En el ba­rrio sud­ame­ri­cano.

De las pla­yas de Co­lom­bia a las al­tu­ras de Ecua­dor. Un re­co­rri­do que in­clu­yó ki­te­surf, pai­sa­jes in­creí­bles y el cru­ce con cien­tos de ve­ne­zo­la­nos que huían de su país.

Weekend - - CONTENIDO - Por Se­bas­tián Goñi.

De las pla­yas de Co­lom­bia a las al­tu­ras de Ecua­dor. La eta­pa nue­ve de es­te ma­ra­vi­llo­so via­je in­clu­yó ki­te­surf, pai­sa­jes in­creí­bles y el cru­ce con cien­tos de ve­ne­zo­la­nos que huían de su país.

El vue­lo de Pa­na­má a Car­ta­ge­na (Co­lom­bia) fue tan cor­to que ni si­quie­ra me dio tiem­po de amor ti­zar el cos­to exa­ge­ra­do vien­do pe­lí­cu­las o pi­dien­do a las be­llas ae­ro­mo­zas con­su­mos sun­tuo­sos. Co­mo el camper iba a tar­dar unos quin­ce días en lle­gar des­de Pa­na­má a Co­lom­bia por vía ma­rí­ti­ma, re­ser­vé mi es­ta­día cer­ca de Car­ta­ge­na, en un de­par­ta­men­to pró­xi­mo a la pla­ya.

Tan­to tiem­po mi­ran­do el tran­qui­lo mar ca­ri­be­ño y las ga­vio­tas, y sin po­si­bi­li­dad de vi­si­tar el par­que Tay­ro­na ya que es­ta­ba ce­rra­do, me pro­pu­se rea­li­zar al­gu­na ac­ti­vi­dad fí­si­ca de­man­dan­te. Y fue así co­mo en­ca­ré un ace­le­ra­do y exi­gen­te cur­so de ki­te­surf. Fan­tás­ti­co de­por­te que no pu­de do­mi­nar pe­ro sí to­mar­le el gus­to y en­ten­der lo com­ple­jo que es des­li­zar­se en el agua con una ta­bla ti­ra­da por el vien­to. En el res­to del tiem­po tu­ve el pri­vi­le­gio de re­co­rrer la ciu­dad amu­ra­lla­da de Car­ta­ge­na de In­dias, de­cla­ra­da Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la Unesco. A nta ño los mu­ros de es­ta Ciu­dad He­rói­ca man­tu­vie­ron a ra­ya to­do ti­po de sa­queos por par­te de piratas eu­ro­peos. Allí se li­bra­ron ba­ta­llas con­tra his­pa­nos e in­gle­ses. En la ac­tua­li­dad, es­pa­ño­les, in­gle­ses, tu­ris­tas de to­do el mun­do y va­rios piratas en­cu­bier­tos vi­si­tan es­te lu­gar his­tó­ri­co y re­co­rren sus pin­to­res­cas ca­lles de mar­ca­do es­ti­lo es­pa­ñol. Mu­ra­llas aden­tro, la ofer­ta de di­ver­sión es am­plia y ge­ne­ro­sa. In­nu­me­ra­bles res­tau­ran­tes y ba­res con me­sas en la ca­lle pa­ra to­mar el ex­cel­so ca­fé co­lom­biano o las cer­ve­zas lo­ca­les, to­do acom­pa­ña­do de la gas­tro­no­mía tí­pi­ca.

Otra vez jun­to al camper

Su­mi­do en mi en­tre­na­mien­to de ki­te, el tiem­po iba pa­san­do y la fe­cha de lle­ga­da de mi mo­vi­li­dad al puer­to de San­ta Marta, al nor­te de Car­ta­ge­na, se apro­xi­ma­ba. Me apres­té a una pe­que­ña mu­dan­za a esa ciu­dad y co­men­cé a pre­pa­rar los pa­pe­les pa­ra po­der re­cu­pe­rar la ca­mio­ne­ta. El día lle­gó y la can­ti­dad de bu­ro­cra­cia y pa­pe­les com­pren­di­dos en la ope­ra­ción fue­ron un ex­ce­so. Tan só­lo una co­ma mal pues­ta hu­bie­se po­di­do des­mo­ro­nar to­da una in­ge­nie­ría bu­ro­crá­ti­ca y ri­dí­cu­la. La pa­cien­cia fue el an­tí­do­to a em­plear en el ex­ten­so pro­ce­so de re­cu­pe­ra­ción de mi ca­sa mó­vil. Pe­ro el re­en­cuen­tro fi­nal­men­te se dio: mi com­pa­ñe­ra es­pe­ra­ba es­toi­ca en la frial­dad del pre­dio mer­can­til.

Des­pués de un che­queo ge­ne­ral la en­cen­dí y el Hemi so­nó ron­co. Sus 390 po­nies ale­tar­ga­dos por el vai­vén de la ma­rea

des­per­ta­ron pres­tos. Pre­pa­ré el equi­po pa­ra una pro­lon­ga­da tra­ve­sía al sur y, ahí no más, re­mon­té las ru­tas. No hi­ce mu­chas pa­ra­das ca­mino a Ecua­dor. Só­lo un par y no vi­si­té nin­gu­na ciu­dad en el ca­mino, a pe­sar de las ma­ra­vi­llas que se ha­bla­ban so­bre Me­de­llín o Ca­li. Mi cuo­ta de ce­men­to y se­má­fo­ros ya es­ta­ba ago­ta­da en­tre Car­ta­ge­na y San­ta Marta.

Ex­tre­mé la pre­cau­ción de mi con­duc­ción en las zo­nas mon­ta- ño­sas del cen­tro del país, de­bi­do a la te­me­ri­dad e in­con­cien­cia de los ca­mio­ne­ros a la ho­ra de so­bre­pa­sar en zo­nas de cur­vas pe­li­gro­sas.

Una preo­cu­pa­ción por de­lan­te

En una pa­ra­da in­ter­me­dia pa­ra pa­sar la no­che, en un lu­gar sór­di­do y sel­vá­ti­co, me ro­ba­ron la pa­ten­te tra­se­ra del vehícu­lo. Es­to me pro­vo­có una ira­cun­dia inusual y to­do ti­po de pro­yec­cio­nes pro­ble­má­ti­cas cuan­do pen­sa­ba en los di­ver­sos pa­sos fron­te­ri­zos que te­nía por de­lan­te. Hi­ce la de­nun­cia per­ti­nen­te vía in­ter­net, ge­ne­ré un jue­go de pa­ten­tes apó­cri­fas y de­jé que la suer­te o des­ven­tu­ra pu­sie­ran a prue­ba mi so­lu­ción…

Lle­ga­ba a Ipia­les, la fron­te­ra con Ecua­dor, ner­vio­so por la fal­ta de la cha­pa pa­ten­te pe­ro se me di­si­pó el desa­so­sie­go al ver la ma­rea in­ter­mi­na­ble de ex­pa­tria­dos de Ve­ne­zue­la. Los ofi­cia­les de adua­na me con­ta­ron

que ca­da día re­ci­bían mi­les de ve­ne­zo­la­nos que iban ba­jan­do de Ecua­dor ma­yor­men­te a Pe­rú, a Bo­li­via y a Chi­le. En la co­la de Mi­gra­cio­nes, de tres ho­ras aquel día, es­cu­ché his­to­rias de una cru­de­za po­co ve­ro­sí­mil. Ad­mi­ra­bles ve­ne­zo­la­nos que, a pe­sar de la in­cer­ti­dum­bre, es­ca­sez de re­cur­sos y li­bra­dos a su suer­te man­te­nían un es­pí­ri­tu ele­va­do pa­ra en­fren­tar el de­ve­nir.

Tras unas cua­tro ho­ras en la co­la, el cru­ce a Ecua­dor no tu­vo, por suer­te, ma­yo­res in­con­ve­nien­tes. Me di­ri­gía la ciu­dad de Iba- rra, don­de pa­sé unas no­ches en un cam­ping que es­ta­ba lleno de vehícu­los over­land eu­ro­peos. De los más bá­si­cos has­ta ca­mio­nes ale­ma­nes con un cos­to apro­xi­ma­do de un mi­llón de dó­la­res. De­jé atrás el cam­ping ates­ta­do y me en­ca­mi­né al Chim­bo­ra­zo, la mon­ta­ña más al­ta de Ecua­dor, de unos 6.263 me­tros so­bre el ni­vel del mar. Des­de Am­ba­to, y su­bien­do por un ca­mino se­cun­da­rio, atra­ve­sé un va­lle ver­de, con arro­yos de des­hie­lo, pe­que­ñas ca­sas de ado­be y pas­to­res arrean­do sus lla­mas y ovejas.

Dis­fru­te con ma­te en mano

Col­ma­do por la be­lle­za de los pai­sa­jes y la se­re­ni­dad del lu­gar, pen­sé que el ca­mino ya no iba a pre­sen­tar mu­chas sor­pre­sas. Has­ta que, des­pués de sa­lir del va­lle, apa­re­ció fren­te a mí en to­do su mo­nu­men­tal es­plen­dor el Chim­bo­ra­zo. Cu­bier­to de nie­ve en su to­ta­li­dad, con­tras­ta­ba con el ver­dor del va­lle y el cie­lo azul in­ten­so. No pu­de evi­tar pa­rar, pre­pa­rar­me un ma­te y sen­tar­me en la si­lla pa­ra in­ten­tar asi­mi­lar el pa­no­ra­ma fren­te a mí.

Des­pués de la pa­ra­da con­tem­pla­ti­va, se­guí su­bien­do has­ta el Par­que Na­cio­nal Chim­bo­ra­zo. Pa­sé al­gu­nas no­ches con tem­pe­ra­tu­ras de cin­co gra­dos ba­jo ce­ro e hi­ce unas ca­mi­na­tas que lle­ga­ron a los 5.700 me­tros de al­tu­ra. Ya con Pe­rú en mi ca­be­za, se­guí la ru­ta ha­cia el sur pa­ra, más tar­de, vi­rar al Pa­cí­fi­co y en­trar al país ve­cino por Tum­bes. Al­gu­nos cien­tos de ki­ló­me­tros me se­pa­ra­ban de la fron­te­ra. Los re­co­rrí de ma­ne­ra pau­sa­da, de­te­nién­do­me de tan­to en tan­to y pro­ban­do la co­mi­da de Ecua­dor. País que me sor­pren­dió por su be­lle­za na­tu­ral y la ama­bi­li­dad de su gen­te. Es­ta­ba en Su­da­mé­ri­ca, ca­si, ca­si co­mo mi ve­cin­da­rio. Eso me da­ba tran­qui­li­dad.

Panorámica de la ciu­dad amu­ra­lla­da de Car­ta­ge­na de In­dias, en Co­lom­bia.

Iz­quier­da: Chim­bo­ra­zo, el pun­to más ele­va­do de Ecua­dor. Cen­tro, cla­ses de ki­te surf en Car­ta­ge­na. Arri­ba: ge­ne­ro­sa ofer­ta de ba­res y res­tau­ran­tes den­tro de la ciu­dad amu­ra­lla­da.

Gran con­cen­tra­ción de vehícu­los over­land eu­ro­peos re­co­rrien­do la pa­na­me­ri­ca­na de sur a nor­te. La aven­tu­ra do­mi­na las ru­tas. Vi­cu­ñas en el Par­que Na­cio­nal Chim­bo­ra­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.