Las 10 Me­jo­res la­gu­nas de la tem­po­ra­da

La Fies­ta del Su­ru­bí, en Go­ya, Co­rrien­tes, va ca­mino al ré­cord Guin­ness. Pre­vio al en­cuen­tro, re­le­va­mos la zo­na y cap­tu­ra­mos ejem­pla­res que su­pe­raron los 20 kg.

Weekend - - PORTADA - Tex­tos y fo­tos: JU­LIO PO­LLE­RO

Cuá­les son los ám­bi­tos con más can­ti­dad o ca­li­dad. Ubi­ca­ción, guías y ser­vi­cios. ADE­MAS: Cor­vi­nas ne­gras de 14 kg en ka­yak. San Lo­ren­zo: do­ra­dos con mos­ca. Gran­des su­ru­bíes en Go­ya. Va­ria­da en el río Sa­la­do.

El p esc ador de su r ubí y a ma nt e de l a s f ie s t a s mu lt it ud i n a r i a s sien­te un sa­bor especial cuan­do tran­si­ta el mes de abril. Sin du­das, la Fies­ta Na­cio­nal del Su­ru­bí, en la ciu­dad de Go­ya, pro­vin­cia de Co­rrien­tes, tie­ne to­dos los con­di­men­tos pa­ra ha­cer­se lla­mar “el mun­dial” de la pes­ca de­por­ti­va em­bar­ca­da. Cien­tos de na­ves y mi­les de pes­ca­do­res vi­ven un mo­men­to especial du­ran­te la lar­ga­da de la fies­ta, a lo lar­go de la bús­que­da de su can­cha y mien­tras es­pe­ran la po­si­bi­li­dad de los an­sia­dos pi­ques.

La ciu­dad de Go­ya se en­cuen­tra a 750 km de Bue­nos Ai­res, apro­xi­ma­da­men­te, y es un pun­to neu­rál­gi­co pa­ra la pes­ca de dis­tin­tas es­pe­cies, co­mo el do­ra­do y el su­ru­bí, sin des­car­tar to­da la va­ria­da que exis­te en la zo­na. Sa­bien­do de to­do lo que es­tá por acon­te­cer y con las ga­nas que te­nía­mos de lle­gar a es­te pes­que­ro, nos pu­si­mos en con­tac­to con mu­chos ami­gos del lu­gar, co­mo Adrian Aya­la –de Cha­mi­go Pro­duc­cio­nes, en­car­ga­do de la di­fu­sión del con­cur­so– y el se­ñor

Bucky Gon­zá­lez Vi­las, otro­ra fis­cal ge­ne­ral de la prue­ba du­ran­te años, y aho­ra asis­ten­te y ami­go. Am­bos nos con­ta­ron acer­ca del even­to y de las po­si­bi­li­da­des de que, es­te año, cuen­te con ré­cord de asis­ten­tes y re­co­no­ci­mien­to mun­dial.

En cuan­to a la pes­ca en sí, sin du­das lla­ma­mos a Ja­vier En­ri­que, nues­tro guía de ca­be­ce­ra y ami­go en­tra­ña­ble, que siem­pre es­tá dis­pues­to a dar­nos una mano cuan­do que­re­mos re­le­var su zo­na y mos­trar al pes­ca­dor las bon­da­des del pes­que­ro. La par­ti­ci­pa­ción en la tra­di­cio­nal fies­ta ge­ne­ra una adre­na­li­na especial, y mos­trar la pes­ca con an­te­rio­ri­dad, un com­pro­mi­so inigua­la­ble a fin de que to­dos pue­dan ir sa­bien­do, al me­nos, al­go de lo que de­ben ha­cer.

Pa­ra pes­car su­ru­bíes en es­tos ám­bi­tos de­be­mos te­ner va­rios equi­pos ar­ma­dos, en­tre los que dest ac a mos c a ñas med iu m heavy con ac­ción de pun­ta, de 2,10 a 2,40 m de lar­go, equi­pa­das con re­eles re­don­dos me­dia­nos, car­ga­dos con ny­lon de 0,43 a 0,50 mm, pre­fe­ren­te­men­te en co­lo­res opa­cos o gri­ses; o re­eles con el for­ma­to ba­jo per­fil ( hue­vi­tos) car­ga­dos con hi­lo mul­ti­fi­la­men­to de 50 lb (1 lb=453,592 gra­mos). A es­to le su­ma­mos an­zue­los del 7/0 al 9/0 ata­dos con ca­ble de ace­ro de 40 o 50 lb (si su­pié­ra­mos que no va a pi­car nin­gún do­ra­do, po­dría­mos tran­quil a me nt e at a r l os an­zue­los con ny­lon fluor­car­bon) y una bue­na pro­vi­sión de plo­mi­tos co­rre­di­zos de en­tre 20 y 100 g de pe­so. Car­na­das hay mu­chas que se p o d r í a n ut i l i z a r, pe­ro es­ta vez va­mos a d a rle pr ior id ad a la mo­re­na v iva g ra nde, t a mbién lla­ma­da bo­te­llo­na o ma­ma­cha.

Lue­go de via­jar to­da la no­che en bus –rea l ment e re­co­men­da­ble pa­ra lle­gar bien des­can­sa­do a des­tino y en ho­ra­rio–, arri­ba­mos a la ciu­dad de Go­ya, y Ja­vier ya nos es­ta­ba es­pe­ran­do pa­ra lle­var­nos ha­cia el em­bar­ca­de­ro a co­men­zar nues­tras jor­na­das de pes­ca, que se­rían de dos días com­ple­tos. La idea era lo­grar al­gún su­ru­bí pa­ra la fo­to y pa­ra con­tar una nue­va his­to­ria. Con la lan­cha to­da car­ga­da con los bár­tu­los de pes­ca y las pro­vi­sio­nes pa­ra dis­fru­tar de la co­mi­da en la is­la, par­ti­mos bien tem­pra­ni­to ha­cia el cam­pa­men­to ar­ma­do so­bre el arro­yo So­to, un lu­gar es­tra­té­gi­co pa­ra arran­car y re­co­rrer gran par­te de la can­cha afec­ta­da a la fies­ta.

Pal­pi­tan­do la pes­ca

Lle­ga­mos a des­tino lue­go de una pla­cen­te­ra na­ve­ga­ción de apro­xi­ma­da­men­te 40 mi­nu­tos, y va­rios ami­gos y pes­ca­do­res nos die­ron la bien­ve­ni­da en la is­la. Un gru­po nu­me­ro­so que sa­lía a pes­car con otros guías del lu­gar. De­ja­mos al­gu­nos bol­sos en

el cam­pa­men­to y rau­da­men­te pu­si­mos proa ha­cia los pes­que­ros. A fi­nes de mar­zo, el río se en­con­tra­ba aún con agua muy su­cia mez­cla­da en al­gu­nos sec­to­res con agua cla­ra pro­ve­nien­te de los desagües de los cam­pos y la­gu­nas. Hi­ci­mos los pri­me­ros in­ten­tos so­bre el ria­cho en la desem­bo­ca­du­ra de La Co­la­cha, sin ob­te­ner re­sul­ta­dos po­si­ti­vos. Nos ade­lan­ta­mos unos me­tros en bus­ca de otra sa­li­da de agua y, en­tre pa­lo­me­tas y al­go de va­ri­da­da, pi­ca­ron los pri­me­ros su­ru­bi­ci­tos. Eran chi­cos pe­ro ayu­da­ban a ca­len­tar la mu­ñe­ca.

Des­de ahí nos fui­mos a pro­bar suer­te has­ta El Ale­mán pe­ro no tu­vi­mos éxi­to, só­lo pa­lo­me­tas que nos co­mían to­da la car­na­da. El guía de­ci­dió vol­ver a mo­ver­se y nos me­ti­mos en la zo­na de la is­la El Bi­guá. An­cla­mos so­bre un ve­ril y allí tu­vi­mos la pri­me­ra emo­ción: una co­rri­da cor­ti­ta

pa­ra lue­go lle­var fir­me y pa­re­jo. Fue el mo­men­to en que Na­ta­lio Seg­gio­li –uno de mis acompañantes– se pre­pa­ró: ce­rró el re­el y ba­jó la ca­ña pa­ra lue­go cla­var lo que se­ría el pri­me­ro de los bue­nos ca­cho­rros que nos dio la sa­li­da. Arri­ma­do a la em­bar­ca­ción, fue subido con mu­cho cui­da­do pa­ra fo­to­gra­fiar­lo y de­vol­ver­lo sa­ni­to al agua.

Se­gun­da jor­na­da

de pes­ca: el río Pa­ra­ná en otra de sus par­tes. An­cla­mos so­bre la cos­ta en un sec­tor muy co­no­ci­do pe­ro no nos pi­ca­ba na­da. An­tes de que las es­pe­cies me­no­res se adue­ña­ran de nues­tra car­na­da, el guía de­ci­dió rum­bear ha­cia el si­tio El Cho­ri­zo, y no se equi­vo­có. Es­tra­te­gi­ca­men­te fon­dea­do, en­car­na­mos con mo­re­nas vi­vas de un ta­ma­ño ge­ne­ro­so y, con dis­tin­tos pe­sos de plo­mo, fue­ron las tres lí­neas al agua. Mo­vien­do un po­qui­to el apa­re­jo con la pun­ta de la ca­ña y sol­tan­do ny­lon, se fue­ron ale­jan­do has­ta que una fu­rio­sa co­rri­da nos pu­so en aler­ta: al­go gran­de ha­bía to­ma­do la car­na­da. Bien cla­va­do por Gaby Ca­pozzy, mi otro com­pa­ñe­ro, el pes­ca­do no que­ría sa­ber na­da de lle­gar pron­to a la em­bar­ca­ción, has­ta que pu­do do­ble­gar­lo y acer­car­lo. Plan­cha­do en la su­per­fi­cie, pu­di­mos com­pro­bar que se tra­ta­ba de un enor­me su­ru­bí que ve­nía a de­lei­tar­nos el día: tre­men­do pes­ca­do que su­peró los 20 kg. In­men­sa ale­gría nos in­va­día pe­ro que­ría­mos más.

Al ca­bo de unos mi­nu­tos y con la ca­ña apo­ya­da so­bre la pla­ta­for­ma de po­pa, co­men­zó a so­nar la chi­cha­rra y otro pi­que fu­rio­so nos

Se nos ter­mi­na­ba el día y de­bía­mos vol­ver pa­ra ce­nar to­dos jun­tos y pre­pa­rar­nos pa­ra la se­gun­do jor­na­da de pes­ca. Mien­tras co­mía­mos fue­ron apa­re­cien­do dis­tin­tas his­to­rias de los pes­ca­do­res que es­tá­ba­mos ahí y to­dos ha­bían vuel­to con­ten­tos. Al otro día, desa­yu­na­mos muy tem­prano y, con la ilu­sión in­tac­ta, nos fui­mos a lo que se­rá, en un fu­tu­ro muy cer­cano, un gran día

ade­lan­ta­ba una gran pe­lea. Otra bue­na cla­va­da y, a los po­cos mi­nu­tos, otro de los gros­sos aso­ma­ba en su­per­fi­cie. Muy con­ten­tos y re­la­ja­dos, una vez que pu­di­mos sa­car las me­jo­res fo­tos y de­vol­ver­lo in­tac­to, de­ci­di­mos des­can­sar y pro­bar otras es­pe­cies.

Va­ria­da de río

La pro­pues­ta que hi­zo el guía fue ir a pes­car es­pe­cies me­no­res, co­mo pi­rá pi­tá y to­da cla­se de pa­cúes. El en­ton­ces bus­có los ár­bo­les fru­ta­les ca­rac­te­rís­ti­cos de la es­ta­ción y, en muy po­co tiem­po, pu­di­mos de­lei­tar­nos con es­te ti­po de pes­ca uti­li­zan­do equi­pos muy li­via­nos y fru­tos del lu­gar co­mo car­na­da. Sin­ce­ra­men­te, dos días de pes­ca pa­ra el re­cuer­do. En un país muy pes­ca­dor y fut­bo­le­ro no nos po­de­mos que­jar: en ju­nio ten­dre­mos a Mes­si y, en abril, a los gran­des su­ru­bíes.

El más gran­de de la no­ta, un su­ru­bí pin­ta­do de más de 20 kg, que nos in­di­có el ca­mino co­rrec­to pa­ra se­guir pes­can­do. Fue cap­tu­ra­do con la lan­cha fon­dea­da y con mo­re­na co­mo car­na­da. Izq.: Gaby, Na­ta y Javi, fe­li­ces con la cap­tu­ra.

Otro de los gi­gan­tes cap­tu­ra­dos en una zo­na di­fe­ren­te. Tras la de­vo­lu­ción, es­ta­mos fe­li­ces al ver­lo ale­jar­se por sus pro­pios me­dios. Cen­tro: cla­va­da cer­te­ra del guía pa­ra lo­grar otro su­ru­bí pa­ra la fo­to.

Otro de los ca­cho­rros do­mi­na­dos por el pes­ca­dor. An­tes de lo­grar­lo fue una ba­ta­lla. Cen­tro: fon­dea­dos es­pe­ran­do el pi­que. De­re­cha: Adrián con otro su­ru­bi­ci­to pa­ra de­co­rar la jor­na­da.

Con UL, o equi­po ul­tra­li­viano, se die­ron dos es­pe­cies: pi­rá pi­tá y pa­cu­se­ta. Am­bas lo­gra­das con pes­ca al gol­pe tras encarnar con fru­tos del lu­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.