca­fé con pan y la acom­pa­ño a dar­le de co­mer a los ani­ma­les: res­tos de co­mi­da pa­ra los chan­chos, hier­ba pa­ra los cu­yes y los co­ne­jos. Tam­bién sol­ta­mos a las ove­jas pa­ra lle­var­las a co­mer a la ca­sa. Oso, el pe­rro, nos si­gue to­do el ca­mino.

Una ce­na nu­tri­ti­va

Al lle­gar a la ca­sa va­mos a la co­ci­na: la ma­má es­tá al la­do del fue­go pre­pa­ran­do la ce­na mien­tras, sen­ta­dos con­tra las pa­re­des ne­gras del ho­llín de años de tron­cos ar­dien­do aden­tro, hay hom­bres y mu­je­res es­pe­ran­do. Ce­na­mos sopa de pa­pa y fi­deo, se­gui­da de arroz con len­te­jas. “Mu­chí­si­mas gra­cias Ma­ría, es­ta­ba muy ri­co”, le di­go a la ma­má. “Dis­cul­pe”, me di­ce son­rien­do con ti­mi­dez, mi­ran­do ha­cia aba­jo, mien­tras aga­rra mi pla­to y lo po­ne en la fuen­te de plás­ti­co jun­to a otros tan­tos pa­ra lue­go la­var­los. Sien­to una mez­cla de ver­güen­za y cul­pa. Más tar­de le pre­gun­to a Mar­le­ne: “Es por lo sen­ci­llo o lo po­co o lo úni­co que tie­ne pa­ra ofre­cer­le”, me di­ce. No sé si acla­rar que to­do lo que me die­ron era más de lo que es­pe­ra­ba y si eso, en to­do ca­so, cam­bia­ría al­go.

A la ma­ña­na de­jo Pan­gor. Ya es el úl­ti­mo tra­mo en subida y es­toy en una es­pe­cie de hip­no­sis. So­mos la bi­ci y yo, yo y la bi­ci, siem­pre ha­cia ade­lan­te, una y otra y otra vuel­ta de pe­dal.

A la una de la tar­de lle­go a Ru­mi­pam­ba. Hay un gru­po de per­so­nas al cos­ta­do de la ru­ta: son cria­do­res de tru­chas que las ven­den a los vehícu­los que pa­san y, cuan­do les pre­gun­to por un lu­gar don­de dor­mir, me ofre­cen el sa­lón cir­cu­lar que es­tá al la­do de la ru­ta. Aco­mo­do la bi­ci, me cam­bio de ro­pa y me sien­to a con­ver­sar con ellos. Me pre­gun­tan de dón­de soy y, al de­cir­les Ar­gen­ti­na, se me ocu­rre que tal vez no se­pan dón­de que­da. Les pre­gun­to. Si­len­cio to­tal; pa­re­cie­ra que ni si­quie­ra me es­cu­cha­ron.

Lo pri­me­ro que pien­so, ca­si con lás­ti­ma, es que vi­ven en un mun­do tan pe­que­ño. En­se­gui­da me acuer­do de la ne­na de 10 años que me di­jo que te­nía que ir a ca­var pa­pas y yo no en­ten­día exac­ta­men­te qué sig­ni­fi­ca­ba; de cuan­do acom­pa­ñé a Mar­le­ne a dar­le de co­mer a los cu­yes y ella sa­bía exac­ta­men­te cuán­ta hier­ba de­jar­les; de la vez en el Qui­lo­toa que el cie­lo es­ta­ba gris

plo­mo y pen­sa­ba que en cual­quier mo­men­to llo­vía y una chi­ca di­jo que no, que no iba a llo­ver por­que ha­bía vien­to y el vien­to se lle­va las nu­bes. Y me co­rre­gí: no vi­ven en un mun­do muy pe­que­ño sino que vi­ven en un mun­do muy di­fe­ren­te, uno en el que no ne­ce­si­tan sa­ber dón­de que­da la Ar­gen­ti­na por­que no ocu­pa nin­gún lu­gar im­por­tan­te en sus vi­das, pe­ro sí los ci­clos de la tie­rra y el cie­lo y el sol y el agua.

Al­muer­zo con ellos y me lle­van a una reunión de tra­ba­jo tra­ba­jo­jo en la que so­lo en­tien­do do las es­ca­sas pa­la­bras en es­pa­ñol que el que­chua no tie­ne y se sal­pi­can a lo an­cho de sus con­ver­sa­cio­nes. Ha­blan de sus tru­chas y de có­mo au­men­tar y me­jo­rar la pro­duc­ción. Cuan­do ter­mi­na, uno de los chi­cos me in­vi­ta a la ca­sa de su fa­mi­lia pa­ra que no pa­se la no­che so­la.

Hoy es mi úl­ti­mo día en subida, por lo me­nos en es­ta par­te del via­je. Cuan­do lle­go al fi­nal, a los 4.000 msnm que es­tu­ve t per­si­guien­do i id du­ran­te la úl­ti­ma se­ma­na, no sé si llo­rar o gri­tar de fe­li­ci­dad.

Me cos­tó, me do­lió, me de­mo­ré, pe­ro ahí es­ta­ba: fi­nal­men­te lle­gué. No a un des­tino, sino a esa ple­ni­tud que sien­to cuan­do creo en mí con cal­ma y fie­re­za, a ese or­gu­llo de con­fiar en el mun­do que me re­ba­sa y a esa res­pues­ta que ca­da tan­to bus­co y siem­pre lle­ga mul­ti­pli­ca­da.

Apro­ve­cha­mos la cua­ren­te­na pa­ra mos­trar­les las ca­rac­te­rís­ti­cas de un nue­vo con­cep­to de em­bar­ca­ción, de­no­mi­na­do walk around, de­bi­do a la par­ti­cu­la­ri­dad que tie­ne de po­der ca­mi­nar en to­do su pe­rí­me­tro, a pe­sar de la pe­que­ña

ca­bi­na cen­tral. Ha­bla­mos de la Fis­hing 6.0 del as­ti­lle­ro Ar­coi­ris, una em­bar­ca­ción que se pre­sen­ta muy ver­sá­til pa­ra to­do ti­po de uso: fa­mi­lia, pes­ca, de­por­tes e, in­clu­so, pa­ra esos en­tun­sias­tas que gus­tan de que­dar­se y pa­sar unas no­ches en el Del­ta o al­gún puer­to cos­te­ro.

Di­se­ño

Es­te es­ti­lo de em­bar­ca­ción que se de­no­mi­na in­ter­na­cio­nal­men­te walk around por­que per­mi­te ca­mi­nar al­re­de­dor del cas­co, ro­dear su con­so­la y pa­sar de proa a po­pa de ma­ne­ra mu­cho más có­mo­da. A es­to se le su­ma que su cu­bier­ta en la par­te de proa es rec­ta, al con­tra­rio de una cuddy con­ven­cio­nal que la tie­ne, por lo ge­ne­ral, de for­ma cur­va­da y es muy di­fí­cil de ca­mi­nar. Es­to le per­mi­te uti­li­zar­la co­mo un gran so­lá­rium, co­mo plan­cha­da de pes­ca o so­la­men­te sen­tar­se a des­can­sar. En el ca­so par­ti­cu­lar de aque­llos aman­tes de la pes­ca, les per­mi­te co­lo­car una bu­ta­ca gi­ra­to­ria en di­cha cu­bier­ta, lo que fa­ci­li­ta mu­cho la pes­ca de­por­ti­va, ya que es­ta gran su­per­fi­cie pla­na po­si­bi­li­ta desa­rro­llar los lan­za­mien­tos con co­mo­di­dad y dis­po­ner de los ele­men­tos en for­ma or­de­na­da.

Allí po­de­mos apre­ciar que, a pe­sar de sus ape­nas 5,35 m de es­lo­ra, el es­pa­cio dis­po­ni­ble es muy gran­de y la zo­na de po­pa, muy có­mo­da, con dos bue­nas pla­ta­for­mas in­te­gra­das al cas­co. Más ha­cia el in­te­rior po­see dos es­pa­cios de guar­da la­te­ra­les muy có­mo­dos, con una es­pe­cie de red pa­ra guar­da, dos bu­ta­cas gi­ra­to­rias y un asien­to en­te­ri­zo en po­pa con un sis­te­ma ple­ga­ble pa­ra cuan­do se le­van­ta el mo­tor, en el cual, de­bi­do a su ge­ne­ro­sa man­ga, en­tran cua­tro per­so­nas sen­ta­das. El sec­tor de man­do trae pa­ra­bri­sas cur­vo ti­po en­vol­ven­te, una ge­ne­ro­sa con­so­la con una puer­ta de ac­ce­so a la ca­bi­na muy có­mo­da, guar­da­man­ce­bos pa­ra una ma­yor se­gu­ri­dad en proa, más to­dos los ac­ce­so­rios de se­rie a los que nos tie­ne acos­tum­bra­dos el as­ti­lle­ro Ar­coi­ris en to­dos sus mo­de­los Fis­hing.

Otro pun­to a des­ta­car es que el es­pa­cio de la ca­bi­na, la cual es­tá alo­ja­da de­ba­jo de la con­so­la cen­tral y la zo­na pla­na de proa, tie­ne es­pa­cio su­fi­cien­te pa­ra que duer­man dos adu lt os, ju nt o a un me­nor, los tres có­mo­da­men­te. Por otro la­do, so­bre es­tri­bor, de­ba­jo de la con­so­la se in­cor­po­ra un inodo­ro eléc­tri­co de uso náu­ti­co, al­go muy prác­ti­co pa ra las fa mil ias, so­bre to­do con ni­ños a bor­do.

Na­ve­ga­ción

Jun­to a un acom­pa­ñan­te sa­li­mos a na­ve­gar por el Río de la Pla­ta. La uni­dad que tu­vi­mos la po­si­bi­li­dad de pro­bar te­nía ins­ta­la­do un mo­tor fue­ra de bor­da Mer­cury cua­tro tiem­pos y 115 HP de po­ten­cia, con hé­li­ce ori­gi­nal de alu­mi­nio pa­so 19. Com­pro­ba­mos con GPS y el ins­tru­men­tal ori­gi­nal del mo­tor que a 3.500 RPM man­tie­ne un pla­neo cons­tan­te y sos­te­ni­do con una ve­lo­ci­dad de 21 nu­dos, en­tre­gan­do un con­su­mo de unos 12 li­tros por ho­ra, apro­xi­ma­da­men­te. Si la po­ne­mos a to­do ré­gi­men, lle­ga­mos a los 43 nu­dos a 5.900 RPM. En na­ve­ga­ción, se des­ta­ca sin so­bre­sal­tos, ya que po­see una “V” mo­de­ra­da acom­pa­ña­da de una man­ga de 2,30 m y dos de­flec­to­res por ban­da, lo cual ha­ce que sea muy es­ta­ble, se­gu­ra y com­pac­ta al atra­ve­sar un río re­vuel­to.

Con­clui­mos que va ser una em­bar­ca­ción no­ve­do­sa, que vie­ne a ocu­par un nue­vo lu­gar en el mer­ca­do na­cio­nal, don­de se to­pa­rá con po­cos com­pe­ti­do­res, pe­ro que sin lu­gar a du­da ten­drá to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra dar ba­ta­lla.

Aba­jo: fo­to de des­pe­di­da con Isa­be­lla, Ni­co­lay y Ke­vin. De­re­cha; la bru­ma, una cons­tan­te.

De iz­quier­da a de­re­cha: los ni­ños en Hier­ba­bue­na; la vis­ta des­de los 4.000 msnm; al fi­nal del día se abren los es­pa­cios pa­ra com­par­tir mo­men­tos co­ti­dia­nos con la gen­te; y ove­jas en el ca­mino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.