“Pa­ra adap­tar­se hay que co­no­cer­se”.

Mano a mano con una mu­jer so­li­ta­ria, que vi­ve ba­jo sus pro­pias re­glas en­tre osos sal­va­jes y el frío de Alas­ka.

Weekend - - CONTENIDO - Por Juan Jo­sé La­nus­se.

Mano a mano con una mu­jer so­li­ta­ria que vi­ve ba­jo sus pro­pias re­glas en­tre osos sal­va­jes y el frío gla­cial de Alas­ka. Sue Aikens es la pro­ta­go­nis­ta del reality show "So­bre­vi­vir ba­jo ce­ro", que His­tory Channel es­tre­na es­te mes en su pan­ta­lla.

En el con­da­do de An­cho­ra­ge, Alas­ka, en el me­dio de un pa ra­je i n hós­pit o, se en­cuen­tra Ka­vik Ri­ver Camp, un cam­pa­men­to que es­tá a más de 800 km de la ciu­dad más cer­ca­na y a 130 de al­gu­na ru­ta o ca­mino. Su due­ña es Sue Aikens, una mu­jer de 55 años que, du­ran­te la tem­po­ra­da de ca­za ma­yor, da hos­pe­da­je y ali­men­to a los ca­za­do­res pe­ro, du­ran­te los me­ses de oc­tu­bre a ma­yo es­tá com­ple­ta­men­te so­la, li­bra­da a su suer­te, mien­tras día a día en­fren­ta fríos ex­tre­mos y la cons­tan­te ame­na­za de los ani­ma­les sal­va­jes, en­tre ellos, los pe­li­gro­sos osos grizzly.

Ella es una de las pro­ta­go­nis­tas de “So­bre­vi­vir ba­jo ce­ro”, la se­rie de His­tory Channel que ex­po­ne có­mo es vi­vir en­tre la na­tu­ra­le­za, en el in­vierno más cru­do y ca­ren­te de cual­quier ay uda de la ci­vi­li­za­ción. Sue de­be ha­cer to­do por ella mis­ma, in­clu­so sa­lir a ca­zar su pro­pio ali­men­to pe­ro los obs­tácu­los no la des­mo­ti­van por­que los ve co­mo desafíos a su­pe­rar. Una mu­jer so­li­ta­ria y fuer­te que, se­gún sus pro­pias pa­la­bras, nun­ca se abu­rre de lo que el mun­do tie­ne pa­ra ofre­cer­le.

Weekend: Us­ted vi­ve en con­di­cio­nes muy ad­ver­sas, tem­pe­ra­tu­ras ba­jo ce­ro y ace­cha­da por pe­li­gro­sos de­pre­da­do­res, ¿qué es lo que le atrae de su for­ma de vi­da?

Sue Aikens: Cuan­do era muy pe­que­ña, a me­dia­dos de los ‘60, en Es­ta­dos Uni­dos si al­guien le pre­gun­ta­ba a una ni­ña qué que­ría ser de gran­de, la ma­yo­ría de­cía ma­dre o es­po­sa. Mi res­pues­ta era fa­re­ra. Siem­pre me gus­tó el ais­la­mien­to y la soledad, lo lle­vo muy bien, y vi­vir en el cam­pa­men­to es un re­fle­jo de eso. Es un lu­gar don­de ten­go que ha­cer to­do yo so­la, cual­quier pro­ble­ma que sur­ge lo ten­go que re­sol­ver por mi cuen­ta. Soy una per­so­na que dis­fru­ta de los desafíos; mien­tras más di­fí­cil pa­rez­ca, más in­tere­sa­da es­toy en des­cu­brir có­mo sa­lir ade­lan­te. Aquí en­fren­to mu­chos re­tos a dia­rio y eso es lo que me ha­ce sen­tir vi­va. Cuan­do ad­qui­rí el cam­pa­men­to, es­ta­ba en tal es­ta­do de aban­dono que me lar­gué a llo­rar y pen­sé: “en qué me me­tí”. Des­pués me di cuen­ta de que te­nía mu­cho tra­ba­jo por de­lan­te pe­ro, si me es­for­za­ba lo su­fi­cien­te, po­día re­cu­pe­rar es­te lu­gar. Y así fue co­mo em­pe­zó. Al prin­ci­pio no es­ta­ba se­gu­ra pe­ro ese abru­ma­dor desafío fue lo que me mo­ti­vó a que­dar­me y lo­grar mi ob­je­ti­vo.

W.: Prác­ti­ca­men­te vi­ve ro­dea­da de osos. ¿Ha vi­vi­do al­gu­na si­tua­ción de pe­li­gro?

S. A .: Al­re­de­dor del cam­pa­men­to hay 83 osos. Pa­rez­co un po­co pa­ra­noi­ca con res­pec­to a ellos, pe­ro la ver­dad es que soy muy cons­cien­te del pe­li­gro que im­pli­can. Ha­ce un par de años fui ata­ca­da por un oso grizzly, un ma­cho que qui­so to­mar mi te­rri­to­rio. Yo mar­co mi tie­rra de la mis­ma for­ma que lo ha­ce un ani­mal, no vi­vo ro­dea­da de otras per­so­nas sino de de­pre­da­do­res sal­va­jes, por lo que ne­ce­si­to li­mi­tar mi es­pa­cio de una for­ma que ellos lo en­tien­dan; pe­ro es­te oso en par­ti­cu­lar lo to­mó co­mo un prue­ba.

Es­ta­ba jun­tan­do agua del río cuan­do me ata­có. Du­ran­te el for­ce­jeo me las­ti­mó un bra­zo y la ca­be­za, prác­ti­ca­men­te sen­tí sus dien­tes con­tra mi crá­neo. En su len­gua­je, él me di­jo que aban­do-

“Sa­bía­que si­no­lo ma­ta­ba,el osoi­baa vol­ver­pa­ra ter­mi­nar con­mi­go”.

na­ra la pro­pie­dad, que aho­ra era su­ya. No re­cuer­do bien có­mo hi­ce pa­ra es­ca­par pe­ro vol­ví al cam­pa­men­to y to­mé mi ar­ma. Sa­bía que si no lo ma­ta­ba, él iba a vol­ver pa­ra ter­mi­nar con­mi­go. Lim­pié y ven­dé mis heridas, man­dé un men­sa­je por ra­dio avi­san­do que ha­bía si­do ata­ca­da por un grizzly y salí a bus­car­lo. Vol­ví al río y lo en­con­tré en la ori­lla de en­fren­te: lo ma­té de un dis­pa­ro. Re­gre­sé al cam­pa­men­to co­mo pu­de y me en­con­tra­ron diez días más tar­de. Tu­ve va­rias ci­ru­gías pe­ro, una vez que re­gre­sé a Ka­vik Ri­ver, mi preo­cu­pa­ción pa­só a ser cuán­do me vol­ve­rían a ata­car. Soy cons­cien­te de que no to­dos los osos me ven co­mo su al­muer­zo, pe­ro no pue­do sa­ber lo qué pien­san. Siem­pre ten­go que es­tar aten­ta.

W.: ¿Qué es lo más im­por­tan­te que hay que te­ner en mente pa­ra so­bre­vi­vir en esas cir­cuns­tan­cias?

S. A .: Lo más im­por­tan­te es ser bru­tal­men­te ho­nes­to con uno mis­mo so­bre quién sos, cuá­les son tus for­ta­le­zas y de­bi­li­da­des. Pa­ra adap­tar­se hay que co­no­cer­se a uno mis­mo. Tal vez por el ata­que, aho­ra sien­to un po­co de mie­do cuan­do sal­go a bus­car agua, y eso lo ten­go que re­fle­jar en có­mo ac­túo. Tu vi­da y tu cuer­po cam­bian con el tiem­po, cuan­do de­ben ha­cer­lo, y uno ne­ce­si­ta aco­mo­dar­se a

esos cam­bios. Eso no sig­ni­fi­ca que uno ten­ga que la­men­tar­se y aban­do­nar. Co­mo yo siem­pre di­go: ten­go 55 años, soy gor­da y es­toy fa­bu­lo­sa. Es al­go bueno y, ade­más, ho­nes­to.

W.: ¿Cuál es la lec­ción fun­da­men­tal que apren­dió tras vi­vir t a ntos a ños en K av ik R iver Camp?

S. A .: Es una pre­gun­ta muy di­fí­cil de res­pon­der pe­ro, si tu­vie­ra que de­fi­nir qué es lo más im­por­tan­te que apren­dí, di­ría que es­tá bien que la gen­te no me en­tien­da, siem­pre y cuan­do no per­ju­di­que el am­bien­te al que per­te­nez­co, ade­más de dis­fru­tar de lo que ha­go. Siem­pre di­go: de­ja­lo me­jor de lo que lo en­con­tras­te. Cuan­do lle­gué al cam­pa­men­to es­ta­ba he­cho un desas­tre. Pe­ro des­pués de 27 años y me­dio he sa­ca­do mi­les de to­ne­la­das de ba­su­ra, ¿fue di­fí­cil? Sí. ¿Fue ca­ro? Sin du­das. Pe­ro ca­da ma­ña­na me le­van­to, me mi­ro en el es­pe­jo y me gus­ta lo que veo. Eso es una ben­di­ción.

W.: Es­ta­mos vi­vien­do una épo­ca de em­po­de­ra­mien­to de la mu­jer, ¿qué re­fle­xión le ge­ne­ra des­de su ex­pe­rien­cia?

S.A.: En el pro­gra ma hay va­rias mu­je­res que ocu­pan una po­si­ción de fuer­za. Siem­pre di­go que el do­lor es do­lor y que no hay que pen­sar en ello. Por ejem­plo: mi hom­bro to­da­vía due­le pe­ro aún fun­cio­na, só­lo ten­go que mo­ver­lo de for­ma di­fe­ren­te. Es de­cir, no hay que de­jar que el do­lor te de­ten­ga. Si sos ma­dre, se­gu­ra­men­te pa­sas­te por un mo­men­to de gran do­lor pe­ro eso no te de­tu­vo. Te so­bre­pu­sis­te y le dis­te al­go her­mo­so a tu vi­da. Y eso es al­go muy im­por­tan­te pa­ra las mu­je­res: qué ne­ce­si­tan ha­cer pa­ra el bien de su vi­da, su fa­mi­lia y su éxi­to per­so­nal. Cuan­do una mu­jer quie­re sa­lir del mol­de y to­mar las rien­das, de­be asu­mir el do­lor que ge­ne­ra el cam­bio, de­be atra­ve­sar ese do­lor pa­ra dar­le vi­da a su sue­ño. La pa­sión es fun­da­men­tal, es la lla­ma que en­cien­de la vi­da. Cuan­do la pa­sión florece en uno, se ob­tie­ne una flor her­mo­sa.

“Cuan­do una­mu­jer quie­re sa­lir del mol­de y to­mar las rien­das, de­be asu­mir el do­lor que ge­ne­ra el cam­bio”.

Re­crea­ción en compu­tado­ra de Ka­vic Ri­ver Camp, que to­dos los años re­ci­be a per­so­nas dis­pues­tas a dis­fru­tar del agres­te pai­sa­je de Alas­ka a tra­vés de la ca­za, la pesca o el sen­de­ris­mo.

Bue­na par­te del año Sue es­tá so­la en su cam­pa­men­to. Si hay al­gún des­per­fec­to o fa­lla en las in­ta­la­cio­nes, ella de­be so­lu­cio­nar­lo por su cuen­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.