Ta­ru­chas y tru­chas al ace­cho.

Con equi­pos li­via­nos dis­fru­ta­mos de gran­des sen­sa­cio­nes en las cris­ta­li­nas aguas de Al­pa Co­rral y Río Cuar­to, don­de las car­pas tam­bién se hi­cie­ron pre­sen­tes.

Weekend - - CONTENIDO - Por Ro­dri­go Cobas.

Con equi­pos li­via­nos dis­fru­ta­mos de gran­des sen­sa­cio­nes en las cris­ta­li­nas aguas de Al­pa Co­rral y Río Cuar­to, sie­rras de Cór­do­ba, don­de las car­pas tam­bién se hi­cie­ron pre­sen­tes.

Ta­ru­chas o tru­chas fue la tent ado­ra pro­puest a de Cór­do­ba que me mo­ti­vó a via­jar has­ta la ciu­dad de Al­ma­fuer­te. Arri­bé por la tar­de a unas ca­ba­ñas de Al­pa Co­rral, con el tiem­po su­fi­cien­te pa­ra ha­cer una en­tra­da en ca­lor pes­ca ndo ta ra r iras. A sí que, mien­tras con­du­cía­mos por la Ru­ta 23 jun­to a Ni­co­lás y Gon­za­lo, guías de Aven­tu­ra Se­rra­na, pa­ra­mos en una zo­na de­no­mi­na­da Los Po­zo­nes que se en­cuen­tra a ori­llas del río San­ta Ro­sa, jus­to an­tes de que desem­bo­que en el em­bal­se. Un am­bien­te ideal pa­ra ta­ru­chear con mu­chos me­tros de cos­tas lim­pias de ve­ge­ta­ción, que in­vi­ta­ban a uti­li­zar cual­quier ti­po de equipo sin ne­ce­si­dad de va­dear con un wa­der.

En­ca­ra­mos la pes­ca en dis­tin­tas mo­da­li­da­des. En bait, con pop­pers y ca­ñas de 6-12 lb (1 lb = 453,592 gra­mos), y en fly cast con equi­pos Nº 8 de 2,7 m, lí­nea de flo­te y co­lo­ri­dos strea­mers.

En bus­ca de pi­ques

En el pri­mer po­zón, el más cer­cano al ca­mino, no tu­vi­mos re­sul­ta­dos. Por lo tan­to fui­mos bor­dean­do el agua, si­guien­do los sen­de­ros ya ca­mi­na­dos por otros pes­ca­do­res y por el ga­na­do suel­to que an­da­ba pas­tan­do. Así lle­ga­mos has­ta un nue­vo es­tan­que don­de ha­bía mucha ve­ge­ta­ción su­mer­gi­da, por lo que se im­po­nía arro­jar un se­ñue­lo an­ti­en­gan­che. El pi­que fue in­me­dia­to, so­bre to­do en sub­su­per­fi­cie, don­de se des­ta­có el Tur­bo Sha­low de Ho­plias Lu­res que no pa­ra­ba de re­ci­bir mor­di­das. Pu­di­mos con­cre­tar un par de cap­tu­ras ca­da uno y an­tes de que se ha­ga muy tar­de, vol­vi­mos a la ru­ta pa­ra se­guir via­je, fe­li­ces por un buen co­mien­zo y sa­bo­rean­do el asa­do que co­me­ría­mos por la no­che.

A la ma­ña­na si­guien­te nos di­ri­gi­mos al río Ta­li­ta pa­ra ha­cer la pes­ca de tru­chas. Las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas eran des­fa­vo­ra­bles: mo­les­tas llo­viz­nas ace­cha­ban de ma­ne­ra in­ter­mi­ten­te y, pa­ra peor, el ni­vel del río ha­bía

cam­bia­do: es­ta­ba de­ma­sia­do ba­jo. En­tre gran­des ro­cas de fluo­ri­ta, mi­ca, fel­des­pa­to y cuar­zo sen­de­rea­mos río arri­ba in­mer­sos en las sie­rras. Tras va­rios mi­nu­tos lle­ga­mos a una pe­que­ña olla de­trás de una cas­ca­da, don­de pu­di­mos ver la pri­me­ra tru­cha. Ni­co­lás se acer­có de ma­ne­ra si­gi­lo­sa y pre­sen­tó de­li­ca­da­men­te una nin­fa Phea­sant Tail con su equipo #3 de 2,28 m y lí­nea de f lo­te. Ex­pec­tan­tes con­tem­pla­mos có­mo se su­mer­gía el en­ga­ño en el agua cris­ta­li­na, y có­mo la pe­que­ña tru­cha se aba­lan­zó so­bre él pa­ra en­gu­llir­lo de ma­ne­ra per­fec­ta. La nin­fa des­apa­re­ció en su bo­ca, lo vi­mos ní­ti­da­men­te. Em­bra­ve­ci­da, apun­tó co­rrien­te a fa­vor y con el equi­pi­to liviano fue muy emo­cio­nan­te la lu­cha. Lue­go de la per­ti­nen­te de­vo­lu­ción, se­gui­mos re­mon­tan­do el río sin des­apro­ve­char opor­tu­ni­da­des de ob­te­ner si­mi­la­res cap­tu­ras.

El ter­cer día con­ti­nua­mos ha­cia Río Cuar­to. Rea­co­mo­da­mos los equi­pos y re­cu­pe­ra­mos ener­gías, ya que por la ma­ña­na te­nía­mos una ci­ta con Da­niel Pip­pino, pre­si­den­te del club de pes­ca Alas Co­lo­ra­das, en Uca­cha.

Pre­mio con­sue­lo

La pro­pues­ta era re­le­var la lag una so­bre un tr uc­ker en bús­que­da de ta­ra­ri­ras. Si bien la re­cor r imos por com­ple­to, nue­va­men­te el clima nos cas­ti­gó con fuer­tes llu­vias y un frío des­co­mu­nal pa­ra es­ta épo­ca del año. Sin más re­me­dio, tu­vi­mos que vol­ver al club pa­ra dis­fru­tar de un cor­de­ro re­cién asa­do. Con sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos –por un la­do fal­ta de pes­ca y, por otro, una pro­pues­ta gas­tro­nó­mi­ca ex­cep­cio­nal–, nos sen­ta­mos en una me­sa lar­ga a com­par­tir anéc­do­tas. Allí co­no­ci­mos a Ger­mán Agüero, un re­co­no­ci­do pes­ca­dor lo­cal, que lle­ga­ba de re­le­var un arro­yo cer­cano. El bus­ca­ba car­pas en fly, pe­ro nos an­ti­ci­pó que ha­bía mu­chas ta­ra­ri­ras en el arro­yo. In­ter­cam­bia­mos ideas, points e in­clu­si­ve nos ob­se­quió al­gu­nas mos­cas pa­ra car­pas. Si bien su com­pro­mi­so la­bo­ral no le per­mi­tió acom­pa­ñar­nos, por la tar­de vi­si­ta­mos el arro­yo que nos men­cio­nó.

Por suer­te, las llu­vias se con­vir­tie­ron en llo­viz­nas y, con las ener­gías a to­pe, co­men­za­mos a ca­mi­nar por las al­tas la­de­ras. El arro­yo Chu­cul se ali­men­ta de agua que des­bor­da de la la­gu­na Uca­cha por una cas­ca­da, por lo tan­to el pri­mer tra­mo tie­ne co­rrien­tes muy fuer­tes. A me­di­da que nos ale­já­ba­mos apa­re­cie­ron los re­man­sos. El agua es­ta­ba muy cris­ta­li­na y lo pri­me­ro que vi­mos fue una can­ti­dad de car­pas im­pre­sio­nan­te. Nues­tro ob­je­ti­vo eran las ta­ra­ri­ras pe­ro la ten­ta­ción fue ma­yor y Ni­co­lás no se re­sis­tió. Con una de las mos­cas que nos ob­se­quió Ger­mán –es­ti­lo Hy­brid Worm tu­nea­da por él– y mucha pa­cien­cia, lo­gró cap­tu­rar la pri­me­ra car­pa en su equipo de fly.

De­trás de él, Gon­za­lo Pon­ce nos lla­mó con se­ñas. Ha­bía te­ni­do un ata­que de ta­ra­ri­ra pe­ro lo per­dió. Nos acer­ca­mos pa­ra ver­lo en ac­ción. Lan­zó el strea­mer al

me­dio del arro­yo y lo de­jó des­cen­der has­ta el fon­do. Lue­go de dos es­tri­pea­das lar­gas, cla­vó enér­gi­ca­men­te la pri­me­ra ta­ru­cha del día, que en­se­gui­da sal­tó fue­ra del agua in­ten­tan­do qui­tar­se la mos­ca, pe­ro es­ta­ba bien ase­gu­ra­da, así que pu­do sa­car­la pa­ra to­mar­se una fo­to y de­vol­ver­la. Ac­to se­gui­do, Mar­tín, en spin­ning, tam­bién tu­vo otro pi­que. La si­tua­ción me ten­tó, por lo que en­se­gui­da de­jé la cá­ma­ra y me uní. En­tre la di­ver­sión y las an­sias de pes­car le ha­bía­mos abor­da­do el point a Gon­za­lo. Pe­ro el arro­yi­to es­ta­ba bien po­bla­do de ta­ra­ri­ras y car­pas. ¡Una lo­cu­ra! Cier­ta­men­te vol­ve­re­mos pron­to con me­jor clima, las ta­ra­ri­ras es­tán es­pe­ran­do al ace­cho en­tre las sie­rras.

Los ríos cor­do­be­ses son tan cris­ta­li­nos que per­mi­ten dis­fru­tar de cap­tu­ras a pez vis­ta. Esa mis­ma trans­pa­ren­cia obli­ga a mo­ver­se con su­mo cui­da­do pa­ra no ser de­tec­ta­do. Arri­ba: una de las pri­me­ras ta­ra­ri­ras que pes­có Gon­za­lo con su equipo de fly en el arro­yo de Uca­cha.

El au­tor con una ta­ra­ri­ra pes­ca­da en Los Po­zo­nes. Y pe­que­ña tru­cha de Al­pa Co­rral, cap­tu­ra­da por Gon­za­lo Pon­ce.

Ta­ra­ri­ras, tru­chas y car­pas: a pe­sar del mal clima, la va­rie­dad que ob­tu­vi­mos su­peró nues­tros ob­je­ti­vos. Con la lle­ga­da del ca­lor ire­mos por ma­yo­res ta­ma­ños.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.