Cin­co cir­cui­tos en­tre las sie­rras

Ca­mi­na­tas de un día en me­dio de pai­sa­jes es­pec­ta­cu­la­res: ex­pe­rien­cias en re­fu­gios y ríos sub­te­rrá­neos en ple­na na­tu­ra­le­za.

Weekend - - TREKKING - Tex­tos: FE­DE­RI­CO SVEC. Fo­tos: AL­TO RUM­BO

El mun­do va sa­lien­do pau­la­ti­na­men­te de los múl­ti­ples pro­ble­mas cau­sa­dos por el co­ro­na­vi­rus. Es­tar ais­la­do, cum­plien­do­cua­ren­te­na­pa­ra pre­ve­nir el con­ta­gio del Co­vid19, nos lle­vó a sus­pen­der via­jes y ac­ti­vi­da­des de out­doors. Pa­ra los afi­cio­na­dos es una gran fal­ta, pe­ro la ex­pe­rien­cia nos en­se­ñó que el con­tac­to con el en­torno na­tu­ral es un gran re­me­dio con­tra los ma­les de cuer­po y es­pí­ri­tu. El tu­ris­mo ac­ti­vo pre­sen­ta gran­des ven­ta­jas pa­ra reac­ti­var­se, en es­ta lla­ma­da “nueva nor­ma­li­dad”. Des­de siem­pre se prac­ti­có en es­ce­na­rios que ade­más de be­llos son am­plios, don­de re­sul­ta sen­ci­llo evi­tar las aglo­me­ra­cio­nes de gen­te y don­de, pa­ra op­ti­mi­zar las ex­pe­rien­cias, se bus­ca que es­tén li­mi­ta­das a gru­pos re­du­ci­dos.

En el ca­so de los trek­kings, co­men­za­ron en las pro­vin­cias me­nos afec­ta­das por la pan­de­mia y con los tu­ris­tas re­si­den­tes en ellas. A me­di­da que la si­tua­ción me­jo­re, se irán ha­bi­li­ta­do los via­jes y una co­sa que se­gu­ra­men­te va a pa­sar, se­rá que mu­chas per­so­nas van a te­ner la in­quie­tud de ini­ciar­se en el tu­ris­mo ac­ti­vo. La pro­vin­cia de Cór­do­ba, con su gran can­ti­dad de sie­rras, va a po­der ofre­cer una va­rie­dad de pro­pues­tas or­ga­ni­za­das, de un día pa­ra em­pe­zar con es­to de las ca­mi­na­tas y tam­bién al­gu­nas que in­clu­yen pa­sar una no­che ro­dea­dos de pai­sa­jes ma­ra­vi­llo­sos.

El trek­king es­ti­lo al­pino es una ac­ti­vi­dad que his­tó­ri­ca­men­te co­men­zó en los Al­pes eu­ro­peos y que se ha vuel­to po­pu­lar en to­do el mun­do. Las sie­rras cor­do­be­sas, ade­más de te­ner mag­ní­fi­cos es­ce­na­rios, tie­nen un cli­ma muy vi­go­ri­zan­te y es­to tie­ne un se­cre­to... Tie­ne que ver con el gra­ni­to an­fi­bol, que con­tie­ne ura­nio y to­rio, y se en­cuen­tra en las sie­rras. Por una de­sin­te­gra­ción na­tu­ral del an­fi­bol se ge­ne­ran pro­ce­sos de io­ni­za­ción y ozo­ni­za­ción. Sin en­trar en mu­chos tec­ni­cis­mos, la at­mós­fe­ra cuen­ta con pro­por­cio­nes de ozono más al­tas que las nor­ma­les y, ade­más, las sie­rras son una de las re­gio­nes del mun­do que tie­nen ma­yor por­cen­ta­je de io­ni­za­ción ne­ga­ti­va, la cual

pro­du­ce un efec­to ener­gi­zan­te y es­ti­mu­lan­te en el ser hu­mano. Di­cho to­do es­to, es ho­ra, ¡sal­ga­mos a los sen­de­ros!

Di­que Los Mo­li­nos

Es­ta pro­pues­ta es ideal pa­ra los que quie­ran ini­ciar­se en el sen­de­ris­mo ro­dea­dos por un ám­bi­to de mon­ta­ña. Nos per­mi­ti­rá apre­ciar el di­que Los Mo­li­nos en to­da su ex­ten­sión y dis­fru­tar de un her­mo­so pai­sa­je serrano. Tras su­pe­rar un des­ni­vel de 265 me­tros, al­can­za­re­mos una al­tu­ra de 1.053 en la pa­no­rá­mi­ca ci­ma del ce­rro La Mer­ced. La dis­tan­cia to­tal de la tra­ve­sía es de po­co más de 3 km, que re­co­rre­re­mos apro­xi­ma­da­men­te en tres ho­ras.

El pun­to de en­cuen­tro es la lo­ca­li­dad de Vi­lla La Mer­ced, si­tua­da so­bre la ru­ta pro­vin­cial 5. Se co­mien­za a ca­mi­nar des­de el im­po­nen­te pa­re­dón del di­que Los Mo­li­nos. El pri­mer tra­mo del sen­de­ro tie­ne una pen­dien­te abrup­ta y ga­na al­tu­ra has­ta lle­gar a una pe­que­ña pam­pa de al­tu­ra de­li­mi­ta­da por pir­ca­dos. El mar­co del pai­sa­je es­tá con­for­ma­do por una flo­ra y fau­na ca­rac­te­rís­ti­ca. La ve­ge­ta­ción va va­rian­do con la al­ti­tud y es­tá re­pre­sen­ta­da por el bos­que serrano (mo­lle, co­co, ta­la y es­pi­ni­llo), el ar­bus­tal (ro­me­ri­llo, car­que­ja, bar­ba de ti­gre) y el pas­ti­zal de al­tu­ra. Las co­ní­fe­ras que se pue­den ad­mi­rar fue­ron in­tro­du­ci­das a par­tir de 1940. La fau­na ob­ser­va­ble in­clu­ye zo­rros, co­ma­dre­jas, viz­ca­chas y lie­bres. En­tre las aves en­con­tra­mos bi­guás, gar­zas, el mar­tín pes­ca­dor, águilas, zor­za­les, ca­lan­drias y per­di­ces.

Tras una ho­ra y me­dia al­can­za­re­mos el pun­to de ma­yor al­tu­ra, des­de el cual dis­fru­ta­re­mos de her­mo­sas vis­tas pa­no­rá­mi­cas del la­go Los Mo­li­nos. El gran em­bal­se es­tá con­te­ni­do por un di­que de hor­mi­gón cons­trui­do en 1954 y que tie­ne 60 me­tros de al­to. En el pe­rí­me­tro del la­go va­mos a en­con­trar al­gu­nas pe­que­ñas lo­ca­li­da­des. Al no­roes­te se ubi­ca Vi­lla Ciu­dad de Amé­ri­ca y la co­mu­na Po­tre­ro de Ga­ray. En la cos­ta oc­ci­den­tal del la­go en­con­tra­re­mos

Vi­lla La Mer­ced y en el ex­tre­mo sur, el ca­se­río So­lar de los Mo­li­nos y el Pues­to Mu­chi­to, pe­ga­do a la lo­ca­li­dad de Los Rear­tes.

On­ga­mi­ra

ten­dre­mo­su­naes­pec­ta­cu­lar­vis­ta de to­do el Va­lle de On­ga­mi­ra. Pa­ra re­gre­sar to­ma­re­mos el mis­mo sen­de­ro del as­cen­so. La dis­tan­cia to­tal que re­co­rre­re­mos se­rá de 7 km y com­ple­tar el re­co­rri­do nos lle­va­rá unas cua­tro ho­ras

Ce­rro Wank

sen­da al­ter­na­ti­va que no pa­sa por el Wank. Ya en La Cum­bre­ci­ta, la tra­di­ción mar­ca to­mar­se una cer­ve­za ar­te­sa­nal, acom­pa­ña­da por al­gu­na de­li­cia de la gas­tro­no­mía ale­ma­na, imm­per­di­ble en es­ta vi­lla al­pi­na.

Ce­rro Cham­pa­quí

es­tá muy cer­ca. Prác­ti­ca­men­te nos aho­rra­mos el es­fuer­zo de as­cen­der por al­gu­nas de sus ru­tas. Lue­go vol­ve­re­mos ca­mi­nan­do has­ta Los Lin­de­ros pa­ra to­mar una sen­da de des­cen­so que nos lle­va­rá has­ta el Re­fu­gio de los Do­mos, un in­no­va­dor si­tio de mon­ta­ña ubi­ca­do muy cer­ca de otro clá­si­co, lla­ma­do Ran­cho de Lu­na. Am­bos al pie del Cham­pa­quí y en el co­ra­zón de las Sie­rras Gran­des.

Pa­sar la no­che en el re­fu­gio es fan­tás­ti­co. Uno de los dos do­mos, que ha­ce de club hou­se, tie­ne un gran ven­ta­nal que mi­ra ha­cia el sur, ideal pa­ra sen­tar­se a leer con el pai­sa­je de las sie­rras de fon­do. Por la no­che, el cie­lo en me­dio de las mon­ta­ñas nos va a re­ga­lar la vis­ta de in­con­ta­bles es­tre­llas y, con suer­te, una enor­me lu­na

Vis­ta ge­ne­ral del Re­fu­gio de los Do­mos, al pie del cor­dón del Cham­pa­quí y en el co­ra­zón de las Sie­rras Gran­des. Aba­jo: des­cen­so al río sub­te­rrá­neo por una que­bra­da muy an­gos­ta. En un tra­mo hay que ba­jar usan­do una es­ca­le­ra de cuer­da.

En el río sub­te­rrá­neo, una es­pe­cie de sa­lón prin­ci­pal ofre­ce un po­co de es­pa­cio pa­ra ubi­car­se y re­unir­se pa­ra la fo­to. El “Cris­to de Hierro” pro­te­ge a los ca­mi­nan­tes en los tra­mos fi­na­les de la ru­ta nor­mal del Cham­pa­quí.

Los to­nos de ver­de del pai­sa­je serrano en el trek­king de 11,5 km al ce­rro Ca­la­gua­la, que nos lle­va­rá unas seis ho­ras.

En el club hou­se de uno de los do­mos, una ba­se có­mo­da y con on­da pa­ra ex­plo­rar las sie­rras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.