Más pa­ra des­cu­brir.

Pun­to de en­tra­da a un mun­do de ma­ra­vi­llas, es un des­tino ideal pa­ra los via­je­ros con es­pí­ri­tu de ex­plo­ra­do­res. A las ac­ti­vi­da­des clá­si­cas, su­ma nue­vas pro­pues­tas de aven­tu­ra por tie­rra y agua.

Weekend - - CONTENIDO - Por Fe­de­ri­co Svec.

Puer­to Madryn es un pun­to de en­tra­da a un mun­do de ma­ra­vi­llas, un des­tino ideal pa­ra los via­je­ros con es­pí­ri­tu de ex­plo­ra­do­res. A las ac­ti­vi­da­des clá­si­cas se su­man nue­vas e in­tere­san­tes pro­pues­tas de aven­tu­ra por tie­rra y agua.

Co­mo en un fi­nal de pe­lí­cu­la per­fec­to, so­bre un mar cal­mo, la ba­lle­na na­da ha­cia el sol en el atar­de­cer. Es el fin de un ci­clo na­tu­ral y de tem­po­ra­da pa­ra uno de los gran­des atrac­ti­vos de Puer­to Madryn y la Co­mar­ca de Pe­nín­su­la Val­dés. Esa es­ce­na pu­de vi­vir­la en mi úl­ti­mo via­je, a fi­nes de no­viem­bre, cuan­do lle­gué a es­ta re­gión de la Pa­ta­go­nia pa­ra ver los nue­vos atrac­ti­vos que se pre­sen­tan en la tem­po­ra­da de ve­rano. Lo bueno es que la lo­ca­li­dad siem­pre se re­nue­va, las ac­ti­vi­da­des que ya son un clá­si­co ofre­cen al­ter­na­ti­vas pa­ra me­jo­rar la ex­pe­rien­cia y hay pro­pues­tas que se agre­gan.

Por un la­do es­tá to­do lo que tie­ne que ver con el tu­ris­mo de na­tu­ra­le­za o eco­tu­ris­mo, don­de Madryn, es sin du­das, uno de los me­jo­res lu­ga­res del mun­do pa­ra ver es­pe­cies ani­ma­les en su há­bi­tat na­tu­ral. Las ba­lle­nas fran­cas aus­tra­les nos di­cen has­ta pron­to pe­ro lle­ga el mo­men­to de los pin­güi­nos, delfines, or­cas, lo­bos y ele­fan­tes ma­ri­nos.

Tam­bién en Tre­lew

Por otro la­do es­tá el tu­ris­mo ac­ti­vo, pa­ra los via­je­ros que quie­ran vi­vir ex­pe­rien­cias so­bre y ba­jo la su­per­fi­cie del mar, sus pla­yas o la sin­gu­lar estepa pa­ta­gó­ni­ca.

Los vue­los de Ae­ro­lí­neas Ar­gen­ti­nas ate­rri­zan en Tre­lew, a unos 62 km de Puer­to Madryn, así que hay que apro­ve­char pa­ra dar­se una vuel­ta por el MEF o, si quie­ren el nom­bre com­ple­to, el Mu­seo Pa­leon­to­ló­gi­co Egi­dio Fe­ru­glio. Es un mu­seo di­fe­ren­te y el más importante de Su­da­mé­ri­ca en su ti­po. Po­dría­mos de­cir que se tra­ta de un cen­tro de ac­ti­vi­da­des cien­tí­fi­cas con en­tre­te­ni­mien­to pa­ra to­da la fa­mi­lia. Siem­pre ofre­ce co­sas nue­vas so­bre el pa­sa­do, por­que sus in­ves­ti­ga­cio­nes pa­leon­to­ló­gi­cas es­tán en per­ma­nen­te avan­ce. En el au­di­tó­rium Ger­man So­pe­ña las

pro­yec­cio­nes de do­cu­men­ta­les de pri­mer ni­vel se ac­tu­li­zan y la sa­la de­di­ca­da a la Era Me­so­zoi­ca, la de los di­no­sau­rios, es la más importante y po­pu­lar de la en­ti­dad.

Las no­ches de la estepa

El día de mi lle­ga­da, el vien­to pa­ta­gó­ni­co mos­tró bas­tan­te de su po­der. El mar es­ta­ba en­cres­pa­do, lleno de cor­de­ri­tos, los blan­cos pe­na­chos de las olas. Así que ha­bía que ol­vi­dar­se de las ac­ti­vi­da­des en el agua, pe­ro era un día ideal pa­ra el over­lan­ding, las tra­ve­sías en vehícu­los de do­ble trac­ción que tie­nen un mo­de­lo em­ble­má­ti­co, el Land Ro­ver De­fen­der, que sir­ve pa­ra de­jar los ca­mi­nos de ri­pio y ha­cer fue­ra de pis­ta por las du­nas y las pla­yas. Así se pue­de lle­gar a zo­nas pri­vi­le­gia­das de Ce­rro Avan­za­do y, des­de va­rios pun­tos pa­no­rá­mi­cos, dis­fru­tar de im­pre­sio­nan­tes pai­sa­jes que aú­nan cie­lo, mar y estepa.

El pun­to de des­tino era la es­tan­cia San Gui­ller­mo, don­de ce­na­ría con el gru­po de via­je­ros. Pe­ro an­tes, Or­lan­do Cha­co Men­do­za nos in­tro­du­jo en en el mun­do de la es­qui­la de ove­jas y

Arri­ba: el ka­yak de mar se pue­de prac­ti­car tan­to en el Gol­fo San Jo­sé (al nor­te de Pe­nín­su­la Val­dés) co­mo en el Gol­fo Nue­vo. Cen­tro: una ten­den­cia fren­te a la costa de Puer­to Madryn es prac­ti­car stand up padd­le yo­ga. Aba­jo: la zo­na de Ce­rro Avan­za­do es ideal pa­ra el over­lan­ding y el trek­king.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.