Má­xi­mo con­fort en trek­king.

Có­mo ele­gir el diseño co­rrec­to y es­ti­bar la car­ga. Com­pa­ra­ti­vo de cin­co mo­de­los ins­pi­ra­dos en “La ca­sa de pa­pel”.

Weekend - - CONTENIDO - Por Mar­ce­lo Fe­rro.

Có­mo ele­gir el diseño co­rrec­to y es­ti­bar la car­ga. Com­pa­ra­ti­vo de cin­co mo­de­los de mo­chi­las Bam­boo, ins­pi­ra­dos en "La ca­sa de pa­pel".

Por qué pa­ra lar­gas tra­ve­sías a pie ele­gi­mos lle­var to­do nues­tro equipo en mo­chi­las y no en gran­des bol­sos de mano? Sim­ple­men­te por una cues­tión fí­si­ca: pa­ra trans­por­tar car­gas pe­sa­das du­ran­te lar­gos pe­río­dos de tiem­po, los hom­bros so­por­tan me­jor el pe­so que las manos. Y, ade­más, las mo­chi­las de más ta­ma­ño des­car­gan la ma­yor par­te del pe­so en cin­tu­ro­nes que ro­dean las ca­de­ras, de­jan­do así las ban­das que pa­san por los hom­bros só­lo pa­ra es­ta­bi­li­zar la car­ga. De es­ta for­ma se li­be­ra a la co­lum­na olum­na ver­te­bral de po­ten­cia­les ten­sio­nes, en­sio­nes, y se me­jo­ran la agi­li­dad y el equi­li­brio.

Si nos re­mon­ta­mos si­glos atrás, la mo­chi­la sur­ge co­mo una ne­ce­si­dad prehis­tó­ri­ca del hom­bre nó­ma­de de trans­por­tar los en­se­res so­bre la es­pal­da pa­ra man­te­ner sus manos li­bres. Con el tiem­po y las gue­rras (gran­des im­pul­so­ras de va­rios as­pec­tos del desa­rro­llo) los mo­de­los y ma­te­ria­les han ido evo­lu­cio­nan­do, al pun­to de exis­tir mo­chi­las pa­ra ca­da ne­ce­si­dad pun­tual: trek­king, mon­ta­ñis­mo, ca­rre­ras de aven­tu­ra, moun­tain bike, hi­dra­ta­ción y un lar­go et­cé­te­ra en­tre los que se in­clu­ye, por su­pues­to, el com­ba­te.

La cla­ve, sin du­da, es­tá en la co­rrec­ta elec­ción del mo­de­lo se­gún la ac­ti­vi­dad a rea­li­zar: vo­lu­men de car­ga, co­rrea­jes, can­ti­dad y ubi­ca­ción de bol­si­llos; ma­te­ria­les de cons­truc­ción, es­truc­tu­ra y ven­ti­la­ción del es­pal­dar... Sin ol­vi­dar dos pre­mi­sas fun­da­men­ta­les: el pe­so óp­ti­mo de car­ga y su dis­tri­bu­ción co­rrec­ta. A mo­do de sín­te­sis, una per­so­na sin en­tre­na­mien­to pre­vio no de­be­ría trans­por­tar so­bre sus es­pal­das más del 15 al 20 % del pe­so cor­po­ral pro­pio (en­tre 12 y 16 kg pa­ra al­guien que pe­sa 80). Y, a mo­do de re­fe­ren­cia, en e una mo­chi­la de 60 a 90 li­tros se pue­den es­ti­bar en­tre 20 y 30 ki­los de car­ga, se­gún el con­te­ni­do. ¡Pe­ro nun­ca es ne­ce­sa­rio lle­gar al ex­tre­mo! ex­trem Siem­pre, cuan­to más li­via­nos via via­je­mos, me­jor, por eso hay que ad ad­qui­rir equi­pos de úl­ti­ma tec­no­lo­gía tec­no­lo­gí que ocu­pan po­co es­pa­cio. Y re­plan re­plan­tear­se lo que real­men­te es fun­dam fun­da­men­tal lle­var: to­do el pla­card no cab ca­be y no es ne­ce­sa­rio. La es­tra­te­gia es e la­var y se­car (no acu­mu­lar) la ro ro­pa su­cia, com­prar a me­di­da que ha­ce h fal­ta mien­tras se avan­za en la r ru­ta (ali­men­tos, be­bi­das e in­du­men in­du­men­ta­ria), pres­cin­dir

de ele­men­tos tri­via­les y dis­tri­buir en­tre va­rios el equipo de uso co­mún (car­pa, mar­mi­tas, co­mes­ti­bles). No exis­te la fór­mu­la per­fec­ta, pe­ro el sen­ti­do co­mún es un buen co­mien­zo y la ex­pe­rien­cia, el res­to.

En cuan­to a los vo­lú­me­nes, en ge­ne­ral, las de has­ta 40 li­tros se lla­man de ata­que y re­sul­tan idea­les pa­ra las ac­ti­vi­da­des de una jor­na­da, sin per­noc­te. En la es­ca­la siguen las de 40 a 65 li­tros, di­se­ña­das pa­ra lle­var car­pa, bol­sa de dor­mir, ais­lan­te, ca­len­ta­dor y otros ele­men­tos. Y el ter­cer es­ca­lón se com­po­ne de los mo­de­los de 65 li­tros en ade­lan­te, ya pen­sa­dos pa­ra tra­ve­sías de va­rios días o pa­ra efec­tuar por­teos.

Qué de­ta­lles ob­ser­var

Las mo­chi­las de 45 li­tros en ade­lan­te es re­co­men­da­ble que cum­plan con cier­tos as­pec­tos téc­ni­cos.

Ac­ce­so di­rec­to in­de­pen­dien­te a la par­te in­fe­rior me­dian­te un cie­rre. De es­ta for­ma, si pre­ci­sa­mos al­go de aba­jo no ten­dre­mos que va­ciar to­do. Co­rrea­je acol­cha­do en hom­bros, es­pal­da y cin­tu­ra (ideal de es­pu­ma de po­liu­re­tano de cel­da ce­rra­da y de di­fe­ren­tes den­si­da­des). Co­rrea­je ex­terno: ne­ce­sa­rio pa­ra lle­var cram­po­nes, pio­lets, ais­lan­tes, bas­to­nes de trek­king, abri­go. Bol­si­llos ex­te­rio­res: allí se es­ti­ba­rá el equipo adi­cio­nal de rá­pi­do ac­ce­so: GPS, cá­ma­ra de fo­tos, ce­lu­lar, ba­rri­tas ener­gé­ti­cas, botiquín, ma­pas. Bol­si­llos del ti­po ri­ño­ne­ra en el cin­tu­rón (po­si­bi­li­tan lle­var al­go de co­mi­da pa­ra

pi­car mien­tras ca­mi­na­mos). Portabotellas y/o com­par­ti­mien­to pa­ra bol­sa de hi­dra­ta­ción. Cos­tu­ras de co­rreas do­bles o tri­ples rea­li­za­das con hi­lo de al­ta re­sis­ten­cia y sis­te­ma de re­fuer­zo efi­caz.

Adap­tar la mo­chi­la a nues­tra es­pal­da es fun­da­men­tal, y en eso no só­lo in­flu­ye la co­rrec­ta dis­tri­bu­ción del pe­so (los ele­men­tos más li­via­nos, co­mo la ro­pa, de­ben ocu­par las par­tes in­fe­rio­res, la­te­ra­les y su­pe­rio­res; y los más pe­sa­dos ir en la par­te del me­dio más cer­ca­na a nues­tro cuer­po), sino en la elec­ción y ajus­te del es­pal­dar a nues­tra ta­lla. En los bue­nos mo­de­los pa­ra lar­gas tra­ve­sías es­ta par­te es re­gu­la­ble, anató­mi­ca, re­for­za­da con ma­te­ria­les sin­té­ti­cos de al­ta den­si­dad y, en al­gu­nos ca­sos, has­ta con ca­na­les de ven­ti­la­ción que evi­tan el con­tac­to con­tra la piel pa­ra eva­po­rar rá­pi­da­men­te la hu­me­dad. Tam­bién hay mo­de­los que po­seen fle­jes me­tá­li­cos que ayu­dan a man­te­ner­las ar­ma­das.

Mo­de­los Bam­boo

Las mo­chi­las de es­te Re­view es­tán cons­trui­das con ma­te­ria­les an­ti­des­ga­rro, y son re­sis­ten­tes al agua y la abra­sión. To­das tie­nen cu­bre­mo­chi­la ocul­to en un bol­si­llo in­fe­rior, pa­ra pro­te­ger­las de la llu­via y evi­tar que se man­chen al ser des­pa­cha­das en mi­cro o avión. En el mis­mo sen­ti­do, los cin­co mo­de­los cuen­tan con bol­si­llo fron­tal su­pe­rior, son ap­tos pa­ra bol­sas de hi­dra­ta­ción, y en los cua­tro de ma­yor ca­pa­ci­dad se pue­de re­gu­lar el es­pal­dar pa­ra adap­tar­lo a la con­tex­tu­ra fí­si­ca de quien la trans­por­ta­rá. Hel­sin­ki, Nai­ro­bi, Ber­lín, Os­lo y Moscú –cin­co de los in­te­gran­tes de la la po­pu­lar se­rie de Net­flix “La ca­sa de pa­pel”– ins­pi­ra­ron es­tos mo­de­los que ya se en­cuen­tran en la Ar­gen­ti­na in­te­gran­do el ca­tá­lo­go 2019 de la mar­ca Bam­boo.

o ste

Al­ber­to Ba­ral­do, so­cio ge­ren­te de Bo­wie S.R.L., du­ran­te la fil­ma­ción de los vi­deos de es­ta no­ta en el show­room de su em­pre­sa, don­de se ex­hi­ben to­dos los mo­de­los de Bam­boo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.