Bi­ke

Con mí­ni­mos re­cur­sos y he­rra­mien­tas, en­se­ña­mos una for­ma de re­pa­rar el si­llín y, de esa ma­ne­ra, po­der con­ti­nuar con la tra­ve­sía en la na­tu­ra­le­za.

Weekend - - CONTENIDO - Por Al­do Ri­ve­ro.

Có­mo arre­glar un asien­to.

Sa l ir con la bi­ci del ca­mino e ir in­ven­tán­do­lo tie­ne el sa­bor de la aven­tu­ra, pe­ro tam­bién se ma­xi­mi­zan las pro­ba­bi­li­da­des de una caí­da o ro­tu­ra en el ro­da­do. Eso mis­mo nos su­ce­dió jun­to a Ro­dri­go Gar­cía y Pa­blo Sil­va, mien­tras rea li­zá­ba­mos una no­ta su­bien­do por la ori­lla del río Ro­jas (pro­vin­cia de Bue­nos A ires). Ca­mino no ha­bía, así que im­pro­vi­sá­ba­mos tre­pan­do por un vie­jo te­rra­plén o por don­de pu­dié­ra­mos, pe­ro sin pa­rar de pe­da­lear. Des­bor­des va­rios nos fue­ron em­pu­jan­do ha­cia un ba­ña­do, con mu­cho ba­rro y pi­so­tea­do por el ga­na­do, lo que ha­cía bas­tan­te com­ple­jo tran­si­tar. Pe­ro co­mo orgullosos que so­mos, uno es­pe­ra has­ta el úl­ti­mo mo­men­to pa­ra ba­jar­se de l a bi­ci y ca­mi­nar.

A ve­ces es de­ma­sia­do tar­de. El tre­men­do ba­rrial nos fre­na­ba mu­cho, y en el mis­mo mo­men­to en que Ro­dri­go des­mon­ta­ba, la rue­da de­lan­te­ra se cla­vó en el ba­rro: ca­si sa­le dis­pa­ra­do ha­cia ade­lan­te y re­car­gó to­do el pe­so so­bre la pun­ta del si­llín. Craaaaac hi­zo el asien­to de car­bono. “La mu­fea­mos”, pen­sé. A 5 km del ca­mino ru­ral y a 40 km de la po­bla­ción más cer­ca­na, el pa­no­ra­ma era des­alen­ta­dor. A ve­ces mi­ni­mi­za­mos la im­por­tan­cia del asien­to, pe­ro nues­tro prin­ci­pal con­tac­to con la bi­ci es él (si lo sa­bre­mos cuan­do lo cam­bia­mos y tar­da­mos un tiem­po en do­mar­lo), y re­sul­ta fun­da­men­tal pa­ra nues­tra in­te­gri­dad.

Sa­li­da de emer­gen­cia. En es­te ca­so ha­bían es­ta­lla­do los rie­les que vin­cu­la­ban el asien­to al caño, y al ser de car­bono era im­po­si­ble re­pa­rar­lo. Sin de­ses­pe­rar, lo­ca­li­za­mos un lu­ga r se­co, ver i f ica mos los da­ños y bus­ca­mos so­lu­cio­nar­lo. Co­mo he­rra­mien­tas te­nía­mos nuestros Vic­to­ri­nox y pre­cin­tos, pe­ro nos fal­ta­ba al­go pa­ra su­ple­men­tar y unir am­bas pie­zas.

A la bús­que­da. El río arras­tra de to­do, y allá fui­mos. Ca­da uno hi­zo su apor­te: pe­da­zos de ma­de­ra, plás­ti­cos... Pe­ro la so- lu­ción vino en for­ma de caño de plás­ti­co que al­gún plo­me­ro sin cui­da­do ha­bía ti­ra­do al cau­ce. Has­ta es­ta­ba me­dio aplas­ta­do, lo que fa­ci­li­ta­ba un po­co el tra­ba­jo. En­ton­ces pu­si­mos ma­nos a la obra. La pri­me­ra ta­rea de Ro­dri­go fue se­rru­char con el Vic­to­ri­nox par te del caño y ca­lar­lo pa­ra que cal­za­ra en­tre las dos mor­da­zas que an­tes su­je­ta­ban los dos rie­les. Una vez con­clui­do es­te pa­so, las fue ajus­tan­do pe­ro te­nien­do la pre­cau­ción de no es­tran­gu­lar el caño. Lue­go ha­bía que unir el asien­to al in­ven­to, ob­vio que con los in­fal­ta­bles pre­cin­tos de los cua­les siem­pre lle­va­mos va­rie­dad y abun­dan­cia. Co­lo­có al­gu­nos de a pa­res abra­zan­do el in­ven­to al si­llín y otros más lar­gos que lle­ga­ban has­ta la es­truc­tu­ra del caño por­ta­si­lla, pa­ra re­par tir un po­co el es­fuer­zo.

A pro­bar­lo. El si­llín que­dó fi­jo nue­va­men­te. En tér­mi­nos vi­sua­les no lu­cía muy es­té­ti­co y el caño so­bran­te que se aso­ma­ba le da­ba as­pec­to de cohe­te, pe­ro ha­bía que ver si aguan­ta­ba y cuán­to. Ro­dri­go se subió con cui­da­do y dio un par de v uel­tas sin ma­yo­res pro­ble­mas, por lo que guar­da­mos to­do y se­gui­mos via­je. Ob­via­men­te que en el tra­mo de off road tu­vo que ca­mi­nar en va­rias oca­sio­nes pa­ra no ge­ne­rar más tor­sión al po­bre sil lín, pe­ro seg ui­mos pe­da­lean­do sin no­ve­da­des. Ya por la tar­de y vol­vien­do, el ro­ce de los pre­cin­tos con su hu­ma­ni­dad era muy in­có­mo­do, por lo que en­ros­có la cam­pe­ra so­bre el si­llín pa­ra usar­la de acol­cha­do. Pe­ro ya fal­ta­ba po­co, “a rue­da” nues­tro y pa­ra­do so­bre los pe­da­les lle­ga­mos a Ro­jas a tiem­po… ¡pa­ra com­prar un asien­to nue­vo!

1- Cor­tar un tubo de PVC un po­co más lar­go que el asien­to. 2- Ca­lar­lo a la al­tu­ra del caño por­ta­si­llas. 3- Co­lo­car el asien­to. 4- Con pre­cin­tos unir el sos­tén al asien­to y es­te al caño de PVC.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.