Gran­des lin­go­tes do­ra­dos.

En el co­mien­zo de tem­po­ra­da, du­ran­te dos jor­na­das de di­fe­ren­te clima ex­plo­ra­mos el río Pa­ra­ná a la al­tu­ra de La Paz, En­tre Ríos.

Weekend - - CONTENIDO - Por Ju­lio Po­lle­ro.

En el co­mien­zo de tem­po­ra­da, du­ran­te dos jor­na­das de di­fe­ren­te clima ex­plo­ra­mos el río Pa­ra­ná a la al­tu­ra de La Paz, En­tre Ríos, en bus­ca del gran pez sol.

Tras va­rios me­ses sin vi­si­tar­lo vol­vi­mos a La Paz, un tra­di­cio­nal pes­que­ro de la pro­vin­cia de En­tre Ríos, lu­gar de gran­des sa­tis­fac­cio­nes y mu­chos ami­gos que ha­cen de nues­tra es­ta­día la me­jor op­ción. La ciu­dad se en­cuen­tra ubi­ca­da a tan só­lo 520 km de la Ca­pi­tal Fe­de­ral so­bre el río Pa­ra­ná, al no­roes­te de la pro­vin­cia. Es un cen­tro tu­rís­ti­co ideal pa­ra vi­si­tar en fa­mi­lia por­que allí se dis­fru­ta de la pes­ca de­por­ti­va y

de bue­nos lu­ga­res y mo­men­tos. Uno de los más vi­si­ta­dos es las ter­mas, un com­ple­jo ale­ja­do del cas­co ur­bano con to­das las co­mo­di­da­des pa­ra mo­men­tos de re­lax. Una va­ria­da mues­tra de pla­zas y el sen­de­ro de la cos­ta com­ple­tan el pa­seo mien­tras que, pa­ra apro­ve­char el ar­te cu­li­na­rio, hay op­cio­nes pa­ra to­dos los gus­tos.

La Paz cuen­ta con ho­te­le­ría de pri­mer ni­vel, ca­ba­ñas, po­sa­das y cam­pings que pro­pi­cian una es­ta­día aco­mo­da­da. Ade­más de un mo­derno casino en el puer­to.

L a inv ita­ción a des­pun­ta r nues­tra pa­sión lle­gó en un gran mo­men­to de pes­ca, por lo cual só­lo te­nía­mos que ar­mar el gru­po y de­ci­dir las fe­chas. Ha­bla­mos con al­gu­nos guías y lu­ga­re­ños de la zo­na pa­ra sa­ber qué se es­ta­ba pes­can­do y la res­pues­ta fue do­ra­dos con ar­ti­fi­cia­les y, en al­gún ca­so, con car­na­da na­tu­ral de mo­re­nas vi­vas. Nues­tra idea era pes­car to­do con ar­ti­fi­cia­les uti­li­zan­do el bait­cas­ting y el spin­ning co­mo mo­da­li­da­des ex­clu­yen­tes. Pa­ra es­te ti­po de pes­ca pre­pa­ra­mos ca­ñas de 8 a 14 lb (1 libra = 453,592 g) y de 10 lb a 17 lb de po­ten­cia, con un lar­go má­xi­mo de 2,10 m, com­ple­men­tan­do el equipo con re­eles fron­ta­les y de ba­jo per­fil car­ga­dos con hi­lo mul­ti­fi­la­men­to de 40 lb y, so­bre to­das las co­sas, con un buen re­gis­tro de freno. En cuan­to a los se­ñue­los, siem­pre de­be­mos lle­var to­dos los que crea­mos ne­ce­sa­rios y des­pués ha­cer una se­lec­ción en­tre los más ren­di­do­res.

Bue­na for­tu­na pe­se al vien­to

Lle­ga­mos a La Paz lue­go de un pla­cen­te­ro via­je en un mi­cro de lí­nea y rá­pi­da­men­te nos di­ri­gi­mos ha­cia la ca­sa del guía, quien nos es­pe­ra­ba con unos ma­tes y con to­do lis­to pa­ra sa­lir con las pri­me­ras lu­ces del día. La pri­me­ra jor­na­da fue muy ven­to­sa, nu­bla­da y has­ta un po­co fres­ca, pe­ro así y to­do pu­si­mos proa ha­cia nues­tros pri­me­ros des­ti­nos: los pes­que­ros so­bre el río Pa­ra­ná, bus­can­do los lin­go­tes pa­ce­ños. Su­bi­mos unos cua­ren­ta mi­nu­tos has­ta el sec­tor de El Arras­tra­de­ro, un pes­que­ro muy tra­di­cio­nal de la zo­na al que acu­den va­rios afi­cio­na­dos. En es­ta opor­tu­ni­dad es­ta­ba de­sier­to por ser día de se­ma­na: ha­bía muy po­cas lan­chas na­ve­gan­do en el lu­gar.

Mi com­pa­ñía eran dos ex­pe­ri­men­ta­dos guías, así que só­lo ati­né a dis­fru­tar del mo­men­to y a tra­tar de fo­to­gra­fiar la pes­ca. Ma­tías eli­gió un se­ñue­lo ti­po ba­na­na con pa­le­ta N° 2 y Aní­bal hi­zo lo pro­pio con un crank­bait con pa­le­ta de pro­fun­di­dad. La idea era ir pa­ra-

le­los a la cos­ta, a la ve­lo­ci­dad del mo­tor eléc­tri­co, y cas­tean­do con­tra las ba­rran­cas, lo­gran­do que el se­ñue­lo pro­fun­di­za­ra lo más rá­pi­do po­si­ble. Una vez lo­gra­do, hay que re­co­ger a ve­lo­ci­dad me­dia. Así fui­mos in­ten­tan­do en va­rias opor­tu­ni­da­des, has­ta ob­te­ner va­rios pi­ques ca­si al gol­pe o caí­da del se­ñue­lo. Los otros pi­ques se da­ban ras­can­do bien el fon­do.

Re­le­va­do es­te ám­bi­to, su­bi­mos has­ta unos pe­que­ños des­bor­des y, cam­bian­do mo­de­los de se­ñue­los, pu­di­mos dar con al­gu­nos pi­ques más. Así fue trans­cu­rrien­do el día has­ta que el vien­to se vol­vió in­so­por­ta­ble, por lo cual de­ci­di­mos vol­ver y es­pe­rar has­ta la pró­xi­ma jor­na­da. Un par de do­ra­di­tos chi­cos y otros que su­pe­raron los cin­co ki­los ha­bían si­do el pre­mio del día. En el ho­tel nos es­pe­ra­ban con un her­mo­so aga­sa­jo; la ex­cu­sa pa­ra re­gre­sar era más que vá­li­da.

El día si­guien­te se pre­sen­tó sin vien­to y con la grata com­pa­ñía de Dal­ma, una her­mo­sa y en­tu­sias­ta pes­ca­do­ra a quien da­ba gus­to ver­le en el ros­tro las ga­nas de pes­car y de acom­pa­ñar­nos en es­ta sa­li­da. En es­ta opor­tu­ni­dad el de­rro­te­ro se­ría por el ria­cho Es­pi­ni­llo, bor­dean­do to­da la is­la Cu­ru­zú Cha­lí y pro­ban­do de la mis­ma ma­ne­ra que lo ha­bía­mos he­cho el día an­te­rior. Co­men­za­mos la pes­ca so­bre la bo­ca de al­gu­nos tri­bu­ta­rios me­no­res, don­de de­bía­mos co­lo­car los se­ñue­los con cer­te­za pa­ra lo­grar los pi­ques.

¡Do­ra­da­zo!

El pri­mer afor­tu­na­do fui yo, con un do­ra­do de los bue­nos que to­mó una ba­na­na de pro­fun­di­dad bas­tan­te cas­co­tea­da por otras pes­cas, pe­ro que rin­dió a la per­fec­ción. El do­ra­do sal­ta­ba y no que­ría arri­mar a la em­bar­ca­ción pe­ro, lue­go de unos mi­nu­tos, pu­di­mos su­bir­lo con el co­po y ve­ri­fi­car sus ki­los. “¡Do­ra­da­zo!”, di­ji­mos en gru­po.

Des­pués de es­ta cap­tu­ra, la tar­de se con­vir­tió en un mo­nó­lo­go de Dal­mi­ta, que em­bo­ca­ba los se­ñue­los don­de ha­bía que po­ner­los y pu­do dar con va­rios pi­ques, al­gu­nos fa­lli­dos pe­ro a los más im­por­tan­tes se los pu­do fo­to­gra­fiar. Aní­bal no se que­da­ba atrás y, en una zo­na de co­rre­de­ras en­tre ár­bo­les se­mi­su­mer­gi­dos, pu­do cla­var va­rios lin­dos do­ra­dos.

Así y to­do aún que­da­ba lo me­jor: aguas aba­jo y re­tor­nan­do a puer­to, el guía nos aco­mo­dó en una “V” ima­gi­na­ria en­tre una la­gu­na y un sec­tor de ba­rran­cas. Jun­to a la jo­ven pes­ca­do­ra, subí a la pla­ta­for­ma de proa y co­men­cé con los lan­ces que, po­co a po­co, iban ce­rran­do el aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des has­ta que Dal­ma pri­me­ro y yo des­pués, pu­di­mos cla­var dos her­mo­sos do­ra­dos que pi­ca­ron si­mul­tá­nea­men­te pe­ro en di­fe­ren­tes es­truc­tu­ras de pes­ca.

Ha­cien­do bien las co­sas pa­ra no en­re­dar­nos, pu­di­mos su­bir­los a bor­do pa­ra la fo­to y lue­go sol­tar­los sin las­ti­mar­los. Con la ta­rea cum­pli­da, lle­ga­mos a la cos­ta y, pre­vio ba­ño re­pa­ra­dor, nos fui­mos ha­cia el res­tau­ran­te Ga­ri­bal­di don­de Ca­cho, su due­ño, nos es­pe­ra­ba pa­ra una de­gus­ta­ción de pla­tos tí­pi­cos de la zo­na. ¿Qué más po­de­mos de­cir de La Paz? Un tra­di­cio­nal pes­que­ro que siem­pre nos abre sus puer­tas pa­ra pa­sar­lo de ma­ra­vi­llas. Agra­de­ci­mien­tos: Di­rec­ción y Se­cre­ta­ría de Tu­ris­mo de La Paz.

Aní­bal dis­fru­tan­do de una cap­tu­ra so­bre la cos­ta. Do­ra­di­llo pes­ca­do con un se­ñue­lo co­lor car­de­nal. Em­bar­ca­de­ro pri­va­do en un arro­yo que des­agua al Pa­ra­ná.

Dal­ma y un ex­ce­len­te ejem­plar que to­mó se­ñue­lo de pro­fun­di­dad. Cas­tean­do so­bre las cos­tas de ba­rran­cas se die­ron los me­jo­res por­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.