El Chal­tén: un via­je del mun­do blan­co a la di­men­sión ver­de.

En la pro­vin­cia de San­ta Cruz, trek­king so­bre el gla­ciar Ca­glie­ro con es­ca­la­da en hie­lo, moun­tain bike, ba­ja­das en raf­ting y has­ta re­lax zen jun­to al la­go del De­sier­to. La Ca­pi­tal Na­cio­nal del Trek­king nun­ca se de­tie­ne.

Weekend - - CONTENIDO - Por Ju­lián Var­savsky.

En la pro­vin­cia de San­ta Cruz, trek­king so­bre el gla­ciar Ca­glie­ro con es­ca­la­da en hie­lo, moun­tain bike, ba­ja­das en raf­ting y has­ta re­lax zen jun­to al la­go del De­sier­to. La Ca­pi­tal Na­cio­nal del Trek­king nun­ca se de­tie­ne.

La pri­me­ra im­pre­sión al mi­rar la fo­to de es­ca­la­da que abre es­ta no­ta po­dría ser: “esa chi­ca es una su­per­de­por­tis­ta”. Sin em­bar­go la ima­gen es al­go en­ga­ño­sa: ella nun­ca ha es­ca­la­do en su vi­da has­ta hoy y no es si­quie­ra mon­ta­ñis­ta. Así de re­la­ti­va­men­te fá­cil es la es­ca­la­da en hie­lo. Y es a es­to que he­mos ve­ni­do a El Chal­tén, ade­más de ca­mi­nar por el bos­que y so­bre las grie­tas azu­les de un gla­ciar.

Co­men­za­mos la ca­mi­na­ta ba­jo el cie­lo lím­pi­do de una ma­ña­na tem­pla­da en la re­ser­va Los Hue­mu­les, a 16 ki­ló­me­tros de El Chal­tén, un pue­blo pa­ta­gó­ni­co en el cen­tro de un gran an­fi­tea­tro de ce­rros re­ma­ta­dos en agu­ja con ai­res ca­te­dra­li­cios, fren­te al se­ve­ro per­fil del Fitz Roy y su pi­co de gra­ni­to apun­tan­do al cie­lo co­mo una fle­cha de 3.448 me­tros.

Las pri­me­ras dos ho­ras de trek­king son en le­ve as­cen­so en­tre un bos­que de len­gas has­ta la la­gu­na del Dia­blo, en­ca­jo­na­da en un va­lle. Al es­pe­jo de agua lo ve­mos desde lo al­to y co­men­za­mos a ro­dear­lo con la téc­ni­ca de vía fe­rra­ta: una se­rie de ca­bles de ace­ro ator­ni­lla­dos a la mon­ta­ña de la cual es­ta­mos su­je­tos por un ar­nés. En nin­gún mo­men­to es­ca­la­mos ni es­ta­mos col­ga­dos: só­lo ca­mi­na­mos por la es­car­pa­da la­de­ra don­de un tro­pe­zón se­ría pe­li­gro­so, si no fue­se por esa téc­ni­ca de seguridad.

En un aho­ra vis­lum­bra­mos el fren­te del gla­ciar Ca­glie­ro: una agrie­ta­da mu­ra­lla blan­ca que se ex­tien­de co­mo una len­gua de hie­lo eri­za­da,

hast a per­der­se en com­ba a l fon­do del va­lle. Ha­cia allí va­mos, atraí­dos por un mag­ne­tis­mo de ful­go­res blan­cos.

Al lle­gar al pie del gla­ciar, el guía nos co­lo­ca gram­po­nes con pun­tas de hie­rro ba­jo las bo­tas y par­ti­mos en fi­la in­dia con tor­pes pa­sos de ro­bot. Su as­pec­to más fas­ci­nan­te es la irre­gu­la­ri­dad. Ca­da metro cua­dra­do es dis­tin­to al otro y sur­gen a ca­da pa­so ex­tra­ñas for­ma­cio­nes: la sen­sa­ción es la de atra­ve­sar un si­nuo­so la­be­rin­to con lo­ma­das de hie­lo y fi­lo­sos pi­cos pi­ra­mi- da­les, don­de se abren a nues­tros pies grie­tas de 40 me­tros de pro­fun­di­dad con un fon­do de arro­yo vir­gi­nal. El cui­da­do de los guías es ex­tre­mo.

Atra­ve­sa­mos un pai­sa­je so­no­ro y en cons­tan­te cam­bio. Uno se acos­tum­bra al eco de es­ta­lli­dos del hie­lo rom­pién­do­se cual tiroteos le­ja­nos. Al fon­do de la gran ma­sa he­la­da pa­re­cen ocu­rrir vio­len­tas tem­pes­ta­des y gue­rras se­cre­tas con re­man­sos de paz en los que só­lo se es­cu­chan el ru­mor del agua y el sil­bi­do del vien­to en­tre las pun­tas de hie­lo. A la ho­ra de ca­mi­na­ta nos de­te­ne­mos pa­ra un al­muer­zo de an­to­lo­gía en ple­na “Era de Hie­lo”. El guía nos ofre­ce cho­co­la­te ca­lien­te pe­ro la gracia es­tá en lle­nar la can­tim­plo­ra con hie­lo de­rre­ti­do.

Sa­li­mos del gla­ciar de un sal­ti­to: la des­co­mu­nal man­cha blan­ca ter­mi­na en un lí­mi­te exac­to don­de co­mien­za la pie­dra. Y a los 20 me­tros ya es­ta­mos en el do­mo, una gran car­pa se­mi­es­fé­ri­ca con cu­che­tas pa­ra seis per­so­nas don­de dor­mi­re­mos ba­jo una no­che es­tre­lla­da en­tre dos in­fi­ni­tos: el del hie­lo in­abar­ca­ble que pa­re­ce no te­ner fin y el del cie­lo pa­ta­gó­ni­co sin nubes.

Es­ta­do de gracia

A la ma­ña­na si­guien­te re­gre­sa­mos al hie­lo pa­ra es­ca­lar­lo. So­mos to­dos pri­me­ri­zos así que el guía co­mien­za por el ABC. El pri­mer pa­so es cla­var una piqueta 30 cen­tí­me­tros por arri­ba de mi ca­be­za y a con­ti­nua­ción la otra (lle­vo una en ca­da mano). Lue­go de­bo plan­tar la pun­ta de un gram­pón en la pa­red, su­bir unos cen­tí­me­tros y ha­cer lo mis­mo con la otra, tras­pa­san­do el pe­so de una pier­na a la otra con sua­vi­dad y de­ci­sión: me re­sul­ta más fá­cil que la es­ca­la­da en ro­ca, más pro­pen­sa a res­ba­lo­nes.

Un guía da seguridad desde aba­jo sos­te­nien­do la so­ga: si ca­ye-

ra, desde aba­jo él me sos­ten­dría pa­ra que­dar col­gan­do. Al prin­ci­pio cues­ta un po­co coor­di­nar los mo­vi­mien­tos pe­ro subo una pa­red de cin­co me­tros en mi­nu­tos y ba­jo de es­pal­das en rap­pel.

Es­to es ca­si un jue­go de ni­ños y que­re­mos más: el guía se­ña­la una pa­red de 14 me­tros que re­quie­re más tiem­po: múscu­los y ner­vios se ten­san por igual al co­mien­zo. Pe­ro al lle­gar a la ci­ma ex­pe­ri­men­to un es­ta­do de gracia si­mi­lar –sal­van­do las dis­tan­cias– al que su­po­ne uno de­be sen­tir un es­ca­la­dor al co­ro­nar la ci­ma del le­gen­da­rio ce­rro To­rre con su hon­go de hie­lo en la cum­bre, el de la trá­gi­ca es­ce­na fi­nal de la pe­lí­cu­la “Gri­to de pie­dra”, fil­ma­da aquí por Wer­ner Her­zog.

Las tres ca­mi­na­tas inevi­ta­bles –ade­más de la del gla­ciar– son las ex­te­nuan­tes La­gu­na de los Tres, La­gu­na To­rre y Lo­ma del Plie­gue Tum­ba­do, en es­te or­den de im­por­tan­cia. Las tres son gra­tui­tas, au­to­guia­das, re­quie­ren ca­da una de un día com­ple­to y exigen con­tar con cier­to es­ta­do fí­si­co (ade­más exis­ten tres cam­pings li­bres en la mon­ta­ña). Pe­ro tam­bién hay una se­rie de ca­mi­na­tas más cor­tas y re­la­ja­das, ape­nas me­nos es­pec­ta­cu­la­res co­mo la La­gu­na Hue­mul, el Mi­ra­dor del río De las Vuel­tas y la la­gu­na Ca­pri (siem­pre se par-

te a pie desde el pue­blo).

El otro sec­tor que el con­sen­so ge­ne­ral re­co­mien­da es el de La­gu­na del De­sier­to y su na­tu­ra­le­za más ver­de y tu­pi­da. Allí exis­te una hos­te­ría so­li­ta­ria ca­mu­fla­da en el bos­que, lla­ma­da Aguas Arri­ba, adon­de se lle­ga na­ve­gan­do. Desde la hos­te­ría se abre un nue­vo aba­ni­co de ca­mi­na­tas. Es de­cir que uno po­dría pa­sar­se al me­nos dos se­ma­nas en El Chal­tén a pu­ro ca­mi­nar, sin ries­go de re­dun­dan­cia pa­no­rá­mi­ca. La de­ci­sión más di­fí­cil es de­ter­mi­nar qué no ha­cer en­tre tan­tas op­cio­nes en la que es ofi­cial­men­te la “Ca­pi­tal na­cio­nal del trek­king”.

Pe­ro el via­je pue­de ex­ten­der­se aún más al­qui­lan­do una bi­ci­cle­ta en el cen­tro del pue­blo pa­ra ir has­ta La­gu­na del De­sier­to. Y exis­te una so­la for­ma de im­pri­mir­le ve­lo­ci­dad a una zo­na don­de to­do es len­ti­tud y con­tem­pla­ción ca­si zen: una ba­ja­da en raf­ting por el río De las Vuel­tas, al pie de al­tí­si­mos paredones ro­co­sos, en­tre una pareja de pa­tos mai­ce­ros que pa­san vo­lan­do al ras del agua y un cón­dor que se ele­va en círcu­los sin ale­tear has­ta per­der­se co­mo un pun­ti­to en la al­tu­ra.

Dos via­jes opues­tos

De­di­ca­mos la se­gun­da mi­tad del via­je a ca­mi­nar por los bos­ques, dur­mien­do in­clu­so en el cam­pa­men­to Poin­ce­not pa­ra aho­rrar­nos el tiem­po de re­gre­so al pue­blo en­tre un tra­yec­to y otro. Lue­go nos ins­ta­la­mos dos no­ches en la hos­te­ría de la La­gu­na del De­sier­to, don­de nos sa­li­mos de

un sen­de­ro pa­ra ha­cer un pic­nic gour­met jun­to al la­go con vino ca­ber­net y que­so brié. Y co­ro­na­mos la ca­ra nor­te del ce­rro Fitz Roy con el trek­king a la La­gu­na de los Tres, ya en es­ta­do de gracia –en­tre el éx­ta­sis y la ex­te­nua­ción– pa­ra ca­mi­nar so­bre sus aguas con­ge­la­das aún en no­viem­bre, to­tal­men­te so­los en la in­men­si­dad.

Em­pa­ca­mos ya pa­ra re­gre­sar y no­to que, al lle­gar a la mi­tad de la es­ta­día, nues­tro via­je dio un gi­ro co­per­ni­cano: pa­sa­mos de la di­men­sión blan­ca a la pro­fun­da­men­te ver­de; del es­pa­cio abier­to de un gla­ciar que en­can­di­la, al en­cie­rro ro­mán­ti­co de las pa­re­des ve­ge­ta­les del bos­que que no de­jan pa­sar un so­lo ra­yo de sol. Por un la­do, el gla­ciar da sen­sa­ción de li­ber­tad ex­tre­ma, la om­ni­po­ten­cia de sen­tir­nos as­tro­nau­tas ca­pa­ces de abar­car a pie el in­fi­ni­to ra­dian­te.

Y por el otro, el bos­que nos ofre­ce ín­ti­mo co­bi­jo, cal­ma y pro­tec­ción con­tra lo ines­pe­ra­do del vien­to pa­ta­gó­ni­co: la ar­bo­le­da se­du­ce más por lo que ocul­ta su som­bra que por lo que re­ve­lan los ca­ra­co­leos de un sen­de­ro ta­pi­za­do de flores ama­ri­llas y re­no­va­les de len­gas que pa­re­cen ar­bo­li­tos bon­sái. He­mos he­cho ca­si dos via­jes opues­tos y com­ple­men­ta­rios, una su­ma de sen­sa­cio­nes en­con­tra­das ba­jan­do de los des­co­mu­na­les pi­cos de pie­dra andina, pa­ra co­li­sio­nar en nues­tro cuer­po es­tre­me­ci­do con las on­das he­la­das que bro­tan de la pro­fun­di­dad gla­cial.

Izq.: las gar­gan­tas azu­les del gla­ciar Ca­glie­ro, ap­tas pa­ra prin­ci­pian­tes aun­que no lo pa­rez­can. De­re­cha, de arri­ba a aba­jo: la­gu­na De los Tres, la es­tre­lla de El Chal­tén; atra­ve­san­do el ri­pio pa­ta­gó­ni­co; pic­nic jun­to al la­go del De­sier­to desde Aguas Arri­ba; y puen­te col­gan­te en el mis­mo la­go.

El la­go To­rre es un trek­king top en la zo­na. Cen­tro: acam­pe en el cam­ping Poin­ce­not, don­de el si­len­cio y el en­torno na­tu­ral son pro­ta­go­nis­tas. Y pes­ca con mos­ca en la­go del De­sier­to, un clásico de la Pa­ta­go­nia.

Re­co­rrer los al­re­de­do­res de El Chal­tén en bi­ci­cle­ta y a la som­bra del Fitz Roy en­vuel­tos en el ai­re más prís­tino, otras de las ac­ti­vi­da­des prin­ci­pa­les de la Ca­pi­tal Na­cio­nal del Trek­king.

Yo­ga al atar­de­cer en Aguas Arri­ba, la­go del De­sier­to. Cen­tro: ín­ti­mo rin­cón en re­ser­va Los Hue­mu­les. De­re­cha: trek­king or­ga­ni­za­do so­bre las hen­di­jas azu­les del gla­ciar Ca­glie­ro. Los gram­po­nes, una pie­za fun­da­men­tal del equipo.

Raf­ting en los ca­ra­co­leos del Río de las Vuel­tas, siem­pre acom­pa­ña­dos por guías es­pe­cia­li­za­dos. El agua fría no se sien­te; la adre­na­li­na, sí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.