Llu­via de fle­chas

La la­gu­na La So­rai­da, en San­ta Fe, es un ám­bi­to que ofre­ce pe­je­rre­yes en ca­li­dad y can­ti­dad. Cla­ves pa­ra dis­fru­tar de una sa­li­da a pu­ro pi­que.

Weekend - - PESCA - Tex­tos y fotos: MAR­CE­LO AL­BA­NE­SE

Con un cli­ma más es­ta­ble que pre­ce­de a la pri­ma­ve­ra, fui­mos en bus­ca de pe­je­rre­yes a un ám­bi­to muy pro­me­te­dor, la la­gu­na La So­rai­da, don­de ade­más po­de­mos prac­ti­car dis­tin­tas mo­da­li­da­des de pes­ca. Unos 368 ki­ló­me­tros nos se­pa­ra­ban des­de Ca­pi­tal Fe­de­ral por la RN 7. Nos alo­ja­mos en un am­plio ho­tel con to­das las co­mo­di­da­des pa­ra la fa­mi­lia. A la ma­ña­na si­guien­te nos pa­sa­ron a bus­car Her­nán y Ale­jan­dro, nues­tros guías pa­ra la jor­na­da.

Tran­si­ta­mos los 15 km que nos se­pa­ra­ban del es­pe­jo por un ca­mino de tie­rra que en los días de llu­via di­fi­cul­ta el ac­ce­so, sal­vo que con­te­mos con un vehícu­lo 4x4. Una vez en el pes­que­ro Ro­vea, es­pe­ra­mos en el mue­lle a que nos ba­ja­ran la em­bar­ca­ción. El día se pre­sen­ta­ba muy ven­to­so, con rá­fa­gas que lle­ga­ban a los 40 km/h, lo que ya nos lle­va­ba a pen­sar en al­gu­na par­te de la la­gu­na que brin­da­ra re­pa­ro. Fue­ra de eso, to­do es­ta­ba muy bien or­ga­ni­za­do. Los bo­te­ros da­ban sa­li­da por or­den de lle­ga­da y un trac­tor guia­ba el tras­la­do de las em­bar­ca­cio­nes has­ta el ca­nal de ac­ce­so.

Co­men­za­mos a na­ve­gar con rum­bo norte pa­ra po­der re­pa­rar­nos en la cos­ta con­tra­ria al em­bar­ca­de­ro, el vien­to y las olas se ha­cían sen­tir mu­cho, por lo que la idea era re­fu­giar­nos y ga­re­tear de norte a sur en la zo­na de­no­mi­na­da La Es­cue­li­ta y los Ba­jos de los Co­rra­li­tos. Una vez que pu­di­mos cua­drar la em­bar­ca­ción, co­men­za­mos con el ar­ma­do de los equi­pos.

Pa­ra es­ta sa­li­da uti­li­za­mos ca­ñas de 4,20 m, re­eles con mul­ti­fi­la­men­to del 0,12 y ny­lon del 0,26; lí­neas de tres bo­yas con an­zue­los N° 1/0 y bra­zo­la­das de en­tre 15 y 60 cm, de­bi­do a que el pez se en­con­tra­ba co­mien­do has­ta el me­dio­día en las bra­zo­la­das

más ba­jas pe­ro des­pués cam­bia, cuan­do el sol em­pie­za a ca­len­tar el agua. Por úl­ti­mo, en­car­na­mos los apa­re­jos con mo­ja­rras vi­vas.

Los pi­ques no lle­ga­ron de in­me­dia­to. Te­nía­mos que es­tar muy aten­tos a las bo­yas que, a me­di­da que se ale­ja­ban de la em­bar­ca­ción, se vol­vían más di­fí­ci­les de ver en­tre las olas. Fi­nal­men­te, los to­ques em­pe­za­ron a lle­gar de for­ma muy su­til, la cla­ve era de­jar­los co­mer has­ta con­cre­tar la cla­va­da. En cier­tos mo­men­tos po­día­mos apre­ciar el car­du­men de pe­je­rre­yes co­mien­do en su­per­fi­cie y ju­gan­do con los apa­re­jos.

Sa­ca­mos pie­zas muy ro­bus­tas, que ron­da­ron en­tre 600 g y un ki­lo. La pri­me­ra pa­sa­da ga­re­tean­do re­sul­tó muy exi­to­sa. Des­pués de­ci­di­mos pro­bar en mo­da­li­dad an­cla­do, así que fui­mos a un jun­cal ra­lea­do cer­ca de la cos­ta sur, don­de con­se­gui­mos más re­pa­ro. In­gre­sa­mos bo­tan­do la em­bar­ca­ción pa­ra tra­tar de ha­cer el me­nor rui­do po­si­ble. Fue im­pre­sio­nan­te ver la can­ti­dad de pe­je­rre­yes que se des­pla­za­ban. Sin per­der más tiem­po, an­cla­mos y lí­neas al agua con ti­ros cor­tos. Los pi­ques se die­ron uno tras otro con ejem­pla­res de 35 a 45 cm. Muy bue­na ca­li­dad de pie­zas sa­nas y vi­go­ro­sas.

Pi­ques ga­ran­ti­za­dos

Tam­bién po­de­mos uti­li­zar la mo­da­li­dad de va­deo pa­ra acer­car­nos a al­gu­na de las cos­tas ele­gi­das por los guías y pa­sar a prac­ti­car fly­cast; no fue nues­tro ca­so, pe­ro nos co­men­ta­ron que es­tán to­man­do muy bien las mos­cas.

Pa­ra el me­dio­día la pes­ca ya era to­do un éxi­to, por lo que de­ci­di­mos ha­cer un úl­ti­mo ga­re­te mien­tras vol­vía­mos al lu­gar de la pri­me­ra pa­sa­da, que tan­tos bue­nos re­sul­ta­dos nos ha­bía da­do. El vien­to dis­mi­nu­yó no­ta­ble­men­te y los re­sul­ta­dos no de­frau­da­ron. Con pie­zas des­ta­ca­das, Her­nán Fio­ren­ti­ni y Ale­jan­dro Bron­do con­cre­ta­ron do­ble­tes, mien­tras que Ni­co­lás Al­ba­ne­se sa­có fle­chas que su­pe­raron los 900 g.

La for­ma del pi­que es la si­guien­te: co­men muy re­mi­sos y dan to­que­ci­tos sua­ves. Lo acon­se­ja­ble es usar lí­nea tram­po­sa y bo­yas sú­per li­via­nas (de ma­de­ra bal­sa o po­liu­re­tano) y no apu­rar­se a con­cre­tar el pi­que, sino de­jar­lo que co­ma bien y que lle­ve. Ese es el mo­men­to en que va­mos a te­ner la sa­tis­fac­ción de ver en nues­tro apa­re­jo a es­tas ro­bus­tas fle­chas.

Con mu­cho vien­to no hay pi­que. Lo ideal es bus­car a los pe­jes con una sua­ve bri­sa. Las aguas son lim­pias, de co­lor ma­rrón os­cu­ro, por lo que se acon­se­ja usar bo­yas blan­cas o com­bi­na­das con na­ran­ja, rojo o ver­de limón. Si pes­ca­mos con sol de fren­te, em­plear bo­yas ne­gras con la pan­za blan­ca. Al­go pa­ra des­ta­car es que el fi­le­te de dien­tu­do es una car­na­da que rin­de muy bien pe­ro que no se con­si­gue en la la­gu­na, por lo que hay que lle­var por nues­tra cuen­ta.

Al ser­vi­cio del pes­ca­dor

Por su par­te, en el es­pe­jo tam­bién hay otras es­pe­cies, co­mo ba­gres, car­pas y ta­ra­ri­ras de buen por­te, aun­que por el mo­men­to no es­tán fir­mes al to­mar los ce­bos.

La pes­ca se rea­li­za sá­ba­dos, do­min­gos y fe­ria­dos, y rin­de muy bien en ve­rano. El lu­gar no po­see bo­tes en al­qui­ler, se co­bra un ca­non de $ 50 por per­so­na al in­gre­sar al pes­que­ro, ofre­ce ser­vi­cios de guía en có­mo­das em­bar­ca­cio­nes y tam­bién per­mi­te bo­tar las pro­pias.

El ám­bi­to es agres­te pe­ro se es­tá tra­ba­jan­do en su in­fra­es­truc­tu­ra. Cuen­ta con 7.000 hec­tá­reas y una pro­fun­di­dad má­xi­ma de cin­co me­tros, po­see ba­ja­da y ram­pa pa­ra em­bar­ca­cio­nes. Tam­bién se pue­de acam­par si se lle­van los ele­men­tos ne­ce­sa­rios ($ 200 por car­pa/no­che). Hay ba­ños quí­mi­cos y la ca­si­lla de los guías cuen­ta con luz eléc­tri­ca. En el lu­gar se ven­den mo­ja­rras vi­vas pa­ra car­na­da y hay ser­vi­cio de fi­le­tea­do.

Los que no es­tán in­tere­sa­dos en pes­car, pue­den dis­fru­tar de una sa­li­da outdoor ideal pa­ra to­da la fa­mi­lia. Ade­más, en el pue­blo en­con­tra­re­mos dis­tin­tos atrac­ti­vos tu­rís­ti­cos pa­ra vi­si­tar, y mu­chas co­sas más pa­ra la tem­po­ra­da de ve­rano que se ave­ci­na.

A me­di­da que fue­ron pa­san­do las ho­ras y el sol en­ti­bia­ba más el agua, los pi­ques se die­ron en su to­ta­li­dad en su­per­fi­cie, con ejem­pla­res muy ro­bus­tos y al­gún do­ble­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.