Do­ra­dos en Con­cep­ción del Uru­guay

Es­ca­pa­da a la zo­na de En­tre Ríos, pa­ra rea­li­zar una en­tre­te­ni­da pes­ca de do­ra­di­llos. No abun­da­ron los gran­des pe­ro los me­dia­nos pro­por­cio­na­ron sa­tis­fac­ción en can­ti­dad.

Weekend - - PESCA - Tex­tos y fotos: JU­LIO PO­LLE­RO.

Con mu­chas ga­nas de dis­fru­tar de una di­ver­ti­da pes­ca de do­ra­dos, fui­mos re­co­rrien­do men­tal­men­te dis­tin­tas po­si­bi­li­da­des y op­cio­nes en cuan­to a pes­que­ros so­bre el con­tro­ver­ti­do río Uru­guay. Hay in­nu­me­ra­bles po­si­bi­li­da­des de en­con­trar di­fe­ren­tes op­cio­nes na­tu­ra­les pe­ro la idea era ha­llar un lin­do lu­gar con po­si­bi­li­dad de pes­ca o, al me­nos, de una bue­na can­ti­dad de pi­ques. Tras me­ter va­rios pes­que­ros en la ba­ti­do­ra mental, ob­tu­vi­mos co­mo re­sul­ta­do ir a Con­cep­cion del Uru­guay, un lu­gar per­di­do en el iti­ne­ra­rio del pes­ca­dor, pe­ro que en los úl­ti­mos tiem­pos ha ren­di­do de ma­ne­ra con­ti­nua y con al­gu­nas bue­nas cap­tu­ras.

La ciu­dad de Con­cep­ción se ubi­ca al oes­te de la pro­vin­cia de En­tre Ríos, so­bre la cos­ta oc­ci­den­tal del río Uru­guay, y po­see va­rios atrac­ti­vos apar­te de la pes­ca de­por­ti­va. Una vez allí po­de­mos dis­fru­tar de dis­tin­tos com­ple­jos ter­ma­les, vi­si­tar el Pa­la­cio San Jo­sé, que fue­ra la pri­me­ra edi­fi­ca­ción del país en te­ner agua co­rrien­te y hoy es el mu­seo más vi­si­ta­do de la pro­vin­cia; con­cu­rrir a la pla­za Ra­mí­rez, a la is­la Cam­ba­cuá y a va­rios bal­nea­rios con to­dos los ser­vi­cios pa­ra dis­fru­tar de un día de pla­ya de río.

Se­lec­ción de los equi­pos

Co­mo la idea era pes­car un so­lo día, lla­ma­mos a nues­tro guía de ca­be­ce­ra pa­ra coor­di­nar la sa­li­da. El via­je de 300 km fue muy pla­cen­te­ro y útil pa­ra pla­ni­fi­car nues­tra es­tra­te­gia, en la que uti­li­za­ría­mos so­la­men­te se­ñue­los con equi­pos de bait­cas­ting y spin­ning. Pa­ra ello ar­ma­ría­mos ca­ñas de bait de en­tre 1,80 y 2,10 m de lar­go, de 8-14 lb (1 lb = 453,592 gra­mos) y 10-17 lb de po­ten­cia, con re­eles ro­ta­ti­vos o de ba­jo per­fil car­ga­dos con mul­ti­fi­la­men­to de ocho he­bras que le da un me­jor ac­cio­nar al se­ñue­lo y, por so­bre to­do, un buen re­gis­tro de freno. Pa­ra spin­ning só­lo lle­va­mos ca­ñas de 2,10 m de lar­go de en­tre 6-12 lb de po­ten­cia con re­eles fron­ta­les car­ga­dos con mul­ti­fi­la­men­to de 30 lb. El pro­ble­ma siem­pre sur­ge al ar­mar las ca­jas de se­ñue­los, por eso te­ne­mos que lle­var to­dos, aun­que

des­pués use­mos so­lo dos o tres mo­de­los.

La idea era en­con­trar­nos bien tem­prano en la guar­de­ría pa­ra dis­fru­tar el día com­ple­to y po­der re­co­rrer va­rios pes­que­ros que, en su gran ma­yo­ría, es­tán so­bre el río Uru­guay y el ca­nal se­cun­da­rio. Car­ga­mos to­dos nues­tros bár­tu­los en una lan­cha con pla­ta­for­mas, ideal pa­ra rea­li­zar los cas­teos, y co­men­za­mos a re­co­rrer mien­tras Gabriel –nues­tro guía– nos iba co­men­tan­do lo que fue aco­te­cien­do du­ran­te la se­ma­na. Lue­go de re­co­rrer unos 40 mi­nu­tos, hi­ci­mos la pri­me­ra pa­ra­da, un lu­gar con mu­chas pie­dras que re­que­ría de la pe­ri­cia del guía pa­ra po­der pes­car con tran­qui­li­dad, sin gol­pear la em­bar­ca­ción ni en­gan­char los se­ñue­los.

Pa­ran­do el mo­tor a ce­ro y só­lo uti­li­zan­do el mo­tor eléc­tri­co, fui­mos ent ra ndo en las co­rre­de­ras que se for­man en­tre las pie­dras. To­dos uti­li­za­mos di­fe­ren­tes ti­po de se­ñue­los pe­ro se des­ta­ca­ban las ba­na­ni­tas cur­vas Vo­ra z en co­lo­res flúo y un Bom­ber Win­chea­ter de lo­mo azul. Los pi­ques se die­ron es­pa­cia­da­men­te y fue­ron de por­te chi­co.

Se­gui­mos via­je aguas aba­jo y fui­mos gol­pean­do la cos­ta ar­gen­ti­na du­ran­te va­rios ki­ló­me­tros. Es­te sec­tor del río se ca­rac­te­ri­za, sa lvo en lu­ga­res pun­tua­les, por las po­cas co­rre­de­ras que pre­sen­ta. El agua co­rre muy sua­ve so­bre sus cos­tas y los ti­ros de­ben ser pre­ci­sos pa­ra lo­grar bue­nas cap­tu­ras. El día trans­cu­rría con va­rios pi­ques de do­ra­di­llos de to­dos los ta­ma­ños, dán­do­nos a en­ten­der que esa se­ría la pes­ca que ob­ten­dría­mos du­ran­te la jor­na­da.

De re­gre­so ha­cia las pie­dras

Des­pués de una lar­ga pa­sa­da por la cos­ta, le­van­ta­mos to­do y co­men­za­mos a re­co­rrer di­fe­ren­tes pun­tas de is­las don­de, con al­gu­nos tron­cos y ar­bo­les hun­di­dos, se mar­ca­ban los lu­ga­res de ma­yor co­rren­ta­da de la zo­na. En un lu­gar que pa­re­cía el ideal, la­men­ta­ble­men­te no pu­di­mos ha­cer pi­car a nin­gún do­ra­do, lo que nos lla­mó mu­cho la aten­ción y nos hi­zo vol­ver a cam­biar de lu­gar. Na­ve­gan­do muy po­qui­to nos cru­za­mos de ori­lla y co­men­za­mos con los cas­teos so­bre la cos­ta, ob­te­nien­do al­gu­nos do­ra­di­tos más. El día trans­cu­rría y la pes­ca, en can­ti­dad, ha­bía si­do bas­tan­te bue­na, aun­que bus­cá­ba­mos al­go me­jor. Nues­tra idea fi­ja ha­bía que­da­do en ese sec­tor de pie­dras y ha­cia allí vol­vi­mos em­pren­dien­do el re­gre­so

a ca­sa. Lle­ga­mos al lu­gar y, a la dis­tan­cia, lo­gra­mos ver los ac­ci­den­tes na­tu­ra­les pro­pi­cios pa­ra la pes­ca del do­ra­do. Vol­vi­mos al mo­tor eléc­tri­co pa­ra en­trar en la zo­na y, arro­jan­do aguas aba­jo nues­tros se­ñue­los, con­se­gui­mos pa­sar los en­ga­ños por los lu­ga- res jus­tos, los que eran ata­ca­dos por can­ti­dad de do­ra­di­llos. La ver­dad pa­sa­mos un día bár­ba­ro en­tre ami­gos ha­cien­do lo que nos gus­ta: pes­car do­ra­dos con se­ñue­los en un lu­gar muy cer­cano a Ca­pi­tal Fe­de­ral. Sin du­da, Con­cep­ción del Uru­guay es un her­mo­so si­tio en el que, ade­más de pes­ca r, va mos a co­no­cer un lin­do pe­da­zo de his­to­ria. Va­le la pe­na agen­dar­lo. Es ideal pa­ra ir con chi­cos. Agra­de­ce­mos a la mu­ni­ci­pa­li­dad de Con­cep­ción del Uru­guay y a su di­rec­to­ra de tu­ris­mo, Ma­ria Laura Saad.

Arri­ba: do­ra­do pes­ca­do con una ba­na­na Vo­raz co­lor chi­cle. Cen­tro: un pe­que­ño pi­rá pi­tá que to­mó un Bom­ber A. De­re­cha: los lan­za­mien­tos pre­ci­sos dan los me­jo­res re­sul­ta­dos y el pre­mio es la sen­sa­ción de lu­cha de la es­pe­cie, más allá del ta­ma­ño del ejem­plar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.