Don­de el do­ra­do es rey

Pie­zas que su­pe­raron los 10 kilos, ob­te­ni­das con car­na­da al gol­pe y a la es­pe­ra, y con ar­ti­fi­cia­les softs y se­ñue­los, uti­li­zan­do el bait­cas­ting.

Weekend - - PESCA - Tex­tos y fo­tos: JU­LIO POLLERO

El Río Uru­guay ve­nía rin­dien­do de ma­ne­ra mag­ní­fi­ca y aún no ha­bía­mos pla­ni­fi­ca­do nin­gu­na sa­li­da pa­ra com­pro­bar la ve­ra­ci­dad de los co­men­ta­rios de ami­gos y guías del lu­gar. No sa­bía­mos qué sec­tor del río re­le­va­ría­mos pe­ro, por di­fe­ren­tes cir­cuns­tan­cias y te­nien­do en cuen­ta ta­ma­ños y es­pe­cies, nos de­ci­di­mos por pes­car aguas aba­jo del re­co­no­ci­do pes­que­ro de Sal­to Chi­co, uno de los lu­ga­res ca­rac­te­rís­ti­cos de Con­cor­dia, pro­vin­cia de En­tre Ríos.

Con las con­di­cio­nes del río que nos en­con­tra­ría­mos en el mo­men­to de rea­li­zar el re­le­va­mien­to, íba­mos a te­ner po­si­bi­li­da­des de pes­car en zo­nas de ba­rran­cas, pla­yas de are­na, cor­tes y ve­ri­les cer­ca­nos a la costa y desem­bo­ca­du­ras de arro­yos, co­mo el Yu­que­rí Gran­de y el Yu­que­rí Chi­co, don­de te­nía­mos apos­ta­das to­das nues­tras es­pe­ran­zas. La idea era pes­car con car­na­da na­tu­ral al gol­pe y a la es­pe­ra, y con car­na­das ar­ti­fi­cia­les y se­ñue­los, uti­li­zan­do el bait­cas­ting co­mo mo­da­li­dad ex­clu­si­va. Una vez de­ci­di­do el pes­que­ro, me pu­se en con­tac­to con va­rios ami­gos del lu-

gar, en­tre ellos Héc­tor Bra­da­ni­ni y Ra­fael Geier, quie­nes me con­ta­ron que el cau­dal es­ta­ba un po­co ba­jo y su­cio, pe­ro que no se­ría im­pe­di­men­to al mo­men­to de la pes­ca, por lo que no ha­bría de qué preo­cu­par­se pues do­ra­dos, ca­cho­rri­tos de su­ru­bíes y va­ria­da íba­mos a pes­car con to­tal se­gu­ri­dad.

Ba­se a la ve­ra del Uru­guay

Los equi­pos a uti­li­zar iban a ser va­rios se­gún el mo­men­to y la mo­da­li­dad a em­plear. Pa­ra la pes­ca con car­na­da na­tu­ral, ex­clu­si­va­men­te mo­re­nas, lle­va­mos ca­ñas de 2,10 m a 2,40 m de lar­go con ac­ción de pun­ta, re­eles ro­ta­ti­vos re­don­dos, car­ga­dos al­gu­nos con ny­lon del 0,40 mm y otros con mul­ti­fi­la­men­to de 40 lb; al­gu­nos an­zue­los 6/0 a 8/0 em­pa­ti­lla­dos con ca­ble de ace­ro y un buen pu­ña­do de plo­mos co­rre­di­zos con di­fe­ren­tes pe­sos de en­tre 10 y 60 g. En cam­bio, pa­ra pes­car con se­ñue­los lle­va­mos ca­ñas de en­tre 1,80 m y 2,10 m de lar­go con re­eles de ba­jo per­fil, car­ga­dos con hi­lo mul­ti­fi­la­men­to de 50 lb. La par­te de se­ñue­los es al­go muy par­ti­cu­lar de ca­da pes­ca­dor pe­ro, sin du­das, a los re­co­men­da­dos por guías y ami­gos, hay que agre­gar­le to­dos los que par­ti­cu­lar­men­te nos gus­tan y al­gu­nos más, por las du­das.

Si bien po­de­mos lle­gar a es­tos pes­que­ros ba­jan­do en di­fe­ren­tes pun­tos del co­rre­dor del río Uru­guay, en es­te ca­so par­ti­cu­lar to­mé co­mo pun­to de par­ti­da a una que­ri­da ciu­dad co­mo Con­cor­dia, don­de siem­pre nos re­ci­ben tan bien y con tan­to afec­to. En un día de se­ma­na y con la ru­ta bas­tan­te tran­qui­la, lle­gué has­ta el pue­blo y, to­man­do el ca­mino que con­du­ce a la Tor­tu­ga Ale­gre, hi­ce ba­se en las Ca­ba­ñas Del Río Uru­guay, don­de fui re­ci­bi­do por su due­ña y al ins­tan­te se pu­so a disposición an­te cual­quier co­sa que ne­ce­si­tá­ra­mos.

Ha­cia el Sal­to Chi­co

Caía la tar­de y un lla­ma­do de la fa­mi­lia Bra­da­ni­ni me hi­zo de­jar el des­can­so pa­ra dis­fru­tar de un ri­co asa­do de bien­ve­ni­da. Al otro día y bien de ma­dru­ga­da, cuan­do aún no era de día, nos en­con­tra­mos en el em­bar­ca­de­ro jun­to al Ra­fa Geier y a Héc­tor, pa­ra co­men­zar

con la pri­me­ra jor­na­da de pes­ca.

Sa­lien­do por el arro­yo ha­cia el ma­jes­tuo­so Uru­guay con las pri­me­ras lu­ces del día y mi­ran­do de reojo a la Re­pre­sa de Sal­to Gran­de, lu­gar de los do­ra­dos más gran­des del mun­do, pu­si­mos proa aguas aba­jo en bus­ca de lo que ve­nía­mos a pro­cu­rar: una bue­na y ri­ca va­ria­da en di­fe­ren­tes pun­tos del río.

Aún no ha­bía­mos ace­le­ra­do cuan­do, en­tre los tres nos di­ji­mos: “¿Por qué no co­men­zar a pes­car en­tre los dos Sal­tos (Chi­co y Gran­de)?” Y así fue. En­car­na­mos con mo­re­nas las ca­ñas de va­ria­da y al ga­re­te ob­tu­vi­mos los pri­me­ros pi­ques de do­ra­dos, na­da in­tere­san­tes pe­ro con­ti­nuos. No era el pes­que­ro a re­le­var, pe­ro se po­dría de­cir que la pes­ca es­tá más que acep­ta­ble en es­ta par­te del río. En­ton­ces pu­si­mos ma­yor ve­lo­ci­dad a la em­bar­ca­ción y, cru­zan­do con mu­cho cui­da­do el Sal­to Chi­co, nos di­ri­gi­mos ha­cia la zo­na don­de desem­bo­can los arro­yos Yu­que­rí Gran­de y Chi­co.

R a fa seg uía con ca r na­da na­tu­ral mien­tras Héc­tor y yo em­pe­zá­ba­mos a pro­bar con se­ñue­los, uti­li­zan­do al­gu­nos del ti­po glid­ding y otros con pa­le­ta sha­llow o es­ca­lón. Los pri­me­ros ti­ros no die­ron el re­sul­ta­do es­pe­ra­do pe­ro, con in­sis­ten­cia y ga­nas, pu­di­mos con­cre­tar al­gu­nos do­ra­di­llos, pi­ra pi­tá y al­gún do­ra­do de ma­yor por­te.

Nos mo­vía­mos por am­bas már­ge­nes pe­ro siem­pre dán­do­le prio­ri­dad a la costa ar­gen­ti­na, don­de ob­tu­vi­mos la ma­yor can­ti­dad de pi­ques y los me­jo­res por­tes. Así trans­cu­rrie­ron las ho­ras y el sol que apre­ta­ba con su ener­gía. Pa­sa­do el me­dio­día, y con mu­cho ca­lor, de­ci­di­mos vol­ver y es­pe­rar la pró­xi­ma jor­na­da. El se­gun­do día de pes­ca cam­bié de com­pa­ñe­ro y me di­ver­tí mu­cho con mi ami­gui­to Pi­ca­pán, un pe­que­ño y no­ble pes­ca­dor que to­do lo ha­ce bien y es muy com­pa­ñe­ro.

Una pes­ca ex­tra­or­di­na­ria

Tam­bién sa­li­mos muy tem­pra­ni­to pa­ra no su­frir el ca­lor pe­ro con una idea fi­ja de pes­car al­gún ca­cho­rri­to de su­ru­bí con car­na­da y pro­bar con se­ñue­los des­de las ba­rran­qui­tas o me­ti­dos en el agua, pa­ra in­ten­tar con los bue­nos do­ra­dos que se en­con­tra­ban ca­zan­do allí. Tu­vi­mos suer­te en los pri­me­ros ga­re­tes, pin­cha­mos al­gu­nos su­ru­bíes chi­cos y otro que al­can­zó los 10 kg de pe­so. Nos que­da­ba la pes­ca cos­te­ra que, sin du­das, tie­ne su atrac­ti­vo y más cuan­do al pa­sar veía­mos ve­rdade­ras car­ni­ce­rías que ha­cían los do­ra­dos co­rre­tean­do a los sá­ba­los y bo­gas.

Lle­ga­mos sin ha­cer mu­cho rui­do y, con va­rios mo­de­los de se­ñue­los, co­men­za­mos con los lan­ces. Fue un es­pec­tácu­lo apar­te ver có­mo ve­nían los do­ra­dos de­trás de los se­ñue­los y ata­ca­ban, en al­gu­nos ca­sos, en el mo­men­to de le­van­tar­los pa­ra rea­li­zar otro ti­ro.

Así nos pa­só va­rias ve­ces. Pe­ro otras, a unos 20 o 30 m, ya nos fre­na­ban el in­ten­to de re­co­ger y co­men­za­ba la pe­lea con do­ra­dos que su­pe­ra­ban los 7 kg. La ver­dad, una pes­ca ex­tra­or­di­na­ria. Mi com­pa­ñe­ri­to Pi­ca­pán tam­bién ha­cía de las su­yas y sin que na­die lo asis­tie­ra. Por pro­pia de­ci­sión, pes­ca­ba de ma­ne­ra con­ti­nua al­gu­nos do­ra­di­llos y otros que ya po­de­mos lla­mar­los do­ra­dos: ¡un fe­nó­meno el chi­qui­tín del gru­po!

Es­tá­ba­mos muy con­ten­tos con la pes­ca rea­li­za­da y de­ci­di­mos vol­ver tem­pra­ni­to, pa­ra no su­frir el ca­lor y te­ner la po­si­bi­li­dad de en­trar un ra­ti­to a La Zo­na, mo­men­to pro­me­ti­do por Héc­tor Bra­da­ni­ni pa­ra co­rro­bo­rar que si­gue sien­do un lu­gar má­gi­co, úni­co, don­de na­die se con­for­ma y to­dos pe­di­mos do­ra­dos más y más gran­des.

Sin­ce­ra­men­te, vol­ví muy sa­tis­fe­cho con la pes­ca rea­li­za­da. Allí la va­ria­da es­tá in­tac­ta y los por­tes de do­ra­dos y su­ru­bíes dan que ha­blar. Otro de los lu­ga­res pa­ra agen­dar. Ah... ¿Us­te­des que­rían ver o sa­ber al­go más de La Zo­na?

P ro­me­te­mos en próx imas edi­cio­nes con­tar de­ta­lles y mos­trar fo­tos de los do­ra­dos más gran­des del mun­do, que es­tán en Con­cor­dia, pro­vin­cia de En­tre Ríos.

Arr. izq.: Héc­tor pes­can­do con Mos­ters softs pu­do con los bue­nos do­ra­dos. Arri­ba: to­do el es­plen­dor en el sal­to una vez cla­va­do. Cen­tro: caía la tar­de y pe­ga­mos un do­ble­te es­pec­ta­cu­lar, de 8 y 10 kg. Cen­tro der.: Pi­ra pi­tá que to­mó nues­tra car­na­da...

Mi com­pa­ñe­ro Pi­ca­pán mos­tran­do su amor por la pes­ca.

Pes­can­do al gol­pe con­tra la costa con las lan­chas de La Zo­na. Arri­ba: en ple­na pe­lea con otro pi­ra pi­tá mien­tras pro­bá­ba­mos con la bo­ga. Arri­ba de­re­cha: el me­jor de los su­ru­bíes ob­te­ni­dos, de al­re­de­dor de 10 kilos, pes­ca­do con mo­re­na co­mo car­na­da (fo­to).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.