Vai­vén a bor­do

Weekend - - NAUTICA -

bar­co man­te­nía mo­vi­mien­tos sin es­co­ras es­tri­den­tes. El re­fle­jo evi­den­te era ver el con­te­ni­do de un va­so de ga­seo­sa a me­dio lle­nar. Pre­vio al en­cen­di­do del sis­te­ma, el lí­qui­do des­bor­dó del va­so un par de ve­ces y, una vez ac­ti­va­do el gy­ro, se man­tu­vo en re­po­so. Ape­nas se sien­te un mí­ni­mo so­ni­do si es que uno quie­re bus­car­lo. La ubi­ca­ción del equi­po es­ta­ba en po­pa, so­bre cru­jía. En charla fran­ca con el pro­pie­ta­rio co­men­tó que, en las jor­na­das de pes­ca, si bien la em­bar­ca­ción en ge­ne­ral siem­pre es­tá en mo­vi­mien­to a po­cas RPM, el es­ta­bi­li­za­dor hi­zo que se pu­die­ra ex­ten­der la jor­na­da. Es que, con mar pi­ca­do, el día se tor­na­ba in­so­por­ta­ble. De he­cho, una gran flo­ta de sport fis­her­man de al­qui­ler o pa­ra ex­cur­sio­nes de pes­ca em­bar­ca­do, op­tan por ins­ta­lar es­tos equi­pos pa­ra que sus even­tua­les pes­ca­do­res dis­fru­ten más de la act­vi­dad y no se des­com­pon­gan por el mal de mar ape­nas ini­cian la ac­ti­vi­dad.

En los ya­tes y me­ga­ya­tes, es­te sis­te­ma –co­mo el de las ale­tas es­ta­bi­li­za­do­ras– es obli­ga­to­rio. Quien dis­po­ne de un buen bar­co pa­ra dis­fru­tar a pleno de la be­lle­za de los ma­res y pla­yas más im­pac­tan­tes del pla­ne­ta, no du­dan un ins­tan­te en ga­nar­le al olea­je y vi­vir a bor­do co­mo si fue­ra en tie­rra. Bienvenidos los sis­te­mas an­ti ro­li­do al mun­do ac­tual.

Pre­vio che­queo del pro­nós­ti­co cli­má­ti­co, pa­ra evi­tar cual­quier mal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.