Pa­ra lle­gar a la me­jor ca­na­le­ta.

Con el ve­rano se acer­ca la pes­ca lan­zan­do des­de la cos­ta o surf­cas­ting. Pre­sen­ta­mos dos mo­de­los de re­eles y cua­tro de ca­ñas, idea­les pa­ra es­ta mo­da­li­dad. Vi­deos com­pa­ra­ti­vos.

Weekend - - CONTENIDO - Por Nés­tor Saa­ve­dra.

A pre­pa­rar­se pa­ra la pes­ca ve­ra­nie­ga lan­zan­do des­de la cos­ta o surf­cas­ting. Pre­sen­ta­mos dos mo­de­los de re­eles y cua­tro de ca­ñas, de la lí­nea Kun­nan Atria, idea­les pa­ra es­ta mo­da­li­dad. Vi­deos y fi­chas com­pa­ra­ti­vos.

Se ave­ci­na la épo­ca oca de me­jor cli­ma en to­da da la cos­ta at lá nti­ca a rgen­ti­na, ti­na, en­ton­ces mu­chos pes­ca­do­res sca­do­res se v uel­can a las pla­yas, mue­lles, es­co­lle­ras y ba­rran­cas rran­cas pa­ra des­pun­tar el vi­cio. A ti­ro de la ca­ña y sa­bien­do leer el mar, se pue­den sa­car mu­chas es­pe­cies cies de va­lor co­mo chu­chos, pes­ca­di­llas, pa­lo­me­tas, pe­ces pa­lo, con­grios, pe­je­rre­yes, cor­vi­nas, car­bo­ne­ras y ca­zo­nes, en­tre otras.

¿Có­mo ubi­car las ca­na­le­tas? Ge­ne­ral­men­te hay dos, pe­ro eso va­ría en las dis­tin­tas ori­llas, ya que la cos­ta es muy am­plia des­de San Cle­men­te del Tu­yú, Bue­nos Aires, has­ta ca­bo Vír­ge­nes, San­ta Cruz, más to­da la pro­vin­cia in­su­lar de Tie­rra del Fue­go. La ob­ser­va­ción más sen­ci­lla, trans­mi­ti­da de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción, es que la ola rom­pe por­que el fon­do es­tá más cer­cano a la su­per­fi­cie; por lo tan­to, la ca­na­le­ta se en­cuen­tra en el agua más cal­ma y más hon­da des­de esa rom­pien­te ha­cia el pes­ca­dor.

Pa­ra lle­gar a es­tas dis­tan­cias se uti­li­zan equi­pos es­pe­cia­les co­no­ci­dos co­mo de surf­cas­ting. Se tra­ta de e ca­ñas cc añas de 3,60 m en ade­lan­te, ge­ne­ral­men­te ge eneral­men­te has­ta 4,30 m, con nr re­el eel ro­ta­ti­vo gran­de (aun­que en n lo los os úl­ti­mos tiem­pos se uti­li­za mu­cho muc cho el fron­tal) car­ga­do con 250 me­tros de nai­lon de 0,30 mm y una sa­li­da de ocho me­tros de nai­lon de 0,60 mm pa­ra evi­tar el cor­te en el chi­co­ta­zo del lan­za­mien­to. Es­ta ba­ja­da se com­pra ya he­cha en las ca­sas de pes­ca, re­ba­ja­da en sus ex­tre­mos pa­ra no te­ner que atar diá­me­tros tan di­fe­ren­tes. Un buen nu­do, ade­más de ser re­sis­ten­te, re­sul­ta del­ga­do co­mo pa­ra que pa­se por el de­va­na­dor y los pa­sahí­los sin gol­pear. Ac­tual­men­te exis­ten nai­lons de muy bue­na ca­li­dad ca­li­dad, re­cu­bier­tos por te­flón o fluo­ro­car­bono car­bono, p por ejem­plo, que evi­tan que las sa­les y la are­na del mar se acu­mu­len con fa­ci­li­dad.

Nor­mal­men­te se usan apa­re­jos de uno o dos an­zue­los 3/0 o 4/0 pa­ta lar­ga con car­na­das co­mo ca­ma­rón, lan­gos­tino, ca­la­mar o an­choa, bien ata­das pa­ra evi­tar que se des­pren­dan tan­to en el gol­pe de lan­za­mien­to co­mo con la cor rent ada. De­pend p ien­do

de la ma­rea, el vien­to y el lu­gar se­lec­cio­na­do, la co­rrien­te exi­ge el uso de plo­ma­das con gan­chos, si co­rre muy fuer­te y el fon­do es are­no­so. De lo con­tra­rio, las plo­ma­das ti­po pe­ra u óvalo son las más uti­li­za­das (es­ta úl­ti­ma se em­plea en el Cam­peo­na­to Mun­dial de Lan­za­mien­to).

An­tes de ti­rar siem­pre es bueno re­gu­lar la sa­li­da de nai­lon del re­el ro­ta­ti­vo. Con la ca­ña a 45 gra­dos y con la plo­ma­da so­la, se li­be­ra el ca­rre­te. El plo­mo de­be caer li­bre y sua­ve­men­te, sin in­te­rrup­cio­nes pe­ro tam­po­co en for­ma brus­ca. Al gol­pear el plo­mo con­tra el sue­lo, el ca­rre­te ape­nas p de­be dar una vuel­ta o po­co más. So­lo así, y lue­go con un tan­teo con el de­do, evi­ta­re­mos la te­mi­da ga­lle­ta.

Tres con­se­jos im­por­tan­tes, que me se­ña­la mi ami­go Pa­blo González: afir­mar­se bien en el pi­so an­tes de ti­rar, mi­rar el cie­lo cuan­do lan­za­mos (no el agua) y em­pu­jar la ca­ña des­de la par­te cor­ta, es decir, re­cor­dar que es una pa­lan­ca. Si se es de­re­cho, la cla­ve es­tá en el gol­pe que se le dé con la zur­da, y vi­ce­ver­sa.

Cuan­do se eli­ja una ca­ña de surf­cas­ting, to­mar en cuen­ta la dis­tan­cia en que se en­cuen­tra el por­ta­rreel: es ideal que, con el bra­zo es­ti­ra­do y la mano so­bre el re­el, co­mo pa­ra ti­rar, el re­ga­tón

o ex­tre­mo pro­xi­mal de la ca­ña qued que­de a la al­tu­ra de la axi­la o ape­nas un po­co en­tra­do al pe­cho. Al­gu­nos mo­de­los no vie­nen con por ta­rreel pre­ci­sa­men­te pa­ra que el usua­rio eli­ja el lu­gar que le re­sul­te más có­mo­do pa­ra atar­lo con ti­ras de go­ma.

En es­tas ca­ñas lar­gas tam­bién es muy im­por­tan­te el te­ma de los en­chu­fes, ya que se fa­bri­can en tra­mos pa­ra po­der tras­la­dar­las. Lo im­por­tan­te es que en­ca- jen bien sin ha­cer jue­go y que la hem­bra ten­ga pa­re­des só­li­das pa­ra abra­zar bien al ma­cho. El ma­te­rial nú­me­ro uno pa­ra cons­truir­las es, sin du­da, el gra­fi­to. Ac­tual­men­te se es­tá em­pe­zan­do a usar bas­tan­te la ca­ña te­les­có­pi­ca, de­bi­do a su co­mo­di­dad y a que sus ca­rac­te­rís­ti­cas ca­da vez se ase­me­jan más a las de las ca­ñas por tra­mos.

Otro ele­men­to pa­ra con­si­de­rar en la ca­sa de pes­ca son los pa­sahí­los. Aque­llos fa­bri­ca­dos con óxi­do de ti­ta­nio ga­ran­ti­zan una ma­yor re­sis­ten­cia fren­te a la abra­sión que pro­du­ce la sal y el agua sa­la­da más el vien­to. Lo mis­mo hay que to­mar en cuen­ta pa­ra los com­po­nen­tes me­tá­li­cos de los re­eles, co­mo el pick-up y los ru­le­ma­nes.

Con un equi­po así se pue­de pes­car en to­da la cos­ta del Mar Ar­gen­tino, des­de San Cle­men­te ha­cia el sur. Al­gu­nos más aven­tu­re­ros pue­den pro­bar en pla­yas más ale­ja­das de las ru­tas, co­mo la zo­na de Pun­ta Mé­da­nos, pe­ro siem­pre to­man­do en cuen­ta el uso de vehícu­los de do­ble trac­ción. La bo­ca de la al­bu­fe­ra de Mar Chi­qui­ta es un rin­cón pre­di­lec­to. Más al sur se re­pi­ten al­gu­nos pun­tos de bue­na pes­ca a los que se pue­de lle­gar con las pre­ven­cio­nes de ma­reas y te­rre­nos flo­jos, co­mo los bal­nea­rios en­tre Cla­ro­me­có y Pun­ta Te­ja­da.

A Mar del Pla­ta la sal­tea­mos a pro­pó­si­to por­que tie­ne 47 ki­ló­me­tros de cos­ta en el par­ti­do de Ge­ne­ral Puey­rre­dón. A las clá­si- cas es­co­lle­ras Norte y Sur se les su­man las más pe­que­ñas y dis­per­sas, y las pla­yas más aus­tra­les has­ta que apa­re­cen las ba­rran­cas pa­san­do La Se­re­na, lue­go del fa­ro de Pun­ta Mo­go­tes.

San Blas, en los con­fi­nes de la pro­vin­cia de Bue­nos Aires, es otra zo­na pro­pi­cia pa­ra cap­tu­rar cor­vi­nas, pes­ca­di­llas y otras es­pe­cies de cos­ta. Lue­go del buen pes­que­ro de la bo­ca del río Negro, re­apa­re­cen las ba­rran­cas y, ha­cia el sur, se al­ter­nan pes­que­ros muy tran­qui­los pe­ro de di­fí­cil ac­ce­so con las pla­yas cer­ca­nas a las dis­tin­tas ciu­da­des. A me­di­da que cre­ce la la­ti­tud sur, las es­pe­cies van des­apa­re­cien­do y al­gu­nos ti­bu­ro­nes, pe­je­rre­yes y ró­ba­los ocu­pan la aten­ción de los pes­ca­do­res.

Equi­pos Kun­nan

La lí­nea de ca­ñas pa­ra surf­cas­ting Atria, de Kun­nan, es­tá cons­trui­da en LRC Car­bon y se ca­rac­te­ri­za por te­ner va­ras del­ga­das, li­via­nas y al­ta­men­te sen­si­bles, que son has­ta un 30 % más re­sis­ten­tes que las com­pues­tas por car­bono re­gu­lar, de­bi­do a la im­por­tan­te re­duc­ción de pun­tos dé­bi­les en la es­truc­tu­ra. Con res­pec­to a los re­eles Atria 8007 y 8008, el vien­to ma­rino, el sa­li­tre, la are­na o la llu­via en la ori­lla pue­den afec­tar cual­quier re­el pe­ro, pa­ra que eso no ocu­rra, las pie­zas de los Atria son só­li­das pa­ra no fa­llar en ple­na ac­ción, ya que es­tán di­se­ña­das pen­san­do en su for­ta­le­za. Ade­más, son long cast –o de gran ca­pa­ci­dad– pa­ra lan­zar a lar­ga dis­tan­cia y vie­nen con va­rios ca­rre­te­les adi­cio­na­les pa­ra di­ver­sas ca­pa­ci­da­des de nai­lon.

Yair Levy es el brand ma­na­ger pa­ra Ar­gen­ti­na de la mar­ca Kun­nan. En la fo­to lo ve­mos du­ran­te la fil­ma­ción de los vi­deos de es­te re­view en Edi­to­rial Per­fil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.