Co­rri­das en aguas cris­ta­li­nas.

El es­pe­jo de Cas­te­lli se en­cuen­tra muy bien po­bla­do de pe­je­rre­yes, don­de los ejem­pla­res de 40 cm no son la ex­cep­ción.

Weekend - - CONTENIDO - Por Marcelo Al­ba­ne­se.

Al­tos Ver­des, el es­pe­jo de Cas­te­lli, se en­cuen­tra muy bien po­bla­do de pe­je­rre­yes, don­de los ejem­pla­res de 40 cm no son la ex­cep­ción.

Es­te oto­ño vie­ne cam­bian­te, con tem­pe­ra­tu­ras no es­ta­bles. Tras re­co­rrer dis­tin­tos ám­bi­tos ren­di­do­res cer­ca­nos a Ca­pi­tal Fe­de­ral, nos de­ci­di­mos por el pes­que­ro La Or­fi­lia, en la la­gu­na Al­tos Ver­des. Una char­la te­le­fó­ni­ca con Ro­ber­to, su pro­pie­ta­rio, nos con­ven­ció de que allí es­ta­ban los gran­des. El es­pe­jo se en­cuen­tra en el par­ti­do de Cas­te­lli, a unos 220 km de Ca­pi­tal Fe­de­ral, por Au­to­vía 2 pri­me­ro y, lue­go, a tra­vés de un ca­mino de tie­rra que sa­le tras pa­sar un fa­mo­so pa­ra­dor. Allí un car­tel in­di­ca que, pa­ra el cam­ping La Or­fi­lia ubi­ca­do al bor­de del es­pe­jo, res­tan 17 km. Tras los sa­lu­dos, Ro­ber­to con­ti­nuó in­sis­tien­do que el lu­gar se en­con­tra­ba bien po­bla­do de los co­di­cia­dos fle­chas de pla­ta.

Las ca­ñas que uti­li­za­mos fue­ron de 4 m, ul­tra­li­via­nas y có­mo­das pa­ra rea­li­zar es­ta mo­da­li­dad de flo­te. Los re­eles fue­ron car­ga­dos

con ny­lon de 0, 0,26 mm y con mul­ti­fi mul­ti­fi­la­men­to de 0,14 mm.m mm. Y las lí­neas ele­gi­das, las de tres bo­yas con una pe­que­ña pee­que tram­pa en la ma­dre. Loos Los co­lo­co res dde de bbo­yas bo­yas que más má­sá rin­die­ron rin­die­rid fue­ron ver­de y ver­de li­món pe­ro pe no h hay que d des­car­tar t las l es­pa­ñoñ las y los to­nos ro­jos con ne­gro. Los me­jo­res an­zue­los, los N° 1 y 1/0 en bra­zo­la­das de en­tre 15 y 40 cm de pro­fun­di­dad. En cuan­to a la car­na­da, la más ren­di­do­ra re­sul­tó la mo­ja­rra vi­va de me­dia­na a gran­de y el fi­le­te de dien­tu­do cor­ta­do en ti­ras fi­nas, en­car­na­do de una so­la pa­sa­da pa­ra que man­ten­ga ab­so­lu­to mo­vi­mien­to en el agua.

El ám­bi­to

De cu­be­ta irre­gu­lar y re­don­dea­do, el cuer­po de agua tie­ne más de 1.200 ha con una pro­fun­di­dad me­dia de 2,50 m. El fon­do es de ba­rro pe­ro pre­do­mi­na la tos­ca, lo que le brin­da trans­pa­ren­cia. Es fre­cuen­te su des­bor­de por efec­to de las llu­vias en las épo­cas de mu­cha agua. Sus cos­tas son muy lim­pias, con sua­ves de­cli­ves. Se ali­men­ta de los des­bor­des del río Sa­la­do que lle­gan por el arro­yo San Mi­guel, por los re­bal­ses de los ba­jos de Ochoa y, ade­más, tie­ne una com­puer­ta que lo re­gu­la. En sus aguas pre­do­mi­na el pe­je­rrey, que con­vi­ve con otras es­pe­cies co­mo ba­gres, dien­tu­dos, car­pas, li­sas, sá­ba­los y ta­ra­ri­ras.

A bor­do de la em­bar­ca­ción par­ti­mos ha­cia el Es­te pa­ra pro­bar la mo­da­li­dad an­cla­do, ya que pre­do­mi­na­ba un buen vien­to de es­te sec­tor. Veía­mos mu­chas co­rri­das que nos an­ti­ci­pa­ban una ex­ce­len­te jor­na­da así que, sin más, co­men­za­mos a rea­li­zar los pri­me­ros lan­ces y, sin de­mo­ra al­gu­na, los pi­ques de es­tos fle­chas de pla­ta die­ron el sí.

Nues­tro com­pa­ñe­ro Abel Are­ni­llas, pes­can­do muy cer­ca de la em­bar­ca­ción, ob­tu­vo la pri­me­ra pie­za que su­pe­ra­ba la me­di­da, era muy vi­go­ro­sa y se en­con­tra­ba bien ali­men­ta­da. Los pi­ques, en su ma­yo­ría, fue­ron uno tras otro y has­ta hu­bo do­ble­tes y cap­tu­ras que se die­ron a unos 15 cm de la su­per­fi­cie, co­mo la que lo­gró Ni­co­lás Al­ba­ne­se. Por mo­men­tos, has­ta veía­mos los apa­re­jos des­li­zar­se de un la­do al otro, lle­va­dos por ejem­pla­res que su­pe­ra­ban los 30 cm.

Tras es­te buen co­mien­zo, de­ci­di­mos rea­li­zar un ga­re­te con rum­bo Sur has­ta don­de nos lle­va­ra el vien­to. Y ocu­rrió al­go di­fe­ren­te: uno de los pi­ques fue dis­tin­to a los de­más: mar­có en mi apa­re­jo una lle­va­da muy sua­ve que, por mo­men­tos, lar­ga­ba. Lo ten­ta­ba con mo­vi­mien­tos cor­ti­tos en la lí­nea pa­ra que to­ma­ra la car­na­da. Una vez que se afir­mó y la lle­va­da fue cons­tan­te, con­cre­té la cla­va­da. El agua ex­plo­tó con ca-

be­za­zos que sa­cu­dían el apa­re­jo en el agua. Se tra­ta­ba de un lin­do fle­cha bien ali­men­ta­do que acu­só 45 cm. Los pi­ques fue­ron más cons­tan­tes que en el si­tio an­te­rior, y los por­tes tam­bién, ya que los ejem­pla­res su­pe­raron los 40 cm.

Es­tá­ba­mos ca­si en la cos­ta sur cuan­do de­ci­di­mos vol­ver a prac­ti­car la mo­da­li­dad an­cla­do. De he­cho, te­nía­mos el agua bien oxi­ge­na­da y es­to nos fa­ci­li­ta­ría la pesca. Así que las lí­neas fue­ron nue­va­men­te al agua y las res­pues­tas vol­vie­ron a ser rá­pi­das pe­ro con por­tes de múl­ti­ples ta­ma­ños, aun­que pre­do­mi­na­ban los de 30 a 35 cm.

Un da­to pa­ra te­ner en cuen­ta es que el es­pe­jo se en­cuen­tra muy bien po­bla­do y, a su vez, con mu­chos ju­ve­ni­les. Rea­li­zan­do bien los de­be­res y te­nien­do en cuen­ta los pun­tos men­cio­na­dos, lo­gra­mos la cuo­ta per­mi­ti­da de 25 ejem­pla­res ma­yo­res a 25 cm por pes­ca­dor. El ám­bi­to tam­bién per­mi­te rea­li­zar pesca de cos­ta, una asig­na­tu­ra que nos que­dó pen­dien­te pe­ro cu­yo éxi­to ga­ran­ti­za Ro­ber­to.

Ni­co­lás Al­ba­ne­se con uno de los ejem­pla­res cap­tu­ra­dosd cap­tu­ra­dos all al ga­re­te a unos 15 cm de la su­per­fi­cie. Los co­lo­res de bo­yas ver­de y ver­de li­món fue­ron las me­jo­res op­cio­nes.

Cie­rre exi­to­so de jor­na­da, con los úl­ti­mos lan­ces de la tar­de. Abel Are­ni­llas en mo­da­li­dad an­cla­do, con una atrac­ti­va pie­za ro­bus­ta, en­car­nan­do con fi­le­te de dien­tu­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.