Con mos­ca en la lla­nu­ra pam­pea­na

Re­le­va­mos va­rios arro­yos que de­ri­van de los ríos Arre­ci­fes y Per­ga­mino con la in­ten­ción de mag­ni­fi­car las cap­tu­ras de do­ra­di­llos, ta­ra­ri­ras y chan­chas. Una ex­pe­rien­cia in­creí­ble.

Weekend - - PESCA - Tex­tos y fo­tos: DIE­GO FLO­RES

Pam­pa es una voz qué­chua que pue­de tra­du­cir­se co­mo “lla­nu­ra”, por mo­men­tos tan ex­ten­sa y pla­na que el ho­ri­zon­te pa­re­ce una rec­ta ca­si per­fec­ta. Po­seer los sue­los más fér­ti­les de la Ar­gen­ti­na, lle­vó a que el bio­ma ori­gi­nal de los pas­ti­za­les se en­cuen­tre com­ple­ta­men­te trans­for­ma­do por la ac­ti­vi­dad agro­pe­cua­ria.

Hi­dro­grá­fi­ca men­te es una re­gión muy ines­ta­ble, que al­ter­na pe­río­dos de se­ca y cre­cien­tes en for­ma cí­cli­ca, a tra­vés de fe­nó­me­nos cli­má­ti­cos co­mo El Ni­ño y la Ni­ña. Aquí la llu­via tie­ne un gran im­pac­to en la pes­ca, com­pli­cán­do­la o im­po­si­bi­li­tán­do­la por en­tur­biar los ríos por en­ci­ma de lo ad­mi­si­ble pa­ra la mos­ca. Pe­ro esas mis­mas pre­ci­pi­ta­cio­nes tam­bién re­nue­van po­bla­cio­nes e in­ci­tan el in­gre­so de los pe­ces mi­gra­to­rios pa­ra­naen­ses.

Ha­cía lar­gos años que que­ría co­no­cer Arre­ci­fes, mo­ti­va­do por co­men­ta­rios y fo­tos de dos pio­ne­ros de la zo­na: Jo­ni Al­ba y Mar­ce­lo Tre­lles. Jo­ni lle­vó su fa­na­tis­mo al pun­to de crear el úni­co Fly Shop de su ciu­dad, y que se trans­for­mó en el si­tio de reunión mu­chos mos­que­ros del NE bo­nae­ren­se.

Tre­lles es otro gran for­ma­dor de nue­vos mos­que­ros, a quien sus alum­nos lla­man “Maes­tro Shi­fu”, en alu­sión al co­no­ci­do sen­sei de la pe­lí­cu­la Kung Fu Pan­da. En la mo­vi­da tam­bién nos acom­pa­ña­ban el Doc Ga­briel Di­na­ta­le, otro fa­ná­ti­co y fino co­no­ce­dor de la re­gión, jun­to a Leo­nar­do Nal­da y Da­vid Chu­che Liuz­zo que, en su fa­na­tis­mo por la pes­ca de chan­chi­tas, se ta­tuó una en un an­te­bra­zo. Les agra­de­ce­mos a to­dos por la co­la­bo­ra­ción que pu­sie­ron pa­ra es­te re­le­va­mien­to.

Pes­que­ros de la Pam­pa On­du­la­da

La zo­na re­le­va­da se en­cuen­tra en una subuni­dad lla­ma­da Pam- pa On­du­la­da, cu­yo nom­bre de­ri­va de las on­du­la­cio­nes oro­grá­fi­cas pro­duc­to de la ero­sión de los ríos y una le­ve ele­va­ción del ba­sa­men­to cris­ta­lino. Sal­vo el Car­ca­ra­ñá, que se nu­tre de las sie­rras cor­do­be­sas, el res­to po­see cau­da­les per­ma­nen­tes de­bi­do a las pre­ci­pi­ta­cio­nes y múl­ti­ples aflo­ra­mien­tos del acuí­fe­ro Puel­che.

Re­sul­tan los ríos con la ma­yor bio­di­ver­si­dad íc­ti­ca de la lla­nu­ra pam­pea­na, por sub­si­dio del sis­te­ma Pa­ra­ná/Pla­ta. Com­pa­ra­dos con los ríos de la pam­pa de­pri­mi­da (cuen­ca del Sa­la­do), po­seen un ma­yor rit­mo y pen­dien­te, con in­nu­me­ra­bles aflo­ra­mien­tos de tos­ca que generan pin­to­res­cos sal­tos y co­rre­de­ras. Es­tos úl­ti­mos, son los si­tios pre­fe­ri­dos de los do­ra­di­llos. A los cua­les se los bus­ca de va­deo, con ro­pas de se­ca­do rá­pi­do y abor­da­jes li­via­nos, co­mo si fue­ra un cur­so pa­ta­gó­ni­co del es­ti­lo Qui­llén o Ma­lleo.

El r ío A r re­ci­fes es el más cau­da­lo­so, con una lon­gi­tud de 255 km y una am­plia cuen­ca que abar­ca unos 11.500 km2. Sus na­cien­tes se lo­ca­li­zan en la la­gu­na de Mo­reno, en el par­ti­do de Co­lón, y tras cap­tar los ríos Rojas, Dul­ce, Sal­to y Per­ga­mino, desem­bo­ca en el río Pa­ra­ná.

Pa­ra los mu­cha­chos de la zo­na es co­mo el “pa­tio de su ca­sa”, el si­tio don­de se for­ma­ron co­mo pes­ca­do­res, pa­san­do por to­das las téc­ni­cas, des­de la va­ra to­ma­te­ra has­ta lo más fino del fly fis­hing. Hoy son días de lu­to pa­ra los que aman es­te río, ya que su­frió una

Ac­ción do­ra­de­ra con ejem­pla­res de buen ta­ma­ño pa­ra la zo­na. Ex­tre­mo de­re­cha, pes­can­do so­bre el re­cien­te­men­te ca­na­li­za­do río Per­ga­mino, en el Pa­so de las Ca­rre­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.