Ma­nio­bras sin ries­go.

Có­mo evi­tar ac­ci­den­tes en el Del­ta y los ríos de­bi­do a vi­ra­jes mal efec­tua­dos. Qué di­cen las nor­mas. Lec­tu­ra de lu­ces. Apro­xi­ma­ción.

Weekend - - CONTENIDO - Por Mar­tín D’Elía.

Con­se­jos y mo­vi­mien­tos úti­les pa­ra evi­tar ac­ci­den­tes en el Del­ta y los ríos de­bi­do a vi­ra­jes mal efec­tua­dos. Qué di­cen las nor­mas. Lec­tu­ra de lu­ces y for­mas de apro­xi­ma­ción.

En lo úl­ti­mos tiem­pos gran nú­me­ro de ac­ci­den­tes se han su­ce­di­do en el Del­ta y otras áreas de na­ve­ga­ción de la Ar­gen­ti­na. En al­gu­nos de ellos, has­ta se han te­ni­do que la­men­tar víc­ti­mas fa­ta­les. Tam­po­co son in­fre­cuen­tes los to­ques, ras­po­nes y le­ves gol­pes en­tre bar­cos. Sin em­bar­go, to­do se en­cuen­tra nor­ma­do en al­gu­nas re­gla­men­ta­cio­nes, en­tre ellas: el Reglamento In­ter­na­cio­nal pa­ra Pre­ve­nir los Abor­da­jes (RIPA), el Ré­gi­men de la Na­ve­ga­ción Ma­rí­ti­ma, Flu­vial y La­cus­tre (REGINAVE) y las or­de­nan­zas ma­rí­ti­mas so­bre la par­te ope­ra­ti­va de bu­ques y em­bar­ca­cio­nes de­por­ti­vas.

RIPA

Sus re­glas son in­ter­na­cio­na­les y re­co­no­ci­das por nues­tra au­to­ri­dad de ban­de­ra co­mo vá­li­das en la Ar­gen­ti­na. Re­gu­lan to­do lo re­la­cio­na­do con las lu­ces de na­ve­ga­ción, ba­li­zas y de­re­chos de pa­so, es­ta­ble­cien­do en una pri­me­ra par­te lo si­guien­te: las em­bar­ca­cio­nes pro­pul­sa­das a mo­tor le ce­de­rán el pa­so a las pro­pul­sa­das a ve­la, que le ce­de­rán el pa­so a las de­di­ca­das a la pes­ca (no de­por­ti­va), que le ce­de­rán el pa­so a las que se en­cuen­tran con ma­nio­bra res­trin­gi­da (in­clu­yen­do por su ca­la­do y las que van por pa­sos y ca­na­les an­gos­tos), que le ce­de­rán el pa­so a aque­llas que se en­cuen­tran en si­tua­ción de bu­que sin go­bierno.

Quién ce­de el pa­so

Des­de ya que el ries­go de abor­da­je, si­nó­ni­mo de co­li­sión en­tre bar­cos, pue­de dar­se en­tre em­bar­ca­cio­nes de la mis­ma ca­te­go­ría, por ejem­plo en­tre dos lan­chas a mo­tor. Pa­ra eso el RIPA enun­cia en su sec­ción de re­glas de ti­món y de ru­ta quién de­be ce­der el pa­so y quién de­be se­guir a rum­bo.

Pe­ro ojo, el RIPA no di­ce que al­guno de los bar­cos tie­ne de­re­cho de pa­so o prio­ri­dad so­bre el otro, lo que des­ta­ca es­ta ley in­ter­na­cio­nal es cuál de los bar­cos tie­ne que ce­der el pa­so. Igual­men­te, nin­gu­na re­gla da de­re­cho a cho­car o a pro­vo­car un ries­go. La em­bar­ca­ción que de­ba ce­der el pa­so pro­cu­ra­rá no cor­tar la proa de la que si­gue a rum­bo, va­le de­cir que ami­no­ra­rá la ve­lo­ci­dad y pro­cu­ra­rá pa­sar­le por la po­pa o cam­bia­rá de rum­bo. El otro no tie­ne de­re­cho a ha­cer mo­ne­rías errá­ti­cas. Lo que di­ce la ley es que man­ten­drá su rum­bo y ve­lo­ci­dad. No obs­tan­te, pue­de ac­tuar pa­ra evi­tar el abor­da­je con su pro­pia ma­nio­bra, tan pron­to le re­sul­te evi­den­te que quien de­be­ría apar­tar­se ha­ce al­go im­pro­pio o in­su­fi­cien­te. El mis­mo tex­to di­ce que to­da ma­nio­bra que se efec­túe pa­ra evi­tar un abor­da­je se­rá lle­va­da a ca­bo en for­ma cla­ra, con la de­bi­da an­ti­ci­pa­ción y res­pe­tan­do las bue­nas prác­ti­cas ma­ri­ne­ras que ahí tam­bién se es­pe­ci­fi­can.

Pi­lo­to au­to­má­ti­co

Hay mu­chos que lo de­jan fun­cio­nan­do y sin vi­gi­lan­cia. Hu­bo bar­cos que así han em­bes­ti­do la cos­ta y zo­nas de po­ca ca­la­da pe­ro, si se en­cuen­tran con otro dis­traí­do, pue­de ocu­rrir una co­li­sión grave.

Es esen­cial do­mi­nar el ho­ri­zon­te con la vis­ta: no es­ti­bar ele­men­tos o lle­var per­so­nas (so­lá­rium u open de proa) de­lan­te del pues­to del ti­mo­nel. En las ti­mo­ne­ras cu­bier­tas, du­ran­te la no­che, na­ve­gar a os­cu­ras y evi­tar los re­fle­jos en los pa­ra­bri­sas. Si se va a na­ve­gar en aguas abier­tas, lle­var co­lo­ca­da una pan­ta­lla

re­flec­to­ra de ra­dar per­ma­nen­te­men­te y, cuan­do la vi­si­bi­li­dad es­té res­trin­gi­da por llu­via o nie­bla, en­cen­der las lu­ces de na­ve­ga­ción, aún de día. En bar­cos cu­yo por­te per­mi­ta co­lo­car un ra­dar, tén­ga­lo y úse­lo. Es es­pe­cial­men­te útil allí don­de ha­ya trá­fi­co co­mer­cial, pa­ra ver a los de­más y por­que la se­ñal que emi­ti­mos nos ha­ce más vi­si­bles que un sim­ple eco pa­si­vo en los ra­da­res de los bu­ques.

Lu­ces

Na­ve­gar en la no­che no es ta­rea sim­ple y, me­nos aún, en aque­llas no­ches ce­rra­das sin lu­na o con ne­bli­na. Las re­glas es­ta­ble­cen una se­rie de lu­ces de na­ve­ga­ción en fun­ción de los ta­ma­ños de los bu­ques o el ti­po de em­bar­ca­ción. Las más sim­ple en con­di­ción de na­ve­ga­ción, y ha­blan­do ne­ta­men­te en el es­pec- tro de em­bar­ca­cio­nes de­por ti­vas, son: lu­ces de ban­da una de co­lor ro­jo (ba­bor) y otra ver­de (es­tri­bor), ge­ne­ral­men­te ubi­ca­das en proa; luz de al­can­ce blan­ca a po­pa y, por úl­ti­mo, una luz de to­pe blan­ca a proa. Las lu­ces de na­ve­ga­ción tie­nen un sig­ni­fi­ca­do pa­ra los de­más trá­fi­cos que, por “de­re­cho de pa­so”, se de­be­rán de res­pe­tar con el ob­je­ti­vo de pre­ve­nir abor­da­jes. Si bien uno de los fun­da­men­tos pa­ra pre­ve­nir co­li­sio­nes es la vi­gi­lan­cia per­ma­nen­te des­de la ca­bi­na de man­do, las lu­ces se­rán in­di­ca­ti­vos vi­sua­les cuan­do una em­bar­ca­ción ten­ga el de­re­cho de pa­so, aun­que es­tas re­glas pue­dan obli­gar al ti­mo­nel a pro­ce­der de ma­ne­ra dis­tin­ta pa­ra me­jo­rar la ma­nio­bra y evi­tar una co­li­sión.

Cuan­do se dé una si­tua­ción de apro­xi­ma­ción de fen­te y exis­ta un pe­li­gro de abor­da­je, am­bas em­bar­ca­cio­nes de­be­rán vi­rar siem­pre a la de­re­cha. Por lo tan­to, na­ve­gan­do de vuel­ta en­con­tra­da se da la com­bi­na­ción de luz ro­ja con ro­ja, que es una ma­ne­ra sen­ci­lla de ase­gu­rar­se de que ca­da uno de­ja­rá pa­sar al otro por su pro­pia ban­da de ba­bor. Cuan­do una em­bar­ca­ción ten­ga a otra a su de­re­cha, ce­de­rá el pa­so, es de­cir, el ti­mo­nel que ob­ser­ve la luz ro­ja de na­ve­ga­ción de la otra em­bar­ca­ción es el que ten­drá que ce­der el pa­so.

Si la si­tua­ción es de al­can­ce, to­da em­bar­ca­ción que se en­cuen­tre por de­trás de otra, y que por su ve­lo­ci­dad pue­da al­can­zar­la, ten­drá que vi­rar por su de­re­cha o iz­quier­da y po­drá re­gre­sar a su rum­bo siem­pre y cuan­do la em­bar­ca­ción al­can­za­da ha­ya que­da­do com­ple­ta­men­te atrás. Sin du­da, co­no­cer las re­glas e ir con los ojos y las ore­jas bien abier­tos es im­por­tan­te pa­ra evi­tar abor­da­jes. Re­cor­dar que las em­bar­ca­cio­nes no son fan­tas­mas, las tri­pu­lan se­res hu­ma­nos.

102 Re­glas de con­vi­ven­cia pa­ra ma­ne­jar­se en arro­yos y ríos.

En ca­sos co­mo el del grá­fi­co, cuan­do se en­cuen­tran en cru­ces per­pen­di­cu­la­res, lo co­rrec­to es que una de las em­bar­ca­cio­nes pa­se a la otra por de­trás, ja­más por la proa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.