Li­bre ofer­ta noc­tur­na.

Weekend - - CONTENIDO - Por Luis Fes­ta.

La di­fu­sión del uso de mi­ras te­les­có­pi­cas ha­ce que el ca­za­dor ya no ne­ce­si­te de la luz lu­nar pa­ra ver a su pre­sa. Em­pie­za una nue­va po­lé­mi­ca en torno a la po­si­ble mer­ma de ja­ba­líes.

Has­ta no ha­ce mu­cho tiem­po, la ca­za del ja­ba­lí con ar­ma de fue­go se li­mi­ta­ba al pe­río­do de luz lu­nar, pre­fe­ren­te­men­te tres o cua­tro días an­tes del ple­ni­lu­nio. Du­ran­te esa no­che y en los días pos­te­rio­res, se es­pa­cian el cre­púscu­lo y la sa­li­da de la lu­na, con el con­si­guien­te lap­so de os­cu­ri­dad de dos o tres ho­ras en los que pue­de ba­jar el pa­dri­llo. Pe­ro no lo ve­re­mos, só­lo oi­re­mos có­mo tri­tu­ra el maíz y lue­go el si­len­cio de su re­gre­so al mon­te. En esos días pre­vios a la lu­na lle­na, la luz so­lar que se apa­ga por el po­nien­te es re­em­pla­za­da por la lu­nar, así que se ca­za en­tre dos lu­ces: el áu­reo res­plan­dor so­lar que se des­va­ne­ce en­tre los cal­de­nes y el re­fle­jo ar­gen­to de la lu­na, alia­da del ca­za­dor. El res­to del mes, las pia­ras re­co­rren char­cos y con­su­men las ce­bas, li­bres del acecho del ca­za­dor, siem­pre que se en­cuen­tren le­jos de los cien­tos de jau­rías que de­pre­dan y ma­tan, sin elec­ción y con­si­de­ra­ción de gé­ne­ro o edad. Pe­ro ese es otro te­ma, po­lé­mi­co por de­más, co­mo el de es­ta no­ta.

Ade­más de la luz lu­nar, el ca­za­dor ne­ce­si­ta re­co­rrer los char­cos ce­ba­dos o con­tar con la in­for­ma­ción de guías o pues­te­ros, pa­ra ele­gir el lu­gar en el que hue­llas de buen ta­ma­ño in­di­quen que el au­tor las im­pri­me en el ba­rro con cier­ta re­gu­la­ri­dad. Ele­gi­do el si­tio aus­pi­cio­so, res­ta ir tem­prano, ve­ri­fi­car la di­rec­ción de la bri­sa y es­pe­rar que no se nu­ble. El res­to es pa­cien­cia, in­mo­vi­li­dad pa­ra evi­tar el rui­do que aler­ta y la cons­tan­te ob­ser­va­ción del en­torno pa­ra des­cu­brir esa si­lue­ta os­cu­ra, a la som­bra de una plan­ta que an­tes no es­ta­ba.

Pues bien, los tiem­pos cam­bian y los cam­bios han in­tro­du­ci­do a la tec­no­lo­gía en la ca­za de sui­dos. Se ha di­fun­di­do el em­pleo de las cá­ma­ras es­pía, que se ins­ta­lan en los char­cos pa­ra com­pro­bar el ta­ma­ño del pa­dri­llo, de sus col­mi­llos y has­ta si exis­te un patrón de con­duc­ta en el ho­ra­rio en que con­cu­rre a ali­men­tar­se con la ce­ba. Per­mi­ten, asi­mis­mo, de­ter­mi­nar la can­ti­dad de pia­ras y el nú­me­ro de sus in­te­gran­tes.

Ade­más de los mo­no­cu­la­res de vi­sión noc­tur­na –que fun­cio­nan am­pli­fi­can­do la luz re­si­dual de las es­tre­llas, la mor­te­ci­na de una lu­na na­cien­te o en el oca­so–, ca­da vez más se im­po­nen las mi­ras te­les­có­pi­cas que de­tec­tan el ca­lor que ema­nan los cuer­pos, las ra­dia­cio­nes in­fra­rro­jas, aún en la más ab­so­lu­ta os­cu­ri­dad. Por otra par­te, se ins­ta­lan y ca­li­bran en se­gun­dos con un par de dis­pa­ros ya que, en­fo­can­do el pri­mer ori­fi­cio y opri­mien­do una te­cla, la mi­ra se co­rri­ge au­to­má­ti­ca­men­te, lle­van­do el cen­tro del re­tícu­lo a di­cho ori­fi­cio. El hue­co del se­gun­do dis­pa­ro coin­ci­di­rá exac­ta­men­te con el pri­me­ro.

El re­sul­ta­do es, en­ton­ces, evi­den­te: la ca­za de ja­ba­líes ya no se en­cuen­tra más cir­cuns­crip­ta al pe­río­do de luz lu­nar. Y aquí co­mien­za la po­lé­mi­ca en­tre los ca­za­do­res pu­ris­tas que ob­ser­van pun­ti­llo- sa­men­te los pre­cep­tos éti­cos que de­ben res­pe­tar­se en la ac­ti­vi­dad ve­na­to­ria y los que ca­zan cuan­do pue­den, por fal­ta de tur­nos dis­po­ni­bles u obli­ga­cio­nes de otra ín­do­le que les im­pi­de con­cu­rrir du­ran­te los pe­río­dos de luz lu­nar. Pa­ra los due­ños de co­tos o cam­pos, cu­yos in­gre­sos eco­nó­mi­cos se in­cre­men­tan con la ca­za de ja­ba­líes, es­tos ade­lan­tos tec­no­ló­gi­cos sig­ni­fi­can una me­jo­ra sus­tan­cial evi­den­te, ya que se pue­de ca­zar to­do el mes sin su­pe­di­tar la ac­ti­vi­dad a la luz na­tu­ral. De­pen­de­rá de su sen­sa­tez re­gu­lar las ca­ce­rías y abs­te­ner­se de rom­per el equi­li­brio que pue­da sig­ni­fi­car una dis­mi­nu­ción vi­tal de las po­bla­cio­nes de ja­ba­líes. La ten­ta­ción que oca­sio­na el in­cre­men­to de in­gre­sos mo­ne­ta­rios por dis­po­ner de una ma­yor can­ti­dad de días pa­ra la ca­za, si no es co­rrec­ta­men­te con­tro­la­do, pue­de oca­sio­nar una rá­pi­da mer­ma por mi­gra­cio­nes de pia­ras ahu­yen­ta­das o ex­ter­mi­nio des­con­tro­la­do por so­bre­ca­za.

Asi­mis­mo no de­be­mos sos­la­yar que el uso de las mi­ras noc­tur­nas –y no los vi­so­res– es­tá re­ser­va­do a las ins­ti­tu­cio­nes ar­ma­das, con­for­me dis­po­ne el De­cre­to 395/75, ar­tícu­lo 4º, in­ci­so 3º, apar­ta­do “f”, re­gla­men­ta­rio de la Ley 20.429. Di­cha nor­ma re­za: f) Dis­po­si­ti­vos ado­sa­bles al ar­ma pa­ra di­ri­gir el ti­ro en la os­cu­ri­dad, ta­les co­mo mi­ras in­fra­rro­jas o análo­gas. La vio­la­ción de­ter­mi­na la apli­ca­ción de san­cio­nes que pue­den va­riar en­tre el de­co­mi­so, mul­tas y ca­du­ci­dad de la con­di­ción de le­gí­ti­mo usua­rio.

Con­si­de­ro que la ad­ver­ten­cia re­sul­ta vá­li­da, to­da vez que se pon­de­ra con cier­ta li­vian­dad el uso de es­tos ar­te­fac­tos en fo­ros de ca­za­do­res y en la li­bre ofer­ta de cier­tos mer­ca­dos a los que se ac­ce­de fá­cil­men­te por In­ter­net.

Los due­ños de los co­tos de­be­rán re­gu­lar­la ca­za pa­ra evi­tar la mer­ma de su idos.

La di­fu­sión del uso de mi­ras te­les­có­pi­cas ha­ce que el ca­za­dor ya no ne­ce­si­te de la luz lu­nar pa­ra ver a su pre­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.