Mu­cho más que pes­ca y trek­king

Weekend - - FLYCAST -

La zo­na de Gual­jai­na tie­ne un po­ten­cial tu­rís­ti­co de am­plio es­pec­tro, no só­lo se tra­ta de pes­ca en el río Gual­jai­na o el Le­pa. Y Da­niel y Lau­ra Fer­ma­ni, con es­pí­ri­tu aven­tu­re­ro y mu­cho em­pu­je, lo en­ten­die­ron muy bien y lo desa­rro­llan con mu­cho en­tu­sias­mo. Con ba­se en el Mi­ra­dor Huan­ca­che, ofre­cen al vi­si­tan­te ade­más de con­for t, cor­dia­li­dad y ser­vi­cios de pri­mer ni­vel, una am­plia ofer ta de ex­cur­sio­nes y ac­ti­vi­da­des apro­ve­chan­do la ri­que­za cul­tu­ral, pa­leon­to­ló­gi­ca y geo­ló­gi­ca de la re­gión. Pa­ra mu­chas de las cua­les uti­li­zan un ca­mión de trac­ción in­te­gral acon­di­cio­na­do pa­ra las tra­ve­sías y con mu­chas his­to­rias de Ru­ta 40 y has­ta un par de

Da­kars en su ha­ber. Tal vez la gran Pie­dra Pa­ra­da de sí­li­ce pu­ro y 270 me­tros de al­tu­ra –y unos 35 mi­llo­nes de años– pro­duc­to de la ac­ti­vi­dad vol­cá­ni­ca, sea lo más dis­tin­ti­vo de la zo­na. Pe­ro hay más, mu­cho más: trek­kings al ca­ña­dón La Bui­tre­ra, dón­de se apre­cia en­tre otras in­tere­san­tes for­ma­cio­nes un ale­ro don­de hu­bo ocu­pa­ción abo­ri­gen de más de 5.000 años de an­ti­güe­dad. La vi­si­ta al Ca­ña­dón de Los Lo­ros y su ca­pri­cho­sa geo­gra­fía de pie­dras la­bra­das. Los pa­seos al in­te­rior del vol­cán y sus pai­sa­jes ca­si lu­na­res. La as­cen­sión al ce­rro La Ven­ta­na y al cam­pa­men­to don­de es­tu­vo John Da­niel Evans y su cé­le­bre ca­ba­llo

Ma­la­ca­ra. Y un sin­fín de his­to­rias, anéc­do­tas y leyendas. O la be­lle­za del Sal­ti­llo, una cas­ca­da de más de 40 me­tros y su cu­rio­sa olla de aguas ver­des y cris­ta­li­nas, en­mar­ca­da por paredones de más de 200 me­tros de al­tu­ra. Un lu­gar fan­tás­ti­co pa­ra in­tere­san­tes trek­kings por te­rri­to­rios es­cul­pi­dos por el vien­to y el agua con ca­ña­do­nes, va­lles y arro­yos en­mar­ca­dos por bos­ques pe­tri­fi­ca­dos, ca­ver­nas y pin­tu­ras ru­pes­tres, bi­ci­cle­tea­das por sen­de­ros con for­ma­cio­nes pé­treas mi­le­na­rias o tra­ve­sías en ka­yaks por el fan­tás­ti­co río Chu­but. Un lu­gar que, ade­más de to­do lo men­cio­na­do, tie­ne un ex­qui­si­to río tru­che­ro. ¿Qué más se pue­de pe­dir?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.