Qué di­ce la le­tra chi­ca.

Por qué es im­por­tan­te te­ner un se­gu­ro de via­je que, an­te cual­quier in­con­ve­nien­te de sa­lud o le­gal, pue­da asis­tir­nos. Qué ha­cer cuan­do las pres­ta­do­ras no cum­plen con su obli­ga­ción.

Weekend - - CONTENIDO - Por Pa­tri­cia Daniele.

Por qué es im­por­tan­te te­ner un se­gu­ro de via­je que, an­te cual­quier in­con­ve­nien­te de sa­lud o le­gal, pue­da asis­tir­nos. Qué ha­cer cuan­do las pres­ta­do­ras no cum­plen con su obli­ga­ción.

Es co­mún que, cuan­do se pla­nean las va­ca­cio­nes, uno de los te­mas a con­si­de­rar sea si con­tra­ta­mos un se­gu­ro de via­je o no. El con­se­jo es tenerlo, en prin­ci­pio, pa­ra ga­nar tran­qui­li­dad en ca­so de que ocu­rra al­gún ac­ci­den­te de sa­lud o in­clu­so le­gal en el trans­cur­so del pa­seo.

“Es di­fí­cil que la gen­te to­me con­cien­cia de la im­por­tan­cia de con­tra­tar es­te ti­po de ser­vi­cios, es­pe­cial­men­te cuan­do se ha­ce un via­je al ex­te­rior –ex­pli­ca Je­ró­ni­mo Pou, country ma­na­ger de As­sist Card Ar­gen­ti­na–. Ha­bi­tual­men­te se cu­bre desde la aten­ción con un mé­di­co, y to­do lo que in­clu­ya, a cual­quier si­tua­ción de com­ple­ja gra­ve­dad, que lle­ga has­ta el tras­la­do sa­ni­ta­rio o fu­ne­ra­rio. La gen­te cree que no va a pa­sar na­da y que con­ti­nua­rá con su vi­da nor­mal, pe­ro a ve­ces tam­bién se dan si­tua­cio­nes le­ga­les que re­quie­ren de ase­so­ra­mien­to, y eso tam­bién se brin­da desde la asis­ten­cia al via­je­ro. In­clu­so tra­duc­cio­nes de do­cu­men­tos si es el ca­so”.

Por su par­te, Diego Ba­rón, di­rec­tor de mar­ke­ting y en­car­ga­do de aten­ción al clien­te de Universal As­sis­tan­ce, agre­ga que a eso úl­ti­mo que men­cio­na Pou “lo lla­man asis­ten­cia téc­ni­ca, co­mo pue­de ser un re­bu­queo de pa­sa­jes. Hoy el 90 % de nues­tros ca­sos en el ex­te­rior son mé­di­cos, más de 200.000 al año, y so­lo un 10 % es­tán vin­cu­la­dos a pér­di­da de equi­pa­je, pro­ble­mas fi­nan­cie­ros o le­ga­les, o pa­gar una fian­za. Lo que hay que te­ner en cuen­ta es que exis­ten di­fe­ren­tes ti­pos de co­ber­tu­ra, se­gún el via­je y lo que ca­da per­so­na ne­ce­si­ta. La prin­ci­pal di­fe­ren­cia es el to­pe, en­tre 20.000 y 500.000 dó­la­res. Ade­más hay pla­nes es­pe­cia­les pa­ra es­tu­dian­tes, de­por­tis­tas, em­ba­ra­za­das, via­jes de ne­go­cios, lar­gas es­ta­días y pro­duc­tos que in­clu­yen un po­qui­to más de pre­exis­ten­cia, con un to­pe di­fe­ren­cial”, fi­na­li­za.

Pun­tos a te­ner en cuen­ta

Es­ta­mos de acuer­do en que es im­por­tan­te con­tra­tar un se­gu­ro de via­je. ¿Qué de­ta­lles hay que te­ner en cuen­ta an­tes de ha­cer­lo?

Lo pri­me­ro es ser con­cien­te de la pro­pia his­to­ria clí­ni­ca y de las ac­ti­vi­da­des que se ha­rán en el des­tino ele­gi­do. No es lo mis­mo ir a ca­mi­nar por Nue­va York que es­quia r en A spen. Las com­pa­ñías ofre­cen se­gu­ros pun­tua­les pa­ra ca­da ca­so.

Aten­ción con el se­gu­ro que vie­ne bo­ni­fi­ca­do con la tar­je­ta de cré­di­to. Ade­más de que el mon­to es pe­que­ño (U$S 30.000, que pue­de ser­vir en Eu­ro­pa pe­ro es in­su­fi­cien­te en los Es­ta­dos Uni­dos), hay que leer bien las cláu­su­las por­que sue­len cu­brir po­co. Por ejem­plo, de ex is­tir una en­fer­me­dad pre­via (co­no­ci­da o no) y ha­ga fal­ta re­tor­nar

con ur­gen­cia al país pa­ra una ci­ru­gía, la ase­gu­ra­do­ra no cu­bri­rá el cam­bio de los tic­kets de avión por más que lo pro­mo­cio­nen. “No en­ten­der lo que se es­tá com­pran­do o creer que lo que tie­ne la tar­je­ta sir­ve es erró­neo –ex­pli­ca Pou–. Que la gen­te pre­gun­te, se ase­so­re y cuen­te lo que va a ha­cer pa­ra que le re­co­mien­den lo que real­men­te le va a ser­vir”.

Te­ner muy en cuen­ta la cláu­su­la de pre­exis­ten­cia, ya que el se­gu­ro só­lo se en­car­ga de es­ta­bi­li­zar a la per­so­na pe­ro no de cu­rar­la o afron­tar una operación si no es im­pres­cin­di­ble. Así quien es dia­bé­ti­co, ce­lía­co o tie­ne cálcu­los en el ri­ñón, y lo sa­be, de­be avi­sar­lo al mo­men­to de con­tra­tar el ser­vi­cio pa­ra que le adap­ten el plan a sus ne­ce­si­da­des. “Por ejem­plo, uno eli­ge un pro­duc­to de 80.000 dó­la­res y por preex is­ten­cia tie­ne un to­pe de 5.000. Des­pués de ese mon­to no de­ja­mos sin aten­ción al pa­sa­je­ro, pe­ro los cos­tos por en­ci­ma de eso co­rre­rán por su cuen­ta. Nor­mal­men­te al­can­za, sal­vo que sea un pro­ble­ma gra­ve”, co­men­ta Diego Ba­rón.

Cui­da­do cuan­do se lla­ma desde el des­tino pi­dien­do la asis­ten­cia. Ac­tual­men­te hay apli­ca­cio­nes pa­ra ba­jar al ce­lu­lar con la op­ción de co­mu­ni­car­se in­me­dia­ta­men­te con la pres­ta­do­ra, in­clu­so sin wi­fi. Pe­ro si el pe­di­do es te­le­fó­ni­co, al mo­men­to de la lla­ma­da es me­jor ha­blar con la fi­lial ar­gen­ti­na (que se ha­ce por co- brar) que con el nú­me­ro lo­cal que brin­da la em­pre­sa. Eso fa­ci­li­ta el en­ten­di­mien­to de la si­tua­ción en mo­men­tos que, de por sí, son es­tre­san­tes. Hay que exi­gir que to­men no­ta de los da­tos com­ple­tos del ase­gu­ra­do (nom­bre, D.N.I., nú­me­ro de pó­li­za, ubi­ca­ción geo­grá­fi­ca) pa­ra sen­tar pre­ce­den­te de la so­li­ci­tud, la re­suel­van o no. Y re­cor­dar siem­pre que to­das las con­ver­sa­cio­nes se gra­ban.

Un truco que usan las ase­gu­ra­do­ras es re­co­men­dar, cuan­do es­ti­man que el ca­so re­quie­re de asis­ten­cia ur­gen­te, que el en­fer­mo lla­me a la emer­gen­cia lo­cal. Por ex­pe­rien­cia per­so­nal, pri­me­ro hay que pe­dir que lla­men ellos e in­sis­tir igual en que to­men to­dos los da­tos. Si aún así se man­tie­nen en la pos­tu­ra de lla­mar a ur­gen­cias, es im­por­tan­te pe­dir­les la in­di­ca­ción de adón­de hay que lla­mar. Pue­de que no re­co­noz­can el pa­go de esa emer­gen­cia por no ha­ber­la in­di­ca­do desde la cen­tral.

Hay que ano­tar to­do lo que se con­ver­sa du­ran­te la lla­ma­da: nom­bre del ope­ra­dor y ho­ra­rio de la co­mu­ni­ca­ción. Lle­ga­do el ca­so de so­li­ci­tar un re­in­te­gro, es­te ti­po de da­tos agi­li­za­rán la res­pues­ta es­pe­ra­da.

Una vez pro­du­ci­do el tras­la­do o la aten­ción pri­ma­ria, vol­ver a lla­mar a la ase­gu­ra­do­ra po­nién-

do­los al tan­to de las no­ve­da­des. Ellos de­ben ges­tio­nar la con­ti­nui­dad de la asis­ten­cia y ha­cer­se car­go de afron­tar los gas­tos de la aten­ción hos­pi­ta­la­ria. Pe­ro no siem­pre es así, por lo cual es im­por­tan­te lle­var re­gis­tro de to­do, so­li­ci­tar la his­to­ria clí­ni­ca al re­ti­rar­se del no­so­co­mio y re­unir to­das las in­di­ca­cio­nes por es­cri­to que ha­yan en­tre­ga­do.

Al re­gre­so

¿Por qué est os c u id ados? Por­que pue­de pa­sar que la asis­ten­cia mé­di­ca no cum­pla con su co­me­ti­do y se­rá en el re­gre­so que ha­ya que so­li­ci­tar un re­in­te- gro de los gas­tos de­ven­ga­dos en el des­tino de va­ca­cio­nes. Es im­por­tan­te pre­sen­tar una car­pe­ta lo más com­ple­ta po­si­ble (fac­tu­ras pa­ga­das, his­to­ria clí­ni­ca, me­di­ca­ción ad­qui­ri­da) y ha­cer un re­la­to por­me­no­ri­za­do de los acon­te­ci­mien­tos, sien­do lo más con­cre­to po­si­ble con los ho­ra­rios y las fe­chas. Aún así pue­de que la ase­gu­ra­do­ra no re­co­noz­ca to­dos los gas­tos, aun­que la pu­bli­ci­dad di­ga que lo ha­cen. Hay que in­sis­tir y no que­dar­se con la pri­me­ra res­pues­ta.

Por más que uno ha­ya pa­ga­do en eu­ros o con la tar­je­ta –que los fac­tu­ra en dó­la­res–, es­tos gas­tos en el ex­te­rior a la ho­ra del re­in­te­gro vol­ve­rán en pe­sos al cam­bio del día en que se ha­gan efec­ti­vos. “No­so­tros co­bra­mos un ser­vi­cio en pe­sos aun­que lo pa­ga­mos en dó­la­res o en la mo­ne­da del des­tino, en­ton­ces es ló­gi­co que de­vol­va­mos el mon­to gas­ta­do en la mo­ne­da lo­cal al cam­bio vi­gen­te”, acla­ra Ba­rón.

Diego Ba­rón, ge­ren­te de mar­ke­ting de Universal As­sis­tan­ce, des­ta­ca que só­lo un 10 % de las con­sul­tas son por te­mas le­ga­les du­ran­te los via­jes al ex­te­rior.

Un via­je con­lle­va cier­ta in­cer­ti­dum­bre que se va re­sol­vien­do a me­di­da que trans­cu­rre. Va­ca­cio­nar o tra­ba­jar en el ex­te­rior con­tra­tan­do una asis­ten­cia su­po­ne una co­sa me­nos por la que preo­cu­par­se, es­pe­cial­men­te si se rea­li­za­rán ac­ti­vi­da­des nue­vas o se es­tá acom­pa­ña­do por ni­ños.

Je­ró­ni­mo Pou, country ma­na­ger de As­sist Card Ar­gen­ti­na, re­co­mien­da re­ve­lar el es­ta­do de sa­lud y las ac­ti­vi­da­des que se ha­rán en el via­je pa­ra que nos re­co­mien­den un se­gu­ro que sir­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.