Tre­ve­lin Don­de ca­mi­nar es un ar­te

A prin­ci­pios de oc­tu­bre flo­re­ce en es­te pue­blo de Chu­but un cam­po de tu­li­pa­nes cu­ya be­lle­za fu­gaz crea una de las vis­tas más su­bli­mes y me­nos co­no­ci­das de la Pa­ta­go­nia. Y en el Par­que Na­cio­nal Los Aler­ces hay sen­de­ros de dis­tin­tos ni­ve­les.

Weekend - - PESCA - Tex­to y fotos: JU­LIAN VAR­SAVSKY

Al pla­near un via­je pri­ma­ve­ral a Tre­ve­lin hay que me­dir bien el ti­ro: en­tre el 10 y el 15 de oc­tu­bre se­ría el mo­men­to óp­ti­mo pa­ra con­tem­plar en su má­xi­mo es­plen­dor el cam­po de tu­li­pa­nes Plan­tas del Sur, pa­ra­dig­ma del pai­sa­je ro­mán­ti­co en to­da la Pa­ta­go­nia. Es­ta no es por cier­to la épo­ca más con­cu­rri­da de la vas­ta re­gión aus­tral: la cal­ma y un so­sie­go con­tem­pla­ti­vos ca­si zen do­mi­nan es­ta la tra­ve­sía chu­bu­ten­se que co­men­za­mos por el Par­que Na­cio­nal Los Aler­ces, de­di­ca­dos a un so­li­ta­rio ca­mi­nar en­tre ár­bo­les co­lo­sa­les y a un len­to na­ve­gar por la­gos de ori­gen gla­cia­rio.

En la of ici­na de in­for ma­ción nos re­ci­be el In­ten­den­te del Par­que –Ariel Ro­drí­guez–, quien sin qui­tar­se su an­cho som­bre­ro ofi­cial aún ba­jo te­cho, nos in­for­ma so­bre los 28 sen­de­ros de trek­king ha­bi­li­ta­dos en una su­per­fi­cie que abar­ca diez ve­ces a la ciu­dad de Bue­nos Aires, uno po­dría es­tar me­ses ca­mi­nan­do y dur­mien­do en car­pa u hos­te­rías en es­te sub­mun­do ver­de de la Pa­ta­go­nia an­di­na.

El guar­da­par­que nos cuen­ta que el trek­king más com­ple­jo es el que va has­ta la ci­ma del ce­rro Al­to El Pe­ti­so. Se arran­ca al amanecer por­que la ida y vuel­ta in­su­men ocho ho­ras de ca­mi­na­ta. Hay que es­tar en muy buen es­ta­do fí­si­co pa­ra esos 15 km: por mo­men­tos la su­bi­da es com­ple­ja y en la eta­pa fi­nal se avan­za por un sen­de­ro de 50 cen­tí­me­tros de an­cho con pre­ci­pi­cios a ca­da cos­ta­do. La me­ta im­pli­ca sor­tear un des­ni­vel de 1.255 me­tros con mo­men­tos de trepada so­bre ro­cas hú­me­das, sin lle­gar a la es­ca­la­da. El pre­mio es una de las me­jo­res pa­no­rá­mi­cas del par­que abar­can­do ca­si to­dos sus la­gos en­ca­de­na­dos.

No­so­tros dis­po­ne­mos de tres días así que re­co­rre­mos ima­gi­na­ria­men­te al­gu­nos sec­to­res a tra­vés del re­la­to de Ariel

Ro­drí­guez, quien nos in­ci­ta to­do el tiem­po a ca­mi­nar. Le pre­gun­to por un trek­king in­ter­me­dio y su­gie­re el sen­de­ro al gla­ciar To­rre­ci­llas, adon­de se lle­ga na­ve­gan­do en ca­ta­ma­rán has­ta Puer­to Nue­vo pa­ra ca­mi­nar por bos­que mix­to de ti­neos, coíhues y aler­ces, has­ta un arro­yo que na­ce de la la­gu­na de deshielo del gla­ciar To­rre­ci­llas. La ca­mi­na­ta bor­dea ese arro­yo y lo cru­za usan­do co­mo puen­te un tron­co de coíhue caí­do.

Más y me­jo­res vis­tas

Al ga­nar al­tu­ra, las pa­no­rá­mi­cas se en­san­chan y hay es­ca­le­ri­tas y sis­te­mas de so­gas pa­ra pre­ve­nir res­ba­lo­nes si hay un po­co de nie­ve. Es­te trek­king só­lo se ha­ce con guía y lle­ga cer­ca de la ma­sa de hie­lo fren­te a la la­gu­na gla­cia­ria, don­de caen pa­re­des he­la­das que ex­plo­tan en un bom­ba­zo pa­ra con­ver­tir­se en tém­pano. La ca­mi­na­ta es de me­dio día y se la sue­le com­bi­nar por la tar­de con otra al Aler­zal Mi­le­na­rio.

Nues­tra reali­dad se im­po­ne a la vo­lun­tad y op­ta­mos por una ca­mi­na­ta in­ter­me­dia y au­to­guia­da de tres ho­ras has­ta la la­gu­na Es­con­di­da en la Sec­cio­nal Arra­ya­nes. Co­men­za­mos a su­bir por una em­pi­na­da la­de­ra bos­co­sa pe­ro va­mos a pa­so len­to, res­pi­ran­do el aro­ma a ver­de que bro­ta de los bos­ques de ci­pre­ses, ra­da­les, mai­te­nes y coíhues. Tal co­mo su­gi­rió el guar­da­par­que, ca­da tan­to nos de­te­ne­mos a be­ber de las lím­pi­das aguas he­la­das de arro­yos que ba­jan por la mon­ta­ña.

Al as­cen­der vis­lum­bra­mos en­tre la ve­ge­ta­ción el la­go Me­nén­dez, que apa­re­ce y des­apa­re­ce en su­ce­sión de flas­ha­zos. En el Mi­ra­dor del La­go, al bor­de de una la­de­ra, el bos­que se abre en una pa­no­rá­mi­ca que abar­ca lo más re- pre­sen­ta­ti­vo del par­que: los la­gos Me­nén­dez, Ri­va­da­via y Ver­de, el gla­ciar To­rre­ci­llas en las al­tu­ras y el río Arra­ya­nes con sus vi­bo­reos co­lor es­me­ral­da y trans­pa­ren­cia ca­ri­be­ña. Fi­nal­men­te lle­ga­mos a ori­llas de la la­gu­na Es­con­di­da, a 850 me­tros de al­tu­ra, ro­dea­da de los pi­cos ne­va­dos de los ce­rros To­rre­ci­llas, Al­to El Pe­ti­so y el Cor­dón de Las Pi­rá­mi­des.

No hay real­men­te via­je si no se gas­ta la sue­la del cal­za­do y por es­ta ra­zón per­sis­ti­mos en ca­mi­nar el par­que du­ran­te la se­gun­da mi­tad del día, aho­ra has­ta los pies de uno de los se­res vi­vos más lon-

ge­vos de la tie­rra: el Aler­ce Abue­lo. De­sem­bar­ca­mos en Puer­to Sa­gra­rio pa­ra atra­ve­sar una es­pe­cie de tú­nel na­tu­ral de ca­ña co­lihue. A la sa­li­da des­cu­bro por su re­pi­que­teo un pá­ja­ro car­pin­te­ro negro bus­can­do gu­sa­ni­tos en un tron­co, ca­si arri­ba de mi ca­be­za.

L a sel­va se cier ra en una com­pac­ta bó­ve­da con el sue­lo al­fom­bra­do de flo­res, he­le­chos y hon­gos, has­ta que lle­ga­mos a la zo­na ha­bi­ta­da por co­lo­sa­les aler­ces. Me pa­ro al pie de los 58 me­tros del Aler­ce Abue­lo, que ya era un re­to­ño cuan­do el hom­bre es­ta­ba en la Edad del Bron­ce. En el trans­cur­so de los si­guien­tes 2600 años –su edad ac­tual– ca­yó el Im­pe­rio Ro­mano, ar­dió Cons­tan­ti­no­pla, Co­lón lle­gó Amé­ri­ca, Arms­trong ca­mi­nó so­bre la Lu­na y ca­ye­ron las To­rres Ge­me­las. En to­do ese tiem­po es­te aler­ce se man­tu­vo in­có­lu­me, bro­tán­do­se de ho­ji­tas ter­sas co­mo en una ale­go­ría de la eter­ni­dad.

Ca­mi­nar, un ejer­ci­cio con­tem­pla­ti­vo en Tre­ve­lin. Cen­tro: el agua es la ener­gía del molino Nant Fach.

Cen­tro: los arra­ya­nes y sus ca­pri­cho­sos di­bu­jos en el bos­que. Me­dio: a so­las en la in­men­si­dad de un pai­sa­je prís­tino e inefa­ble. Arri­ba: pa­sa­re­la so­bre el río Arra­ya­nes en el P.N. Los Aler­ces.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.