Mu­cho más que sol y pla­ya.

El bal­nea­rio de Río Ne­gro, fa­mo­so por los ba­rran­cos de su cos­ta, vi­ve más allá del ve­rano con in­tere­san­tes ac­ti­vi­da­des: avis­ta­je de fau­na ma­ri­na, bau­tis­mos de vue­lo, vi­si­tas a un sa­lar y pro­pues­tas cul­tu­ra­les.

Weekend - - CONTENIDO - Juan Jo­sé La­nus­se. Por

El bal­nea­rio de Las Gru­tas, en Río Ne­gro, fa­mo­so por los ba­rran­cos de su cos­ta, vi­ve más allá del ve­rano con in­tere­san­tes ac­ti­vi­da­des: avis­ta­je de fau­na ma­ri­na, bau­tis­mos de vue­lo, vi­si­tas a un sa­lar y pro­pues­tas cul­tu­ra­les.

El mar es­ta­ba cal­mo y al­gu­nas per­so­nas pa­sea­ban por la pla­ya mien­tras dis­fru­ta­ban de las úl­ti­mas ho­ras de luz del día. La ciu­dad de Las Gru­tas res­pi­ra­ba tran­qui­li­dad con su im­po­nen­te vis­ta fren­te al mar, so­bre un ba­rran­co de ocho me­tros de al­tu­ra que se ex­tien­de a lo lar­go de to­da su cos­ta. Des­de el bor­de con­tem­plá­ba­mos el her­mo­so pai­sa­je ma­rino. En un mo­men­to, al­guien se­ña­ló con emo­ción in­fan­til un pun­to en el mar. Afi­na­mos la mi­ra­da y, en­tre las sua­ves olas, vi­mos al­go co­ro­na­do por una ale­ta que, con mo­vi­mien­tos on­du­lan­tes, se su­mer­gía y emer­gía del agua: era una to­ni­na.

Nos que­da mos un ra­to si­guién­do­la con la vis­ta has­ta que otro ani­mal nos lla­mó la aten­ción. Co­mo si fue­ra el pe­ris­co­pio de un sub­ma­rino, un lobo ma­rino sur­gió del agua pa­ra mi­rar a

unas ga­vio­tas que re­po­sa­ban a po­cos me­tros. Por un mo­men­to se que­dó así, fir­me y rec­to co­mo una bo­ya, contemplando a las aves, lue­go se vol­vió a su­mer­gir y so­lo su co­la vol­vió a emer­ger por un se­gun­do, co­mo una mano que de­cía adiós. La sor­pre­sa fue más que gran­de. Dis­fru­ta­mos de es­te es­pec­tácu­lo prác­ti­ca­men­te des­de la ve­re­da.

Aguas aden­tro

Las Gru­tas es un bal­nea­rio pe­ro al po­co tiem­po sal­ta a la vis­ta que es­te pe­que­ño rin­cón pa­ta­gó­ni­co cuen­ta con una ri­que­za mu­cho ma­yor que sus pla­yas res­guar­da­das por ba­rran­cos. La na­tu­ra­le­za es­tá muy pre­sen­te y no tie­ne nin­gún pu­dor en acer­car­se al hom­bre.

El gol­fo San Ma­tías se des­ta­ca por sus aguas cris­ta­li­nas y cá­li­das, en las que se sue­len ver del­fi­nes (co­mún, os­cu­ro y na­riz de bo­te­lla), lo­bos ma­ri­nos (de uno y dos pe­los), pin­güi­nos y has­ta or­cas y tor­tu­gas ma­ri­nas. Pe­ro el gran atrac­ti­vo es la ba­lle­na fran­ca aus­tral. Den­tro de es­te mar­co na­tu­ral pri­vi­le­gia­do, el avis­ta­je de fau­na ma­ri­na es una ac­ti­vi­dad imperdible du­ran­te to­do el año.

Las ex­cur­sio­nes se rea­li­zan a bor­do de bo­tes se­mi­rrí­gi­dos con ca­pa­ci­dad pa­ra 12 per­so­nas. Es una ac­ti­vi­dad to­tal­men­te se­gu­ra y ap­ta pa­ra to­da la fa­mi­lia, con ta­ri­fas que par­ten des­de los $ 1.000.

La ba­lle­na fran­ca aus­tral es la estrella prin­ci­pal de las ex­cur­sio­nes de avis­ta­je de fau­na ma­ri­na, ac­ti­vi­dad que se rea­li­za a bor­do de bo­tes se­mi­rrí­gi­dos con ca­pa­ci­dad has­ta 12 per­so­nas. Iz­quier­da, aba­jo: cuan­do ba­ja la ma­rea, los bar­cos pes­que­ros que­dan en­ca­lla­dos en el puer­to de San An­to­nio Oes­te.

Aba­jo: vis­ta de Las Gru­tas des­de la ven­ta­na de un avión mo­no­mo­tor Pi­per Ar­cher II. Los bau­tis­mos de vue­lo per­mi­ten apre­ciar to­da la be­lle­za del gol­fo San Ma­tías des­de el ai­re.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.