Re­man­do en el pa­raí­so.

Avis­ta­je de aves y pai­sa­jes de otro mun­do, com­bi­na­dos con ejer­ci­cio, en es­ta ex­pe­di­ción acuá­ti­ca de una jor­na­da.

Weekend - - CONTENIDO - Por Na­ta­lia Ber­gag­na.

Avis­ta­je de her­mo­sos pai­sa­jes y aves, que pa­re­cen sa­ca­dos de otro mun­do. Una jor­na­da es­pec­ta­cu­lar de ex­pe­di­ción acuá­ti­ca com­bi­na­da con ejer­ci­cios.

El pro­nós­ti­co anun­cia­ba buen tiem­po. Sol por la ma­ña­na, con un vien­to de 10 km/h y una tem­pe­ra­tu­ra que no su­pe­raría los 30 ºC. Un día ideal pa­ra una sa­li­da en ka­yaks de tra­ve­sía, así que no ha­bía du­das de que se­ría una jor­na­da inol­vi­da­ble pa­ra los que iban en bus­ca de un día re­la­ja­do, des­ti­na­do a des­cu­brir des­de el ka­yak vis­tas im­pen­sa­das y mu­cho más cer­ca­nas de lo que uno pue­de ima­gi­nar­se: des­de aves tí­pi­cas a ce­rros ta­pi­za­dos de ver­de que caen a pi­que so­bre el la­go.

Cuan­do se na­ve­ga en las cer­ca­nías de Ba­ri­lo­che, pri­ma la sen­sa­ción de es­tar en me­dio de la na­da y tan cer­ca de la flo­ra y fau­na que los gru­pos de ami­gos se ani­man a re­mar en bus­ca de aven­tu­ras, pa­ra co­nec­tar­se con el en­torno y con sus ha­bi­li­da­des, ya que to­dos ter­mi­nan apren­dien­do a re­mar, con una téc­ni­ca pa­ra can­sar­se me­nos y lle­gar a lu­ga­res in­hós­pi­tos y siem­pre es­pe­cia­les.

Rumbo al bra­zo Tris­te­za

A ndy, el g uía, es el enca rga­do de ha­cer tan me­mo­ra­ble la exur­sión al Bra­zo Tris­te­za, que co­mien­za con un re­co­rri­do que bor­dea al im­po­nen­te la­go Nahuel Hua­pi, has­ta lle­gar a la en­tra­da del Cir­cui­to Chi­co, pa­san­do por el des­lum­bran­te Pun­to Pa­no­rá­mi­co, des­de don­de se apre­cia el le­gen­da­rio ho­tel Llao Llao y Puer­to Pañuelo, has­ta in­gre­sar en el Par­que Mu­ni­ci­pal Llao Llao, don­de co­mien­za la ver­da­de­ra aven­tu­ra.

En la costa de Bahía Ló­pez, y cus­to­dia­dos por el ce­rro ho­mó­ni­mo, ba­ja­mos los ka­yaks y car­gar­mos las pro­vi­sio­nes a bor­do, mien­tras guar­da­mos las per­te­nen­cias en bol­sas se­cas. Ba­jo la su­per­vi­sión del guía, que con­tro­la que los salvavidas es­tén bien re­gu­la­dos, y sin cam­pe­ras de ka­yak, me­dias de neo­pre­ne ni ma­no­plas por­que el cli­ma es­ta­ba per­fec­to, un cie­lo des­pe­ja­do y una le­ve bri­sa in­di­ca­ban que el pro­nós­ti­co ha­bía si­do

exac­to. Lo me­jor es­ta­ba por ve­nir.

Lue­go de la lec­ción teó­ri­ca, con la téc­ni­ca bá­si­ca de re­ma­da y las nor­mas de se­gu­ri­dad, nos aco­mo­da­mos en el ka­yak do­ble, de unos seis me­tros de es­lo­ra y un sis­te­ma de ti­món que ha­ce mu­cho más ami­ga­ble su do­mi­nio.

Rea­li­za­dos to­dos los con­tro­les en el equi­pa­mien­to, zar­pa­mos rumbo al Bra­zo Tris­te­za, uno de los sec­to­res más inex­plo­ra­dos del par­que, si­tua­do al sud­oes­te del la­go, ro­dea­do por abrup­tas mon­ta­ñas y em­pi­na­das cas­ca­das.

Des­de allí, y a lo le­jos, ob­ser­va­mos la is­la Cen­ti­ne­la, don­de ya- cen los res­tos del pio­ne­ro Pe­ri­to Fran­cis­co P. Mo­reno, a quien le de­be­mos la pre­ser­va­ción de es­ta zo­na. Tam­bién apre­cia­mos los im­pac­tan­tes ce­rros Ca­pi­lla y Ló­pez, ade­más de otras mon­ta­ñas de la pre­cor­di­lle­ra an­di­na.

Des­fi­la­ban an­te nues­tros ojos hi­le­ras de vie­jos coihues que som­brea­ba n la costa y, más allá, se adi­vi­na­ban bos­ques de ci­pre­ses, ele­gan­tes guar­dia­nes de la mon­ta­ña. Re­ma­mos en es­ta pri­me­ra eta­pa unas dos ho­ras, du­ran­te las cua­les con­su­mi­mos al­gu­nos snacks energéticos.

Di­mos la vuel­ta rumbo al arro-

yo An­gos­tu­ra, que une al la­go con el Mo­reno Oes­te, pa­ra ver otra ca­ra del ma­jes­tuo­so ce­rro Ló­pez, ade­más del ce­rro Be­lla Vis­ta y el ce­rri­to Llao Llao. A par­tir de allí, ro­dea­mos la Is­la de los Co­ne­jos has­ta en­con­trar una pla­ya que se pres­ta­se pa­ra ha­cer un al­to y re­cu­pe­rar ener­gías.

De­sem­bar­ca­mos y apro­ve­cha­mos pa­ra ca­mi­nar un po­co por la costa mien­tras el guía in­for­ma­ba so­bre la na­tu­ra­le­za del lu­gar. Una ban­da­da de ban­du­rrias nos so­bre­vo­la­ba des­de ha­cía un ra­to, con sus tí­pi­cos graz­ni­dos y sus pi­cos lar­gos co­mo agu­jas. En la zo­na vi­mos ni­dos de hua­las o ma­cáes, esos pa­tos que anidan so­bre los jun­cos de la costa del la­go.

Lue­go del des­can­so y de un su­cu­len­to pic­nic mien­tras dis­fru­tá­ba­mos de esa in­creí­ble sen­sa­ción de paz que só­lo se ex­pe­ri­men­ta en me­dio de la na­tu­ra­le­za, re­to­ma­mos la tra­ve­sía re­man­do ha­cia el Llao Llao, que cos­tea­mos a lo lar­go, cus­to­dia­dos es­ta vez por la som­bra de hi­le­ras de arra­ya­nes.

La aven­tu­ra iba lle­gan­do a su fin. Con el im­po­nen­te ce­rro Tro­na­dor de fon­do, re­gre­sa­mos al pun­to de par­ti­da. Era inevi­ta­ble ha­blar de la ex­pe­rien­cia com­par­ti­da: los pai­sa­jes for­mi­da­bles, las aves que can­ta­ron só­lo pa­ra no­so­tros y las dis­tin­tas fra­gan­cias de una flo­ra tan va­ria­da co­mo ar­mo­nio­sa. Cues­ta de­jar tan­ta be­lle­za atrás. La me­jor ma­ne­ra de vi­vir la Pa­ta­go­nia con to­dos los sen­ti­dos.

Ca­si una pos­tal, con la cas­ca­da que cae so­bre el Bra­zo Tris­te­za de fon­do. Aba­jo: pre­pa­ran­do to­do el equi­po pa­ra par­tir ca­mino a ro­dear la Is­la de los Co­ne­jos.

Al de­jar el Nahuel Hua­pi el agua se man­tie­ne cris­ta­li­na. De­re­cha: in­creí­ble sa­li­da rumbo al arro­yo An­gos­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.