Ka­yak

Cuán­do es con­ve­nien­te ele­gir un mo­de­lo in­fla­ble. Dón­de es po­si­ble uti­li­zar­lo. Ma­te­ria­les más usa­dos ypy pre­cau­cio­nes a to­mar.

Weekend - - CONTENIDO - Por Pa­tri­cio Red­man.

Ven­ta­jas de los inflables.

Los ka­yaks inflables tie­nen ca­da día más adep­tos en nues­tro país y se sue­len ver por los la­gos, ríos y el mar con bas­tan­te fre­cuen­cia. Es­tos cu­rio­sos es­qui­fes –con­fec­cio­na­dos con te­la a de hy­pa­lon y neo­pre­ne o di­rec­ta­men­te de vi­ni­lo y PVC– tie­nen n ex­ce­len­tes di­se­ños, ba­jo pe­so y, prin­ci­pal­men­te, pre­cios muy y com­pe­ti­ti­vos si los com­pa­ra­mos con los ka­yaks tra­di­cio­na­les.

Ven­ta­ja in­du­da­ble. Su­ma­yor r cua­li­dad es que per­mi­ten ser r trans­por­ta­dos en el baúl de un au­to o en una sim­ple mo­chi­la, ya a que uno do­ble no so­bre­pa­sa los 17 kg. La ma­yo­ría de los mo­de­los fue­ron di­se­ña­dos pa­ra na­ve­gar en aguas con co­rrien­te, es de­cir, pa­ra ba­jar ríos. Igual­men­te tie­nen bue­nas pres­ta­cio­nes en aguas cal­mas y en don­de no so­ple mu­cho el vien­to. En cuan­to a los di­se­ños, fue­ron me­jo­ra­dos con­si­de­ra­ble­men­te con res­pec­to a lo que se veía ha­ce po­cos años: aho­ra son muy hi­dro­di­ná­mi­cos y la co­mo­di­dad es real­men­te­te ex­ce­len­te, con asien­tos inflables, apo­ya­piés, ri­ño­ne­ras y, en mu­chos ca­sos, es­pe­jos que per­mi­ten la ins­ta­la­ción de un mo­tor eléc­tri­co, ideal pa­ra una sa­li­da fa­mi­liar en la que no to­dos quie­ran re­mar.

Mo­de­los. Los que he­mos pro­ba­do –Sevy­lor, Jum­bo (Zo­diac), Bic, Ai­re e In­tex–, tie­nen un muy buen di­se­ño y na­ve­gan acep­ta­ble­men­te en aguas quie­tas, a con­di­ción de que los tri­pu­lan­tes re­men con on de­ci­sión. Es sa­bi­do que los cas­cos inflables ofre­cen mu­cha más re­sis­ten­cia y fric­ción en el agua pe­ro su ba­jo pe­so y cui­da­das lí­neas per­mi­ten una re­ma­da de es­par­ci­mien­to que, den­tro de los 10 km, se sos­tie­ne con un me­diano es­fuer­zo. Cla­ro que hay que te­ner cui­da­do con el olea­je y el vien­to, ya que los im­pul­sa fá­cil­men­te y tien­den a per­der el rum­bo. Si la idea es lle­var­los al mar, se ele­gi­rán los días cal­mos, s, tra­tan­do de evi­tar las peo­res rom­pien­tes, om­pien­tes, por­que pue­den ser arras­tra­dos rras­tra­dos por las olas. En con­tra­par­ti­da, son ca­si in­vol­ca­bles e in­hun­di­bles. Y, si la idea es usar­los pa­ra pes­car, ya que son una ex­ce­len­te op­ción, ¡te­ner cui­da­do con los an­zue­los, pin­zas y cu­chi­llos a bor­do!

Di­se­ños. Bá­si­ca­men­te po­de­mos en­con­trar tres ti­pos de ka­yaks inflables. Es­tán los de for­ma afi­na­da pa­ra un tri­pu­lan­te, que re­me­dan las lí­neas tra­di­cio­na­les de los ka­yaks, es de­cir man­ga an­gos­ta de 0,65 cm por cua­tro me­tros de es­lo­ra. En se­gun­do lu­gar se en­cuen­tran los inf la­bles do­bles, pa­ra dos tri­pu­lan­tes, en los cua­les la man­ga es es­tá in­cre­men­ta­da y la es es­truc­tu­ra prin­ci­pal son dos pon­to­nes pa­ra­le­los que se juntan en proa y p po­pa. Y en ter­cer lu­gar ap apa­re­cen los de­no­mi­na- dos inflables mul­ti­pro­pó­si­to, que per­mi­ten ser em­plea­dos tan­to pa­ra re­mar co­mo pa­ra usar de pla­ta­for­ma de pesca, fo­to­gra­fía oc o ca­za. Tie­nen una for­ma más de bal­sa que de ka­yak y sue­len co con­tar con pa­ran­tes de alu­mi­nio en en­tre los pon­to­nes. Al­gu­nos de es es­tos mo­de­los tie­nen for­ma de ca canoa y pue­den lle­var has­ta tres tri tri­pu­lan­tes có­mo­da­men­te.

Ma­te­ria­les. To­dos sue­len po po­seer va­rios com­par­ti­men­tos est es­tan­cos con vál­vu­las de in­fla­do, el que se lo­gra en unos 10 mi­nu­tos co con el dis­po­si­ti­vo pro­vis­to por el fab fa­bri­can­te. Los de me­jor ca­li­dad vie v vie­nen ela­bo­ra­dos con te­las de mu m muy al­ta re­sis­ten­cia, co­mo el hy­pa­lon neo­pre­ne, aun­que tam­bién exis­ten los de PVC, ma­te­rial más eco­nó­mi­co y, por en­de, me­nos du­ra­ble. Cuan­to me­jor ca­li­dad ten­ga la te­la, de me­nor pe­so se­rá el e ka­yak, lo que re­dun­da­rá en la na­ve­ga­ción. Ha­brá que evi­tar la com­pra de los de peor fac­tu­ra, por­que tien­den a te­ner fu­gas de ai­re con muy po­co tiem­po de uso.

In­fla­do. En to­dos los ca­sos es vi­tal in­flar bien los pon­to­nes pa­ra evi­tar el efec­to so­pa­pa que tie­nen es­tos ka­yaks cuan­do se des­li­zan en el agua. Tam­bién, te­ner es­pe­cial cui­da­do cuan­do zar­pa­mos o re­gre­sa­mos a tie­rra, por­que es­te ti­po de te­las pue­de des­ga­rrar­se con las ra­mas, con las pie­dras de la ri­be­ra o los cla­vos de las ram­pas. Co­mo re­gla ge­ne­ral, pa­ra zar­par hay que en­trar en el agua ca­mi­nan­do y ahí abor­dar el ka­yak, por­que una pie­dra, vi­drio o la­ta en la cos­ta pue­de arrui­nar­nos la sa­li­da. No es ma­la idea lle­var un kit de re­pa­ra­cio­nes que in­clu­ya cin­ta Duck Ta­pe pa­ra ta­par po­si­bles vías de agua. En nues­tro país los pre­cios de las mar­cas ya men­cio­na­das va­rían en­tre los $ 3.000 y $ 20.000.

El mer­ca­do de inflables me­jo­ró mu­cho en los úl­ti­mos años. Las mar­cas re­co­no­ci­das dis­po­nen de pro­duc­tos de bue­na ca­li­dad pa­ra una o dos per­so­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.