Man­ja­res ten­ta­do­res

Cuá­les son los en­ga­ños más ren­di­do­res y las téc­ni­cas más efi­cien­tes pa­ra cap­tu­rar des­de cor­vi­nas has­ta salmones en el mar.

Weekend - - KAYAK - Tex­tos: RODRIGO CO­BAS. Fotos: CE­DOC

El jig­ging con­sis­te, bá­si­ca­men­te, en de­jar caer li­bre­men­te al fon­do ma­rino jigs: se­ñue­los met á l icos, que lue­go se re­co­gen com­bi­nan­do gol­pes de ma­ni­ja y ja­lo­nes de ca­ña que im­pul­san de ma­ne­ra ver­ti­cal y errá­ti­ca el en­ga­ño, si­mu­lan­do la hui­da ha­cia la su­per­fi­cie de un pez he­ri­do. Den­tro de las dis­tin­tas ra­mas de es­ta dis­ci­pli­na ja­po­ne­sa, po­dre­mos adap­tar per­fec­ta­men­te el pir­king (gol­pe­teo so­bre pie­dras) y el slow­jig­ging (as­cen­so del jig a ve­lo­ci­dad len­ta) a la pes­ca en ka­yak en pro­fun­di­da­des que no su­peren los 20 m. Si bien no es ne­ce­sa­rio es­tar fon­dea­dos pa­ra prac­ti­car­lo, si la de­ri­va es mu­cha, sí es pre­fe­ri­ble ha­cer­lo por se­gu­ri­dad. Tam­bién es acon­se­ja­ble la elec­ción de un día so­lea­do con buen cli­ma y aguas cla­ras, lo que va a fa­ci­li­tar al pez la vi­sua­li­za­ción del jig.

En­sa­yos en el mar

En­tre las dis­tin­tas prue­bas que ven­go rea­li­zan­do, en­cuen­tro pre­fe­ren­cia por ca­ñas de 10-20 lb (1 lb = 453,592 gra­mos) o 15-30 lb, de en­tre 1,80 y 2 m de blank de car­bono con ac­ción me­dia y man­go lar­go que per­mi­ta sos­te­ner­la de­ba­jo del bra­zo. Es im­por­tan­te que la ca­ña sea fle­xi­ble pa­ra otor­gar­le el mo­vi­mien­to ade­cua­do al jig, pe­ro que a la vez sea re­sis­ten­te pa­ra con­te­ner las em­bes­ti­das. De­be es­tar equi­pa­da con re­eles ro­ta­ti­vos o fron­ta­les chi­cos de ra­tio ele­va­do, a fin de ba­lan­cear un con­jun­to liviano que nos per­mi­ta dis­fru­tar la jor­na­da sin fa­ti­gar­nos. Pa­ra prac­ti­car es­tas dis­ci­pli­nas –slow­jig­ging y pir­king– po­de­mos uti­li-

zar nai­lon o mul­ti­fi­la­men­to de has­ta 30 lb de re­sis­ten­cia. Exis­ten dos ti­pos de jigs: blan­dos y du­ros. A los blan­dos con jig­head – anzuelo con una ca­be­za de plo­mo en el ojal– se les en­car­na un pe­que­ño cuer­po de pez si­li­co­na­do que de­ja li­bre la muer­te del anzuelo. Es­te mo­de­lo tie­ne un mo­vi­mien­to más real que el de los du­ros, pe­ro no es tan efec­ti­vo en el fon­do por ser más liviano. Los du­ros, que son a los que es­ta­mos apun­tan­do, pue­den ve­nir de dis­tin­tas for­mas, ma­te­ria­les, co­lo­res y pe­sos. Con plu­mas, cu­cha­ri­tas, an­zue­los sim­ples –lla­ma­dos as­sist hook– o tri­ples. Son acon­se­ja­bles los de for­ma alargada, de en­tre 15 y 80 g. Y, sin en­trar en el mun­do de los co- lo­res, pue­do re­co­men­dar por ren­di­mien­to el rosa y el ver­de. En cuan­to al ti­po de anzuelo, los dos men­cio­na­dos rin­den muy bien pe­ro, en el ca­so de los que tie­nen el tri­ple en la par­te in­fe­rior, hay que cla­var enér­gi­ca­men­te al mo­men­to de re­ci­bir el ata­que del pez, pa­ra que el jig se des­li­ce por la bo­ca y el tri­ple se cla­ve.

Có­mo uti­li­zar­los

El pir­king se rea­li­za pa­ra bus­car pe­ces en el fon­do o a po­ca dis­tan­cia de él, siem­pre con mo­vi­mien­tos len­tos. La téc­ni­ca es lan­zar el jig le­jos, aguar­dar a que lle­gue al fon­do, im­pul­sar­lo ha­cia arri­ba con la pun­ta de la ca­ña una o dos ve­ces y, lue­go que se sien­te que vuel­ve a to­car el fon­do, re­co­ger só­lo la lí­nea suel­ta. Se re­pi­te es­ta se­cuen­cia has­ta ob­te­ner pi­que o que el jig que­de de­ba­jo nues­tro, mo­men­to en que re­co­ge­mos y po­de­mos vol­ver a lan­zar. Mu­chas ve­ces el rui­do que pro­du­ce el re­pi­que­teo con­tra el sue­lo tien­ta al pez. En otras opor­tu­ni­da­des po­de­mos ob­te­ner­lo ha­cien­do des­can­sar el equi­po en el po­sa­ca­ñas del ka­yak con el jig ro­zan­do el fon­do. El vai­vén de nues­tra em­bar­ca­ción em­pa­re­ján­do­se con las olas se­rá su­fi­cien­te pa­ra dar­le mo­vi­mien­to ade­cua­do al en­ga­ño.

El slow-jig­ging –en es­pa­ñol, jig­ging len­to– pue­de ser al­ter­na­do con la téc­ni­ca de pir­king. Una vez que el jig es­tá en el fon­do, de­ba­jo de no­so­tros, va­mos su­bién­do­lo con ti­ro­nes cor­tos y lar­gos mien­tras re­co­ge­mos len­ta­men­te o un po­co más rá­pi­do con ti­ro­nes lar­gos y cor­tos. Ca­be re­sal­tar que la ma­yo­ría de los pi­ques se va a pro­du­cir mien­tras el jig cae li­bre­men­te. De­be­mos tra­ba­jar el en­ga­ño lo más ver­ti­cal­men­te po­si­ble y, pa­ra con­tro­lar es­te fac­tor, son tres los pun­tos a te­ner en cuen­ta.

El pri­me­ro, si de­ci­di­mos pes­car a la de­ri­va o fon­dea­dos. Mien­tras de­ri­va­mos en nues­tro ka­yak po­dre­mos cu­brir ma­yor can­ti­dad de agua, pe­ro si la co­rrien­te es ex­ce­si­va, ale­ja­rá el jig im­po­si­bi­li­tan­do que tra­ba­je ver­ti­cal, por lo que es pre­fe­ri­ble ha­cer­lo an­cla­dos.

En se­gun­do lu­gar, el gro­sor de nues­tra lí­nea. Cuan­to más fi­na es, la re­sis­ten­cia que ha­ce en el agua es me­nor y, por en­de, me­nor de­ri­va del en­ga­ño; pe­ro de­be ser lo su­fi­cien­te­men­te fuer­te pa­ra so­por­tar la ba­ta­lla con el pez. Ten­ga­mos en cuen­ta que en el mar nun­ca se sa­be qué pez se va a pren­der de nues­tro en­ga­ño.

Una vez re­suel­tos esos dos fac­to­res, de­be­mos de­ci­dir el ta­ma­ño y pe­so del jig. Re­co­mien­do co­men­zar con el más liviano po­si­ble, pe­ro que nos ga­ran­ti­ce el mo­vi­mien­to ver­ti­cal que ne­ce­si­ta­mos pa­ra te­ner éxi­to. Si en el jig­ging el en­ga­ño se ale­ja de no­so­tros, in­me­dia­ta­men­te lo cam­bia­mos por uno más pe­sa­do.

Tra­ba­jan­do el pir­king ob­ten­dre­mos cap­tu­ras de cor­vi­nas, ga­tu­zos y has­ta de al­gún be­su­go, si es­ta­mos en una zo­na de gran pro­fun­di­dad. Pe­ro, al es­ca­lar en la co­lum­na de agua en mo­da­li­dad jig­ging, en­con­tra­re­mos pes­ca­di­llas y pa­lo­me­tas, un po­co más arri­ba las an­choas de ban­co y, ca­si en la su­per­fi­cie, los pe­je­rre­yes. Con es­tos da­tos po­de­mos di­rec­cio­nar la pes­ca y con­cen­trar­nos en la es­pe­cie desea­da, aun­que no es una re­gla exac­ta, y en oca­sio­nes se pes­can ba­gres y cor­vi­nas a só­lo un me­tro des­de la su­per­fi­cie ¡pren­di­dos en el sa­bi­ki!

Mues­tra de unos 20 jigs uti­li­za­dos con fre­cuen­cia. Izq.: Fe­de­ri­co Tre­jo con una cor­vi­na ob­te­ni­da me­dian­te un jig ar­te­sa­nal crea­do por él.

El au­tor usan­do sa­bi­ki pa­ra ob­te­ner sar­di­nas fres­cas pa­ra en­car­nar­las vi­vas.

Arri­ba: Adrián Gar­cía con una an­choa de ban­co de gran por­te cap­tu­ra­da con un jig de 20 gra­mos.

Iz­quier­da y arri­ba: cap­tu­rar un buen ejem­plar de pa­lo­me­ta pin­ta­da es fas­ci­nan­te, pe­ro un car­du­men en el sa­bi­ki es una ex­pe­rien­cia in­des­crip­ti­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.