Tri­lo­gía de pi­cos

Nie­ves de las mon­ta­ñas de Mé­xi­co es­ca­la­das en oto­ño apor­tan una vi­sión di­fe­ren­te de la tie­rra que ha­bi­ta­ron az­te­cas y ma­yas. Per­so­nas y pai­sa­jes di­fí­ci­les de de­jar.

Weekend - - AVENTURA - Tex­tos y fo­tos: SE­BAS­TIAN GO­ÑI

Unos me­ses an­tes de co­men­zar és­te via­je, en Bue­nos Ai­res me to­pé con una re­vis­ta que ha­bla­ba so­bre mon­ta­ñis­mo en Mé­xi­co. Es así co­mo fui pro­fun­di­zan­do en el te­ma y me en­te­ré de que las po­si­bi­li­da­des de as­cen­sos eran muy va­ria­das y desafian­tes. De esa ma­ne­ra, mi pa­so por ese país iba a focalizarse en al­gu­nos desafíos de al­tu­ra.

Tras al­gu­na que otra in­da­ga­ción so­bre prog ra mas de mon­ta­ña, me de­ci­dí por uno que apun­ta­ba a ha­cer tres pi­cos en el tér­mino de nue­ve días, co­sa que yo ex­ten­dí de­bi­do a que mi tiem­po en Mé­xi­co era hol­ga­do. El pro­gra­ma apun­ta­ba a as­cen­der el Ne­va­do de To­lu­ca (4.700 m), el Iz­tac­cihuatl (5.200 m) y, fi­nal­men­te, el Pi­co de Ori­za­ba, el pun­to más ele­va­do del país, con unos 5.700 me­tros de al­tu­ra.

Al prin­ci­pio me cos­ta­ba mu­cho entender có­mo iba a ha­cer tres pi­cos ele­va­dos en tan cor­to tiem­po, y te­nien­do en cuen­ta que es­ta­ban se­pa­ra­dos por dis­tan­cias res­pe­ta­bles en­tre sí. R ápi­da­ment e ent end í que ca­da pi­co iba a to­mar un d ía y med io o dos y que, en­tre uno y otro, ha­bría tras­la­dos de una mon­ta­ña a otra y no­ches en re­fu­gios y ho­te­les. Un for­ma­to muy dis­tin­to al que nor­mal­men­te es­ta­mos ha­bi­tua­dos en la Ar­gen­ti­na. Pe­ro, sin du­dar­lo, me apun­té en esa con­quis­ta de los pi­cos más ele­va­dos.

As­cen­so di­fí­cil

Des­pués de una no­che en un re­fu­gio muy ci­vi­li­za­do, el Ne­va­do de To­lu­ca fue un pa­seo de unas cin­co ho­ras en un lu­gar de es­car­pa­dos pi­cos de pie­dra y una so­ña­da la­gu­na tur­que­sa. Es­te pri­mer desafío sir­vió pa­ra en­tre­nar un po­co y, por so­bre to­do, ir acli­ma­tán­do­me. Una vez aba­jo nos di­ri­gi­mos a Cho­lu­la, don­de pa­sa­ría la no­che pa­ra en­ca­rar el Iz­tac­cihuatl al día si­guien­te. Hi­ci­mos no­che en un re­fu­gio y arran­ca­mos a ca­mi­nar a las tres de la ma­ña­na. Pa­ra las 12 del me­dio­día ha­bía­mos al­can­za­do la cum­bre (5.200 m.). El as­cen­so fue muy du­ro y la can­ti­dad de nie­ve a par­tir de los 5.000 me­tros hi­zo más di­fí­cil el avan­ce.

Des­pués de es­te desafío bas­tan­te ar­duo, de­ci­dí to­mar­me un par de días ex­tra en­tre Cho­lu­la y Puebla pa­ra re­co­rrer y co­no­cer. Y, con­for­me se acer­ca­ba la fe­cha pa­ra el úl­ti­mo as­cen­so, me to­mé dos días más pa­ra acam­par en la ba­se del Ori­za­ba con mi cam­per y, de es­ta ma­ne­ra, men­ta­li­zar­me y acli­ma­tar pa­ra el úl­ti­mo pi­co que pro­me­tía ser bas­tan­te ás­pe­ro.

Tras la no­che en el re­fu­gio, par­ti­mos a las 2 am en un vehícu­lo to­do te­rreno por hue­llas im­po­si­bles de tran­si­tar has­ta

el pun­to dón­de em­pe­zá­ba­mos a ca­mi­nar. A pa­so fir­me y pau­sa­do fui­mos en­ca­ran­do es­te gi­gan­te. La sa­li­da del sol ali­vió las gé­li­das tem­pe­ra­tu­ras de la no­che y dio luz a un pai­sa­je im­po­nen­te don­de se po­dían apre­ciar otros vol­ca­nes, pue­bli­tos y le­ja­nas ciu­da­des. Pa­ra las 10 de la ma­ña­na nos en­con­trá­ba­mos a unos 5.400 me­tros y la nie­ve al­re­de­dor se ha­bía con­ver­ti­do en hie­lo. Con­for­me subía­mos, las man­chas de nie­ve eran me­nos y las ma­sas de hie­lo uni­for­mes lo cu­brían to­do. En ese mo­men­to, el guía su­gi­rió no se­guir de­bi­do a que no es­tá­ba­mos equi­pa­dos pa­ra en­ca­rar tan­to hie­lo y era cre­cien­te el pe­li­gro de una caí­da. Aun­que un po­co frus­tra­do, es­tu­ve de acuer­do con la de­ci­sión y co­men­za­mos un des­cen­so muy pau­sa­do.

Ac­ci­den­te con suer­te

Es aquí don­de el Ori­za­ba me re­cor­dó que to­das las pre­cau­cio- nes no son su­fi­cien­tes y don­de la con­cen­tra­ción no de­be per­der­se nun­ca. Fue así que, en un cam­bio de di­rec­ción en el des­cen­so, su­frí un pe­que­ño des­liz con el ta­lón de mi gram­pón y ya no pu­de aco­mo­dar el cuer­po pa­ra fre­nar­me con el pio­let en la su­per­fi­cie he­la­da. Có­mo mu­ñe­co de tra­po, sin po­der aco­mo­dar­me por la ve­lo­ci­dad y los con­tí­nuos so­bre­sal­tos del te­rreno, caí por unos 300 me­tros has­ta un va­lle que cos­tea­ba las ro­cas y que, de­bi­do al es­pe­sor de

la nie­ve, me fue fre­nan­do pro­gre­si­va­men­te. Des­pués de sa­ber­me en una pie­za, sin ro­tu­ras apa­ren­tes pe­ro bas­tan­te ma­gu­lla­do, en­ten­dí que al­go me ha­bía cui­da­do en ese día par­ti­cu­lar.

Ro­dan­do en tie­rras az­te­cas

En­tré a Mé­xi­co por Ti­jua­na y de ahí re­co­rrí bue­na par­te de Ba­ja Ca­li­for­nia, don­de acam­pé en pla­yas pa­ra­di­sía­cas y po­co vi­si­ta­das. Tu­ve la po­si­bi­li­dad de na­dar al la­do de los ti­bu­ro­nes ba­lle­na y de ha­cer unas bue­nas se­sio­nes de snor­ke­ling.

Des­de La Paz (Ba­ja Ca­li­for­nia Sur) cru­cé en ferry a Ma­zatlán y, de ahí, al epi­cen­tro de los pi­cos más ele­va­dos: Puebla, ciu­dad de mil en­can­tos cu­yo cas­co his­tó­ri­co fue nom­bra­do Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad.

Cer­ca de Puebla vi­si­té las pi­rá­mi­des de Can­to­na y al­gu­nos de los de­no­mi­na­dos Pue­blos Má­gi­cos, co­mo Te­poztlán, Cuet­za­lán y Chig­naua­pan. Lo­ca­li­da­des con his­to­ria, ex­ce­len­te gas­tro­no­mía y un en­can­to úni­co.

De Puebla me fui a Oa­xa­ca pa­ra pa­sar el Día de Muer­tos. Una ma­si­va ce­le­bra­ción a ni­vel na­cio­nal que per­mi­te apre­ciar las raí­ces y creen­cias de Mé­xi­co en pro­fun­di­dad a tra­vés de inol­vi­da­bles fes­te­jos lle­nos de co­lor, ale­gría y re­co­gi­mien­to por el recuer­do de los que ya no es­tán.

Ce­rran­do mi pa­so por es­te país, re­co­rrí bue­na par­te del Pa­cí­fi­co des­de Puer­to Es­con­di­do has­ta la fron­te­ra con Gua­te­ma­la, pa­ran­do en una se­rie de pe­que­ños pue­blos pes­que­ros muy aco­ge­do­res.

Al cru­zar de los Es­ta­dos Uni­dos a Mé­xi­co te­nía cier­to ni­vel de desa­so­sie­go. Los es­ta­dou­ni­den­ses, con su paranoia so­bre la in­se­gu­ri­dad (fue­ra de sus fron­te­ras), fue­ron ins­ta­lan­do la idea de que cru­zar era una lo­cu­ra. Por su­pues­to que nom­brar paí­ses co­mo El Sal­va­dor, Hon­du­ras y Nicaragua era de­men­cial, ni si­quie­ra hu­bie­sen po­di­do ubi­car­los en el ma­pa. En fin… Mi preo­cu­pa­ción ini­cial fue de­cre­cien­do con­for­me iba re­co­rrien­do el país. Nun­ca de­jé de to­mar los re­cau­dos bá­si­cos pa­ra la se­gu­ri­dad. Ru­tas tran­si­ta­das y pa­gas de ser po­si­ble, siem­pre via­jan­do de día.

Fi­nal­men­te, me fue muy di­fí­cil aban­do­nar el país y pos­ter­gué la sa­li­da en reite­ra­das oca­sio­nes. Tan­to los lu­ga­res vi­si­ta­dos co­mo sus ha­bi­ta­nes con­vir­tie­ron a es­te te­rri­to­rio en mi se­gun­do ho­gar.

Iz­quier­da: vis­ta del Po­po­ca­te­petl humean­do des­de el Iz­tac­cihuatl. Cen­tro: re­co­rrien­do el gla­ciar de Iz­tac­cihuatl. Arri­ba: as­cen­so em­pi­na­do en Pi­co de Ori­za­ba.

Ma­jes­tuo­so: si­tio ar­queo­ló­gi­co de Can­to­na, ubi­ca­do a una ho­ra de Puebla.

Par­ti­cu­lar cam­pa­men­to ba­se en el Pi­co de Ori­za­ba, des­de don­de po­día me­dir el gran desafío que te­nía por de­lan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.