Per­di­ces pa­sa­das por agua.

Em­pe­zó la an­sia­da tem­po­ra­da y la pri­me­ra sa­li­da se ca­rac­te­ri­zó por el ex­ce­so de llu­via. Un es­ce­na­rio di­fe­ren­te, con nue­vos re­tos y más de una lec­ción pa­ra apren­der.

Weekend - - CONTENIDO - Por Ho­ra­cio Ga­llo.

Em­pe­zó la an­sia­da tem­po­ra­da de ca­za y la pri­me­ra sa­li­da se ca­rac­te­ri­zó por el ex­ce­so de llu­via. Un es­ce­na­rio di­fe­ren­te en Ta­pal­qué, con nue­vos re­tos y más de una lec­ción pa­ra apren­der.

Es­te año el cli­ma nos lle­vó a arran­car la tem­po­ra­da de ca­za me­nor en Ta­pal­qué, zo­na cen­tro de la pro­vin­cia de Bue­nos A ires. Tras la se­quía que se pro­lon­gó to­do el ve­rano y par­te del oto­ño, los úl­ti­mos días de abril y los pri­me­ros de ma­yo se vie­ron azo­ta­dos por fuer­tes tor­men­tas. Los cam­pos se mo­di­fi­ca­ron y un nue­vo es­ce­na­rio se nos pre­sen­tó: en a lg unos ca­sos las co­se­chas de gi­ra­sol y maíz no lle­ga­ron a tér­mino, lo que obli­gó a los hom­bres de cam­po a de­jar sus sem­bra­díos co­mo pas­tu­ras pa­ra el ga­na­do. To­do es­to tam­bién se ref le­jó en las es­pe­cies: la can­ti­dad de pa­lo­mas, lie­bres, per­di­ces y co­lo­ra­das es muy bue­na gra­cias a que tie­nen más ali­men­to a mano, aun­que su ta­ma­ño to­da­vía es chi­co. Su­po­ne­mos que a me­dia­dos de ju­nio ha­brán al­can­za­do un buen por­te.

Pa­ra es­ta ca­ce­ría con­té con la com­pa­ñía de Da­niel Ca­llis­to, cóm­pli­ce de mu­chas sa­li­das; Fe­de­ri­co Villanustre, fo­tó­gra­fo asig­na­do pa­ra es­ta oca­sión; y Folk, mi fiel pe­rro poin­ter. Par­ti­mos la jor­na­da pre­via a la ca­za con el fin de pa­sar la no­che en la ciu­dad de Ta­pal­qué. Al día si­guien­te nos pa­só a bus­car el guía, Fe­li­ciano Aguirre, arri­ba de una ca­mion­ta Che­vro­let C-10 en la que car­ga­ba sus tres bre­to­nes: Roc­co, Cie­lo y Fri­da.

La llu­via nos dio la bien­ve­ni­da

Ape­nas agarramos la RN 205, nos en­con­tra­mos con una llu­via cons­tan­te que, le­jos de ame­dren­tar­nos, em­pe­zó a ali­men­tar en no­so­tros el de­seo de ex­pe­ri­men­tar una ca­ce­ría di­fe­ren­te. Fe­li­ciano, por las du­das, nos pre­gun­tó qué que­ría­mos ha­cer, nos que­da­ban 10 ki­ló­me­tros de ca­mino de tie­rra has­ta el cam­po, ha­bía llo­vi­do tam­bién a la no­che y el día no au­gu­ra­ba nin­gu­na me­jo­ría. Ob­via­men­te de­ci­di­mos se­guir ade­lan­te y pa­sa­mos por el des­ta­ca­men­to de la pa­tru­lla ru­ral, en el que rea­li­za­mos el trá­mi­te co­rres­pon­dien­te pa­ra es­tar en re­gla.

Los úl­ti­mos ki­ló­me­tros del ca­mino fue­ron por zo­nas anega­das y ba­jo una fuer­te ga­rúa, pe­ro la Chevy y su con­duc­tor, a fuer­za de de­rra­pes y trac­ción, nos lle­va­ron a buen tér­mino. Al­go pa­ra des­ta­car: la se­quía de los me­ses pre­vios ha­bía com­pac­ta­do la tie­rra, por lo que en su su­per­fi­cie ha­bía mu­cha agua y ba­rro, pe­ro más aba­jo to­da­vía se man­te­nía fir­me, lo que

per­mi­tió que las rue­das se pu­die­ran afir­mar so­bre el te­rreno.

Ya en el cam­po tu­vi­mos que cam­biar nues­tras ro­pas por unas im­permea­bles, ha­bía vien­to mo­de­ra­do y una llu­via te­nue que se man­tu­vo du­ran­te to­da la jor­na­da. Ade­más, pa­ra evi­tar que Folk se las­ti­ma­ra las pa­tas, le pu­se unas bo­tas de neo­pre­ne de ori­gen ale­mán, con cie­rre de abro­jos que re­for­cé con cin­ta ais­la­do­ra. Una vez lis­tos, em­pe­za­mos a an­dar y, de in­me­dia­to, es­cu­ché un dis­pa­ro de Da­niel, quien ya ha­bía co­bra­do su pri­me­ra pie­za.

La llu­via nos em­pa­pa­ba y el agua nos di­fi­cul­ta­ba usar los an­te­ojos de ti­ro y la cá­ma­ra fo­to­grá­fi­ca. Ca­mi­nar con bo­tas por esas zo­nas anega­das es real­men­te ago­ta­dor, uno que­da sin fuer­zas y ba­ña­do en trans­pi­ra­ción, co­mo si hu­bie­ra sa­li­do a co­rrer. En es­tas si­tua­cio­nes

uno de­be co­no­cer su lí­mi­te fí­si­co, co­mo tam­bién el de su pe­rro pa­ra no so­bre­exi­gir­lo.

Un es­ce­na­rio ven­ta­jo­so

Afor­tu­na­da­men­te, la cuo­ta se cum­ple muy rá­pi­da­men­te. Hay que re­sal­tar que la ro­sa de los per­di­go­nes se mar­ca mu­cho en los pas­tos con agua, lo que sir­ve de re­fe­ren­cia pa­ra co­rre­gir el ti­ro en el ac­to. Ade­más, en es­te es­ce­na­rio de llu­via y vien­to, los perros re­ci­ben me­jor las ema­na­cio­nes y to­man sus pre­sas mu­cho an­tes de lo ha­bi­tual.

Otro da­to a te­ner en cuen­ta es el si­guien­te: du­ran­te una mar­ca de Folk, dos ca­ba­llos pa­sa­ron por la zo­na y nin­gu­na per­diz le­van­tó vue­lo, lo que nos dio a en­ten­der que las per­di­ces no sa­lían a me­nos que se las pi­sa­ra. A su vez, aun­que los pas­tos no es­ta­ban se­cos, tam­po­co eran de­ma­sia­do al­tos. En es­te pre­dio en par­ti­cu­lar ha­bía cua­dros de gi­ra­sol y de maíz; al­re­de­dor de es­te úl­ti­mo ron­da­ba mu­cha per­diz chi­ca, mien­tras que cer­ca del pri­me­ro pre­do­mi­na­ba la co­lo­ra­da; hay que re­cor­dar que su ca­za es­tá prohi­bi­da. Siem­pre res­pe­te­mos las nor­mas.

Tras dis­fru­tar de un bre­ve des­can­so y un rico asa­do, de­jé a Folk en la ca­mio­ne­ta, que ya se ha­bía mo­ja­do bas­tan­te; y sa­lí nue­va­men­te, es­ta vez con uno de los bre­to­nes de Fe­li­ciano. Al ob­ser­var a es­te pe­rro me di cuen­ta de las di­fe­ren­cias que tie­ne pa­ra mar­car con res­pec­to al poin­ter. El bre­tón lo ha­ce en el pi­so, mue­ve mu­cho la co­la, co­mo si fue­ra un ven­ti­la­dor; tie­ne una pa­ra­da me­nos rí­gi­da y un la­ceo más cer­cano y tran­qui­lo, lo que ob­via­men­te agra­de­ci­mos tras el des­gas­te fí­si­co que su­fri­mos a la ma­ña­na.

Su ren­di­mien­to fue ex­ce­len­te, ha­cía bien los apor­tes y sus mar­cas fue­ron lar­gas y pre­ci­sas. Es­te pe­rro en par­ti­cu­lar la sos­te­nía con tran­qui­li­dad, es­pe­ra­ba has­ta que uno lle­ga­ra y le­van­ta­ba la pre­sa cuan­do se lo pe­día. La ca­ce­ría ba­jo la llu­via es exi­gen­te, pe­ro, por suer­te, los ca­nes tra­ba­jan con ema­na­cio­nes más fuer­tes, ade­más de que las per­di­ces y lie­bres sa­len más cer­ca del ca­za­dor. Es una ex­pe­rien­cia gra­ta y que to­dos de­be­rían ex­pe­ri­men­tar al­gu­na vez, a pe­sar del es­fuer­zo fí­si­co.

Mo­ti­vos pa­ra ilu­sio­nar­se

L a tem­po­ra­da se pro­yec­ta con una muy bue­na po­bla­ción de es­pe­cies y se­gu­ra­men­te los cu­pos se lo­gren en po­co tiem­po. Los me­teo­ró­lo­gos pre­vén un in­vierno frío, con me­nos can­ti­dad de agua. Re­cuer­den, ca­zar sin pe­rro y con llu­via no es acon­se­ja­ble, ya que las lie­bres y las per­di­ces só­lo apa­re­cen a me­nos que se las pi­se o uno pa­se muy cer­ca. Por úl­ti­mo, ba­jo nin­gún mo­ti­vo hay que sa­lir con ac­ti­vi­dad eléc­tri­ca, por más que es­té le­jos de nues­tra ubi­ca­ción. Una per­so­na en el me­dio de un cam­po hú­me­do, con una es­co­pe­ta en la mano, es un pa­ra­rra­yos mó­vil. Es­ta es una ac­ti­vi­dad pa­ra dis­fru­tar, no hay ne­ce­si­dad de po­ner­se en ries­go.

En los ras­tro­jos de gi­ra­sol ha­bía mu­chas per­di­ces co­lo­ra­das que só­lo le­van­ta­ban vue­lo si las pi­sá­ba­mos. El bre­tón fue rá­pi­do y to­mó una que sa­lió tar­de. No le dis­pa­ra­mos y al fi­nal el ave si­guió su vue­lo.

Izq.: Da­niel y Fe­li­ciano se cam­bia­ron ape­nas lle­ga­mos, la llu­via obli­ga a usar ro­pa im­permea­ble. Der.: lo­ca­li­zar una per­diz sin pe­rro es di­fí­cil por­que se mi­me­ti­zan me­jor en­tre los pas­tos y el agua.

Izq.: El bre­tón y el poin­ter mar­ca­ron de for­ma pre­ci­sa, to­man­do las ema­na­cio­nes a gran dis­tan­cia. Der.: Folk se desen­vol­vió con sol­tu­ra, las bo­tas no lo mo­les­ta­ron y ade­más pro­te­gie­ron sus pa­tas. No to­dos los perros se adap­tan de la mis­ma for­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.