Re­fle­xio­nes so­bre el ma­te

Weekend - - INFORMATIVO -

El ma­te, sí, el ma­te, ¿qué es? No sé, no hay una so­la de­fi­ni­ción o des­crip­ción del ma­te. En sí, ten­go una co­lec­ción: ca­la­ba­za, plás­ti­co (¡ho­rror!), pa­lo san­to, guam­pa, pla­ta, la­tón y has­ta si­li­co­na. Pre­fie­ro la ca­la­ba­za, po­ro o po­ron­go se­gún la al­tu­ra del en­va­se. Pre­fie­ro el po­ron­go no obs­tan­te la re­mi­nis­cen­cia del vo­ca­blo, un tan­to obs­ceno; en reali­dad, el nom­bre cien­tí­fi­co de la ca­la­ba­za es La­gen­da­ria vul­ga­ris y ma­te pro­vie­ne del qué­chua, ma­ti. Bien cu­ra­do es in­su­pe­ra­ble. Bom­bi­lla de ace­ro inoxi­da­ble; las hay de dis­tin­tos ma­te­ria­les con ba­ños pre­sun­ta­men­te fi­nos que, a la lar­ga, des­pren­den par­tí­cu­las tó­xi­cas; ma­te­rial in­su­pe­ra­ble: el ace­ro qui­rúr­gi­co. Al­gu­nos da­tos: la plan­ta se de­no­mi­na Ilex pa­ra­gua­rien­sis, cre­ce en la Sel­va Pa­ra­naen­se y pue­de cre­cer has­ta más de 10 me­tros de al­tu­ra. La Ar­gen­ti­na es el ma­yor pro­duc­tor mun­dial de yer­ba ma­te y ex­por­ta unos 260.000.00 ki­los por año a Si­ria, Lí­bano, Chi­le, EE.UU., Es­pa­ña, Ita­lia, Ale­ma­nia y otros paí­ses. Días atrás vi una no­ta pe­rio­dís­ti­ca en You­Tu­be so­bre la trá­gi­ca gue­rra ci­vil que arra­sa Si­ria. El rui­do de fon­do eran ex­plo­sio­nes de ar­ti­lle­ría y dis­pa­ros de ar­mas au­to­má­ti­cas, mien­tras que pe­rio­dis­ta y ca­ma­ró­gra­fo eran guia­dos por un gru­po de ofi­cia­les a tra­vés de ori­fi­cios abier­tos en las pa­re­des de los edi­fi­cios, pa­ra des­pla­zar­se du­ran­te los com­ba­tes. Nubes de pol­vo, es­com­bros y hie­rros re­tor­ci­dos al pa­so del con­tin­gen­te, mien­tras los com­ba­tien­tes dis­pa­ra­ban to­da cla­se de pro­yec­ti­les por tro­ne­ras abier­tas en los mu­ros. Que­dé es­tu­pe­fac­to cuan­do apa­re­cie­ron las imá­ge­nes de un nu­me­ro­so nú­me­ro de sol­da­dos des­can­san­do en un gran am­bien­te, sen­ta­dos en ca­jo­nes y pe­da­zos de mu­ros des­trui­dos, reuni­dos en gru­pos al­re­de­dor de fue­gos en los que ca­len­ta­ban agua en pa­vi­tas y otros re­ci­pien­tes, mien­tras sor­bían con bom­bi­llas… ¡ma­te! El pe­rio­dis­ta le pre­gun­tó qué be­bían, y los gue­rre­ros can­sa­dos res­pon­die­ron son­rien­tes: yer­ba… ma­te… Ar­gen­ti­na. ¿Ce­bar? Es co­mo asar, ca­da uno tie­ne su fór­mu­la es­pe­cial e inigua­la­ble. Yer­ba has­ta la mi­tad o los tres cuar­tos, lue­go se in­vier­te el ma­te y se agi­ta tra­tan­do de que, al en­de­re­zar­lo, le que­de co­mo un jo­po a un la­do. ¿Pa­ra qué se lo sa­cu­de? Pa­ra que el pa­lo se va­ya pa’ba­jo, di­jo un pai­sano… y no flo­ten los pa­ra­gua­yos. Hay quie­nes lo mez­clan con azú­car, le­che, ca­fé y… ¡pi­pe­ri­na! Son gus­tos, y ya se sa­be lo que se di­ce al res­pec­to. Has­ta a Don Se­gun­do Som­bra le gus­ta­ba el ma­te dul­ce. Lo pre­fie­ro amar­go, y de­pen­de don­de lo sor­ba pa­ra sen­tir su gus­to y sus efec­tos. En los via­jes noc­tur­nos ha­cia La Pam­pa, Río Ne­gro o Men­do­za… o don­de cua­dre, aguar­do sa­lir del des­qui­cian­te trán­si­to ur­bano y, ya en la ru­ta, a ve­lo­ci­dad cons­tan­te y mar­cha tran­qui­la, es­pe­ro que el com­pa­ñe­ro me pre­gun­te: “¿To­ma­mos unos ma­tes?” Y des­an­da­mos ki­ló­me­tros, ma­tean­do y re­cor­dan­do ca­ce­rías y anéc­do­tas. El via­je se acor­ta has­ta Gua­mi­ní, o qui­zás Ma­ca­chín, pa­ra re­car­gar el ter­mo. Y en el cam­po nos re­ci­ben con un apre­tón de manos, a cual­quier ho­ra, a la ma­dru­ga­da, al mo­men­to en que lle­gue­mos y, en­se­gui­da, lle­ga la in­vi­ta­ción a to­mar unos ma­tes; de­li­cio­sos, los de bien­ve­ni­da… y lue­go a dor­mir. Me­dio­día, y nos des­pier­tan con un ma­te, amar­go y re­con­for­tan­te. Y por la tar­de, an­tes del cre­púscu­lo, pre­pa­ra­mos to­dos los im­ple­men­tos que lle­va­mos los ca­za­do­res al apos­ta­de­ro. Re­pa­sa­mos una y otra vez pa­ra no ol­vi­dar­nos de lo esen­cial y, más que na­da, el equipo de ma­te con agua ca­len­ti­ta. En­tre los efec­tos be­ne­fi­cio­sos del ma­te, uno de los prin­ci­pa­les es que ca­lien­ta el es­tó­ma­go, zo­na con abun­dan­te irri­ga­ción san­guí­nea: ca­lien­ta la san­gre y és­ta cir­cu­la ele­van­do la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral, to­do lo con­tra­rio al en­ga­ño­so y efí­me­ro efec­to de la be­bi­da al­cohó­li­ca. Qué me­jor que to­mar­nos unos ma­tes mien­tras el sol se ocul­ta, con un ojo en la ce­ba y el otro en el mon­te… no va­ya a ser que apa­rez­ca el pa­dri­llo tem­pra­ne­ro. Y a me­dia­no­che, cuan­do la es­pe­ra se alar­ga… unos ma­tes. Nun­ca caen mal. En la ciu­dad, qui­zás por el fre­ne­sí de la vi­da ace­le­ra­da, nos pro­du­ce aci­dez; en el cam­po y mi­ran­do las es­tre­llas, ha­ce­mos gor­go­ri­tos pla­cen­te­ros es­pe­ran­do que se lo­gre nues­tro des­ve­lo. El ma­te, ami­go y com­pa­ñe­ro de los ca­za­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.