Un es­pe­jo en­tre mon­ta­ñas.

Lle­ga­rL­le­ga a la la­gu­na de Vi­la­ma im­pli­ca re­co­rrer un ca­mi­no­cam di­fí­cil, que atra­vie­sa pai­sa­jes im­po­nen­tes y pin­pin­to­res­cos pue­blos car­ga­dos de his­to­ria.

Weekend - - CONTENIDO - Por Marcelo Lu­sian­zoff.

Lle­gar a la ju­je­ña la­gu­na de Vi­la­ma a bor­do de una 4x4 im­pli­ca re­co­rrer un ca­mino di­fí­cil, que atra­vie­sa pai­sa­jes im­po­nen­tes y pin­to­res­cos pue­blos car­ga­dos de his­to­ria.

Una ex­ten­sa cor­ti­na de pol­vo fue la se­ñal de nues­tra par­ti­da. La ca­ra­va de­jó Hua­ca­le­ra bien tem­prano pa­ra apro­ve­char al má­xi­mo la luz del día. Subimos a unos 3.500 msnm, has­ta la lo­ca­li­dad de Abra Pam­pa, y des­pués se­gui­mos has­ta Li­via­rá. Du­ran­te el tra­yec­to nos mo­vi­mos con pre­cau­ción por una gran pla­ni­cie, has­ta el cor­dón de las Sie­rras de Co­chi­no­ca, pa­ra lue­go aden­trar­nos en las Sie­rras de San Jo­sé y atra­ve­sar el Abra de Fun­di­cio­nes, a 4.458 msnm. La pri­me­ra pa­ra­da fue en el Va­lle de la Lu­na ju­je­ño, cu­yas hon­do­na­das son sur­ca­das por lí­neas en de­gra­dé que van des­de el ro­jo

has­ta un ama­ri­llo pá­li­do. Un lu­gar úni­co que pa­re­ce sa­ca­do de Mar­te.

Tras va­dear el río Gra­na­das, lle­ga­mos al pue­blo de Cu­si Cu­si, que só­lo tie­ne dos ca­lles prin­ci­pa­les: am­bas con­du­cen a la pla­za central, que es­tá ro­dea­da por la mu­ni­ci­pa­li­dad, el pues­to de po­li­cía y una ca­bi­na te­le­fó­ni­ca.

La tra­ve­sía con­ti­nuó por un va­lle de are­nis­ca blan­ca y pe­dre­gu­llo. Al fon­do se dis­tin­guía el im­po­nen­te vol­cán Gra­na­da II, el más al­to de la pu­na ju­je­ña, a 5.697 msnm. Tras va­dear un río con­ge­la­do, di­vi­sa­mos un cor­dón mon­ta­ño­so que nos obli­gó a as­cen­der en un ver­ti­gi­no­so zig-zag con el que ga­na­mos mu­cha al­tu­ra. En ese mo­men­to, el vol­cán ya se pre­sen­ta­ba irres­pe­tuo­sa­men­te cer­cano, co­ro­nan­do allí los 4.200 msnm.

Un cu­rio­so mon­tícu­lo de pie­dras a la ve­ra del ca­mino nos obli­gó a pa­rar. Era una apa­che­ta, una ofren­da de los pue­blos ori­gi­na­rios. Le pre­sen­ta­mos nuestros res­pe­tos

a la Pa­cha­ma­ma, de­jan­do unas ho­jas de co­ca y un cho­rro de vino, que fue ab­sor­bi­do por la tie­rra.

Tras pa­sar el car­tel de bien­ve­ni­da, arri­ba­mos a la pla­za central de La­gu­ni­llas del Fa­ra­llón. En su cen­tro se le­van­ta la fi­gu­ra de Gui­ller­mi­to Yam­pa, un ni­ño que, al vol­ver del co­le­gio, fue sor­pren­di­do por una fuer­te tor­men­ta de nie­ve en los ce­rros; días des­pués en­con­tra­ron su cuer­po sin vi­da, acos­ta­do, ba­jo un ale­ro de pie­dra. Tras con­tar­nos su his­to­ria, los po­bla­do­res nos in­vi­ta­ron a com­par­tir unas pa­la­bras: Duer­me Gui­ller­mi­to Llam­pa… duer­me/ La maes­tra sa­brá en­ten­der/ por­que no lle­gas­te a cla­se hoy./ Con un guar­da­pol­vo de nie­ve te vis­tió la tar­de,/ imi­tan­do el blan­co al­go­dón./ La tar­de se va ha­cien­do no­che,/ tú le­yen­da; de La­gu­ni­llas del Fa­ra­llón./ Rin­co- na­da tie­ne un san­ti­to, Co­que­na, me lo con­tó;/ él cui­da de otros ni­ños y en Are­na­les na­ció./ Un ata­di­to de li­bros y un cua­derno por al­moha­da;/ el por­ta­fo­lio a los pies y un sue­ño en el co­ra­zón.

Des­pués les en­tre­ga­mos ro­pa, ali­men­tos y al­gu­nas compu­tado­ras que fue­ron ce­di­das por la ca­ra­va­na, ade­más de otras que fue­ron do­na- das por el Vo­lun­ta­ria­do Es­cue­las Ru­ra­les Gru­po Ru­ta 40. To­dos ele­men­tos de gran im­por­tan­cia pa­ra la co­mu­ni­dad. La emo­ción se re­fle­jó en el ros­tro de to­dos, y has­ta se nos es­ca­pó al­gu­na lá­gri­ma...

Que­bra­da y pam­pa

El día re­cién co­men­za­ba y to­da­vía de­bía­mos en­fren­tar el tra­mo más desafian­te del via­je. To­ma­mos una ca­lle que, a los po­cos me­tros, des­apa­re­ció y se trans­for­mó en una sen­da pe­dre­go­sa, que zig­za­guea­ba en as­cen­so. Un car­tel nos avi­só que es­tá­ba­mos in­gre­san­do a la Re­ser­va Pro­vin­cial Al­toan­di­na de La Chin­chi­lla, ho­gar de la la­gu­na de Vi­la­ma.

El ca­mino de as­cen­so era an­gos­to, con pie­dras suel­tas y pun­zan­tes. Len­ta­men­te fui­mos al­can­zan do los 4.548 msnm. Los úl­ti­mos me­tros los hi­ci­mos por una que­bra­da que se fue abrien­do has­ta una pam­pa de re­don­dea­dos con­tor­nos, pa­ra lue­go atra­ve­sar un cam­po de pie­dras vol­cá­ni­cas que ha­cían pe­gar pe­que­ños sal­tos a los vehícu­los.

La al­tu­ra em­pe­zó a ha­cer me­lla en to­dos y se no­tó en el si­len­cio de

ra­dio. Al oes­te se le­van­ta­ban los ne­va­dos que li­mi­tan con Bo­li­via. Atrás fue que­dan­do el Gra­na­da II, al fren­te len­ta­men­te se aso­ma­ba el ce­rro Vi­la­ma y las pe­que­ñas la­gu­nas que do­mi­nan to­do el va­lle.

El ce­rro iba cre­cien­do en nues­tro pa­ra­bri­sas, mien­tras la la­gu­na se en­gro­sa­ba en su ba­se. Avan­zá­ba­mos en­tre pin­to­res­cas for­ma­cio­nes ro­co­sas, a la vez que ma­na­das de vi­cu­ñas co­rrían li­bre­men­te por la ori­lla. Bor­dea­mos la la­gu­na has­ta al­can­zar la Apa­che­ta, lu­gar de fo­to­gra­fía obli­ga­da y pun­to fi­nal de nues­tro re­co­rri­do. La ale­gría se re­fle­jó en el ros­tro de to­dos. ¡Lo ha­bía­mos lo­gra­do! Re­to­ma­mos la mar­cha y de­ja­mos atrás la so­li­ta­ria to­rre pé­trea. A es­ta al­tu­ra, el vien­to arre­cia­ba fuer­te y frío pe­ro la tem­pe­ra­tu­ra era agra­da­ble.

Mien­tras al­gu­nos se apre­su­ra­ban en vol­ver, otros nos de­tu­vi­mos en una for­ma­ción ro­co­sa pa­ra ver el her­mo­so pai­sa­je des­de lo al­to. En­tre las ro­cas ha­bía un ori­fi­cio en la pie­dra que re­sul­tó ser un ex­ce­len­te mar­co na­tu­ral pa­ra ver el ce­rro, la la­gu­na y los ji­ro­nes de es­pu­ma arras­tra­dos por el vien­to: una ima­gen ideal pa­ra ter­mi­nar es­te re­la­to.

La­gu­ni­llas del Fa­ra­llón es una lo­ca­li­dad de po­co más de 260 ha­bi­tan­tes. En su pla­za central se en­cuen­tra la fi­gu­ra de Gui­ller­mi­to Yam­pa, quien fa­lle­ció en los ce­rros.

La ca­ra­va­na ha­ce un úl­ti­mo es­fuer­zo pa­ra lle­gar al mi­ra­dor de la la­gu­na de Vi­la­ma, ubi­ca­do a más de 4.500 msnm en la pu­na ar­gen­ti­na.

En­tre­ga de las do­na­cio­nes de la ca­ra­va­na y del Gru­po Ru­ta 40 pa­ra la Es­cue­la Pri­ma­ria Nº 131 Al­fon­si­na Stor­ni.

El Va­lle de la Lu­na ju­je­ño es una de las gran­des postales del oes­te de la pro­vin­cia. Su par­ti­cu­lar pai­sa­je, gra­cias a la for­ma de su sue­lo ro­ji­zo y ar­ci­llo­so, se sue­le com­pa­rar con la su­per­fi­cie de Mar­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.