Un pa­raÌ­so don­de El Dia­blo vi­ve.

Tra­ve­sía en ca­noa por el río Ber­me­jo, Sal­ta. Un si­tio de in­creí­ble majestuosidad, do­mi­na­do por la fau­na y la so­le­dad del pai­sa­je de pla­ya El Dia­blo.

Weekend - - CONTENIDO - Por Ro­dri­go Cobas.

Tra­ve­sía en ca­noa por el río Ber­me­jo, Sal­ta. Un si­tio de in­creí­ble majestuosidad, do­mi­na­do por la fau­na y la so­le­dad del pai­sa­je de la pla­ya ho­mó­ni­ma.

Con an­sias de múl­ti­ples aven­tu­ras, es­ca­pa­mos ha­cia Sal­ta con Al­do Ri­ve­ro. Nos alo­ja­mos en la ciu­dad de San Ra­món de la Nue­va Orán, ro­dea­dos de mon­ta­ñas, sel­vas pe­de­mon­ta­nas, yun­gas y el río Ber­me­jo que dan un en­cua­dre ideal pa­ra rea­li­zar di­ver­sas ac­ti­vi­da­des de ai­re li­bre. Fuer­tes llu­vias ha­bían de­ja­do los ca­mi­nos ru­ra­les en con­di­cio­nes só­lo ap­tas pa­ra vehícu­los 4x4. En uno de ellos, el guía lo­cal Jo­sé Ba­sual­do nos con­du­jo en bús­que­da de la pla­ya El Dia­blo. A tra­vés de plan­ta­cio­nes de man­go, ba­na­nos, pa­pa­yas, na­ran­jos, pi­mien­tos y ta­ba­co, hi­ci­mos el re­co­rri­do de 18 km y, con per­mi­so pre­vio de los pro­pie­ta­rios del lu­gar, lle­ga­mos a las ori­llas del Ber­me­jo. Ape­nas ba­ja­mos a la pla­ya, vi­mos des­pren­der­se del im­po­nen­te pe­ñón un des­mo­ro­na­mien­to so­bre el río, ad­vir­tién­do­nos del pe­li­gro de cru­zar o na­ve­gar cer­ca de esa ori­lla.

Mien­tras Jo­sé y su equipo pre­pa­ra­ban el cam­pa­men­to con co­me­dor, ba­ño, car­pa y –por su­pues­to– el fue­go pa­ra el asa­do, no­so­tros ba­ja­mos las ca­noas que fue­ron fa­bri­ca­das es­pe­cial­men­te pa­ra es­tas aguas: fi­bra de vi­drio muy re­for­za­da pa­ra so­por­tar los po­si­bles gol­pes de pie­dras y tron­cos se­mi­su­mer­gi­dos en el río. Es­tos mo­de- los cuen­tan con dos es­tan­cos con ac­ce­so me­dian­te ta­pas her­mé­ti­cas pa­ra guar­dar equi­pos, po­sa­ca­ñas y una he­la­de­ra de es­pa­cio con­si­de­ra­ble en el cen­tro, que tam­bién sir­ve de asien­to pa­ra un ter­cer pa­sa­je­ro. El so­lo he­cho de mi­rar­las desata­ban las ga­nas de car­gar to­do e ir­se a na­ve­gar por va­rios días.

Acom­pa­ña­dos por Ma­tías Ro­drí­guez en un ka­yak de tra­ve­sía, Pa­blo Mea­lla y Al­do ocu­pa­ron una ca­noa, mien­tras que Jo­sé y yo fui­mos en la otra. Co­mo re­mos uti­li­za­mos los que se usan en los ka­yaks, en vez de los clá­si­cos pa­ra ca­noas de una so­la cu­cha­ra. Los de do­ble cu­cha­ra de ti­po brac­sa car­gan mu­chí­si­ma agua al mo­men­to de re­mar y per­mi­ten im­pul­sar­nos fuer­te­men­te ha­cia ade­lan­te. La téc­ni­ca de re­ma­da es la mis­ma uti­li­za­da en los ka­yaks, aun­que la po­si­ción re­sul­ta más co­mo­da.

De­ci­di­mos co­men­zar nues­tra tra­ve­sía re­to­man­do el cau­da­lo­so río de co­lor ro­ji­zo bien cer­ca de la ori­lla. De es­ta ma­ne­ra se pue­den evi­tar las gran­des co­rrien­tes en con­tra que al­can­zan su ma­yor ve­lo­ci­dad ha­cia el cen­tro del cau­ce. La idea era con­su­mir to­das nues­tras ener­gías re­man­do co­rrien­te en con­tra pa­ra lue­go po­der ha­cer el des­cen­so del río co­rrien­te a fa­vor y po­der dis­fru­tar más del pai­sa­je. Si hi­cié­ra­mos lo con­tra­rio po­dría­mos co­rrer el ries­go de des­cen­der mu­chos ki­ló­me­tros en po­cos mi­nu­tos, y lue­go no te­ner las ener­gías ne­ce­sa­rias pa­ra vol­ver al pun­to de par­ti­da. Lue­go de re­mar por una ho­ra y me­dia ya es­tá­ba­mos ex­haus­tos.

Des­em­bar­que en la pla­ya

El apor­te de gran­des se­di­men­tos (has­ta 8 kg/m2) que es­te río de­po­si­ta en las ori­llas, for­ma al­bar­do­nes e is­las. En una de ellas con ve­ge­ta­ción que nos po­día pro­por­cio­nar bue­na pro­tec­ción del sol de­ci­di­mos

des­em­bar­car. Des­gra­cia­da­men­te la pes­ca era nu­la de­bi­do a las llu­vias de los días an­te­rio­res, ya que el río es­ta­ba tur­bio y arras­tra­ba mu­cho se­di­men­to apor­ta­do por los arro­yos y ríos tri­bu­ta­rios. La na­tu­ra­le­za exu­be­ran­te nos de­jó ma­ra­vi­lla­dos. Lue­go de un ra­to de ca­mi­nar por is­la are­no­sa, Jo­sé nos mos­tró hue­llas de ta­pir, car­pin­cho y ya­gua­run­dí (o ga­to sal­va­je si­mi­lar), ade­más de los ras­tros de la avi­fau­na del lu­gar. Si en es­ta is­la cer­ca­na en­con­tra­mos es­to ras­tros –pen­sé–, ¿qué nos pue­de de­pa­rar na­ve­gar río arri­ba, don­de es más sal­va­je to­da­vía?

Re­tor­na­mos al cam­pa­men­to don­de el hu­mo pre­sa­gia­ba bue­nas no­ti­cias y a la som­bra del ga­ze­bo arra­sa­mos con el asa­do. En ese mo­men­to re­ci­bi­mos un nue­vo in­vi­ta­do: Ale­jan­dro Es­pe­che, fo­tó­gra­fo de fau­na y na­ti­vo de la pro­vin­cia. Nos re­la­tó que Sal­ta po­see el 66 % de las aves ar­gen­ti­nas en su terri-

to­rio, y que Orán cuen­ta con el 70 % de ellas. Con la sel­va de yun­gas a so­lo 20 km, abun­dan­tes ba­ña­dos y la­gu­nas que sir­ven co­mo si­tios de ni­di­fi­ca­ción, es un des­tino ideal pa­ra los ob­ser­va­do­res de aves y ca­za­do­res fo­to­grá­fi­cos.

Más pro­pues­tas

Se­gui­mos dis­fru­tan­do del día so­lea­do, na­ve­gan­do las co­rrien­tes río aba­jo y lue­go re­to­man­do por las ori­llas, úni­ca ma­ne­ra de lo­grar­lo por la im­pre­sio­nan­te fuer­za del cau­dal. Otra po­si­bi­li­dad que nos ofre­cía Jo­sé era la lo­gís­ti­ca pa­ra po­der ha­cer la ba­ja­da de los ríos Pes­ca­do, Ta­ri­ja o el Ber­me­jo en uno o más días, acam­pan­do, pes­can­do y lue­go re­tor­nan­do en su vehícu­lo, pe­ro la­men­ta­ble­men­te no dis­po­nía­mos de tiem­po en es­ta oca­sión. El Ber­me­jo tie­ne en su re­co­rri­do nu­me­ro­sos po­zo­nes de más de 10 m de pro­fun­di­dad, y en las épo­cas de des­bor­des se for­man “pa­li­za­das” por el arras­tre de ár­bo­les en­te­ros, que tor­nan muy pe­li­gro­sa su na­ve­ga­ción.

A me­di­da que caía la tar­de tam­bién ve­nía la me­jor ho­ra pa­ra el avis­ta­je de aves: gar­zas, es­pá­tu­las ro­sa­das, cha­jás, mar­tín pes­ca­dor, anin­gas, cur­vi­llos y chu­mu­cos re­tor­nan­do a sus ni­dos, hal­con­ci­tos ca­zan­do y ban­da­das de chi­ri­pe­pes rui­do­sos. El po­ten­cial de Orán en lo re­la­ti­vo al avis­ta­je de fau­na y ca­za fo­to­grá­fi­ca es pro­mi­so­rio. A so­lo 20 km de la ciu­dad ya se pue­den apre­ciar en las ori­llas de las la­gu­nas ya­ca­rés y car­pin­chos, cor­zue­las, co­ne­jos y lo­bi­tos de río, to­dos re­si­den­tes de la zo­na de las yun­gas, mien­tras que car­pin­te­ri­tos de ta­ma­ño ín­fi­mo a ban­da­das de rui­do­sos tu­ca­nes se apre­cian en la ma­yo­ría de los si­tios. Una de las “fi­gu­ri­tas di­fí­ci­les” es el bur­go ( Mo­mo­tus mo­mo­ta), re­tra­ta­da por Ale­jan­dro Es­pe­che re­cien­te­men­te en unos los po­cos re­gis­tros que hay pa­ra es­ta es­pe­cie en nues­tro país.

La im­pre­sio­nan­te Pe­ña del Dia­blo, con más de 50 m de al­tu­ra do­mi­na­ba to­do el es­ce­na­rio y en tan­to que el sol gi­ra­ba iba tor­nan­do su co­lor del ma­rrón al ocre, pa­ra vi­rar al na­ran­ja en el úl­ti­mo lam­pa­ra­zo de luz. El Ber­me­jo nos de­jó sin pa­la­bras, so­lo se es­cu­cha­ba el piar de los pájaros y el rui­do de la co­rrien­te. Era cues­tión de po­ner fe­cha pa­ra vol­ver a pes­car y na­ve­gar­lo.

Las vistas aé­reas apor­ta­das por el dron ape­nas nos per­mi­ten di­men­sio­nar el es­plen­dor de es­te cau­da­lo­so río y fan­ta­sear con un sin fin de aven­tu­ras.

Arri­ba: en épo­cas de llu­vias es in­dis­pen­sa­ble un vehícu­lo 4x4 pa­ra ac­ce­der a las ori­llas del río. Arri­ba der.: las ca­noas brin­da­ban una ex­ce­len­te es­ta­bi­li­dad pa­ra la ca­za fo­to­grá­fi­ca.

In­nu­me­ra­bles son las ac­ti­vi­da­des que se pue­den rea­li­zar, tan­to en el río Ber­me­jo co­mo en su ori­lla. Allí se pro­du­cen re­man­sos, idea­les pa­ra des­can­sar y de­jar de re­mar, pe­ro no con­vie­ne acer­car­se mu­cho a los paredones por las cons­tan­tes caí­das de ro­cas.

In­con­men­su­ra­ble pai­sa­je po­bla­do de si­len­cio y so­le­dad. Asa­do y cam­pa­men­to me­dian­te, pro­me­te una jor­na­da co­mo po­cas, más si

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.