Desde la cor­di­lle­ra a la es­te­pa.

Pa­ra el ini­cio de tem­po­ra­da de sal­mó­ni­dos re­co­rri­mos dos ríos bien di­fe­ren­tes, el Gran­de y el Gual­jai­na, pe­ro con al­go en co­mún: tru­chas en can­ti­dad y ca­li­dad.

Weekend - - CONTENIDO - Por Ale­jan­dro In­zau­rra­ga.

Pa­ra el ini­cio de la tem­po­ra­da de sal­mó­ni­dos re­co­rri­mos dos ríos bien di­fe­ren­tes, el Gran­de y el Gual­jai­na, pe­ro con al­go en co­mún: tru­chas en can­ti­dad y ca­li­dad.

Lan­zar una mos­ca no es lo más sen­ci­llo del mun­do pe­ro tam­po­co lo más com­pli­ca­do. La mos­ca en sí no pe­sa ca­si na­da y es la lí­nea la que lle­va el pe­so; la que la im­pul­sa y la con­du­ce has­ta don­de que­re­mos lle­gar. El pes­ca­dor de­be afron­tar al­gu­nas com­pli­ca­cio­nes y con­tar con el equipo apro­pia­do. Cual­quie­ra que sea ca­paz de lan­zar un se­ñue­lo con una ca­ña de bait cast o de spin­ning, apren­de rá­pi­da­men­te a ha­cer lo mis­mo con una mos­ca con chan­ces de pes­ca. Pa­ra per­fec­cio­nar­se en pre­ci­sión, dis­tan­cia y pro­li­ji­dad, ha­brá una vi­da por de­lan­te. Pe­ro, pa­ra sen­tir una tru­cha del otro la­do de una ca­ña su­til, co­mo la de mos­ca, y que­dar atra­pa­do pa­ra siem­pre, no es ne­ce­sa­rio ser un ex­per­to ni mu­cho me­nos.

Fin de la es­pe­ra

Un nue­vo ci­clo tru­che­ro –con to­da la an­sie­dad que eso aca­rrea des­pués de me­ses de abs­ti­nen­cia– nos en­con­tró es­ta vez en la pro­vin­cia de Chu­but. In­vi­ta­dos por la Di­rec­ción de Pes­ca Con­ti­nen­tal, y con la idea de son­dear di­fe­ren­tes am­bien­tes, nos alo­ja­mos en las ca­ba­ñas Al­tos del Mo­lino, en Tre­ve­lin.

El Gran­de es un río que con­cen­tra las aguas de una ex­ten­sa cuen­ca y las ter­mi­na con­du­cien­do has­ta el Océano Pa­cí­fi­co chi­leno. La ca­li­dad de pes­ca es muy bue­na, con nu­me­ro­sas tru­chas ar­coí­ris y ma­rro­nes; el va­lle por don­de dis­cu­rre es de no­ta­ble be­lle­za y la can­ti­dad de ac­ci­den­tes a lo

lar­go de su re­co­rri­do, una in­vi­ta­ción per­ma­nen­te y cons­tan­te pa­ra po­ner una mos­ca. La po­si­bi­li­dad de flo­tar­lo y pes­car­lo tan­to desde el bo­te có­mo va­deán­do­lo, ha­cen de és­te, un ex­qui­si­to río tru­che­ro. Pa­ra escudriñar sus mu­chos rin­co­nes uti­li­za­mos los ser­vi­cios del en­tu­sias­ta guía de pes­ca Ro­ber­to Forno, quien nos su­gi­rió co­men­zar por la par­te al­ta del río, ya que uno de sus afluen­tes –el Per­cey– es­ta­ba vol­can­do mu­cho se­di­men­to en­tur­bian­do el cur­so prin­ci­pal desde su desem­bo­ca­du­ra pa­ra aba­jo. Así fue co­mo re­sol­vi­mos ba­jar el ca­ta­rraft a la al­tu­ra de las Ca­ba­ñas La Paz, pa­san­do la Al­dea Es­co­lar, ape­nas aguas aba­jo del lu­gar co­no­ci­do co­mo Las To­rres, y co­men­zar los in­ten­tos en la par­te al­ta y lim­pia del Gran­de o Fu­ta­leu­fú.

Pros y con­tras

Los ini­cios de tem­po­ra­da sue­len te­ner pros y con­tras pa­ra la pes­ca. Lo po­si­ti­vo es que los ám­bi­tos es­tán bas­tan­te tran­qui­los des­pués de me­ses de ve­da, lo que ha­ce que las tru­chas se en­cuen­tren me­nos asus­ta­di­zas y re­ce­lo­sas. Lo ne­ga- ti­vo son las aguas al­tas, rá­pi­das y to­da­vía un po­co frías. To­do lle­va a que los pe­ces se en­cuen­tren en los es­tra­tos más ba­jos y re­fu­gia­dos en los sec­to­res me­nos ac­ce­si­bles. Lo bueno del Gran­de es que, al no ser un río de pri­mer or­den de la cuen­ca (no es de des­hie­lo, sus aguas vie­nen del gran la­go Amu­tui Qui­mei), no es­tá tan frío co­mo otros a prin­ci­pio de tem­po­ra­da.

A es­te río se lo pue­de pes­car tan­to con equi­pos su­ti­les co­mo po­ten­tes. La elec­ción irá con­di­cio­na­da por la eta­pa del año, la ve­lo­ci­dad y al­tu­ra del agua, los gus­tos del pes­ca­dor, su es­ti­lo pre­fe­ri­do y por el clima rei­nan­te –fun­da­men­tal­men­te el vien­to–, aun­que es­to se pue­de ir aco­mo­dan­do a la geo­gra­fía cam­bian­te del ám­bi­to que, de­pen­dien­do del tra­mo a pes­car, va ofre­cien­do al­gu­nos lu­ga­res re­pa­ra­dos.

Si par­ti­mos de un equipo de mos­ca de po­ten­cia #6 (ca­ba­lli­to de ba­ta­lla pa­ra gran can­ti­dad de am­bien­tes pa­ta­gó­ni­cos) se pue­de su­bir has­ta un #8 co­mo ba­jar has­ta un #4 o me­nos in­clu­so, pa­ra pre­sen­tar una se­ca, una nin­fa o un es­trí­mer. En es­ta opor­tu­ni­dad nos to­có una jor­na­da con aguas cre­ci­das y bas­tan­te rá­pi­das que nos im­pul­sa­ron a arran­car con equi­pos #6 y lí­neas

de hun­di­mien­to con lí­de­res del or­den de los 5 o 6 pies, ter­mi­na­dos en tip­pet 1 y 2 X y es­trí­me­res co­mo Zon­ker, Ma­tu­ka, Woolly Bug­ger y sus va­rian­tes, Egg Suc­king Leech que si­mu­lan una san­gui­jue­la lle­van­do un hue­vo de tru­cha (bue­nas al co­mien­zo de tem­po­ra­da cuan­do las ar­coí­ris es­tán en co­la de desove) y lar­gas String Leech con ca­be­za de tungs­teno na­ran­ja o ro­sa, dán­do­le pe­so e imi­tan­do un hue­vi­to, y con el an­zue­lo re­tra­sa­do.

Pros­pec­tan­do ori­llas

Una es­tra­te­gia que re­sul­tó muy efec­ti­va fue la de lan­zar desde el bo­te ha­cia la ori­lla y que la mos­ca cai­ga bien cer­ca de las pa­re­des de ro­ca y las pie­dras cos­te­ras se­mi­su­mer­gi­das. La idea es lan­zar cru­zan­do la co­rrien­te y en­men­dar la lí­nea aguas arri­ba, ape­nas cae, pa­ra me­jo­rar la pro­fun­di­za­ción y evi­tar la pan­za que pue­de ha­cer la lí­nea con la co­rrien­te que trac­cio­na la mos­ca aguas aba­jo. De es­ta ma­ne­ra lo­gra­mos in­ci­tar a que ata­quen nues­tros ofre­ci­mien­tos tru­chas ma­rro­nes muy fuer­tes y com­ba­ti­vas.

Si bien el ini­cio de ci­clo no es la me­jor épo­ca pa­ra la pes­ca con mos­cas se­cas, con­vie­ne lle­var una lí­nea de flo­te e in­cluir en la ca­ja va­rie­dad de: Adams, Light Cahill, Elk Hair Cad­dis, Humpys, Ma­dam X, Goo­dard Cad­dis y gran­des Hop­pers de cier­vo y Cher­nobyl Ant y Fat Al­bert de foam. Hay mo­men­tos, eclo­sio­nes y ven­ta­nas de pi­que –co­mo nos pa­só en es­ta opor­tu­ni­dad a úl­ti­ma ho­ra– pa­ra to­do ti­po de pes­ca en el Gran­de. Un río no­ta­ble, con in­fi­ni­dad de po­si­bi­li­da­des y sor­pre­sas que nos brin­dó unas cuan­tas

es­ca­ra­mu­zas de pes­ca y ex­ce­len­tes cap­tu­ras tan­to ac­tuan­do desde el bo­te co­mo va­dean­do.

La es­te­pa

El si­guien­te am­bien­te a re­le­var fue un río bien dis­tin­to, pe­que­ño, ca­si de lla­nu­ra, pa­ra pes­car só­lo ca­mi­nan­do, en me­dio de una es­te­pa des­pe­ja­da e in­con­men­su­ra­ble, el Gual­jai­na. Pa­ra ello nos tras­la­da­mos has­ta la lo­ca­li­dad ho­mó­ni­ma y nos alo­ja­mos en el Mi­ra­dor Huan­ca­che, de Da­niel y Lau­ra Fer­ma­ni. Es un río en mi­nia­tu­ra y hay que mo­ver­se y usar equi­pos acor­des. An­dar si­gi­lo­sa­men­te, sin ha­cer mu­cho rui­do, lan­zar aga­cha­dos o desde unos me­tros atrás de la ori­lla y usar equi­pos li­via­nos: #1 a #4. El Gual­jai­na per­mi­te des­ple­gar in­fi­ni­dad de téc­ni­cas y es­tra­te­gias de pes­ca con mos­cas se­cas y nin­fas, aun­que tam­bién se pue­den em­plear pe­que­ños es­trí­me­res.

El lí­der con­vie­ne que sea lar­go y que ter­mi­ne en un tip­pet fino. No­so­tros pes­ca­mos con 4 X y 5 X. Du­ran­te una eclo­sión o cuan­do se no­ta que es­tán co­mien­do al­go es­pe­cí­fi­co, hay que tra­tar de usar la imi­ta­ción más pa­re­ci­da que ten­ga­mos en la ca­ja, en ta­ma­ño y co­lor, pe­ro a ve­ces hay mos­cas que no imi­tan na­da en par­ti­cu­lar y que re­pre­sen­tan un bo­ca­do in­tere­san­te. Fun­cio­nan bien: Blue Dun, Ro­yal Wulff, Adams y Quill Gor­don. La pes­ca con nin­fas tam­bién es pro­duc­ti­va en un cau­ce que da pa­ra se­guir ca­mi­nán­do­lo y des­cu­brien­do sus mu­chas fa­ce­tas.

Apos­tan­do al pi­que

Lan­zar una mos­ca no es lo más sen­ci­llo del mun­do pe­ro tam­po­co tan com­pli­ca­do. Es arro­jar una bo­te­lla al mar, lan­zar una es­pe­ran­za, apos­tar a al­go que no sa­bre­mos cuan­do ven­drá la res­pues­ta, si es que vie­ne. Mu­chas ve­ces las tru­chas nos desai­ran, nos ig­no­ran o nos rechazan. Pe­ro el ac­to de per­ma­ne­cer en su bús­que­da, de in­sis­tir en el in­ten­to, nos con­vier­te en op­ti­mis­tas cró­ni­cos, y ca­da tan­to la dio­sa For­tu­na se apia­da y nos re­com­pen­sa con al­gu­na gran sorpresa. Pre­mios que jus­ti­fi­can to­dos los es­fuer­zos, mo­men­tos má­gi­cos que ha­cen más fe­liz la exis­ten­cia.

Agra­de­ci­mien­to: a la Di­rec­ción de Pes­ca Con­ti­nen­tal de Chu­but.

Ba­jan­do el ca­ta­rraft en La Paz. Der.: do­ble­te de tru­chas ma­rro­nes en el río Gran­de, lo que ha­bla de buen pi­que y abun­dan­cia en es­te pes­que­ro chu­bu­ten­se.

Izq.: tru­cha ar­coí­ris cap­tu­ra­da en cer­ca­nías de la bo­ca del Per­cey. Cen­tro: fre­nan­do una tru­cha en la co­rren­ta­da. Der.: otra de las lin­das ma­rro­nes de río que to­mó una Zon­ker ne­gra. Izq.: Ca­ba­ñas Al­tos del Mo­lino.

De­jar des­can­sar los bra­zos y la ca­ña un ra­to y to­mar unos ma­tes es otro de los lin­dos pla­ce­res de la jor­na­da de pes­ca. Aba­jo: tru­cha ma­rrón que to­mó una String Leech ne­gra y oli­va con ca­be­za de tungs­teno na­ran­ja.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.