Do­ra­dos en aguas cris­ta­li­nas.

La vi­si­ta a los Es­te­ros del Iso­ró, en Corrientes, mos­tró la abun­dan­cia de es­ta es­pe­cie y el po­co es­fuer­zo que ha­ce fal­ta pa­ra con­se­guir­la.

Weekend - - CONTENIDO - Por Ju­lio Pollero.

La vi­si­ta a los Es­te­ros del Iso­ró, en Corrientes, nos mos­tró la abun­dan­cia y los muy bue­nos por­tes de es­ta her­mo­sa es­pe­cie. Una pes­ca di­ver­ti­da y que no re­quie­re de mu­cho es­fuer­zo.

Apro­ve­chan­do nues­tro úl­ti­mo via­je a Go­ya cu­brien­do las po­si­bi­li­da­des de pes­ca del su­ru­bí, ha­bla­mos con el guía pa­ra ha­cer­nos un tiem­po y prac­ti­car la pes­ca de do­ra­dos uti­li­zan­do so­la­men­te se­ñue­los o car­na­das ar­ti­fi­cia­les. Ja­vier En­ri­que, quien fi­nal­men­te nos guia­ría, de­cía que nos íba­mos a sor­pren­der por la ca­li­dad y can­ti­dad de do­ra­dos que ob­ten­dría­mos, sa­bien­do de an­te­mano que la pes­ca es­ta­ba muy bue­na de­bi­do, en­tre otras co­sas, a la abun­dan­cia de car­dú­me­nes de pe­ces fo­rra­je­ros que se mo­vían en sus clá­si­cos pes­que­ros.

La idea era in­ten­tar en­tre Go­ya y Es­qui­na, en el cir­cui­to for­ma­do al­re­de­dor de los fa­mo­sos y re­co­no­ci­dos es­te­ros del Iso­ró, lu­gar que fue de­cla­ra­do co­mo re­ser­va, con res­tric­cio­nes y prohi­bi­cio­nes pa­ra pes­car den­tro de él. To­da es­ta zo­na cuen­ta ha­bi­tual­men­te con aguas muy cla­ras y un sin­fín de ria­chos e hi­los que se for­man en­tre la den­si­dad de ca­ma­lo­tes que in­te­gran gran par­te de los es­te­ros.

Ob­via­men­te, tam­bién­po­de­mos ver sa­li­das de arro­yos, la­gu­nas y al­gu­nas zo­nas con pe­que­ñas ba­rran qui­tas que sue­len es­tar ta­pa das por el agua. Dis­tin­to es ob­ser­var el in­te­rior de los arro­yos del área, con gran can­ti­dad de ár­bo­les de di­fe­ren­tes de­no­mi­na­cio­nes y cos­tas ta­pia­das de ve­ge­ta­ción, don­de po­de­mos pro­bar con es­pe­cies me­no­res. Sin lu­gar a du­das, la cuen­ca del Iso­ró es un re­ser­vo­rio na­tu­ral ideal pa­ra el eco­tu­ris­mo y la con­ser­va­ción.

Es­te pes­que­ro, uno de­lo sí co­nos de la pro­vin­cia de Corrientes, tam­bién es uti­li­za­do in­ter­na­cio­nal­men­te por los ado­ra­do­res de la pes­ca con mos­ca o fly cast. Afi­cio­na­dos de to­das par­tes del mun­do vie­nen a re­co­rrer su in­te­rior pa­ra pes­car y di­vi­sar su ex­ce­len­te flo­ra y fauna, que com­pren­de car­pin­chos, cier­vos de los pantanos, ya­ca­rés, mo­nos y al­gún otro que se nos es­ca­pa.

Los equi­pos

Pa­ra es­ta pes­ca de do­ra­dos con ar­ti­fi­cia­les es­tu­vi­mos di­vi­di­dos en dos gru­pos: los que que­rían pro­bar con equi­pos de spin­ning y los que pre­fe­rían ha­cer­lo con los de bait­cas­ting. Sin du­das, pa­ra es­tar cu­bier­tos en to­dos los as­pec­tos, de­be­ría­mos lle­var ca­ñas de en­tre 1,70 y 2,10 m de lar­go, de ac­ción de pun­ta y po­ten­cia me­dia o, co­mo se de­no­mi­na en los tiem­pos mo­der­nos, me­dium

heavy. Den­tro de es­ta ca­te­go­ría va­mos a en­con­trar ca­ñas que van en­tre las 8-14 lb, 10 - 17 lb y 12 - 20 lb (1 lb = 453,592 gra­mos), tan­to sea en bait co­mo en spin­ning. Los re­eles de­be­rán ser me­dia­nos, con buen re­gis­tro de freno y una ca­pa­ci­dad mí­ni­ma de car­ga de 100 m de mul­ti­fi­la­men­to de 40 o 50 lb. En cuan­to a los se­ñue­los, sin du­das va­mos a lle­var to­dos los que nos pa­re­cen ne­ce­sa­rios o bien, des­pués de

una char­la con el guía, los que él nos pue­da re­co­men­dar. Pe­ro, si de­be­mos ele­gir, la res­pues­ta es: lle­ve­mos to­dos; una vez que es­te­mos allá, ve­re­mos cuá­les son los más efi­ca­ces. De lo con­tra­rio, po­de­mos lle­gar a arre­pen­tir­nos de de­jar­los col­ga­dos en la vi­tri­na.

El com­ple­men­to que no de­be fal­tar pa­ra es­ta par­te del equi­po es: ny­lon f luor­car­bono, lea­der de ace­ro, snaps o mos­que­to­nes, go­rra de vi­se­ra y an­te­ojos. Una vez fi­na­li­za­do el re­le­va­mien­to del “to­ro del río”, co­mo ya di­ji­mos, en­fo­ca­mos to­dos nues­tros ca­ño­nes a la otra pes­ca, la del “ti­gre del río”, que tan­tas pro­ble­má­ti­cas a re­sol­ver plan­tea en ca­da una de las ex­cur­sio­nes que rea­li­za­mos.

Nues­tro guía nos ve­nía co­men­tan­do de la cla­ri­dad del agua y del te­ma de los car­dú­me­nes de fo­rra­je­ros, por lo cual él con­si­de­ra­ba que no se­ría tan inal­can­za­ble la po­si­bi­li­dad de dar con bue­na can­ti­dad de pe­ces. Tras per­noc­tar en la is­la, nos le­van­ta­mos muy tem­prano pa­ra to­mar un buen desa­yuno y dis­fru­tar de la pri­me­ra par­te del día. Na­ve­ga­mos muy po­qui­to has­ta la bo­ca de la la­gu­na La Co­la­cha y ya se veía cla­ra­men­te el cam­bio de agua con el Soto, otro de los arro­yos im­por­tan­tes del lu­gar. La idea era arro­jar bien aden­tro de la la­gu­na y re­co­ger no muy rá­pi­do se­ñue­los de me­dia agua.

Pri­me­ros lan­ces y pi­ques

Jun­to al guía éra­mos cua­tro per­so­nas en to­tal y to­dos tra­ta­mos de ha­cer al­go di­fe­ren­te: al­gu­nos eli­gie­ron del ti­po min­nows y otros ti­po sticks pa­ra cru­zar la co­rren­ta­da de una ma­ne­ra di­fe­ren­te. Los pri­me­ros tiros fue­ron a mo­do de prue­ba pe­ro sin re­sul­ta­dos en nin­guno de los ca­sos. Has­ta que en un Bom­ber Wind­chea­ter de co­lor ce­les­te tu­vi­mos la pri­me­ra res­pues­ta, un do­ra­do de apro­xi­ma­da­men­te 5 kg que nos re­ga­la­ba con sus sal­tos un co­lor azul y oro en su­per­fi­cie, digno de una fil­ma­ción.

Así se fue­ron dan­do va­rios pi­ques más en los que la ve­det­te fue una ba­na­ni­ta Vo­raz mul­ti­co­lor con una pa­le­ta Nº 1 que, des­pués de dos ma­ni­ja­zos, ya da­ba pi­ques ahí no­más de nues­tro cam­pa­men­to.

Me­dian­te un mé­to­do muy par­ti­cu­lar –un clá­si­co sil­bi­do– nos di­mos cuen­ta de que era la ho­ra del al­muer­zo, por lo que de­bía­mos de­jar de pes­car por un ra­to pa­ra dis­fru­tar de un mo­men­to a la som­bra jun­to a va­rios ami­gos que com­par­tían la mis­ma pa­sión pe­ro en otras em­bar­ca­cio­nes. To­do fue muy rá­pi­do y pla­cen­te­ro, y cuan­do te­nía­mos to­do listo pa­ra vol­ver al mis­mo lu­gar, el guía nos co­mu­ni­có que íba­mos a pes­car en to­da la zo­na co­no­ci­da co­mo Bo­ca Nue­va. Un am­bien­te di­fe­ren­te pe­ro que reunía ca­rac­te­rís­ti­cas pa­re­ci­das a las del pes­que­ro re­cién re­le­va­do.

Na­ve­ga­mos a mar­cha len­ta y, unos 100 m an­tes de lle­gar, pa­ra­mos la mar­cha pa­ra ba­jar el mo­tor eléc­tri­co de proa y acer­car­nos muy des­pa­ci­to, ya que se veían los car­dú­me­nes cazando y re­vo­lean­do –li­te­ral­men­te– mo­ja­rras y sa­ba­li­tos por el ai­re. La lo­cu­ra pes­que­ril in­va­dió la em­bar­ca-

ción y, pa­ra no su­frir ac­ci­den­tes, aco­mo­da­mos bien to­das las co­sas y nos ubi­ca­mos de ma­ne­ra tal de que to­dos pu­dié­ra­mos pes­car me­dia­na­men­te có­mo­dos.

Más y más pi­ques

Ca­ye­ron los se­ñue­los al agua y en­se­gui­da tu­vi­mos res­pues­tas de do­ra­dos de to­dos los ta­ma­ños; nin­guno era chi­co, to­dos su­pe­ra­ban los 3 kg de pe­so, al­go que lla­mó po­de­ro­sa­men­te nues­tra aten­ción. Fue tal el fre­ne­sí que rei­na­ba, que de­ci­di­mos bus­car otros lu­ga­res pa­ra te­ner la po­si­bi­li­dad de que la pes­ca nos re­sul­ta­ra más di­fí­cil, al­go inusual en es­te de­por­te.

Con es­tos con­cep­tos, la idea era bus­car un lu­gar con me­nor can­ti­dad de pi­ques y la po­si­bi­li­dad de dar con al­gún do­ra­do de los bue­nos, esos que arri­man o su­pe­ran las dos ci­fras. To­ca­mos un par de pun­tos y na­da, re­sul­ta­dos ne­ga­ti­vos has­ta que Ja­vier nos di­jo: “aho­ra va­mos a ir a una pun­ta en la que só­lo van a po­der pes­car dos per­so­nas, así que ti­ren la mo­ne­da a ver quién se que­da afue­ra”. Za­fé, es­ta vez pu­de pes­car y con mu­cha suer­te, ya que pin­ché un her­mo­so do­ra­do de 7 u 8 kg, y cor­té uno bien gran­de que, lue­go de pa­sar ba­jo un tron­co, me aflo­jó to­da la lí­nea.

Con una sen­sa­ción de va­cío pe­dí re­van­cha pa­ra el otro día, ya que ten­dría­mos unas ho­ras más de pes­ca y otros lu­ga­res pa­ra re­co­rrer. Con cien­tos de anéc­do­tas dis­fru­ta­mos de una bue­na ce­na y, muy tem­pra­ni­to, nos fui­mos a dor­mir pa­ra apro­ve­char la ma­ña­na si­guien­te.

Las pri­me­ras lu­ces del ama­ne­cer nos en­con­tra­ron na­ve­gan­do has­ta la conf luen­cia de unos ria­chos con el río ma­dre, don­de po­día­mos ver cla­ra­men­te el cor­te del agua y, otra vez, la ca­ce­ría de los do­ra­dos y al­gu­nos pi­co de pa­to que sa­ca­ban su bo­ca cha­ta fue­ra del agua pa­ra to­mar va­rias mo­ja­rras a la vez.

Nue­va­men­te arro­ja­mos se­ñue­los de co­lo­res flúo pa­ra pro­du­cir un efec­to dis­tin­to en el agua y tra­tar de lo­grar al­gu­nos pi­ques. Sin du­da, fue nues­tro mo­men­to por­que no pa­rá­ba­mos de te­ner res­pues­tas an­te ca­da lan­za­mien­to con pe­sos muy va­ria­dos, ya que los do­ra­dos iban des­de los t res hast a los seis ki­los, con al­gu­na ex­cep­ción que lle­gó a los ocho.

En es­ta ex­cur­sión pa­sa­mos real­men­te unos días ge­nia­les, con mu­cha pes­ca y de la bue­na, dis­fru­tan­do nue­va­men­te de los es­te­ros del Iso­ró, un pes­que­ro ex­cep­cio­nal.

Es­te­ros del Iso­ró, Corrientes: un ám­bi­to don­de cap­tu­rar do­ra­dos en abun­dan­cia. 42

El agua cla­ra de los es­te­ros nos per­mi­tó dis­fru­tar de los es­plén­di­dos co­lo­res de la pes­ca: aquí un do­ra­do de unos 4 kg.

Na­ta­lio jun­to a Ja­vier y uno de los bue­nos: do­ra­da­zo de ca­si 7 kg, ob­te­ni­do con un se­ñue­lo del ti­po ba­na­na.

Es­te­ros del Iso­ró CorrientesUbi­ca­ción: a los es­te­ros del Iso­ró po­de­mos lle­gar tan­to des­de Es­qui­na co­mo des­de Go­ya. En am­bas lo­ca­li­da­des va­mos a en­con­trar per­so­nas idó­neas pa­ra pes­car en el lu­gar. Las dis­tan­cias son pa­re­ci­das y la com­ple­ji­dad, la mis­ma. En es­ta opor­tu­ni­dad, par­ti­mos des­de Go­ya.Dis­tan­cia: des­de Bue­nos Ai­res has­ta Go­ya hay 716 km; a Es­qui­na, 605 km. Ju­nio 2018 - Wee­kend / 43

Es­ta vez Gaby y Ja­vier con un do­ra­do de lo­mo ne­gro, pro­pio del in­te­rior de una la­gu­na de aguas cla­ras.

Na­ve­gan­do en el in­te­rior de los es­te­ros y abas­te­cien­do a las em­bar­ca­cio­nes en la is­la, lu­gar de la es­ta­día.

Otro do­ra­da­zo que to­mó una co­lu­di­ta Vo­raz. Re­co­gien­do a me­dia má­qui­na y stic­kean­do se die­ron los me­jo­res re­sul­ta­dos. Pe­só ca­si 8 kg.

Bien azul y oro se re­fle­ja el sal­to del do­ra­do en su­per­fi­cie. La ac­ción de las ca­ñas de 17 li­bras dio muy bue­nos re­sul­ta­dos, tan­to en lan­ces co­mo en efec­ti­vi­dad de la cla­va­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.