Otra ver­sión del ve­rano.

Dón­de dis­fru­tar la tem­po­ra­da es­ti­val a la ve­ra de her­mo­sos ríos, la­gos y di­ques de to­do el país. Guía pa­ra unas va­ca­cio­nes di­fe­ren­tes en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za.

Weekend - - CONTENIDO - Por Juan Jo­sé La­nus­se.

30 pla­yas le­jos del mar don­de dis­fru­tar la tem­po­ra­da es- ti­val a la ve­ra de her­mo­sos ríos, la­gos y di­ques de to­do el país. Guía pa­ra unas va­ca­cio­nes di­fe­ren­tes en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za. Da­tos, ser­vi­cios y dis­tan­cias.

Al mo­men­to de es­cri­bir es­tas lí­neas, la gran di­co­to­mía que di­vi­de a la so­cie­dad es Ri­ver Pla­te o Bo­ca Ju­niors. Cuan­do us­ted, es­ti­ma­do lec­tor, se en­cuen­tre le­yen­do es­to, se­gu­ra­men­te la gran fi­nal de to­dos los tiem­pos ya ha­ya de­fi­ni­do a su ga­na­dor y el país es­té nue­va­men­te in­mer­so en la caó­ti­ca nor­ma­li­dad que lo ca­rac­te­ri­za.

Aho­ra bien, la tem­pe­ra­tu­ra sube día a día y los más chi­cos mues­tran su emo­ción por la in­mi­nen­te fi­na­li­za­ción del ci­clo es­co­lar. Las tan an­sia­das va­ca­cio­nes se con­vier­ten en el lu­gar co­mún de to­da con­ver­sa­ción, y más de al­gún im­pro­vi­sa­do es­ta­rá bus­can­do en in­ter­net un des­tino pa­ra su des­can­so. Aquí se plan­tea una nue­va (y muy vie­ja) di­co­to­mía: ¿pla­ya o mon­ta­ña? Una cues­tión que, en reali­dad, se re­su­me en ve­ra­near en la Cos­ta Atlán­ti­ca o en al­gún pun­to del res­to del país.

Un error muy co­mún es aso­ciar la pla­ya con el mar, cuan­do la ver­dad es que una pla­ya tam­bién se pue­de en­con­trar en la mar­gen de un río o la­go. Mi­rán­do­lo así, las op­cio­nes pa­ra re­fres­car­se en el ve­rano se abren de for­ma muy in­tere­san­te, ya que no es obli­ga­to­rio via­jar gran­des dis­tan­cias pa­ra te­ner un po­co de sol y are­na. De es­ta for­ma, las pro­pues­tas apa­re­cen a lo lar­go de to­do el país, el ve­rano se fe­de­ra­li­za y to­ma for­ma en los lu­ga­res más dis­pa­res.

En me­dio de un bos­que, a los pies de una mon­ta­ña, en la ex­ten­sa es­te­pa pam­pea­na o a la ve­ra del im­po­nen­te río Pa­ra­ná, la pla­ya es un pla­cer que es­tá al al­can­ce de to­dos, só­lo hay que sa­ber dón­de bus­car­la. Desde es­tas pá­gi­nas, Wee­kend abre el jue­go y se­ña­la las me­jo­res pro­pues­tas pa­ra vi­vir un ve­rano di­fe­ren­te, ro­dea­do de los pai­sa­jes más be­llos e in­tere­san­tes de nues­tro país.

NOR­TE Ju­juy

>> Di­ques La Cié­na­ga y Las Ma­de­ras. A po­cos ki­ló­me­tros de la lo­ca­li­dad de El Car­men, es­tos dos em­bal­ses, que prác­ti­ca­men­te es­tán uno al la­do del otro, son la me­jor op­ción lo­cal pa­ra re­la­jar­se en el agua. Am­bos per­mi­ten dis­fru­tar de la pla­ya y de va­rias ac­ti­vi­da­des vin­cu­la­das con el de­por­te y la na­tu­ra­le­za.

A su po­ten­cial pai­sa­jís­ti­co se le su­man los di­ver­sos ser­vi­cios que ofre­cen, que van desde có­mo­das y tran­qui­las ca­ba­ñas has­ta hos­ta­les a la ve­ra de los re­fres­can­tes di­ques. A su vez hay di­ver­sos cam­pings, de los cua­les se des­ta­ca el Cam­ping Mu­ni­ci­pal La Cié­na­ga, que cuen­ta con el bal­nea­rio más gran­de de la pro­vin­cia, ade­más de am­plios es­pa­cios ver­des y bun­ga­lows amue­bla­dos.

Pa­ra los aman­tes de los de­por­tes, se pue­de prac­ti­car ca­no­ta­je y es­quí acuá­ti­co,

de ac­ti­vi­da­des: ar­que­ría, ca­nopy, ti­ro­le­sa, es­ca­la­da, rap­pel, ca­no­ta­je, stand up padd­le, ca­mi­na­tas por la sel­va y pru­si­ka, un ti­po de as­cen­so y des­cen­so de ár­bo­les con cuer­da.

>> Po­sa­das. La ciu­dad ca­pi­tal es due­ña de una pos­tal en­vi­dia­ble pa­ra el res­to de la zo­na: la ur­be se le­van­ta has­ta la cos­ta del río Pa­ra­ná, en cu­ya ri­be­ra, en una ame­na tran­si­ción, se ex­tien­de una lar­ga pla­ya de fi­na are­na y ver­des pal­me­ras.

El Bre­te es el bal­nea­rio mu­ni­ci­pal don­de los vi­si­tan­tes pue­den re­la­jar­se en los días de ca­lor. Du­ran­te la tem­po­ra­da se ofre­ce un va­ria­do me­nú de ac­ti­vi­da­des re­crea­ti­vas, de­por­ti­vas y cul­tu­ra­les. A es­to se su­ma la pre­sen­cia de di­fe­ren­tes pa­ra­do­res co­mo he­la­de­rías, pa­tio de co­mi­das y un com­ple­jo so­cial y de­por­ti­vo con un bar sa­lu­da­ble.

En es­te sen­ti­do, los tu­ris­tas pue­den prac­ti­car beach vó­ley, fút­bol, ca­no­ta­je, zum­ba, ae­ro­bics y natación. Tam­po­co hay que ob­viar los re­ci­ta­les y los di­fe­ren­tes even­tos que sue­len dar co­lor y so­ni­do a la cos­ta de Po­sa­das.

Cha­co

>> Vi­lla Río Ber­me­ji­to. So­bre la ori­lla del río, es­ta pe­que­ña lo­ca­li­dad ofre­ce una her­mo­sa pla­ya ro­dea­da por los mon­tes ca­si vír­ge­nes de El Im­pe­ne­tra­ble cha­que­ño. Tie­ne bal­nea­rios e in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra ir de cam­ping y prac­ti­car di­fe­ren­tes de­por­tes y ac­ti­vi­da­des náu­ti­cas.

El bal­nea­rio mu­ni­ci­pal es el pun­to de en­cuen­tro fa­vo­ri­to de los vi­si­tan­tes. Allí se da ini­cio a la tem­po­ra­da es­ti­val con la rea­li­za­ción del po­pu­lar Fes­ti­val del Sol, en­tre fi­na­les de di­ciem­bre y prin­ci­pios de enero. Du­ran­te el even­to se pue­de dis­fru­tar de es­pec­tácu­los mu­si­ca­les, dan­zas tra­di­cio­na­les, nú­me­ros ar­tís­ti­cos y ac­ti­vi­da­des re­crea­ti­vas.

El otro gran atrac­ti­vo es El Im­pe­ne­tra­ble, en el que se ofre­cen sa­li­das de trek­king (de día o de no­che) y pa­seos en bar­co por el río Ber­me­ji­to. Ade­más, la zo­na es­tá ha­bi­ta­da por la co­mu­ni­dad abo­ri­gen to­ba, que sue­le acer­car su cul­tu­ra al tu­ris­ta a tra­vés de ar­te­sa­nías y vi­si­tas guia­das a sus ta­lle­res de tra­ba­jo.

Ca­ta­mar­ca

>> Va­lle Cen­tral. Si uno eli­ge a San Fer­nan­do del Va­lle de Ca­ta­mar­ca co­mo epi­cen­tro de sus mo­vi­mien­tos, en los al­re­de­do­res se en­con­tra­rá con es­ta zo­na geo­grá­fi­ca con mucha na­tu­ra­le­za pa­ra ofre­cer.

Si se to­ma la RP 4 ha­cia las lo­ca­li­da­des de El Ro­deo y Las Jun­tas, en el ca­mino se to­pa­rá con Lo­ma Cor­ta­da, un lu­gar de re­crea­ción en el que los ca­ta­mar­que­ños acu­den a re­fres­car­se a la ori­lla del río El Ta­la.

Otra pa­ra­da re­co­men­da­da es El Ro­deo, la vi­lla tu­rís­ti­ca por ex­ce­len­cia de la pro­vin­cia, ele­gi­da tan­to por lo­ca­les co­mo vi­si­tan­tes de to­do el país. A po­cos ki­ló­me­tros de allí es­tá el pue­blo de Las Jun­tas, cu­yo nom­bre se de­be a que los ríos Las Sal­vias y Las Tran­cas se unen con un ter­cer afluen­te: Las Jun­tas. Más allá de re­fres­car­se, en am­bas lo­ca­li­da­des pue­den desa­rro­llar­se di­ver­sas ac­ti­vi­da­des co­mo pes­ca, ca­bal­ga­tas y ex­cur­sio­nes; sin ol­vi­dar los dis­tin­tos fes­ti­va­les tra­di­cio­na­les del ve­rano.

Otra de las lo­ca­li­da­des más vi­si­ta­das es Vi­lla de Bal­coz­na, un pa­ra­je con una cre­cien­te ac­ti­vi­dad tu­rís­ti­ca gra­cias a su río de aguas cá­li­das y su clima ameno en la tem­po­ra­da es­ti­val.

CEN­TRO Co­rrien­tes

>> Pa­so de la Pa­tria. Es uno de los pun­tos tu­rís­ti­cos más vi­si­ta­dos de la re­gión, un ícono que se ca­rac­te­ri­za por to­da su ri­que­za na­tu­ral, que ha­rá las de­li­cias de los aman­tes del ai­re li­bre.

El Pa­so, co­mo se lo conoce co­mún­men­te, es una pro­pues­ta pa­ra to­da la fa­mi­lia. Su ex­ten­sa pla­ya de fi­na are­na y agua cris­ta­li­na es una ci­ta obli­ga­da pa­ra el ve­rano, a es­to se su­ma un am­plio aba­ni­co de ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas y re­crea­ti­vas.

Los vi­si­tan­tes pue­den dis­fru­tar del río Pa­ra­ná a tra­vés de pa­seos en ka­yak, go­mo­nes, lan­chas y ca­ta­ma­rán, desde los que se pue­den apre­ciar los ban­cos de are­na y las is­las cer­ca­nas. Por su par­te, los más aven­tu­re­ros pue­den ani­mar­se a vo­lar en fly­boat o pa­ra­pen­te, que per­mi­ten ob­ser­var desde el ai­re la vi­lla tu­rís­ti­ca y to­da la be­lle­za na­tu­ral que la ro­dea.

>> Co­rrien­tes. Cuan­do ha­bla­mos de Co­rrien­tes, a la ma­yo­ría de nues­tros lec­to­res se les vie­ne a la men­te el río Pa­ra­ná, si­nó­ni­mo de pes­ca de su­ru­bíes y do­ra­dos. Pe­ro más allá de es­to, su cos­ta es una per­fec­ta al­ter­na­ti­va pa­ra los que no quieren pa­sar el ve­rano en­ce­rra­dos en ca­sa (ver fo­to de tapa de es­ta edi­ción).

Sin la ne­ce­si­dad de v ia­jar gran­des dis­tan­cias, la ciu­dad de Co­rrien­tes ofre­ce dos ki­ló­me­tros de her­mo­sas pla­yas a la ve­ra del río. Hay cin­co bal­nea­rios ha­bi­li­ta­dos (Ara­zaty I, Ara­zaty II, Is­las Mal­vi­nas I, Is­las Mal­vi­nas II y Mo­li­na Pun­ta) que ofre­cen ser­vi­cios gra­tui­tos: sa­ni­ta­rios, guar­da­vi­das, pri­me­ros au­xi­lios, du­chas y seguridad per­ma­nen­te; y no ol­vi­de­mos lo más im­por­tan­te, una ex­ce­len­te ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca.

El pai­sa­je na­tu­ral que se apre­cia en­tre la ciu­dad y el río es ver­da­de­ra­men­te úni­co, ex­ten­sas pla­yas de cla­ra are­na que na­da tie­nen que en­vi­diar­le a cual­quier des­tino al que nos tie­ne acos­tum­bra­dos la Cos­ta Atlán­ti­ca. Ade­más, du­ran­te to­do el ve­rano se rea­li­zan di­fe­ren­tes ac­ti­vi­da­des re­crea­ti­vas, de­por­ti­vas y mu­si­ca­les pa­ra el dis­fru­te de los tu­ris­tas.

En­tre Ríos

>> Pie­dras Blan­cas. Ubi­ca­da a 120 km de Pa­ra­ná, la lo­ca­li­dad es una de las jo­yas de la pro­vin­cia de­bi­do a sus bos­ques y la majestuosidad del río Pa­ra­ná, so­bre el que des­can­sa una de las pla­yas más con­cu­rri­das de la zo­na.

Ro­dea­das de in­ten­sa ve­ge­ta­ción y ba­rran­cas blan­cuz­cas, Pie­dras Blan­cas invita a do­rar­se al sol o dis­fru­tar de la som­bra en sus pin­to­res­cas som­bri­llas de pa­ja. Den­tro de es­te mar­co, hay dos pro­pues­tas des­ta­ca­das: el cam­ping Pi­ra­yú y el bal­nea­rio El Sau­ce­dal. Am­bos son idea­les pa­ra dis­fru­tar de los de­por­tes acuáticos, sa­li­das de pes­ca y un pin­to­res­co cru­ce a las is­las cer­ca­nas.

Du­ran­te la tem­po­ra­da, el tu­ris­ta tam­bién pue­de ma­ti­zar su es­ta­día con even­tos y shows mu­si­ca­les. Por ejem­plo, el cam­ping Pi­ra­yú cuen­ta con un an­fi­tea­tro en el que se rea­li­za el Fes­ti­val Pro­vin­cial del Mi­ne­ro, even­to al que se dan ci­ta im­por­tan­tes cul­to­res de la mú­si­ca po­pu­lar.

>> Va­lle Ma­ría. Es un pue­blo con mucha his­to­ria y tra­di­cio­nes muy fuer­tes, ya que es la al­dea ma­dre de los 54 asen­ta­mien­tos que fun­da­ron los ale­ma­nes pro­ve­nien­tes del Vol­ga, a fi­na­les del si­glo XIX. La ri­que­za cul­tu­ral e his­tó­ri­ca de Va­lle Ma­ría, que se pue­de apre­ciar en su igle­sia de mar­ca­do es­ti­lo neo­gó­ti­co, le otor­ga una ve­ta úni­ca y muy atrac­ti­va pa­ra los que quie­ran des­co­nec­tar­se de la ru­ti­na y dis­fru­tar de los días de ve­rano.

So­bre un bra­zo del río Pa­ra­ná se en­cuen­tra el com­ple­jo Bal­nea­rio Cam­ping, ro­dea­do de un im­por­tan­te mar­co na­tu­ral de ba­ña­dos, es­te­ros, la­gu­nas, is­las y la gran ba­rran­ca con su sel­va en ga­le­ría. Es­tá es­truc­tu­ra­do y or­ga­ni­za­do en zo­nas bien de­fi­ni­das se­gún la ac­ti­vi­dad.

La zo­na cen­tral del com­ple­jo es la de pla­ya, con la ca­rac­te­rís­ti­ca are­na del río Pa­ra­ná y su par­ti­cu­lar co­lor. Se en­cuen­tra de­mar­ca­da con un bo­ya­do pa­ra dar seguridad y tran­qui­li­dad a los ba­ñis­tas. Ade­más, po­see un es­pa­cio es­pe­cial des­ti­na­do a los ni­ños. Tam­bién, una ram­pa y si­llas an­fi­bias pa­ra per­so­nas con mo­vi­li­dad re­du­ci­da.

La pla­ya cuen­ta con otros ser­vi­cios co­mo sa­ni­ta­rios, Wi-Fi li­bre, pro­vee­du­ría, sa­la de jue­gos, bar, pues­to de co­mi­das rá­pi­das y pa­seos en ka­yak o ba­na­na. A su vez, hay otras zo­nas de­di­ca­das ex­clu­si­va­men­te a la pes­ca de­por­ti­va.

San Juan

>> Ru­ta In­ter­la­gos. Es­ta obra vial se ha vuel­to una ver­da­de­ra pro­pues­ta tu­rís­ti­ca gra­cias a que une el Di­que de Ullum, Pun­ta Ne­gra y Ca­ra­co­les, los tres em­bal­ses más gran­des de la pro­vin­cia. A los pies de la pre­cor­di­lle­ra, es­te tra­mo de 25 ki­ló­me­tros y sie­te puen­tes po­ne al al­can­ce del vi­si­tan­te tres pun­tos cla­ves pa­ra dis­fru­tar del ve­rano.

El Di­que de Ullum es la pa­ra­da más re­co­men­da­ble, ya que cuen­ta con cam­ping y bal­nea­rio, mien­tras que Pun­ta Ne­gra só­lo tie­ne pa­ra­do­res pa­ra pa­sar el día.

La con­jun­ción de agua y mon­ta­ña da lu­gar a una des­ta­ca­da can­ti­dad de ac­ti­vi­da­des pa­ra rea­li­zar: na­ve­ga­ción a ve­la, pa­seos en lan­cha, ka­yak, ki­te­surf, w i nd­su r f, st a nd up padd le, wa­ke­board, es­quí acuá­ti­co, pes­ca, bu­ceo, sen­de­ris­mo, trek­king, moun­tain bike, ca­bal­ga­tas en­tre vi­ñe­dos y es­ca­la­da de­por­ti­va o en mu­ro. Tam­bién se pue­de ha­cer ti­ro­le­sa so­bre el río San Juan y pa­ra­pen­te desde el ce­rro Tres Ma­rías o las Sie­rras Azu­les.

Men­do­za

>> Ge­ne­ral Al­vear. Es­ta im­por­tan­te ciu­dad del sur de la pro­vin­cia, gra­cias a mu­cho tra­ba­jo y es­fuer­zo, ha da­do for­ma a una al­ter­na­ti­va ve­ra­nie­ga que con­ju­ga pla­ya, gran va­rie­dad de ac­ti­vi­da­des, na­tu­ra­le­za y tran­qui­li­dad.

A la ve­ra del río Atuel, la Cos­ta­ne­ra Al­vear se ofre­ce a los tu­ris­tas con una am­plia pla­ya pa­ra to­mar sol y re­fres­car­se, equi­pa­da con es­ta­cio­na­mien­to, ba­ños, en­fer­me­ría, quin­chos y has­ta un bar ins­ta­la­do den­tro de un vie­jo va­gón de car­ga. Ade­más, cuen­ta con es­pa­cios exclusivos pa­ra prac­ti­car di­fe­ren­tes de­por­tes co­mo vó­ley, fút­bol, hand­ball y tenis.

Los que quie­ran es­tar más en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za, pue­den dis­fru­tar del río Atuel me­dian­te sa­li­das en ka­yak (diur­nas o noc­tur­nas) o con el de­no­mi­na­do Pa­seo Aven­tu­ra, un re­co­rri­do de 3 km con­for­ma­do por una se­rie de to­bo­ga­nes por el río que se sur­can a bor­do de ros­cas in­fla­bles. Por su par­te, en tie­rra hay sa­li­das de trek­king, tan­to de día co­mo de no­che, y una emo­cio­nan­te ti­ro­le­sa que cru­za el río.

San Luis

>> Vi­lla de Mer­lo. A los pies de las Sie­rras de los Co­me­chin­go­nes se en­cuen­tra Vi­lla de Mer­lo, una tran­qui­la ciu­dad que pro­po­ne un ve­rano le­jos de las gran­des con­cen­tra­cio­nes de per­so­nas y con mucha na­tu­ra­le­za vir­gen pa­ra ad­mi­rar y dis­fru­tar.

La lo­ca­li­dad cuen­ta con di- fe­ren­tes pun­tos pa­ra dis­fru­tar de un ba­ño en los arro­yos que ser­pen­tean en­tre las ro­cas de las zo­nas ba­jas, así co­mo en las ollas na­tu­ra­les y las cas­ca­das que se en­cuen­tran en las zo­nas al­tas.

El arro­yo El Mo­lino es uno de los más vi­si­ta­dos. Cuen­ta con 11 cas­ca­das, en­tre ellas el sal­to de Ta­ba­qui­llo, de 20 me­tros de al­tu­ra. Tam­bién se des­ta­can los arro­yos Pa­sos Ma­los y Pie­dra Blan­ca, de aguas cris­ta­li­nas y ro­dea­dos de bos­ques au­tóc­to­nos, per­fec­tos pa­ra des­can­sar y re­fres­car­se tras una jor­na­da de trek­king.

San­ta Fe

>> Ro­sa­rio. La gran ciu­dad del río Pa­ra­ná es una de las op­cio­nes más re­co­men­da­bles de­bi­do a la ca­li­dad de sus pla­yas y la am­plia va­rie­dad de ser­vi­cios y ac­ti­vi­da­des que tie­ne pa­ra ofre­cer.

Pa­ra dis­ten­der­se du­ran­te el ve­rano, Ro­sa­rio cuen­ta con tres im­por­tan­tes pla­yas. El Ban­qui­to de San An­drés se­du­ce con sus pa­ra­do­res en la are­na al otro la­do del Pa­ra­ná. Desde La Flu­vial, un em­bar­ca­de­ro ubi­ca­do a me­tros del Mo­nu­men­to a la Ban­de­ra, sa­len lan­chas ha­cia la am­plia pla­ya is­le­ña (bo­le­to $ 180). La Flo­ri­da, en la cos­ta nor­te, es el bal­nea­rio tra­di­cio­nal del ve­rano ro­sa­rino. Con una en­tra­da de $ 50, ca­da año se re­nue­va con dis­tin­tos even­tos y ac­ti­vi­da­des ba­jo la vis­ta del puen­te Ro­sa­rio-Vic­to­ria. No fal­tan pa­ra­do­res pa­ra tra­gos, he­la­dos o pla­tos ca­lien­tes. Ade­más de los de­por­tes de pla­ya (vó­ley, slac­kli­ne, pa­le­ta, fút­bol tenis, te­jo), se des­ta­ca el bo­ya­do pa­ra na­da­do­res, co­mo tam­bién el ka­yak y el padd­le surf. Por

úl­ti­mo, Ram­bla Ca­ta­lun­ya es la pla­ya de ac­ce­so li­bre y gra­tui­to. Tie­ne un co­rre­dor de na­do y una fe­ria de ar­te­sa­nos que en ve­rano es­tá abier­ta to­dos los días.

>> San­ta Fe. La la­gu­na Se­tú­bal da lu­gar a las dos cos­ta­ne­ras, Es­te y Oes­te, so­bre las cua­les se ubi­can las pla­yas y so­lá­riums de la ciu­dad. La tem­po­ra­da se inau­gu­ra to­dos los años el 15 de no­viem­bre, fe­cha en que se con­me­mo­ra la fun­da­ción de la ciu­dad de San­ta Fe.

En to­tal hay ocho bal­nea­rios ha­bi­li­ta­dos, to­dos con pa­ra­do­res y ser­vi­cios de bar, quios­co y ba­ños. Ade­más, se sue­len rea­li­zar ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les, re­crea­ti­vas y de­por­ti­vas, en su ma­yor par­te gra­tui­tas. A su vez, exis­ten pa ra­do­res es­pe­cia l iza­dos en wind­surf y ki­te­surf, que ofre­cen cla­ses pa­ra prin­ci­pian­tes.

Tam­bién se pue­den prac­ti­car otros de­por­tes co­mo ca­no­ta­je, re­mo, piragüismo, stand up padd­le y na­ve­ga­ción a mo­tor. Apar­te, se ofre­cen pa­seos náu­ti­cos re­gu­la­res por la zo­na de is­las.

Cór­do­ba

>> Vi­lla Ru­mi­pal. Es una de las prin­ci­pa­les atrac­cio­nes del Va­lle de Ca­la­mu­chi­ta ya que reúne en un so­lo si­tio mon­ta­ña, la­go y pla­ya. La lo­ca­li­dad cuen­ta con un

des­ta­ca­do y con­cu­rri­do bal­nea­rio mu­ni­ci­pal so­bre el mar­gen del Em­bal­se Río III, el la­go ar­ti­fi­cial más gran­de de Cór­do­ba.

Los ve­ra­nean­tes pue­den dis­fru­tar de tres pla­yas bo­ya­das con ser­vi­cio de guar­da­vi­das, ade­más de una muy com­ple­ta pro­pues­ta que in­clu­ye pa­ra­do­res, ba­res, cam­pings, sec­tor de asa­do­res, mi­ra­do­res, pa­seo de ar­te­sa­nos, ba­ja­da de em­bar­ca­cio­nes, mue­lle de pes­ca y un cen­tro de in­for­ma­ción tu­rís­ti­co, en­tre otras pres­ta­cio­nes. Por su par­te, más allá de ba­ñar­se, en las aguas del la­go se pue­den prac­ti­car de­por­tes náu­ti­cos y pes­ca de pe­je­rrey.

Pe­ro la pro­pues­ta no ter­mi­na en las ori­llas de es­te es­pe­jo, Vi­lla Ru­mi­pal tam­bién ofre­ce a los tu­ris­tas el en­can­to del río San­ta Ro­sa, que co­rre en sus in­me­dia­cio­nes y cuen­ta con una her­mo­sa pla­ya de are­na a los pies de las Sie­rras Chi­cas. Ade­más, la fa­mi­lia tam­bién pue­de pa­sar el día en El To­rreón, un com­ple­jo acuá­ti­co equi­pa­do con pi­le­tas, to­bo­ga­nes de agua, un la­be­rin­to ve­ge­tal y co­mer­cios de pro­duc­tos re­gio­na­les.

>> San­ta Mó­ni­ca. Es­ta pe­que­ña vi­lla es un si­tio pri­vi­le­gia­do pa­ra con­tem­plar y ad­mi­rar el im­po­nen­te ce­rro Cham­pa­quí, el más al­to de la pro­vin­cia, con 2.790 me­tros de al­tu­ra. Pe­ro más allá de es­to, du­ran­te el ve­rano el gran fo­co de in­te­rés es­tá pues­to en Mia­mi, un bal­nea­rio que ofre­ce una her­mo­sa pla­ya con ban­cos de are­na en la ori­lla del río San­ta Ro­sa, ro­dea­do por to­da la be­lle­za de las sie­rras cordobesas. Su pla­ya brin­da una her­mo­sa pi­le­ta na­tu­ral de aguas cla­ras, con una pro­fun­di­dad que va­ría en­tre los cua­tro y los seis me­tros. En los már­ge­nes del río hay pie­dras de tres a cua­tro me­tros de al­tu­ra, que son per­fec­tas pa­ra ser uti­li­za­das co­mo tram­po­li­nes. Ade­más de to­dos los atrac­ti­vos na­tu­ra­les, el si­tio cuen­ta con guar­da­vi­das, bar, pro­vee­du­ría y es­ta­cio­na­mien­to.

Desde ha­ce años, Mia­mi fue la me­ca ve­ra­nie­ga de los jó­ve­nes, pe­ro en el úl­ti­mo año el pú­bli­co ha cam­bia­do y aho­ra se ha vuel­to un lu­gar de des­can­so muy re­co­men­da­ble pa­ra to­da la fa­mi­lia.

>> Mi­na Cla­ve­ro. Pai­sa­jes na­tu­ra­les, pla­ya y vi­da noc­tur­na son só­lo al­gu­nas de las ra­zo­nes por las que es­ta lo­ca­li­dad es el cen­tro tu­rís­ti­co del va­lle de Tras­la­sie­rra. Tan­to en Mi­na Cla­ve­ro co­mo en sus al­re­de­do­res se pue­den en­con­trar ríos de agua cris­ta­li­na y bal­nea­rios pa­ra to­dos los gus­tos. Desde ollas de gran pro­fun­di­dad, has­ta ex­ten­sas pla­yas de are­na y zo­nas de aguas cá­li­das con pro­pie­da­des me­so­ter­ma­les.

Uno de los lu­ga­res más in­tere­san­tes pa­ra re­fres­car­se es Ni­do de Águi­la, un bal­nea­rio don­de el río Mi­na Cla­ve­ro se en­ca­jo­na en­tre paredones de gra­ni­to de has­ta 22 me­tros de al­tu­ra, que fue­ron mol­dea­dos por la ero­sión del vien­to. Es­ta con­di­ción ha da­do ori­gen a pi­le­tas na­tu­ra­les que su­pe­ran los seis me­tros de pro­fun­di­dad. Ade­más de ser per­fec­to pa­ra dis­fru­tar de un día de pla­ya, tam­bién re­sul­ta ideal pa­ra que los vi­si­tan­tes sa­quen a re­lu­cir sus ha­bi­li­da­des co­mo cla­va­dis­tas.

Ni­do de Águi­la se en­cuen­tra a tan só­lo 1.500 me­tros del cen­tro de la ciu­dad y cuen­ta con guar­da­vi­das, pro­vee­du­ría y es­ta­cio­na­mien­to ta­ri­fa­do. Ade­más se pue­den sa­bo­rear los dis­tin­tos pro­duc­tos re­gio­na­les ca­rac­te­rís­ti­cos de la zo­na, ta­les co­mo pas­te­li­tos, he­la­dos, chu­rros y pa­nes ca­se­ros pro­du­ci­dos por las fa­mi­lias de la co­mu­ni­dad lo­cal.

Bue­nos Ai­res

>> Car­hué. Se en­cuen­tra a ori­llas del la­go Epe­cuén, cu­yas aguas tie­nen una con­cen­tra­ción de sal diez ve­ces ma­yor que la del mar, lo que lo vuel­ve un lu­gar úni­co en el mun­do, só­lo su­pe­ra­do en sa­li­ni­dad por el Mar Muer­to. Es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca lo vuel­ve un flo­ta­to­rio na­tu­ral; sin te­ner que ha­cer nin­gún ti­po de es­fuer­zo, uno pue­de vi­vir la inusual ex­pe­rien­cia de flo­tar en el me­dio de la pam­pa. Tal es así que, a prin­ci­pios de 2017, el la­go fue no­ti­cia cuan­do ca­si 3.000 per­so­nas se me­tie­ron al agua y lo­gra­ron el ré­cord Gui­ness de ma­yor can­ti­dad de per­so­nas flo­tan­do sin asis­ten­cia.

Los que bus­can so­la­men­te un lu­gar tran­qui­lo pa­ra ve­ra­near, en su cos­ta pue­den dis­fru­tar de la Pla­ya Eco Sus­ten­ta­ble, el pri­mer bal­nea­rio de su ti­po en la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res. Los vi­si­tan­tes tie­nen a su dis­po­si­ción una pla­ya de are­na fi­na y aguas cris­ta­li­nas, con pa­ra­do­res equi­pa­dos con som­bri­llas, ban­cos y du­chas. Ade­más, se des­ta­ca por con­tar con una bom­ba su­mer­gi­ble pa­ra ex­trac­ción de agua, pa­ne­les, ba­te­rías re­car­ga­bles, lu­mi­na­rias de ca­lle y un calefón; to­do ali­men­ta­do a ba­se de ener­gía solar.

No hay que ol­vi­dar las rui­nas

de Vi­lla Epe­cuén. Un pa­seo im­per­di­ble por los res­tos del an­ti­guo pue­blo tu­rís­ti­co que fue arra­sa­do por una cre­ci­da del la­go.

La Pam­pa

>> La­gu­na de Utra­cán. Es una de las op­cio­nes más ele­gi­das por los pam­pea­nos pa­ra el ve­rano. La la­gu­na se en­cuen­tra a tan só­lo 10 km de Ge­ne­ral Acha y a 90 km de San­ta Ro­sa.

El bal­nea­rio Utra­cán se ha con­ver­ti­do en un si­tio tu­rís­ti­co pro­vin­cial des­ta­ca­do gra­cias a sus aguas, ap­tas pa­ra ba­ñar­se co­mo pa­ra prac­ti­car dis­tin­tos de­por­tes acuáticos, co­mo ca­no­ta­je, ka­yak y ki­te­surf, en­tre otros. A su vez, cuen­ta con pi­le­ta de natación, pro­vee­du­ría, sec­tor de cam­ping con me­sas y pa­rri­llas, can­cha de fút­bol, jue­gos pa­ra ni­ños y sa­ni­ta­rios.

Tam­bién se pue­de rea­li­zar un trek­king a tra­vés de un sen­de­ro re­crea­ti­vo e in­ter­pre­ta­ti­vo de unos 750 me­tros, don­de se iden­ti­fi­can dis­tin­tas es­pe­cies de plan­tas na­ti­vas.

>> Ca­sa de Pie­dra. Es­ta vi­lla tu­rís­ti­ca es la lo­ca­li­dad más jo­ven de La Pam­pa. Fue fun­da­da el 30 de no­viem­bre de 2006 y for­ma par­te del Pro­yec­to de Apro­ve­cha­mien­to Múl­ti­ple del Río Co­lo­ra­do, que com­bi­na ac­ti­vi­da­des tu­rís­ti­cas y de pro­duc­ción agrí­co­la ba­jo rie­go.

A po­cos me­tros del pue­blo se en­cuen­tra el di­que del mis­mo nom­bre, que ofre­ce una di­ver­si­dad pai­sa­jís­ti­ca idó­nea pa­ra di­fe­ren­tes ac­ti­vi­da­des. Los vi­si­tan­tes pue­den dis­fru­tar de un día de pla­ya, de­di­car­se a la pes­ca de­por­ti­va o a cual­quier ac­ti­vi­dad náu­ti­ca.

Su en­torno se pres­ta pa­ra el tu­ris­mo eco­ló­gi­co, me­dian­te pa­seos pa­ra la con­tem­pla­ción e in­ter­pre­ta­ción del pai­sa­je. En ese sen­ti­do, so­bre la cos­ta hay una ele­va­ción de unos 20 me­tros so­bre el ni­vel del la­go, un mi­ra­dor na­tu­ral con una agra­da­ble vis­ta pa­no­rá­mi­ca.

PA­TA­GO­NIA Neu­quén

>> San Mar tín de los Andes . La ciu­dad es una pro­pues­ta que se man­tie­ne vi­gen­te a lo lar­go de to­do el año gra­cias a la in­creí­ble be­lle­za na­tu­ral que la ro­dea. En es­te sen­ti­do, el ve­rano re­sul­ta ideal pa­ra apro­ve­char al má­xi­mo el la­go de agua cris­ta­li­na que se en­cuen­tra a sus pies.

Ape­nas uno en­tra en San Mar­tín de los Andes, lo pri­me­ro que lla­ma la aten­ción es la cos­ta­ne­ra del la­go Lá­car, con su ex­ten­sa pla­ya de are­na y el mue­lle tu­rís­ti­co, desde el que par­ten dia­ria­men­te ex­cur­sio­nes ha­cia el bal­nea­rio de Qui­la Qui­na y el área de Hua Hum. Ade­más, sus aguas son per­fec­tas pa­ra ba­ñar­se (en fe­bre­ro al­can­za su me­jor tem­pe­ra­tu­ra) y rea­li­zar ca­no­ta­je, ka­ya­kis­mo, ve­le­ris­mo, bu­ceo y has­ta pa­seos en bi­ci­cle­tas de agua que se pue­den al­qui­lar en el lu­gar. Es un lu­gar idó­neo pa­ra des­can­sar y re­la­jar­se, mien­tras se al­ter­nan días de pla­ya con otros de ex­cur­sio­nes y di­fe­ren­tes ac­ti­vi­da­des al ai­re li­bre que ofre­ce es­te tí­pi­co pa­ra­je pa­ta­gó­ni­co.

Ade­más, a po­ca dis­tan­cia hay otras pla­yas que tam­bién va­le la pe­na vi­si­tar: Vi­lla Qui­la Qui­na, la­go Lo­log, Ca­tri­tre, La Is­li­ta y Yu­co (de la que ha­bla­re­mos en pro­fun­di­dad más ade­lan­te). Son cin­co lu­ga­res que ofre­cen una ex ten­sa cos­ta con fron­do­sas ar­bo­le­das que las ha­cen idea­les pa­ra apro­ve­char del ai­re li­bre, mien­tras se acam­pa y se es­tá en con­tac­to con el bos­que, las mon­ta­ñas y los ani­ma­les que des­fi­lan por la ori­lla.

>> Ru­ta de los Sie­te La­gos. Se po­dría de­cir que prác­ti­ca­men­te no ne­ce­si­ta pre­sen­ta­ción, ya que es un must pa­ra cual­quie­ra que re­co­rra la zo­na. Desde San Mar­tín de los Andes has­ta Vi­lla La An­gos­tu­ra, en tan só­lo 110 km de la Ru­ta 40, uno pue­de dis­fru­tar de

el que la mano del hom­bre to­da­vía no ha de­ja­do su hue­lla.

Río Ne­gro

>> El Bol­són. En los úl­ti­mos años la re­co­no­ci­da lo­ca­li­dad ha con­so­li­da­do un nue­vo atrac­ti­vo tu­rís­ti­co: el río Azul. A lo lar­go de su tra­za, que se pue­de re­co­rrer ca­mi­nan­do o a ca­ba­llo, se pue­den en­con­trar di­fe­ren­tes po­zo­nes que van desde el co­lor tur­que­sa has­ta el ver­de es­me­ral­da más in­creí­ble.

So­bre el río se pue­de pa­rar en di­fe­ren­tes re­fu­gios y cam­pings co­mo La Pla­yi­ta, La Tron­co­na­da, El Con­de, Ca­jón del Azul, El Re­ta­mal, La Hor­que­ta, Ca­sa de Cam­po y Los La­gui­tos; desde es­te úl­ti­mo se ac­ce­de al la­go So­be­ra­nía, un es­pe­jo muy bus­ca­do por los tu­ris­tas. Otra for­ma de ac­ce­der al río Azul es a tra­vés de los cam­pings Pa­raí­so, Hue Nain y Do­ña (a 12 km en au­to desde El Bol­són), que cuen­tan con es­pa­cio pa­ra car­pas, ba­ños y pro­vee­du­ría. Ade­más de un cha­pu­zón en las azu­la­das aguas, tam­bién se pue­de prac­ti­car raf­ting, stand up padd­le y ka­ya­kis­mo. Tam­bién es re­co­men­da­ble vi­si­tar las di­fe­ren­tes ca­ta­ra­tas que hay cer­ca, co­mo Cas­ca­da Es­con­di­da, Ca­ta­ra­ta de Ma­llín Aho­ga­do, Ca­ta­ra­ta de Nahuel­pan y Ca­ta­ra­ta de la Vir­gen. >> Va­lle del Man­so. Ubi­ca­do en­tre Ba­ri­lo­che y El Bol­són, es­te pe- que­ño edén pa­ta­gó­ni­co es un si­tio per­fec­to pa­ra des­co­nec­tar­se de to­do y su­mer­gir­se en un pai­sa­je na­tu­ral que pa­re­ce sa­ca­do de un sue­ño.Cru­za­do por las cris­ta­li­nas aguas del río Man­so, el va­lle atra­vie­sa la pe­ri­fe­ria me­ri­dio­nal del Par­que Na­cio­nal Nahuel Hua­pí. Si se si­gue su re­co­rri­do, se pue­den ver los la­gos Mas­car­di, Los Mos­cos, Hess y Stef­fen, mien­tras el bos­que vir­gen do­mi­na to­do el es­ce­na­rio con su to­na­li­dad ver­de.

En el ve­rano, el cam­ping La Pa­sa­re­la es uno de los si­tios más re­co­men­da­dos pa­ra dis­fru­tar de un día de pla­ya a la ve­ra del río. Allí se pue­den en­con­trar va­rios po­zo­nes don­de re­fres­car­se; ade­más, el raf­ting es la ac­ti­vi­dad es­tre­lla del lu­gar. Por su par­te, el cam­ping cuen­ta con res­tau­ran­te, pro­vee­du­ría, al­qui­ler de bi­cis, ca­bal­ga­tas y va­rias op­cio­nes pa­ra pa­sar el día o dor­mir en car­pa o ca­ba­ñas.

Chu­but

>> El Ho­yo. En me­dio del her­mo­so va­lle pre­cor­di­lle­rano, la pe­que­ña lo­ca­li­dad de El Ho­yo se eri­ge co­mo un pun­to de re­fe­ren­cia en torno al cual se pue­de dis­fru­tar de to­da la be­lle­za na­tu­ral de la zo­na y de la Fies­ta de la Fru­ta Fi­na.

A só­lo 14 km del cas­co his­tó­ri­co se en­cuen­tra Puer­to Patriada, un bal­nea­rio pa­ra­di­sía­co so­bre el mar­gen nor­te del la­go Epu­yén. El ve­ra­nean­te pue­de dis­fru­tar de su pla­ya de are­na fi­na y sus aguas trans­pa­ren­tes, tem­pla­das y na­ve­ga­bles, en las que se pue­de prac­ti­car ka­yak, sit on top, ve­la, bu­ceo y pes­ca de­por­ti­va.

Tam­po­co hay que de­jar de la­do el im­pac­tan­te mar­co na­tu­ral, que se pres­ta pa­ra di­fe­ren­tes ti­pos de pa­seos y ac­ti­vi­da­des pen­sa­das pa­ra la con­tem­pla­ción de la fau­na y f lo­ra lo­cal. En­tre tan­tos atrac­ti­vos, no pue­de fal­tar una vi­si­ta a la ca­ta­ra­ta Cor­ba­ta Blan­ca, un sal­to de 80 me­tros de al­tu­ra; a las la­gu­nas Los A ler­ces y El Es­pe­jo, y al ce­rro Pir­que, don­de se pue­de ver al hue­mul y el cier­vo enano, co­mo tam­bién al im­po­nen­te cón­dor an­dino.

>> La­go Pue­lo. Es­ta vi­lla de mon­ta­ña ofre­ce her­mo­sas pos­ta­les na­tu­ra­les gra­cias a la con­jun­ción de la cor­di­lle­ra de los Andes y el Par­que Na­cio­nal La­go Pu el o. Ade­más cuen­ta con un mi­cro clima pri­vi­le­gia­do, que ase­gu­ra un ve­rano con tem­pe­ra­tu­ras que ron­dan los 30°. Gra­cias a es­to, La­go Pu e loes el bal­nea­rio ideal de la co­mar­ca.

El es­pe­jo de agua, del que re­ci­be el nom­bre la ciu­dad, es­tá a po­co más de cua­tro ki­ló­me­tros. Sus aguas tur­que­sa son una in­vi­ta­ción pa­ra los que quie­ran re­fres­car­se y re­la­jar­se con el her­mo­so pai­sa­je pa­ta­gó­ni­co. Ade­más, en el la­go se pue­den rea­li­zar di­fe­ren­tes ac­ti­vi­da­des pa­ra apro­ve­char el día co­mo ka­ya­kis­mo, pa­seos cos­te­ros, ca­mi­na­tas, pes­ca de­por­ti­va, ca­bal­ga­tas, es­ca­la­da, ex­cur­sio­nes y avis­ta­je de flo­ra y fau­na. A su vez, la gas­tro­no­mía es otro de los gran­des atrac­ti­vos de la zo­na. La ciu­dad se des­ta­ca por la pro­duc­ción de fru­tas fi­nas y su Ru­ta Cer­ve­ce­ra, un re­co­rri­do pa­ra de­gus­tar y co­no­cer a fon­do las ocho fá­bri­cas de cer­ve­za ar­te­sa­nal que se instalaron en la zo­na y ofre­cen su pro­duc­ción.

Co­mo ve­mos, un ve­rano pla­ye­ro, tran­qui­lo, en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za y le­jos del mar es muy po­si­ble en nues­tro país. So­lo es cues­tión de cam­biar el chip y ani­mar­se.

En San Blas de los Sau­ces se han for­ma­do bal­nea­rios na­tu­ra­les y pe­que­ñas cas­ca­das que to­dos los ve­ra­nos son apro­ve­cha­dos por los tu­ris­tas que lle­gan a La Rio­ja.

Ade­más de ba­ñar­se, en el di­que El Ca­di­llal tam­bién se pue­de dis­fru­tar de la aven­tu­ra.

La ciu­dad de Co­rrien­tes cuen­ta con dos ki­ló­me­tros de pla­yas pa­ra dis­fru­tar de la are­na y el agua.

La pla­ya de Va­lle Ma­ría, En­tre Ríos, se des­ta­ca por te­ner de fon­do una gran ba­rran­ca te­ñi­da de ver­de por sel­va en ga­le­ría.

Arri­ba izq.: la cos­ta­ne­ra de Ge­ne­ral Al­vear, Men­do­za, con­ju­ga pla­ya, gran va­rie­dad de ac­ti­vi­da­des, na­tu­ra­le­za y tran­qui­li­dad. Arri­ba der.: a lo lar­go de la Ru­ta In­ter­la­gos, San Juan, hay va­rios pa­ra­do­res y bal­nea­rios pa­ra pa­sar el día.

Arri­ba izq.: en Vi­lla de Mer­lo, San Luis, uno pue­de dis­fru­tar de los arro­yos, ollas na­tu­ra­les y cas­ca­das que hay en la zo­na. Arri­ba der.: la ciu­dad de San­ta Fe cuen­ta con ocho bal­nea­rios so­bre la cos­ta de la la­gu­na Se­tú­bal.

El la­go Epe­cuén (Car­hué), Bue­nos Ai­res, tie­ne el ré­cord Gui­ness de ma­yor can­ti­dad de per­so­nas flo­tan­do sin asis­ten­cia.

El bal­nea­rio Mia­mi, en San­ta Mó­ni­ca, San­ta Fe, ofre­ce una her­mo­sa pla­ya con ban­cos de are­na a ori­llas del río San­ta Ro­sa.

Arri­ba: Yu­co es un pe­que­ño pa­raí­so na­tu­ral con aguas tan cla­ras que mu­chos las com­pa­ran con las del mar Ca­ri­be. Arri­ba der.: desde San Mar­tín de los Andes se pue­de ac­ce­der a pla­yas in­creí­bles so­bre el la­go La­car.

En el Va­lle del Man­so uno se pue­de ba­ñar en los po­zo­nes, ro­dea­do de un pai­sa­je de pe­lí­cu­la.

La­go Epu­yén, lin­de­ro a El Ho­yo, ideal pa­ra prac­ti­car di­fe­ren­tes ac­ti­vi­da­des náu­ti­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.