¡13.000 km im­pre­sio­nan­tes!

Re­co­rri­do 4x4 a tra­vés de 5 paí­ses en 38 días. Lu­ga­res úni­cos y di­fí­ci­les de lle­gar, y un gru­po de per­so­nas que com­par­ten una mis­ma pa­sión.

Weekend - - AVENTURA - Tex­tos y fo­tos: BUBY NOLDE

Lle­gó el g ra n día es­pe­ra­do por to do s lo s pa r ti­ci­pa ntes de l a tra­ve­sía. La re­cep­ción se reali­zó co­mo siem­pre en un her­mo­so ho­tel de Foz de Ig ua­zú, en el pi­so 17 con una vis­ta pri­vi­le­gia­da de la ciu­dad, en don­de se ex­pli­có có­mo se­ría el via­je y se en­tre­ga­ron las re­me­ras con­me­mo­ra­ti­vas jun­to al pro­gra­ma com­ple­to.

Pri­me­ra eta­pa

El iti­ne­ra­rio: des­de Foz de Igua­zú, pa­san­do por Cha­pa­da dos Gui­ma­raes y la ru­ta BR 319, has­ta Ma­naos. Vi­si­ta-

mos el Par­que Na­cio­nal Cha­pa­da dos Gui­ma­raes de her­mo­sas caí­das de agua y pa­re­do­nes ro­ji­zos. Al día si­guien­te co­no­ci­mos el Sal­to das Nu­vens, de mu­cho cau­dal y ro­dea­do de un atrac­ti­vo lod­ge. Más ade­lan­te, des­pués de pa­sar por Por­to Vel­ho a tra­vés del río Ma­dei­ra, lle­ga­mos a Hu­mai­tá, un pin­to­res­co pue­blo ama­zó­ni­co en el cual nos reabas­te­ci­mos con combustible pa­ra rea­li­zar un lar­go tre­cho por la BR 319 ha­cia Ma­naos.

Es­ta ru­ta le­gen­da­ria pa­ra to­dos los aven­tu­re­ros, cuen­ta con unos 500 km en don­de se mez­clan la tie­rra, el as­fal­to des­trui­do y el ba­rro, y su tran­si­ta­bi­li­dad va­ría se­gún la épo­ca de llu­via. El pri­mer día fue tran­qui­lo: hi­ci­mos unos 200 km y pa­ra­mos en un re­fu­gio an­tes de que lle­ga­ra la no­che.

En la jor­na­da si­guien­te co­men­zó la ac­ción. De pron­to, fal­tan­do unos 40 km pa­ra la lo­ca­li­dad de Iga­pó Azú, arri­ba­mos a la par­te más com­pli­ca­da: un ato­lla­de­ro (co­mo lo lla­man allá) de me­tros y me­tros de ba­rro. Lue­go de ana­li­zar­lo por to­dos la­dos, nos di­mos cuen­ta de que era ca­si im­po­si­ble que un vehícu­lo 4x4 pu­die­ra su­pe­rar­lo, pe­ro ha­bía que in­ten­tar­lo. Mien­tras, al­guien del gru­po fue a bus­car unos trac­to­res a unos 10 km (ya te­nía­mos el da­to). Des­pués de tan­to in­ten­tar, al día si­guien­te lle­gó un enor­me trac­tor 4x4 a res­ca­tar­nos. Sa­có la pri­me­ra ca­mio­ne­ta y vol­vió a bus­car el res­to, de­jan­do hue­llas de ca­si 80 cm de pro­fun­di­dad que lo atra­pa­ban. Por suer­te vino otro trac­tor pa­ra ayu­dar­nos a sa­lir de allí.

Se­gui­mos rumbo a Ma­naos, pa­san­do pri­me­ro por la co­mu­ni­dad Iga­pó Azu. Allí cru­za­mos con una bal­sa un río don­de se pue­den avis­tar los fa­mo­sos delfines ro­sa­dos del Ama­zo­nas. Rea­li­za­mos unos ki­ló­me­tros de tie­rra y des­pués co­men­zó el as­fal­to que nos de­jó, ya de no­che, en Cas­tan­ho de Ca­rei­ro.

Al otro día nos di­ri­gi­mos a to­mar la bal­sa pa­ra lle­gar a Ma­naos. Subimos a la par­te su­pe­rior don­de el vien­to aca­ri­cia­ba nues­tras ca­ras mien­tras íba­mos por el río So­li­moes rumbo al “en­cuen­tro de las aguas” con el río Ne­gro. Es­te re­co­no­ci­do es­pec­tácu­lo na­tu­ral es la con­fluen­cia del Ne­gro, de aguas os­cu­ras ca­si ne­gras, con el So­li­moes, de aguas más cla­ras con to­na­li­dad ar­ci­llo­sa. Fi­nal­men­te, in­gre­sa­mos a la her­mo­sa ciu­dad de Ma­naos, ca­rac­te­ri­za­da

por su his­to­ria y ar­qui­tec­tu­ra des­lum­bran­te. Ob­via­men­te, la re­co­rri­mos de pun­ta a pun­ta.

Se­gun­da eta­pa

El re­co­rri­do: des­de el Par­que Na­cio­nal Ca­nai­ma rumbo a Gu­ya­na, Su­ri­nam y Gu­ya­na Fran­ce­sa.

Ya en Ve­ne­zue­la, avis­ta­mos la caí­da de agua más al­ta del mun­do: el Sal­to An­gel, de unos 979 m. Se en­cuen­tra en el Par­que Na­cio­nal Ca­nai­ma, un am­bien­te sin des­per­di­cio y con di­ver­sas ac­ti­vi­da­des pa­ra rea­li­zar en su re­co­no­ci­da la­gu­na Ca­nai­ma, ro­dea­da de sal­tos.

Vol­vi­mos a pi­sar sue­lo bra­si­le­ño úni­ca­men­te pa­ra in­ser­tar­nos en la in­hós­pi­ta re­gión de Gu­ya­na. Es­te país, hoy en día in­de­pen­dien­te, fue co­lo­nia in­gle­sa, y esa cla­ra he­ren­cia se pue­de ver en su ar­qui­tec­tu­ra y en su idio­ma. Al en­trar a Gu­ya­na se no­tan los cam­bios, un puen­te en­tre los dos paí­ses ha­ce que uno, sin dar­se cuen­ta, al es­tar en sue­lo gu­ya­nés se en­cuen­tre ma­ne­jan­do por la iz­quier­da.

Otra vez en ru­ta de tie­rra, ro­dea­da de la her­mo­sa Sa­ba­na de Ru­pu­nu­ni, que más ade­lan­te se mez­cla con la im­pac­tan­te sel­va de Iwo­kra­ma. Es di­fí­cil acos­tum­brar­se a an­dar por la iz­quier­da, y más en las ro­ton­das, pe­ro por suer­te la pri­me­ra par­te re­co­rri­da es de po­co trán­si­to. Em­pe­za­mos a an­dar por la ru­ta de tie­rra, ro­dea­da de la her­mo­sa sa­ba­na de Ru­pu­nu­ni, que más ade­lan­te se fue mez­clan­do con la im­pac­tan­te sel­va de Iwo­kra­ma.

Fi­nal­men­te, en Geor­ge­town, la ca­pi­tal del país, nos alo­ja­mos en un ho­tel co­lo­nial. Al día si­guien­te fui­mos al Par­que Na­cio­nal Kaie­teur, un via­je en el cual vi­mos a la ciu­dad de arri­ba y a las mi­nas de oro. Pron­to co­men­zó la sel­va, has­ta que sin dar­nos cuen­ta se em­pe­za­ba a ver ese im­pre­sio­nan­te sal­to que te de­ja bo­quia­bier­to por unos cuan­tos mi­nu­tos: el Kaie­teur, de unos 270 m.

Lue­go de unos días de­ja­mos Gu­ya­na pa­ra in­gre­sar a Su­ri­nam, un país más or­de­na­do y pro­li­jo. En Pa­ra­ma­ri­bo, su ca­pi­tal, exis­te una mez­cla de re­li­gio­nes in­creí­bles que con­vi­ven en un mis­mo te­rri­to­rio. Así, vi­si­tan­do la ciu­dad po­de­mos ver una mez­qui­ta, una si­na­go­ga, un tem­plo hin­dú o una igle­sia. La co­mu­ni­ca­ción es com­pli­ca­da ya que su len­gua es el ho­lan­dés.

Nos to­ca­ba de­jar atrás a Su­ri­nam y lle­gar a la Gu­ya­na Fran­ce­sa. Cru­za­mos con una bal­sa pe­que­ña el río Ma­ro­ni y ya es­tá­ba­mos en te­rri­to­rio fran­cés. Es­ta Gu­ya­na tie­ne 250 mil ha­bi­tan­tes, y de­bi­do a que es te­rri­to­rio fran­cés no po­see tan­ta re­la­ción con las na­cio­nes ve­ci­nas, por eso to­do lo que con­su­me vie­ne de ese país eu­ro­peo, ya sea en bar­co o en avión.

Ter­ce­ra eta­pa

Re­co­rri­do: cru­ce del río Ama­zo­nas, Sao Luis y Par­que Na­cio­nal Len­cois de Ma­ran­hen­ses.

Des­pués de tan­tos días en paí­ses ex­tra­ños pa­ra no­so­tros vol­vi­mos a Bra­sil, nues­tro se­gun­do ho­gar, a tra­vés del re­cien­te puen­te que lo une a la Gu­ya­na Fran­ce­sa. Des­de Oia­po- que re­co­rri­mos el úl­ti­mo tra­mo de ca­mino te­rra­do y re­to­ma­mos el as­fal­to has­ta lle­gar a Ma­ca­pá. Allí nos re­ci­bió el Jeep Club de Ma­ca­pá en su se­de. Gen­te ma­ra­vi­llo­sa que nos dio una bien­ve­ni­da emo­cio­nan­te.

Al día si­guien­te nos en­co­men­da­mos a rea­li­zar el le­gen­da­rio cru­ce del Ama­zo­nas. Y fue así co­mo a bor­do del Ana Bea­triz atra­ve­sa­mos el gran río. Al su­bir­se al bar­co la sen­sa­ción es co­mo aden­trar­se en la cultura ama­zó­ni­ca: los lla­ma­dos

re­da­rios (ti­po ha­ma­cas pa­ra­gua­yas) en ca­da pi­so, los bar­qui­tos que se iban aco­plan­do a la na­ve ma­yor pa­ra car­gar y des­car­gar mer­ca­de­ría, las ca­sas en la costa so­bre pa­la­fi­tos y, lo que nun­ca pue­de fal­tar: la mú­si­ca y fe­li­ci­dad con la que vi­ven día a día.

De­sem­bar­ca­mos en Be­lém y nos di­ri­gi­mos ha­cia la ciu­dad de Sao Luis, re­co­no­ci­da por ser la úni­ca de Bra­sil fun­da­da por fran­ce­ses y no por por­tu­gue­ses. Co­mo úl­ti­mo des­tino des­ta­ca­do vi­si­ta­mos el Par­que Na­cio­nal Len­cois de Ma­ran­hen­se, un pai­sa­je úni­co en la tie­rra, de la­gu­nas cris­ta­li­nas ro­dea­das de du­nas blan­cas de are­na. A par­tir de aquí, a pe­sar de es­tar bien al nor­te aún, em­pren­di­mos el re­gre­so. Fue un via­je de apren­di­za­je y com­pa­ñe­ris­mo ab­so­lu­to que cues­ta mu­cho sin­te­ti­zar.

In­ten­tan­do cru­zar un ato­lla­de­ro en la BR 319. Par­que Na­cio­nal Le­nçois de Ma­ran­hen­ses. El tea­tro Ama­zo­nas de Ma­naos. Par­te del gru­po con el Sal­to das Nu­vens de fon­do. Y un bar­co tí­pi­co que na­ve­ga el Ama­zo­nas.

Arri­ba: vis­ta aé­rea de la la­gu­na Ca­nai­ma y del sal­to Kaie­teur, en Gu­ya­na. De­re­cha: una igua­na, un mo­ni­to co­mien­do y un ave en­dé­mi­ca del Par­que Na­cio­nal Kaie­teur, el cock of the rock. Aba­jo: to­do el gru­po en la fron­te­ra en­tre Bra­sil y Ve­ne­zue­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.