Ma­rro­nes

Weekend - - PESCA -

mi com­pa­ñe­ro tu­vo un pi­que de aque­llos, que lo de­jó pá­li­do. Co­men­zó a pe­lear con una ma­rrón de ca­si 3 kg y yo le aco­mo­da­ba el bo­te pa­ra ayu­dar­lo, ya que el río tie­ne mu­chos tron­cos en el fon­do, y es fá­cil que la mos­ca se en­re­de y cor­te el mul­ti­fi­la­men­to. Pe­leó fuer­te­men­te y se en­re­dó en un ar­bus­to. La su­fri­mos mu­cho, pe­ro so­la se sa­lió de las ra­mas y lo­gra­mos sa­car­la, con una fe­li­ci­dad evi­den­te. Tan­to que mi com­pa­ñe­ro me di­jo: “De aquí en ade­lan­te pes­ca so­lo tú”.

Ya era bas­tan­te tar­de, las 19, pe­ro se­gui­mos re­mon­tan­do has­ta que lle­ga­mos a un po­zón her­mo­so, pro­fun­do en el cen­tro y ba­jo a los cos­ta­dos, con po­ca co­rrien­te. A llí reali­cé va­rios in­ten­tos con éxi­to, sa­qué unas ma­rro­nes muy lin­das y me di­je: “Es­te lu­gar tie­ne que te­ner al­gu­na ma­rrón de gran ta­ma­ño, es el há­bi­tat per­fec­to”, y de­ci­dí po­ner una mos­ca strea­mer ar­ti­cu­la­da de co­lor ca­fé gran­de. La pre­sen­té de una for­ma bien par­ti­cu­lar: en con­tra de la co­rrien­te por el

El río Con­cha es bas­tan­te an­gos­to y pa­ra lle­gar a él se re­quie­re ha­cer trek­king y atra­ve­sar en bo­te a re­mo la la­gu­na Ca­yu­tue. Pe­ro las re­com­pen­sas bien lo va­len: ejem­pla­res com­ba­ti­vos que su­pe­ran los cin­co ki­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.