7 ti­pos de se­gu­ros

Una re­co­rri­da por los di­fe­ren­tes sis­te­mas de se­gu­ri­dad que equi­pan las pis­to­las se­mi­au­to­má­ti­cas. Su uti­li­dad y fun­cio­na­mien­to.

Weekend - - ARMAS - Tex­tos: PA­BLO CRES­PO. Fotos: CE­DOC WEE­KEND

Co­men­ce­mos es­te ar­tícu­lo fi­jan­do un con­cep­to: en un ar­ma de fue­go, el se­gu­ro es un me­ca­nis­mo uti­li­za­do pa­ra ayu­dar a pre­ve­nir el dis­pa­ro ac­ci­den­tal, con­tri­bu­yen­do así a una ma­ni­pu­la­ción más se­gu­ra. Es­tos me­ca­nis­mos po­de­mos di­vi­dir­los en de ac­cio­na­mien­to ma­nual y au­to­má­ti­cos, lla­ma­dos tam­bién ex­ter­nos e in­ter­nos.

Un se­gu­ro ma­nual es aquel que pue­de ser ac­ti­va­do o des­ac­ti­va­do vo­lun­ta­ria­men­te por el ti­ra­dor, ac­cio­nan­do un co­man­do ex­terno. En los se­gu­ros au­to­má­ti­cos, en cam­bio, ya no es el ti­ra­dor el que in­ter­vie­ne di­rec­ta­men­te, sino que es el pro­pio me­ca­nis­mo del ar­ma el que pre­vie­ne el dis­pa­ro ac­ci­den­tal.

Den­tro del pri­mer gru­po, el más clá­si­co y di­fun­di­do es el co­no­ci­do co­mo se­gu­ro de ale­ta (1), en de­fi­ni­ti­va, una pa­lan­ca ex­ter­na que –de­pen­de del mo­de­lo del ar­ma– blo­quea el mar­ti­llo o la co­la de dis­pa­ra­dor. Y que es ac­ti­va­do en for­ma ma­nual y vo­lun­ta­ria, de­bien­do ser ac­cio­na­do in­ver­sa­men­te pa­ra po­der efec­tuar el dis­pa­ro. Mu­chas ar­mas mo­der­nas po­seen es­ta pa- lan­ca am­bi­dies­tra –una a ca­da la­do de la pis­to­la– pa­ra fa­ci­li­tar su ac­cio­na­mien­to con la mano que em­pu­ña. En al­gu­nos mo­de­los de sim­ple/do­ble ac­ción, la pa­lan­ca de se­gu­ro es­tá com­bi­na­da con un me­ca­nis­mo de desamar­ti­lla­do (de­coc­ker). O sea que, al co­lo­car el se­gu­ro ma­nual­men­te con el ar­ma amar­ti­lla­da, és­ta se des­mon­ta au­to­má­ti­ca­men­te, lo que evita dis­pa­ros ac­ci­den­ta­les al in­ten­tar ba­jar el mar­ti­llo.

Den­tro de los de­no­mi­na­dos se­gu­ros au­to­má­ti­cos, en­con­tra­mos el de blo­queo de agu­ja per­cu­to­ra, el de em­pu­ña­du­ra, el de car­ga­dor, se­gu­ro de caí­da de mar­ti­llo y el de cie­rre in­com­ple­to. Vea­mos...

Uno por uno

2 y 3. Blo­queo de agu­ja. Es, tal vez, el más im­por­tan­te y, a mi mo­do de ver, el úni­co ne­ce­sa­rio en una pis­to­la se­mi­au­to­má­ti­ca. Un pun­to de vis­ta com­par­ti­do por la fir­ma Sig Sauer, ya que es el úni­co se­gu­ro que equi­pa a la gran ma­yo­ría de sus pis­to­las. Cons­ta de un te­tón o perno que man­tie­ne la agu­ja per­cu­to­ra blo­quea­da, lo que evita su des­pla­za­mien­to. O sea… que es­tá siem­pre ac­ti­vo. Y es des­ac­ti­va­do por una le­va que lo ac­cio­na en el mo­men­to en que el ti­ra­dor co­mien­za a opri­mir la co­la del dis­pa­ra­dor pa­ra efec­tuar el dis­pa­ro. Su ob­je­ti­vo prin­ci­pal es evi­tar que, an­te una caí­da del ar­ma, la iner­cia de la agu­ja per­cu­to­ra oca­sio­ne que és­ta im­pac­te en el ful­mi­nan­te del car­tu­cho que se en­cuen­tra en la re­cá­ma­ra, pro­vo­can­do un dis­pa­ro ac­ci­den­tal.

4. Se­gu­ro de em­pu­ña­du­ra. Una cons­tan­te de las ar­mas di­se­ña­das por John M. Brow­ning des­de su Mo­de­lo 1903 e in­mor­ta­li­za­do en su 1911, que lo si­gue uti­li­zan­do has­ta hoy en día en to­dos los de­ri­va­dos de ese mo­de­lo. Cons­ta de una pie­za sa­lien­te en la par­te tra­se­ra del grip, que in­de­fec­ti­ble­men­te es opri­mi­da cuan­do el ti­ra­dor em­pu­ña el ar­ma, li­be­ran­do de esa for­ma el sis­te­ma de dis­pa­ro. Al­gu­nos au­to­res lo con­si­de­ran in­ne­ce­sa­rio en ar­mas de uso mi­li­tar/po­li­cial y si, en cam­bio, le ven uti­li­dad en ar­mas pe­que­ñas, co­mo en el ca­so de la FN 1906, otra crea­ción de Brow­ning que lo in­clu­ye.

5. Se­gu­ro de car­ga­dor. Es­te sis­te­ma de se­gu­ri­dad im­pi­de que se efec­túe un dis­pa­ro si el car­ga­dor no es­tá co­lo­ca­do den­tro de su alo­ja­mien­to. Si bien re­vis­te cier­ta uti­li­dad en ar­mas de pe­que­ño ca­li­bre des­ti­na­das a los afi­cio­na­dos, es con­tra­pro­du­cen­te en las de uso pro­fe­sio­nal. No obs­tan­te ello, la eter­na Brow­ning HP-35 lo in­cluía

den­tro de su sis­te­ma de se­gu­ri­dad, aun­que fue y es des­ac­ti­va­do por la ma­yo­ría de los usua­rios.

6. De caí­da de mar­ti­llo. Es­te se­gu­ro –clá­si­co de las pis­to­las de sim­ple ac­ción y mar­ti­llo ex­terno– ha desata­do mu­chas con­tro­ver­sias so­bre su co­rrec­ta uti­li­za­ción. Cons­ta de un dien­te ex­tra en la con­fi­gu­ra­ción del mar­ti­llo, que per­mi­te mon­tar­lo en una po­si­ción in­ter­me­dia. Exis­te una creen­cia erró­nea de que, pa­ra uti­li­zar­lo co­mo se­gu­ro, hay que co­lo­car el mar­ti­llo en esa po­si­ción. Na­da más ale­ja­do de la reali­dad. Su fun­ción es evi­tar que, si du­ran­te la ac­ción ma­nual de mon­tar o des­mon­tar el mar­ti­llo, és­te se nos es­ca­pe del de­do que es­tá rea­li­zan­do esa ac­ción y gol­pee la agu­ja per­cu­to­ra. De su­ce­der lo des­crip­to –que se nos es­ca­pe el mar­ti­llo–, que­da­rá de­te­ni­do en una po­si­ción in­ter­me­dia, evi­tan­do el dis­pa­ro no desea­do.

7. De cie­rre in­com­ple­to. Es­te sis­te­ma im­pi­de que se pue­da efec­tuar el dis­pa­ro cuan­do la co­rre­de­ra no es­tá to­tal­men­te ce- rra­da. Mu­chas ve­ces por al­gún car­tu­cho le­ve­men­te de­for­ma­do que no se in­tro­du­ce co­rrec­ta­men­te en la re­cá­ma­ra –u otros fac­to­res–, la co­rre­de­ra que­da unos mi­lí­me­tros se­pa­ra­da sin ob­tu­rar co­rrec­ta­men­te el con­jun­to. El di­se­ño del me­ca­nis­mo del ar­ma evita que el des­co­nec­tor ac­ti­ve el fia­dor li­be­ran­do el mar­ti­llo –o el per­cu­tor lan­za­do– en ca­so de opri­mir la co­la del dis­pa­ra­dor sin que el ti­ra­dor se ha­ya per­ca­ta­do de la fa­lla.

Si te­ne­mos pre­sen­te que el me­jor se­gu­ro que pue­da te­ner un ar­ma es la ade­cua­da ins­truc­ción del usua­rio, lle­ga­re­mos a la con­clu­sión de que los se­gu­ros ex­ter­nos de ac­cio­na­mien­to ma­nual son, en la ac­tua­li­dad, to­tal­men­te in­ne­ce­sa­rios en las ar­mas mo­der­nas. Así lo han en­ten­di­do fa­bri­can­tes co­mo Glock o Sig Sauer, que só­lo do­tan a sus pro­duc­tos de se­gu­ros in­ter­nos au­to­má­ti­cos, ten­den­cia que de a po­co va cre­cien­do.

1. El clá­si­co se­gu­ro ex­terno de ale­ta de una Colt 1911 y su se­gu­ro de em­pu­ña­du­ra en la par­te tra­se­ra del grip. 1

2 y 3. Se­gu­ro au­to­má­ti­co de agu­ja per­cu­to­ra de una Sig P-228, que se le­van­ta al opri­mir la co­la del dis­pa­ra­dor (3). El te­tón de blo­queo (2) es ac­cio­na­do por la le­va y li­be­ra la agu­ja. 2

3

4 6 5 4. Se­gu­ro de em­pu­ña­du­ra en un clon fa­bri­ca­do por Spring­field Ar­mory. Un clá­si­co que se si­gue man­te­nien­do en to­dos los mo­de­los de­ri­va­dos de la Colt 1911. 5. La pe­que­ña FN 1906, do­ta­da por John M. Brow­ning de pa­lan­ca de se­gu­ro ex­terno, se­gu­ro de em­pu­ña­du­ra y se­gu­ro de car­ga­dor. 6. Po­si­ción in­ter­me­dia del mar­ti­llo pa­ra evi­tar que gol­pee la agu­ja per­cu­to­ra an­te un error de ma­ne­jo al mon­tar el ar­ma. 7. El se­gu­ro de cie­rre in­com­ple­to evita dis­pa­rar el ar­ma con la co­rre­de­ra le­ve­men­te abier­ta.

7

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.