Na­tu­ra­le­za en ac­ción.

Mul­ti­pli­ci­dad de imá­ge­nes que se su­ce­den a la par de la can­ti­dad de fauna y flo­ra au­tóc­to­nas en una pro­vin­cia que tie­ne mu­cho pa­ra dar.

Weekend - - CONTENIDO - Por Pa­tri­cia Mogni.

En For­mo­sa, mul­ti­pli­ci­dad de imá­ge­nes se su­ce­den a la par de la va­ria­da fauna y flo­ra au­tóc­to­nas de una pro­vin­cia que tie­ne mu­cho pa­ra dar.

En For­mo­sa el vi­si­tan­te en­cuen­tra sor­pre­sas cons­tan­te­men­te. Es­tar ahí, en me­dio de la na­tu­ra­le­za, del ver­de, del agua, es ser uno más den­tro del pai­sa­je, que en­vuel­ve con su cá­li­do cli­ma y los so­ni­dos que acom­pa­ñan. De a po­co, se co­mien­zan a es­cu­char y a des­cu­brir las aves y los ani­ma­les, que se mi­me­ti­zan con el en­torno. To­da una en­se­ñan­za que ha­ce ba­jar va­rios cam­bios pa­ra po­der ob­ser­var. Una ten­den­cia slow que aho­ra es­tá to­man­do im­por­tan­cia en la ma­ne­ra de via­jar, más ami­ga­ble con la na­tu­ra­le­za y la ob­ser­va­ción de la fauna sin re­sig­nar los pa­seos y el rit­mo ama­ble de una ciu­dad de pro­vin­cia.

La ca­pi­tal de la pro­vin­cia po­see una ex­ten­sa cos­ta­ne­ra pa­ra dis­fru­tar ca­mi­nan­do o ha­cien­do run­ning.

Tam­bién la vi­si­tan los ob­ser­va­do­res de aves. En la ciu­dad hay ho­te­les pa­ra to­dos los pre­su­pues­tos, mu­seos, ga­le­rías de com­pras, mer­ca­dos, es­pa­cios cul­tu­ra­les y una ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca va­ria­da y con ex­qui­si­te­ces lo­ca­les. Sus am­plias ave­ni­das con bou­le­vard se tor­nan co­lo­ri­das en lu­ces por las no­ches, con­cu­rri­das por fa­mi­lias y gru­pos de ami­gos.

Muy cer­ca de la ciu­dad se en­cuen­tra la re­ser­va de la bios­fe­ra La­gu­na Oca. For­ma­da por el río Pa­ra­guay, tie­ne una gran di­ver­si­dad de flo­ra y fauna: allí se pue­den ob­ser­var más de 150 es­pe­cies de aves. Cuen­ta con un am­plio sec­tor re­crea­ti­vo, ideal pa­ra dis­frutr de la pla­ya o ha­cer pa­seos en ka­yak. En tem­po­ra­da de ve­rano sue­le ha­ber es­pec­tácu­los mu­si­ca­les.

A po­co más de 20 ki­ló­me­tros de la ciu-

dad, con di­rec­ción Nor­te por la RN 11, se en­cuen­tra la Re­ser­va Na­tu­ral Guay­co­lec. Se tra­ta de un re­fu­gio de ani­ma­les sil­ves­tres, don­de se bus­ca pro­te­ger y criar a aque­llos que es­tén en vías de extinción en la zo­na. Al­gu­nos son res­ca­ta­dos de ca­za­do­res fur­ti­vos, con­tra­ban­dis­tas y ven­ta ile­gal. Y con­vi­ven con otros que fue­ron atro­pe­lla­dos en las ru­tas, pa­ra su re­cu­pe­ra­ción y pos­te­rior li­be­ra­ción.

La re­ser­va tie­ne 150 hec­tá­reas jun­to al río Pi­la­gá, que con­ser­va la ve­ge­ta­ción del Cha­co hú­me­do. Hay sen­de­ros y ca­mi­nos pa­ra ob­ser­var el mon­te. Cuen­ta con un guar­da­par­que y per­so­nal es­pe­cia­li­za­do. En el pre­dio se pue­de ob­ser­var la flo­ra na­ti­va jun­to con ani­ma­les me­no­res en li­ber­tad. Tam­bién hay un sec­tor pa­ra las es­pe­cies más gran­des, que ne­ce­si­tan es­tar en cau­ti­ve­rio pa­ra su re­cu­pe­ra­ción o re­pro­duc­ción.

Sal­va­je por na­tu­ra­le­za

Un som­bre­ro, ca­mi­sa de man­gas lar­gas y pan­ta­lón son la ves­ti­men­ta más ade­cua­da pa­ra dis­fru­tar de la aven­tu­ra. Pris­má­ti­cos, cá­ma­ra de fotos con zoom o el te­lé­fono se­rán ne­ce­sa­rios pa­ra re­gis­trar la va­rie­dad de flo­ra y fauna que va­mos a ver. To­man­do por la RN 86, a unos 170 ki­ló­me­tros de la ca­pi­tal, lle­ga­mos al Par­que Na­cio­nal Río Pil­co­ma­yo. En sus 52.000 hec­tá­reas con las ca­rac­te­rís­ti­cas del Cha­co hú­me­do, con­tie­ne a la La­gu­na Blan­ca. Hay pa­sa­re­las, quin­chos y mi­ra­do­res que per­mi­ten tran­si­tar en­tre las plan­tas acuáticas. El lu­gar es un fes­tín pa­ra las aves que se mez­clan en­tre la flo­ra. Uno de sus re­co­rri­dos nos adentra en la ex­ten­sa sa­ba­na po­bla­da de pal­me­ras ca­ran­day. Lo ha­bi­tan el oso hor­mi­gue­ro, el agua­rá gua­zú, el chan­cho del mon­te y el ñan­dú.

Ca­mi­nan­do len­ta­men­te en­tre los sen­de­ros, tu­vi­mos la sen­sa­ción de ser ob­ser­va­dos. Y era así. El guía nos hi­zo de­te­ner y mi­rar ha­cia lo más al­to de las ra­mas, allí ha­bía un pe­que­ño gru­po de mo­nos mi­ri­qui­ná. Son tí­mi­dos y se es­con­den muy pe­ga­dos a las ra­mas, pa­ra mi­me­ti­zar­se me­jor.

Lue­go de la her­mo­sa ex­pe­rien­cia vi­vi­da, en la lo­ca­li­dad de La­gu­na Blan­ca pu­di­mos vi­si­tar el Mu­seo Re­gio­nal del Nor­des­te For­mo­se­ño. Aten­di­do ama­ble­men­te por sus res­pon­sa­bles, re­sul­ta muy in­tere­san­te ya que, ade­más de cos­tum­bres e his­to­ria, tie­ne un sec­tor de­di­ca­do a los mi­tos y le­yen­das, co­mo el ku­ru­pí, el yashy ya­te­ré, el pom­be­ro y el ka­rai oc­tu­bre.

Seg ui­mos r um­bo a l oes­te por la RN 81, que atra­vie­sa de Es­te a Oes­te to­da la pro­vin­cia. A me­di­da que avan­zá­ba­mos, el pai­sa­je se tor­na­ba más ári­do y el ho­ri­zon­te era in­con­men­su­ra­ble. Las pal­me­ras se­guían acom­pa-

a los des­bor­des del río Pil­co­ma­yo o río de los pá­ja­ros, co­mo lo lla­ma­ban los an­ti­guos en su len­gua an­ces­tral. Es un pa­raí­so pa­ra los ob­ser­va­do­res de aves, ya que allí se en­cuen­tran más de 500 es­pe­cies, en­tre las que se des­ta­can el ja­bi­rú, pa­to pi­ca­zo, es­pá­tu­la ro­sa­da, cha­já y ban­du­rria real.

Aquí los cham­pa­les ca­rac­te­ri­zan al en­torno. Son en­re­da­de­ras que en­vuel­ven a los ár­bo­les se­cos, pro­duc­to de la inun­da­ción. El sig­ni­fi­ca­do de cham­pal es ima­gen fan­tas­mal; así lo de­no­mi­na­ron los abo­rí­ge­nes y son el re­fu­gio de las aves y de otros ani­ma­les que ha­bi­tan el ba­ña­do. Sus aguas son muy trans­pa­ren­tes y de­jan ver los pe­ces que na­dan en­tre las plan­tas acuáticas. Los ya­ca­rés ob­ser­van con sus pro­mi­nen­tes ojos, ca­mu­flán­do­se en­tre las len­te­jas re­po­lli­to de agua. Tran­qui­los, se pa­sean in­di­fe­ren­tes an­te nues­tras cá­ma­ras y mi­ra­das. Na­ve­gar en el ba­ña­do nos per­mi­te ver bien de cer­ca ca­da detalle. De enero a mar­zo, el ba­ña­do re­ci­be la ma­yor can­ti­dad de agua y, a par­tir de mar­zo, co­mien­za a ba­jar pau­la­ti­na­men­te, con­cen­tran­do en me­nor es­pa­cio, ma­yor can­ti­dad de es­pe­cies. En­tre abril y sep­tiem­bre es el mo­men­to pa­ra la na­ve­ga­ción y, de oc­tu­bre a di­ciem­bre, la épo­ca se­ca, en la que se pue­de ac­ce­der a pie.

Los cham­pa­les se de­rra­man so­bre las aguas co­mo ver­des fan­tas­mas en un pai­sa­je tan in­tri­gan­te co­mo sor­pren­den­te. Es­to ocu­rre cuan­do aún es­tán las en­re­da­de­ras pues, cuan­do se van se­can­do, los ár­bo­les, en lu­gar de ho­jas, tie­nen pá­ja­ros. Son tan­tos los que se po­san so­bre sus ra­mas que pue­den con­fun­dir­se con fo­lla­je.

Ca­li­dez y or­gu­llo

Lle­ga­mos al pa­ra­je For­tín So­le­dad, por la Ru­ta Pro­vin­cial 32. Nos es­pe­ran en la ca­sa de An­to­nio jun­to a Por­qui, un pe­que­ño pe­ca­rí de co­llar que ac­túa co­mo un pe­rro. Has­ta se ti­ra pan­za arri­ba pa­ra que lo aca­ri­cien. Ma­ri­té con en­tu­sias­mo nos cuen­ta los pro­yec­tos que tie­nen en la co­mu­ni­dad re­la­cio­na­dos con el tu­ris­mo. La ca­sa es fres­ca, su te­cho tie­ne tron­cos de pal­me­ra co­mo te­jas, bue­nos ais­lan­tes. Com­par­ti­mos un ex­qui­si­to al­muer­zo bien tí­pi­co del lu­gar: em­pa­na­das de char­qui, chi­vi­to, chan­fai­na y ma­za­mo­rra de pos­tre. Ex­qui­si­te­ces que fue­ron su­pe­ra­das por la ca­li­dez con la que los lu­ga­re­ños re­ci­ben a los tu­ris­tas. An­to­nio con­tó que a su hi­ja le dio el nom­bre de Es­tre­lla So­le­dad en ho­nor al ba­ña­do y al pa­ra­je en el que vi­ve y al que es­tá or­gu­llo­so de per­te­ne­cer.

Ya de re­gre­so en la ciu­dad, fui­mos a co­no­cer la la­gu­na He­rra­du­ra, que se en­cuen­tra a 44 km. Allí se rea­li­za la Fies­ta In­ter­na­cio­nal de Pes­ca de la Cor­vi­na de Río. Hi­ci­mos un pa­seo en lan­cha pa­ra lue­go apa­gar mo­to­res y de­jar­nos lle­var sua­ve­men­te por la co­rrien­te pa­ra ob­ser­var la fauna. Y, cuan­do pen­sá­ba­mos que ya ha­bía­mos vis­to ca­si to­do, nos sor­pren­dió una gran fa­mi­lia de mo­nos ca­ra­yá que se tras­la­da­ba de árbol en árbol con acro­bá­ti­cos sal­tos. Has­ta pu­di­mos ver a las hem­bras sal­tar con sus crías en la es­pal­da. Un es­pec­tácu­lo in­creí­ble y digno de una vi­si­ta a la For­mo­sa her­mo­sa.

De izq. a der: pa­seo en bo­te por el ba­ña­do La Es­tre­lla. Ar­te­sa­nías en la co­mu­ni­dad Cam­po del Cie­lo. Sec­tor de Spa en el Ho­tel Ca­sa Gran­de. Mo­na Ca­ra­yá en La­gu­na He­rra­du­ra.

De izq. a der.: aves en el Ba­ña­do La Es­tre­lla, sec­tor Ver­te­de­ro. Gua­ca­ma­yo en la Re­ser­va Guay­co­lec. Urra­ca co­mún en el Par­que Na­cio­nal Río Pil­co­ma­yo. Ya­ca­ré en el Ba­ña­do La Es­tre­lla y Mu­seo Re­gio­nal del Nor­des­te, en La­gu­na Blan­ca.

Pal­me­ras ca­ran­day. Ca­sa de ar­te­sa­nías en la ca­pi­tal pro­vin­cial. Co­ci­nan­do ma­za­mo­rra en For­tín So­le­dad. Ar­te­sa­nías en fi­bra de pal­ma en la co­mu­ni­dad Cam­po del Cie­lo y des­can­so en He­rra­du­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.