Sen­das de ai­re pu­ro

A po­cos ki­ló­me­tros de El Chal­tén se pue­de dis­fru­tar de un cir­cui­to de 40 km que des­cu­bre lo me­jor del pai­sa­je san­ta­cru­ce­ño.

Weekend - - BIKE - Tex­tos y fotos: AL­DO RI­VE­RO Oc­tu­bre 2018

Des­de chi­co siem­pre me so­nó mí­ti­co el nom­bre La­go del De­sier­to, y se me an­to­ja­ba que era ca­si el f ina l del mun­do. Así que, cuan­do subía­mos al mi­ni­bús con mi hi­jo Fa­cun­do, y mis ami­gos Ale­jan­dro y Nés­tor (es­te úl­ti­mo con sus hi­jos Ni­co y Ju­lián), no po­día aguan­tar mi an­sie­dad. So­bre to­do por­que en el trái­ler que lle­vá­ba­mos a re­mol­que ve­nían las bi­cis que ha­bía­mos al­qui­la­do te­le­fó­ni­ca­men­te des­de Bue­nos Aires. Pa­ra ha­cer reali­dad es­te sue­ño par­ti­mos tem­prano des­de El Chal­tén y lue­go de ho­ra y me­dia lle­ga­mos a la ca­be­ce­ra del la­go, que se en­cuen­tra en un área pro­te­gi­da re­crea­ti­va. Una ma­ra­vi­lla azul pro­fun­do re­cos­ta­da con­tra la mon­ta­ña en una ori­lla, y con­tra un fron­do­so bos­que de len­gas y ñi­res, he­le­chos, orquídeas y mus­gos, pro­duc­to de las abun­dan­tes llu­vias, en la otra.

Ba­ja­mos las bi­cis y el pres­ta­dor nos en­tre­gó cas­cos, cá­ma­ra de re­pues­to y her ra mient as bá­si­cas. Ade­más nos brin­dó las pre­mi­sas ele­men­ta­les pa­ra la pe­da­lea­da en la que era im­po­si­ble per­der­se: hay un so­lo ca­mino y el vien­to lo ten­dría­mos siem­pre a fa­vor. Así que, co­mo ya te­nía­mos nues­tras vian­das, par­ti­mos li­via­nos. El agua la po­dría­mos re­po­ner en las cas­ca­das.

Pri­me­ro nos di­ri­gi­mos por sen­das un par de ki­ló­me­tros la­go arri­ba, don­de en una pla­yi­ta apro­ve­cha­mos pa­ra ha­cer fotos –una cons­tan­te de es­ta pe­da­lea­da– y lue­go re­gre­sa­mos has­ta que un puen­te col­gan­te nos lla­mó y lo atra­ve­sa­mos con las MTBs pa­ra lle­gar a la ca­be­ce­ra del la­go, don­de el vien­to pe­ga­ba lin­do.

Pe­ro era ho­ra de pe­da­lear en se­rio. Por eso par­ti­mos por la Ru­ta Pro­vin­cial 23 con rum­bo Sur, ca­si pa­ra­le­los al río De las Vuel­tas, te­nien­do pre­cau­ción con el trá­fi­co, que no era in­ten­so. El día se pre­sen­ta­ba glo­rio­so: sol y al­gu­nas nu­bes, tem­pe­ra­tu­ra de 19 °C y un en­torno ma­ra­vi­llo­so. El ver­de del bos­que pa­ta­gó­ni­co en to­do en su es­plen­dor, las mon­ta­ñas con sus cum­bres ne­va­das y el azul in­ten­so del río a nues­tra iz­quier­da. Si le su­má­ba­mos las bi­cis y el gru­po de ami­gos que for­má­ba­mos, el día per­fec­to es­ta­ba ase­gu­ra­do.

El vien­to, un fiel com­pa­ñe­ro

Pu­si­mos un rit­mo tran­qui­lo por la dis­pa ri­dad de eda­des –des­de mis 54 a los 12 años de Ju­lián– pe­ro con 18-20 km/h de pro­me­dio nos fui­mos en­co­lum­nan­do. En el pri­mer tra­mo íba­mos in­mer­sos en pleno bos­que y el vien­to no in­co­mo­da­ba, has­ta sen­tía­mos un po­co de ca­lor. Pe­ro cuan­do pa­sá­ba­mos al­gu­na zo­na

des­pe­ja­da, el vien­to nos ha­cía re­cor­dar que es­tá­ba­mos en San­ta Cruz: ¡era he­la­do! El ca­mino de ri­pio es­ta­ba en in­me­jo­ra­ble es­ta­do y se­ña­li­za­do. Nos en­con­tra­mos con el clá­si­co car­tel azul de re­fe­ren­cia his­tó­ri­ca don­de se pro­du­jo el en­fren­ta­mien­to en­tre nues­tra Gen­dar­me­ría y los Ca­ra­bi­ne­ros en 1965, ideal pa­ra de­te­ner­nos un ra­to a leer la in­for­ma­ción y sa­car unas fotos.

Pro­se­gui­mos, pe­ro los es­tó­ma­gos ya se que­ja­ban, así que bus­ca­mos un lu­gar pa­ra al­mor­zar. Ha­bía uno me­jor que otro: dos gran­des tron­cos ubi­ca­dos al sol ga­na­ron por una­ni­mi­dad. Los que es­tá­ba­mos más pe­da- lea­dos mar­ca­mos las pau­tas, pri­me­ro nos abri­ga­mos pa­ra evi­tar la pér­di­da de ca­lor, des­pués elon­ga­mos y fi­nal­men­te, ¡a co­mer! Con el sol ca­len­tán­do­nos y la pan­za lle­na, la ver­dad es que es­ta­ba pa­ra una sies­ta pe­ro el de­por­te es el de­por­te y, lue­go de sa­car­nos el abri­go, par­ti­mos. Lle­ga­mos a la la­gu­na Cón­dor y allí una tre­men­da trepada dis­gre­gó al gru­po, por lo que tu­vi­mos que es­pe­rar en lo al­to pa­ra se­guir to­dos jun­tos. Pe­ro to­do su­fri­mien­to tie­ne su pre­mio: lue­go ve­nía la ba­ja­da y allí ca­da uno ba­ja­ba a su rit­mo de se­gu­ri­dad… si ba­jar a 39 km/h en el ri­pio se pue­de lla­mar así...

Ha­cia el río Eléc­tri­co

A par­tir de allí el bos­que ba­jó en al­tu­ra y el vien­to em­pe­zó a sa­cu­dir­nos, a ve­ces a fa­vor, pe­ro ge­ne­ral­men­te en ra­chas que nos asal­ta­ban al sa­lir de las cur­vas, de­pen­dien­do de la orien­ta­ción. La ver­dad que pe­ga­ba lin­do y ha­bía que afir­mar­se en el ma­ni­llar pa­ra no ter­mi­nar en la ban­qui­na. Me preo­cu­pa­ba el cru­ce del puen­te del río Eléc­tri­co. Lo ha­bía­mos pa­sa­do a la ida, te­nía más de 400 me­tros de an­cho y aho­ra el vien­to ven­dría de nues­tra de­re­cha.

Le di­je a Ju­lián – el más liviano de los bi­kers– que se es­cu­da­ra en mi bi­ci. En­ca­ra­mos el cru­ce del puen­te de hie­rro con pi­so de ma­de­ra, bien en el pri­mer tra­mo pe­ro no ha­bía­mos lle­ga­do a la mi­tad cuan­do es­cu­ché un gri­to, gi­ré la ca­be­za y vi que Ju­li sa­lía vo­lan­do de cos­ta­do con bi­ci y to­do. El vien­to lo ha­bía le­van­ta­do de atrás; por suer­te ate­rri­zó sin ras­po­nes.

Por pre­cau­ción to­dos des­mon­ta­mos y se­gui­mos a pie has­ta te­ner el re­pa­ro de la mon­ta­ña. A par­tir de allí, siem­pre tu­vi­mos el vien­to a fa­vor y el via­je se hi­zo más pla­cen­te­ro. La me­ta era

dis­fru­tar, así que pa­rá­ba­mos en ca­da mi­ra­dor, cas­ca­da o lu­gar que nos gus­ta­ra.

In­gre­sa­mo­sen­la­sec­cio­na­lLa­go Vied­ma del Par­que Na­cio­nal Los Gla­cia­res con un ce­rro El Chal­tén –usual­men­te es­qui­vo pa­ra las fotos– que se mos­tra­ba en to­do su es­plen­dor: só­lo una lar­ga nu­be lo cru­za­ba, emu­lan­do una gran ban­de­ra ar­gen­ti­na. Y co­mo ha­bía pre­vis­to, los es­tó­ma­gos em­pe­za­ron a gru­ñir nue­va­men­te, es­ta vez el Cho­rri­llo del Sal­to fue el lu­gar ele­gi­do. De­ja­mos las moun­tain bi­kes en el bos­que y ca­mi­na­mos has­ta el pie de la cas­ca­da pa­ra nues­tro se­gun­do re­fri­ge­rio y un pe­que­ño des­can­so.

Re­tor­na­mos al ca­mino pe­ro allí no­más te­nía­mos una bi­ci­sen­da tra­za­da por el mu­ni­ci­pio en la par­te más lla­na del va­lle, sin di­fi­cul­ta­des téc­ni­cas pe­ro muy di­ver­ti­da que re­co­rre el bos­que y sus par­tes abier­tas. La pe­da­lea­mos to­da, has­ta su fi­na­li­za­ción en la RP 23 don­de vien­to ami­go nos si­guió em­pu­jan­do. En es­te úl­ti­mo tra­mo ha­bía más trá­fi­co de au­tos y com­bis de ex­cur- sio­nes que le­van­ta­ban pol­va­re­da por lo que ex­tre­ma­mos los cui­da­dos (fun­da­men­tal el uso de an­te­ojos de sol). Con 37 km lle­ga­mos al car­tel in­di­ca­dor del Par­que Na­cio­nal, só­lo nos res­ta­ban unos cua­tro pa­ra de­vol­ver las bi­cis, pe­ro es­te era el lu­gar in­di­ca­do pa­ra con­fun­dir­nos en un abra­zo por una pe­da­lea­da me­mo­ra­ble de pa­dres e hi­jos.

Pa­ra­da de al­muer­zo en un lu­gar de en­sue­ño, a pleno sol y con el bos­que es­cu­dán­do­nos del vien­to. Una bue­na ce­le­bra­ción en­tre hi­jos y ami­gos.

Cru­ce del arro­yo Del Pues­to. Es­te puen­te per­te­ne­cía al Fe­rro­ca­rril Mid­land y es­ta­ba ubi­ca­do en la pro­vin­cia de Bue­nos Aires.

El bos­que pá­ta­go­ni­co y el río De las Vuel­tas acom­pa­ñan a los bi­kers en ca­si to­do el tra­yec­to ha­cia El Chal­tén.

Fin del re­co­rri­do en el car­tel del Par­que Na­cio­nal los Gla­cia­res, in­me­dia­cio­nes de El Chal­tén. Der.: Fa­cun­do y Ni­co­lás atra­ve­san­do el puen­te col­gan­te so­bre el río De las Vuel­tas. Cen­tro: lue­go del cru­ce del río Eléc­tri­co, la ve­ge­ta­ción dis­mi­nu­ye y el vien­to se sien­te.

El ce­rro El Chal­tén con sus 3.405 m vi­gi­la a Ale­jan­dro y Fa­cun­do en su trán­si­to por la bi­ci­sen­da. Arri­ba: par­ti­da des­de el pues­to de Gen­dar­me­ría Na­cio­nal en el La­go del De­sier­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.