Pa­seo en­tre ce­pas y te­rru­ños.

Una ex­pe­rien­cia sen­so­rial, des­cu­brien­do y ex­pe­ri­men­tan­do sa­bo­res en­tre vi­ñe­dos in­mer­sos en el pai­sa­je cus­to­dia­do por el Cor­dón del Pla­ta y sus pi­cos ne­va­dos.

Weekend - - CONTENIDO - Por Pa­tri­cia Mog­ni.

Vi­si­ta a la Mendoza sen­so­rial, des­cu­brien­do y ex­pe­ri­men­tan­do sa­bo­res en­tre vi­ñe­dos in­mer­sos en un pai­sa­je cus­to­dia­do por el Cor­dón del Pla­ta y sus pi­cos ne­va­dos.

Qué ma­gia tie­ne el vino que, des­de tiem­pos re­mo­tos, fue fuen­te de ins­pi­ra­ción de poe­tas, mú­si­cos, fi­ló­so­fos y ar­tis­tas? Hi­ci­mos un via­je a lo más pro­fun­do de los sen­ti­dos. Ce­rra­mos los ojos y per­ci­bi­mos has­ta el más mí­ni­mo de­ta­lle en el pa­la­dar. Re­gis­tra­mos ca­da sen­sa­ción, la tex­tu­ra, el aro­ma, el co­lor…

Así co­mo se de­gus­ta ca­da tra­go de un buen vino, a tra­vés del enotu­ris­mo se vi­ve un re­co­rri­do por una Mendoza que des­pier­ta los sen­ti­dos. Una ex­pe­rien­cia slow, tran­qui­la, al rit­mo ade­cua­do pa­ra dis­fru­tar al má­xi­mo de ca­da de­ta­lle. Los vi­ñe­dos se des­plie­gan en un pai­sa­je a pleno sol y ca­da bo­de­ga se preo­cu­pa por sor­pren­der con al­go di­fe­ren­te a los vi­si­tan­tes.

Un ver­de pen­ta­gra­ma de vi­des tra­za sus lí­neas ca­si has­ta per­der­se de vis­ta. Los ra­ci­mos es­tán car­ga­dos y te­ñi­dos de un co­lor in­ten­so. Mien­tras tan­to, la ac­ti­vi­dad en las bo­de­gas es in­ten­sa. Sin em­bar­go, las no­ches son es­pe­cia-

les pa­ra to­mar unos vi­nos ba­jo las es­tre­llas y las guir­nal­das de lu­ces que ilu­mi­nan la lar­ga me­sa en El Enemi­go. Aden­tro, los vi­drios de co­lo­res brin­dan una ma­gia es­pe­cial, ple­na de re­fle­jos. Una mís­ti­ca ins­pi­ra­da en La Di­vi­na Co­me­dia ro­dea el am­bien­te. Allí, la ex­ten­sa pro­ce­sión de co­pas es­pe­ra su ma­ri­da­je per­fec­to en ca­da uno de los pa­sos de la co­mi­da.

De­gus­ta­cio­nes a la me­di­da

Es­ta ex­pe­rien­cia es un co­mún de­no­mi­na­dor en va­rias bo­de­gas. Ca­da cheff pre­pa­ra es­me­ra­dos pla­tos pa­ra acom­pa­ñar los v inos, en una su­ti­le­za de sa­bo­res que nos ha­rán so­ñar, que nos trans­por­ta­rán a má­gi­cos mun­dos de pla­cer. En Mon­te­vie­jo, pa­ra la cheff Nadia Ha­ron, la me­sa es un lien­zo en blan­co en el que pin­ta con ar­te ca­da de­ta­lle. Por eso, la pre­fie­re ab­so­lu­ta­men­te des­po­ja­da.

En la Ca­sa del Vi­si­tan­te, de la Fa­mi­lia Zuc­car­di, se pue­de co­mer ba­jo una in­men­sa pa­rra o en los sa­lo­nes cui­da­do­sa­men­te de­co­ra­dos.

Ba­jo la som­bra de un ár­bol, muy cer­ca de la huer­ta or­gá­ni­ca, va­rias bi­ci­cle­tas nos es­ta­ban es­pe­ran­do pa­ra ha­cer un re­co­rri­do por las pla nt acio­nes de oli­va­res de Zuc­car­di. El re­co­rri­do es­tá pen­sa­do pa­ra pa­sar el día, ya que in­clu­ye de­sa­yuno y al­muer­zo con un cos­to de $ 1.500. Hay dos res­tau­ran­tes, Ca­sa del Vi­si­tan­te y Pan y Ol iva. En­tre las ac­tiv ida­des, se pue­de co­se cha r el pro­pio acei­te, pa r t ic ipa r de l a re­co­lec­ción de la uva o de la po­da. Tam­bién ofre­cen cla­ses de co­ci­na pa ra g ra ndes y chi­cos; cur­sos de de­gus­ta­ción de vino y de acei­te de oli­va. Con es­ta pro­pues­ta, la bo­de­ga re­ci­be unos 30 mil tu­ris­tas al año.

En la zo­na de Lu­ján de Cu­yo, en la bo­de­ga Re­na­cer, tam­bién se pue­de pa­sar el día dis­fru­tan­do a

la som­bra de los in­men­sos sau­ces que mo­jan sus lar­gas ca­be­lle­ras en un la­go con pe­ces y pa­tos. Lue­go de un al­muer­zo de seis pa­sos, con de­gus­ta­ción de vi­nos in­clui­da que cues­ta unos $ 1.280, el lu­gar in­vi­ta a que­dar­se y re­la­jar­se.

En­mar­ca­da por edi­fi­cios his­tó­ri­cos, Tra­pi­che tam­bién ha­ce ga­la de su gas­tro­no­mía. Uno de los pos­tres es muy es­pe­cial: se tra­ta de un pe­que­ño ra­ci­mo de uvas muy he­la­das, que se des­ha­cen en la bo­ca co­mo una es­pu­ma, mien­tras que la ho­ja de pa­rra en la que se en­con­tra­ba asen­ta­do cru­je en el pa­la­dar co­mo un pa­pi­ro dul­ce. Hay una bou­ti­que en la que, ade­más de com­prar vi­nos que no se con­si­guen en otra par­te, tie­ne to­do ti­po de ac­ce­so­rios, li­bros, afi­ches y re­cuer­dos pa­ra ele­gir.

Sol ca­si to­do el año

¿Y por qué no un bar de tra­gos? En Bres­sia pro­ba­mos di­fe­ren­tes com­bi­na­cio­nes hechas con al­gu­nos vi­nos de la bo­de­ga. Su wi­ne bar tie­ne una má­qui­na ex­pen­de­do­ra de fru­to de la vid por co­pa.“Que­re­mos ape­lar al pla­cer y sor­pren­der los sen­ti­dos del con­su­mi­dor en un am­bien­te re­la­ja­do”, afir­ma Wal­ter Bres­sia, res­pon­sa­ble del lu­gar jun­to a su fa­mi­lia.

Men­ción apar­te me­re­ce la bo­de­ga Co­ra­zón del Sol, que lle­va es­te nom­bre por­que su due­ño es un mé­di­co car­dió­lo­go y en es­ta zo­na hay 300 días de sol al año. Cris­tian Moor, el enó­lo­go del lu­gar, mues­tra con or­gu­llo la nue­va jo­ya de la ca­sa: se tra­ta de un su­til vino ro­sa­do con ta­pón de cris­tal y se lla­ma Pad­ma, co­mo la flor na­cio­nal de la In­dia. Es que ese es el lu­gar de na­ci­mien­to del car­dió­lo­go quien, en la ac­tua­li­dad, se en­cuen­tra ra­di­ca­do en los Es­ta­dos Uni­dos, don­de co­mer­cia­li­za el 80 % de su pro­duc­ción.

Bus enotu­rís­ti­co

En Vis­ta Flo­res, Tu­nu­yán, se en­cuen­tra la bo­de­ga Dia­man­des, que for­ma par­te del Clos de los Sie­te, una rea­li­za­ción de vi­ti­vi­ni­cul­to­res fran­ce­ses al pie de la Cor­di­lle­ra de los An­des. Es el co­ra­zón del Va­lle de Uco. Su ar­qui­tec­tu­ra es lla­ma­ti­va y da la sen­sa­ción de ser un lu­gar de cul­to. Por otro la­do, el li­ving en la re­cep­ción de la bo­de­ga Piat­te­lli con­vi­da al des­can­so del vi­si­tan­te, que se sien­te co­mo en su ca­sa.

Un fac­tor pre­sen­te en mu­chas de las bo­de­gas es el ar­te. Cua­dros y es­cul­tu­ras de ar­tis­tas lo­ca­les en­mar­can los es­pa­cios de las siem­pre es­me­ra­das ar­qui­tec­tu­ras. A tal pun­to que las lla­man ca­te­dra­les del vino. Y es que, con tan­tos fie­les se­gui­do­res que pe­re­gri­nan con ab­so­lu­ta de­vo­ción en­tre las bo­de­gas, po­dría­mos de­fi­nir a es­te via­je co­mo una ex­pe­rien­cia re­li­gio­sa.

Y, pa­ra la pe­re­gri­na­ción, la Cor­po­ra­ción Vi­ti­vi­ní­co­la Ar­gen­ti­na (COVIAR), in­cor­po­ró un bus que lle­va a re­co­rrer las bo­de­gas con di­fe­ren­tes pa­ra­das. Tie­ne tres re­co­rri­dos, con pre­cios que os­ci­lan en­tre los $ 700 a los $ 1.000 por per­so­na. ¡So­lu­ción ideal pa­ra po­der ca­tar to­do!

res­tau­ran­te El Enemi­go, en Ca­sa Vi­gil, ubi­ca­do en Cha­chin­go, Mai­pú; el lu­gar de una de­gus­ta­ción con ma­ri­da­je, pa­ra apren­der de ma­ne­ra dis­ten­di­da.

Re­co­rri­da en bi­ci­cle­ta por los oli­va­res de Zuc­car­di, un pa­seo muy gour­met. Sa­la de ba­rri­cas en la bo­de­ga Dia­man­des del Va­lle de Uco. El en­can­to del

Pa­ra ob­ser­var to­do, na­da me­jor que ha­cer­lo des­de el mi­ra­dor en los oli­va­res de la Fa­mi­lia Zuc­car­di. Vi­ñe­dos en Mon­te­vie­jo. Re­mo en el par­que Ge­ne­ral San Mar­tín. Y se­lec­ción de uvas gar­na­cha pa­ra la mo­lien­da en Bo­de­ga Co­ra­zón del Sol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.