Una se­duc­ción que apa­sio­na

Vi­si­ta­mos la cuen­ca del Pue­lo y el Man­so pa­ra ten­tar a los es­qui­vos sal­mó­ni­dos con téc­ni­ca y mos­cas.

Weekend - - PESCA - Tex­tos y fo­tos: ALE­JAN­DRO INZAURRAGA

Se­du­cir y cap­tu­rar sal­mó­ni­dos es, y se­gui­rá sien­do, la ob­se­sión de cien­tos de pes­ca­do­res de­por­ti­vos y de los que se aso­men a es­te ti­po de prác­ti­ca por pri­me­ra vez. Quie­nes ex­pe­ri­men­ten en car­ne pro­pia la sen­sa­ción del pro­ce­so que va de la elec­ción de la mos­ca, del lu­gar dón­de po­ner­la, de có­mo de­jar­la de­ri­var, del mo­do de ac­cio­nar­la y dar­le vi­da; y, una vez ata­ca­da, có­mo afron­tar una pe­lea con un reel sin mul­ti­pli­ca­ción y una va­ra que se ar­quea has­ta lí­mi­tes in­sos­pe­cha­dos –y que pul­sa al com­pás de las co­rri­das y em­bes­ti­das del pez, ten­san­do ner­vios y des­car­bo­ni­zan­do las co­ro­na­rias del más pin­ta­do con una bue­na tru­cha su­re­ña–, no ten­drán vuel­ta atrás.

In­vi­ta­dos por los ami­gos del Mí­ti­co Lod­ge y con el apo­yo de Clau­dio Ro­drí­guez y Pic­cino Gem­ma, em­pren­di­mos es­te nue­vo re­le­va­mien­to en uno de los va­lles más ri­cos de la X Re­gión chi­le­na. El de los ríos Man­so y Pue­lo. Es que se tra­ta de una cuen­ca que co­lec­ta aguas de dos cur­sos em­ble­má­ti­cos con mu­cha cir­cu­la­ción de pe­ces, in­nu­me­ra­bles tri­bu­ta­rios y muy fér­til en mi­cro­fau­na y ali­men­to pa­ra las tru­chas. Ade­más, es­tos ríos re­ci­ben ca­da tem­po­ra­da nu­tri­das mi­gra­cio­nes de gran­des sal­mo­nes chi­nook que re­mon­tan pa­ra cum­plir su ci­clo re­pro­duc­ti­vo y que tam­bién son fac­ti­bles de cap­tu­rar­se con mos­ca, spin­ning y tro­lling.

Bo­ca del Pue­lo

En nues­tro ca­so, y ubi­ca­dos en un pun­to es­tra­té­gi­co, op­ta­mos por co­men­zar los in­ten­tos en la bo­ca del Pue­lo, en el la­go Ta­gua Ta­gua, a me­nos de 5 mi­nu­tos de na­ve­ga­ción del

Mí­ti­co Lod­ge. Se tra­ta de una desem­bo­ca­du­ra am­plia, des­pe­ja­da y con un gran ve­ril de are­na so­bre la mar­gen sur. Así que, con la em­bar­ca­ción a la de­ri­va y lan­zan­do des­de el bo­te ha­cia la par­te más des­pla­ya­da, con equi­pos de mos­ca de po­ten­cias #6 a #7, y de­jan­do que las lí­neas de hun­di­mien­to de 200 a 300 grains ba­ja­ran un po­co pa­ra em­pe­zar a re­cu­pe­rar los es­trí­me­res (Woolly Bug­gers y sus va­rian­tes, Egg Suc­king Leech, Ma­ra­bou Mudd­ler, Zon­ker, etc.), fui­mos pei­nan­do el área en pro­cu­ra de al­gún buen pi­que.

Sal­mo­nes en­ce­rra­dos

Las bo­cas son siem­pre lu­ga­res de ma­yor con­cen­tra­ción de pe­ces. La co­mi­da lle­ga al la­go des­de el río, via­jan­do por la fuer­za de la co­rrien­te, y las tru­chas sue­len apos­tar­se en lo pro­fun­do del ve­ril, es­pe­ran­do ob­te­ner al­gún bo­ca­do que el to­rren­te acer­que a su área de ca­ce­ría. Tam­bién es ren­di­dor po­si­cio­nar la lan­cha en la par­te ba­ja y lan­zar ha­cia la hon­du­ra, de­jan­do que pro­fun­di­ce. Así fue co­mo pu­di­mos dar con una de las es­pe­cies más com­ba­ti­vas y di­ná­mi­cas de es­te re­le­va­mien­to, se tra­ta de los sal­mo­nes en­ce­rra­dos. Pe­ces que al­gún des­pre­ve­ni­do pue­de con­fun­dir con una tru­cha ma­rrón de la­go pe­ro que, a igual­dad de ta­ma­ño con una ma­rrón, des­plie­gan un com­ba­te de­fen­si­vo mu­cho ma­yor y de ve­lo­cí­si­mas co­rri­das.

La for­ma de dis­tin­guir­los es por sus lí­neas que, en ge­ne­ral, son más es­til iza­das: su co­la ter­mi­na li­ge­ra­men­te en V, su ho­ci­co es un po­co más agu­za­do y las man­chas en sus flan­cos son irre­gu­la­res alar­ga­das, de bor­des más rec­tos y an­gu­la­dos y no tan re­don­dea­das co­mo los tí­pi­cos lu­na­res de las tru­chas. La mos­ca que me­jor fun­cio­nó con es­tos sal­mo­nes en­ce­rra­dos fue la In­tru­der ata­da en an­zue­lo #4. Una de­li­cia de pez pa­ra pes­car con un equi­po de mos­ca.

Lí­neas de co­mi­da

Pe­ro no to­do es la bo­ca. El la­go, cuan­do los vien­tos lo per­mi­ten y no lo en­cres­pan de­ma­sia­do, tie­ne lu­ga­res de muy va­ria­da geo­gra­fía pa­ra al­ber­gar bue­nos pe­ces y pa-

ra ir­la re­co­rrien­do: ori­llas des­pla­ya­das al Es­te y ac­ci­den­ta­das en el res­to del es­pe­jo de agua, cho­rri­llos, desagües, cas­ca­das, ve­ri­les, pe­dre­ros y pa­re­do­nes de ro­ca. Un sin­nú­me­ro de lu­ga­res don­de lan­zar una mos­ca y pro­vo­car que ocu­rra la ma­gia del pi­que.

Las lí­neas de co­mi­da son pa­ra no des­apro­ve­char. Se tra­ta de lar­gas hi­le­ras de ho­jas, re­sa­ca, ra­mi­tas y ma­te­rial en sus­pen­sión que via­ja en la co­rrien­te en for­ma ali­nea­da. Sue­len lle­var, ade­más, al­gún pe­que­ño in­sec­to, hor­mi­ga, gu­sa­ni­to o in­clu­so pe­que­ños pe­ces acom­pa­ñan­do por de­ba­jo de esa pro­ce­sión de ho­ja­ras­cas y res­tos ve­ge­ta­les y que las tru­chas ma­yo­res pa­tru­llan bus­can­do chan­ces de ali­men­to. Las lí­neas de co­mi­da no son per­ma­nen­tes ni es­tá­ti­cas pe­ro, una vez de­tec­ta­da una, siem­pre son bue­nos lu­ga­res pa­ra pros­pec­tar.

Otros sec­to­res in­tere­san­tes son las ori­llas profundas, tan­to

en los ríos co­mo en las aguas man­sas. Aquí las es­tra­te­gias pue­den ser di­fe­ren­tes: lan­zar bien pe­ga­do a las ra­mas o a las ro­cas cos­te­ras y re­cu­pe­rar ni bien cae; o lan­zar, de­jar hun­dir por un lap­so de tiem­po que se pue­de ir au­men­tan­do, y lue­go co­men­zar la re­cu­pe­ra­ción. De es­ta ma­ne­ra, se in­ten­ta con los pe­ces que se mue­ven cer­ca de la su­per­fi­cie, es­pe­ran­do lo que pue­da caer de las már­ge­nes: los in­sec­tos y gu­sa­nos de la ve­ge­ta­ción ori­lle­ra y to­do pe­que­ño or­ga­nis­mo que se mo­vi­li­ce cer- ca de la costa y no muy hon­do. Con la se­gun­da al­ter­na­ti­va se bus­can las pie­zas que es­tán re­fu­gia­dos y apos­ta­dos más aba­jo en la co­lum­na de agua, tam­bién a la es­pe­ra de lo que trai­ga la co­rrien­te y ace­chan­do a pe­que­ños pe­ces que se mo­vi­li­zan cer­ca de la ri­be­ra pe­ro más aba­jo.

Ade­más de usar lí­neas que hun­dan, agre­gar al­go de las­tre en las mos­cas ayu­da a que el con­jun­to ba­je pa­re­jo, tan­to la lí­nea có­mo la imi­ta­ción, y que la pes­ca sea más efec­ti­va. Si lo pri­me­ro que ve la tru­cha es la lí­nea que des­cen­dió rá­pi­do y la mos­ca vie­ne más arri­ba, es pro­ba­ble que se aler­te, se asus­te y se de­sin­te­re­se an­te al­go que no es tan na­tu­ral. El pe­so se pue­de lo­grar con di­se­ños que in­clu­yan ca­be­zas me­tá­li­cas, ojos de ca­de­na, de me­tal o con alam­bre de plo­mo en el cuer­po del an­zue­lo al mo­men­to de con­fec­cio­nar la mos­ca.

Ja­ba­lí y Ma­llín

Re­mon­tan­do el río Pue­lo hay pes­que­ros a ca­da pa­so e in­fi­ni­dad de lu­ga­res don­de in­ten­tar. La zo­na de Is­la Ja­ba­lí y la desem­bo­ca­du­ra del pe­que­ño río Ma­llín nos brin­da­ron, ade­más de gran­des per­cas (tru­cha crio­lla), al­gu­nas de las me­jo­res ma­rro­nes de es­te re­le­va­mien­to y una ex­qui­si­ta pes­ca con lí­neas de flo­te y mos­cas imi­ta­do­ras de li­bé­lu­las o ma­ta­pio­jos –al de­cir lo­cal–, nos re­fe­ri­mos a la dragonfly.

To­da es­ta zo­na de la Is­la Ja­ba­lí es un an­ti­guo mean­dro del río en for­ma de gran U o he­rra­du­ra, que en al­gún mo­men­to se em­ban­có y pos­te­rior­men­te se vol­vió a co­nec­tar con el cur­so ma­dre y que, a pe­sar de es­tar co­mu­ni­ca­do con el cau­da­lo­so Pue­lo, con­ser­va ca­rac­te­rís­ti­cas de aguas muy man­sas, ca­si de la­gu­na, y mu­cha ve­ge­ta­ción acuá­ti­ca de al­gas y jun­cos. Es­to les ofre­ce a las tru­chas un in­me­jo­ra­ble lu­gar de ali­men­ta­ción y per­ma­nen­cia.

Pa­ra lle­gar a la zo­na más al­ta del Pue­lo e in­ten­tar en los pes­que­ros más ale­ja­dos, con­ta­mos con el apo­yo de Jo­vino Mar­tí­nez y su es­po­sa Pau­li­na quie­nes, río arri­ba, nos abrie­ron las puer­tas de su ca­sa y ofre­cie­ron co­bi­jo y al­muer­zo en una jor­na­da desa­pa­ci­ble de llu­via, lo que nos

per­mi­tió re­cu­pe­rar ener­gías pa­ra se­guir pes­can­do por la tar­de y ade­más vi­vir con ellos y los guías Cris­tian Mellado y Co­lo­lo, gra­tos mo­men­tos de dis­ten­sión y ca­ma­ra­de­ría jun­to a to­do el gru­po de pes­ca que éra­mos. As­pec­tos que ha­cen a una pla­cen­te­ra sa­li­da. No to­do es atra­par pe­ces; cap­tu­rar vi­ven­cias, ex­pe­rien­cias, char­las y mo­men­tos es tan gra­ti­fi­can­te y en­ri­que­ce­dor co­mo el con­tac­to con las es­ca­mas.

La con­fluen­cia

Otro buen lu­gar es la con­fluen­cia del Man­so con el Pue­lo, don­de tam­bién se pue­de va­dear. Re­mon­tan­do el Man­so –un río de aguas in­creí­ble­men­te lim­pias– hay mu­chas co­rre­de­ras don­de ac­tuar con nin­fas, co­mo Kauf­man Sto­ne, Coo­per John, Prin­ce, Ha­re’s Ear y otras, con bue­nas chan­ces. Ade­más, en de­ter­mi­na­dos lu­ga­res se for­man des­bor­des y pe­que­ños ca­na­les que co­rren pa­ra­le­los al cau­ce prin­ci­pal en­tre sau­ces y ve­ge­ta­ción cos­te­ra y que, a pe­sar de no ser de gran­des di­men­sio­nes, al­ber­gan tru­chas de bue­na ca­te­go­ría pa­ra in­ten­tar con equi­pos más li­via­nos – co­mo un #4 o #5– y mos­cas se­cas. O in­clu­so pa­ra ju­gar a dos pun­tas con la téc­ni­ca del drop­per, es de­cir con una mos­ca se­ca gran­de que pue­de ser de foam co­mo una Cher­nobyl Ant, una Fat Al­bert o un Grass­hop­per, y el agre­ga­do de una nin­fa las­tra­da vin­cu­la­da con un tip­pet 4X de dos pies de lar­go. Así lo­gra­mos con Clau­dio y Zoi­lo vi­vir a ye­rros y cla­va­das una de las me­jo­res tar­des de pes­ca, a tru­cha vis­ta y vien­do su­bir ma­rro­nes y ar­co iris de has­ta un ki­lo y me­dio a nues­tras imi­ta­cio­nes. En un apa­sio­nan­te jue­go de se­duc­cio­nes y desai­res que nos hi­zo ol­vi­dar que ya era ho­ra de re­gre­sar al lod­ge an­tes de que se apa­ga­ran las úl­ti­mas lu­ces del día.

Se­du­cir y cap­tu­rar tru­chas es, y se­gui­rá sien­do, apa­sio­nan­te pa­ra pes­ca­do­res de­por­ti­vos de to­do el es­pec­tro y, con el co­rrer del tiem­po, se lle­ga a com­pren­der que tal vez no sea uno el que las atra­pa, sino que son ellas las que nos tie­nen cau­ti­vos y rehe­nes de una pa­sión an­ces­tral, tan sa­na có­mo adic­ti­va, con la di­fe­ren­cia de que no­so­tros las sol­ta­mos. Ellas, de­fi­ni­ti­va­men­te, no.

Rufino Ju­ra­do ali­men­tan­do le­cho­nes y to­do el gru­po brin­dan­do en lo de Jo­vino y Pau­li­na.

Pic­cino y una per­ca. Arri­ba der: es­ce­nas de una cap­tu­ra des­de la ori­lla. De­re­cha: Zoi­lo y otra gran per­ca.

El mo­men­to más es­pe­ra­do: a pun­to de izar una tru­cha cer­ca de la bo­ca del Ma­llín.

El otro mo­men­to es­pe­ra­do: un al­to en la jor­na­da pa­ra una pi­ca­da y re­po­ner ener­gías.

Clau­dio y Zoi­lo con una ar­co iris de la­go en el Ta­gua Ta­gua. De­re­cha: el au­tor con una ma­rrón en el co­po. Aba­jo: Mí­ti­co Lod­ge.

Tru­cha ma­rrón cap­tu­ra­da en aguas del Pue­lo a la al­tu­ra de la Is­la Ja­ba­lí. Der.: ar­co iris al co­men­zar la jor­na­da par­tien­do del Mí­ti­co Lod­ge, to­da una pre­mo­ni­ción de lo que se­ría el día de pes­ca.

Clau­dio con uno de los sal­mo­nes en­ce­rra­dos del Pue­lo. Aba­jo izq.: ar­co iris del Man­so cap­tu­ra­da con mos­ca se­ca. Aba­jo der.: pes­can­do a tru­cha vis­ta en los des­bor­des del Man­so.

Ha­bi­ta­ción del Mí­ti­co Lod­ge.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.