Man­da­mien­tos de tem­po­ra­da

Do­ce cla­ves pa­ra lle­gar en for­ma al 1º de Ma­yo y pa­ra no fa­llar en nues­tros in­ten­tos en el cam­po. Ejer­ci­ta­ción per­so­nal y del pe­rro. Víncu­los, hi­dra­ta­ción y pun­te­ría.

Weekend - - CAZA - Tex­tos: HO­RA­CIO GA­LLO. Fo­tos: CEDOC

Cuan­do fal­ta po­co pa­ra que co­mien­ce nues­tra tan es­pe­ra­da tem­po­ra­da, la an­sie­dad nos pue­de. Por eso, pa­ra ma­ti­zar­la, va­mos a re­pa­sar 12 cla­ves que los ave­za­dos se­gu­ra­men­te sa­be­mos pe­ro que no vie­nen na­da mal pa­ra quie­nes se ini­cian. 1Ho­ra­rio

re­co­men­da­do pa­ra par­tir: lo ideal es lle­gar el día an­te­rior a la ca­ce­ría y alo­jar­se en un ho­tel o en el mis­mo cam­po pa­ra es­tar des­can­sa­do. De no po­der ha­cer­lo, lle­gar tem­prano pa­ra aco­mo­dar to­do y or­ga­ni­zar la sa­li­da. 2Sa­li­da

al cam­po: el ho­ra­rio de­pen­de­rá esen­cial­men­te del cli­ma. Si es frío y ne­bli­no­so, des­pués de las 10/11, por­que con he­la­das las per­di­ces no ca­mi­nan, no hay ema­na­cio­nes y son di­fí­ci­les de de­tec­tar con o sin pe­rro. Con cli­ma se­co y ca­lu­ro­so, a las 9 de la ma­ña­na sue­le es­tar bien. Re­cor­dar hi­dra­tar­nos no­so­tros y al pe­rro. 3 Có­mo ma­ne­jar­se si se sa­le con/sin pe­rro: ca­zar sin pe­rro exi­ge ma­yor con­cen­tra­ción. La for­ma de re­co­rrer un cua­dro es en un zig-zag cons­tan­te, de no más de 25/30 m por la­do y, de ser dos ca­za­do­res, a 30 m uno de otro. Es­ta es la for­ma de ba­rrer la ma­yor can­ti­dad de te­rreno. 4Ve­lo­ci­dad

de la caminata: de­be ser ágil, vi­vaz y en con­tra del vien­to pa­ra te­ner más po­si­bi­li­da­des de una de­tec­ción tar­día (con la pre­sa más cer­ca nues­tro). Coor­di­nar los gi­ros con el com- pa­ñe­ro pa­ra que sean pre­ci­sos y no de­jar te­rreno por cu­brir. Hay otra téc­ni­ca que se apli­ca pa­ra dos ca­za­do­res y que con­sis­te en lle­var en­tre ellos una so­gui­ta de la me­di­da de la se­pa­ra­ción, con una la­ta de du­raz­nos des­fon­da­da que se co­lo­ca co­mo ani­llo en el me­dio de la so­ga; así se ba­rre el es­pa­cio en­tre ellos en un te­rreno sin ar­bus­tos al­tos. 5Apun­tar:

an­tes de dis­pa­rar, dar­se tiem­po pa­ra que la dis­tan­cia y el ta­ma­ño de la ro­sa de mu­ni­cio­nes sea la ideal, a fin de aba­tir sin da­ñar. Lue­go re­sul­ta fun­da­men­tal ubi­car don­de ca­yó la pre­sa: en­fo­car, bus­car una r re­fe­ren­cia to­po­grá­fi­ca o ar­bus­to y tra­tar de no dis­traer­se en el ca­mino. Re­car­gar la es­co­pe­ta p pe­ro, si no te­ne­mos de­bi­da­men- te iden­ti­fi­ca­do adónde ca­yó la pri­me­ra per­diz, no dis­pa­rar en el ca­mino a pe­sar de que sal­ga otra, por­que a ve­ces lo que se lo­gra es per­der­las a am­bas. Por es­ta ra­zón hay que desa­rro­llar una ac­ti­tud de pe­rro y ca­za­dor a la vez. 6Sin

pe­rro: en ca­so de ca­zar sin can, es­tu­diar en qué zo­na se desen­vuel­ve ca­da es­pe­cie, qué co­me y –fun­da­men­tal­men­te– có­mo es su arran­que. Aquí se pre­sen­ta una di­co­to­mía: hay que ser rá­pi­do y a la vez cal­ma­do. Importante: un par de me­ses an­tes de co­men­zar la tem­po­ra­da, ca­mi­nar y ejer­ci­tar­se, por­que los días de ca­ce­ría son du­ros, con mu­cha adre­na­li­na y es­fuer­zo fí­si­co al tran­si­tar so­bre te­rre­nos des­pa­re­jos o sal­tar alam­bra­dos. Ca­zar con pe­rro re­quie­re no só­lo de pre­pa­rar nues­tro cuer­po,

Las zo­nas ha­bi­li­ta­das de ca­za sue­len co­no­cer­se so­bre la fe­cha de aper­tu­ra pe­ro hay que es­tu­diar­las des­de an­tes pa­ra sa­ber có­mo es­tán los pas­ti­za­les.

sino tam­bién el de la mas­co­ta un par de me­ses an­tes. De­pen­dien­do de la tem­pe­ra­tu­ra, se de­be­rá sa­car­lo a cam­pos cer­ca­nos en re­co­rri­dos de 30/45 mi­nu­tos, con­tro­lan­do de hi­dra­tar­lo con­ve­nien­te­men­te. De no ser po­si­ble, ha­cer ca­mi­na­tas por la ciu­dad de una ho­ra. He vis­to pe­rros des­ma­yar­se por el es­fuer­zo, ya que es­tán en lu­ga­res re­du­ci­dos du­ran­te el año y re­cién sa­len al cam­po al ini­cio de la tem­po­ra­da. El pe­rro tie­ne una en­tre­ga to­tal pa­ra su due­ño y no mi­de el es­fuer­zo, so­mos no­so­tros los que de­be­mos con­tro­lar su an­sie­dad y adre­na­li­na du­ran­te la ca­ce­ría. 7Pri­me­ra sa­li­da: en ge­ne­ral, en su pri­mer día, el pe­rro es­ta­rá al­go im­pre­ci­so. Ha­brá que de­jar­lo li­bre pa­ra que co­rra un po­co y ba­je su an­sie­dad. Lue­go, se­guir sus mar­cas, aca­ri­ciar­lo y fe­li­ci­tar­lo cuan­do ha­ga su tra­ba­jo co­rrec­ta­men­te. Lle­var­lo siem­pre de­bi­da­men­te iden­ti­fi­ca­do con una cha­pi­ta en su co­llar pa­ra el ca­so de que se ex­tra­víe. 8Se­gu­ri­dad: cuan­do se sa­le con otro ca­za­dor, de­ben pri­mar los cui­da­dos. Ca­da uno só­lo ti­ra ha­cia ade­lan­te y so­bre el la­do opues­to al que se en­cuen­tra su com­pa­ñe­ro. 9 ¿Cuán­to pue­de du­rar la jor­na­da de ca­za? De­pen­de de la edad, el es­ta­do del ca­za­dor y la can­ti­dad de ejem­pla­res en el te­rreno. Por lo ge­ne­ral, va­ría en­tre 1, 2 o 3 ho­ras a la ma­ña­na y otro tan­to a la tar­de. 10 Equi­po re­co­men­da­do: cha­le­co de ca­za con por­ta pre­sas, co­go­te­ra o per­di­ce­ra. Ves­ti­men­ta ade­cua­da que abri­gue y brin­de li­ber­tad de mo­vi­mien­tos, som­bre­ro o go­rro, car­tu­chos, bo­te­lli­ta con agua, co­mes­ti­bles (ba­rras de ce­rea­les o ca­ra­me­los), una pe­que­ña navaja, lin­ter­na de led, bol­sa de plás­ti­co ti­po re­si­duos, guan­tes, an­te­ojos de sol po­la­ri­za­dos y re­pe­len­te de mos­qui­tos. 11 Prác­ti­ca en las pe­da­nas: la po­si­bi­li­dad de en­tre­nar en una pe­da­na de ti­ro al vue­lo es fun­da­men­tal pa­ra la ac­ti­vi­dad y re­dun­da en un buen re­sul­ta­do de la ca­ce­ría. Los tiem­pos han cam­bia­do las cos­tum­bres y la idio­sin­cra­sia, hoy es­ta­mos más a nsio­sos de reac­cio­nes ins­tan­tá­neas. Nues­tros pa­dres te­nían más ca­pa­ci­dad pa­ra sa­ber es­pe­rar y de­ja­ban vo­lar a la pre­sa; apro­ve­cha­ban la ro­sa del car­tu­cho en su má­xi­ma ex­pre­sión. Hoy te­ne­mos me­jo­res mu­ni­cio­nes y a rmas, ma­yor tec­no­lo­gía, pe­ro he­mos per­di­do un po­co la ca­pa­ci­dad na­tu­ral de ser ca­za­dor. De­be­mos co­no­cer el te­rreno don­de hay ma­yor can­ti­dad de pre­sas, el ar­ma, el pe­rro y sa­ber cuán­do su es­fuer­zo de­be ser con­te­ni­do pa­ra que no su­fra. Pa­ra dar­nos tiem­po es ne­ce­sa­rio prac­ti­car, sa­ber adónde apun­tar, có­mo ade­lan­tar, có­mo te­ner un swing ade­cua­do y no ol­vi­dar­se de que, cuan­do se prac­ti­ca ca­ce­ría con es­co­pe­ta, no se apun­ta adon­de es­tá la pre­sa sino adon­de va a es­tar cuan­do lle­guen los per­di­go­nes. Esa di­fe­ren­cia se co­no­ce ti­ran­do en una pe­da­na. 12 Acei­tar las tran­que­ras: co­mo ca­za­do­res, de­be­mos te­ner cam­pos adon­de ir. Allí nos atien­den sus mo­ra­do­res, en su in­men­sa ma­yo­ría gen­te sim­ple, afec­tuo­sa y siem­pre dis­pues­ta a dis­fru­tar de la com­pa­ñía. De­be­mos o man­te­ner ese víncu­lo du­ran­te to­do el año. Con la tec­no­lo­gía y yl las re­des so­cia­les es más fá­cil. Ha­gá­mos­los Ha sen­tir que los te­ne­mos mo pre­sen­tes, que son im­por­tan­tes du­ran­te to­do el año, no só­lo los tres me­ses de ca­ce­ría. Y, si no te­ne­mos có­mo co­mu­ni­car­nos, pa­se­mos de vez en cuan­do a sa­lu­dar. Ten­der la­zos de amis­tad es­tá en la esen­cia del ca­za­dor, por­que a par­tir de ellos sur­gi­rán nue­vos cam­pos pa­ra vi­si­tar las pró­xi­mas tem­po­ra­das.

Nun­ca sa­lir sin el per­mi­so de ca­za ni los pa­pe­les de las ar­mas. Den­tro del cu­po, la can­ti­dad ideal es la que pue­de co­ci­nar­se pa­ra uno y pa­ra los ami­gos.

Es­tre­char la­zos con pues­te­ros y cam­pe­si­nos du­ran­te to­do el año. No solo du­ran­te los tres me­ses que du­ra la tem­po­ra­da.

Es pro­ba­ble que, en las pri­me­ras sa­li­das, el pe­rro se mues­tre im­pre­ci­so en las mar­cas. Pa­ra no fa­llar, es fun­da­men­tal en­tre­nar en pe­da­na. Per­mi­sos de ca­za, ad­qui­rir­los siem­pre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.