Has­ta Ir­lan­da en ple­ga­bles.

Una ex­pe­ri­men­ta­da pareja par­tió desde Lon­dres pa­ra re­co­rrer las ciclovías del Reino Unido. Por qué eli­gie­ron bi­ci­cle­tas pe­gla­bles.

Weekend - - CONTENIDO - Por Al­do Ri­ve­ro.

Una ex­pe­ri­men­ta­da pareja par­tió desde Lon­dres pa­ra re­co­rrer las ciclovías del Reino Unido has­ta Ir­lan­da del Nor­te. Por qué eli­gie­ron bi­ci­cle­tas pe­gla­bles. Có­mo se mo­vie­ron.

To­dos los que via­ja­mos con la bici sa­be­mos que no es fá­cil su trans­por­te y, si le su­ma­mos la idea de rea­li­zar un via­je a Eu­ro­pa con aé­reos y fe­rro­ca­rril in­clui­dos, las va­ca­cio­nes se pue­den com­pli­car tan­to en lo lo­gís­ti­co co­mo en lo eco­nó­mi­co. Hay dos ítems fun­da­men­ta­les que jue­gan a fa­vor: la ex­pe­rien­cia (pro­pia o aje­na) y una bue­na pla­ni­fi­ca­ción de re­co­rri­dos, lu­ga­res por co­no­cer y hos­pe­da­jes.

Liliana Hipatia y Ser­gio Iacobelli tie­nen mu­chos ki­ló­me­tros pe­da­lea­dos en moun­tain bike y bi­cis ple­ga­bles, tan­to en nues­tro país co­mo en dos via­jes pre­vios a Eu­ro­pa y los Es­ta­dos Uni­dos. Y, aun­que pa­rez­ca ex­tra­ño, la me­jor elec­ción en ba­se a su ex­pe­rien­cia fue lle­var dos ple­ga­bles mar­ca Brom­pton.

¿Por qué? En el via­je an­te­rior, Ser­gio usó una ple­ga­ble con el clásico ro­da­do 20 y Liliana su Brom­pton ro­da­do 16. El me­nor ta­ma­ño de la rue­da sig­ni­fi­ca me­nor pe­so, en tan­to que el ro­da­do 20 ocu­pó ma­yor es­pa­cio, tu­vo que pa­gar ex­ce­so de equi­pa­je y no la pu­do en­trar a de­ter­mi­na­dos lu­ga­res. Y en­tre am­bos ro­da­dos no hay di­fe­ren­cias sig­ni­fi­ca­ti­vas de ve­lo­ci­dad y con­fort. En nú­me­ros, el pre­su­pues­to fue de­ter­mi­nan­te: en ca­da tren, la ro­da­do 20 pa­ga­ba U$S 20; en avión, otros U$S 75 de se­gu­ro; en tan­to que “la Bromy” es li­via­na y tie­ne una va­li­ja cu­yas me­di­das es­tán es­tu­dia­das pa­ra via­jes en avión y tren.

So­lu­cio­na­do es­te te­ma, tra­za­ron

el re­co­rri­do y, en ba­se a ello, re­ser­va­ron por AirBNB las ca­sas en las que se alo­ja­rían, con un de­ta­lle ge­nial: co­mo en Lon­dres se que­da­ban el pri­mer día y tam­bién al re­gre­so, los due­ños les guar­da­ron las va­li­jas que trans­por­ta­ron las ple­gas.

Con res­pec­to al equi­pa­je: lo mí­ni­mo: ¡una mo­chi­la de 30 li­tros ca­da uno pa­ra lle­var la ro­pa y una al­for­ja de­lan­te­ra de ocho li­tros de fá­cil ac­ce­so, don­de te­nían a mano lo esen­cial: GoP­ro, GPS, car­ga­do­res de ce­lu­lar. Así que, ape­nas ate­rri­za­dos en Lon­dres ar­ma­ron las bi­cis y tu­vie­ron lo más com­pli­ca­do: pe­da­lear 18 km has­ta el hos­pe­da­je con las va­li­jas en la par­te tra­se­ra. A la ma­ña­na si­guien­te to­ma­ron el tren a Car­diff, 240 km ha­cia el Oes­te.

El ver­de de Ga­les

Cua­tro días ha­bían pla­ni­fi­ca­do pa­ra re­co­rrer esa zo­na de Ga­les don­de vi­si­ta­ron al­gu­nos pue­blos cos­te­ros y lue­go to­ma­ron el tren has­ta Aber­dify, don­de co­mien­za el Par­que Na­cio­nal Snow­do­nia. El úni­co pro­ble­ma fue que la be­lle­za de los lu­ga­res era tan apa­bu­llan­te que se en­tre­tu­vie­ron sa­can­do fo­tos y lue­go tu­vie­ron que le­van­tar rit­mo pa­ra que no se les vi­nie­ra la no­che. Du­ran­te la pri­me­ra, dur­mie­ron en Bar­mount lue­go de pa­sar por un in­creí­ble puen­te col­gan­te y lle­ga­ron al cas­ti­llo Tyr Grain pa­ra hos­pe­dar­se. La co­ci­na es­ta­ba ce­rra­da, pe­ro la abrie­ron ex­clu­si­va­men­te pa­ra pre­pa­rar­les la ce­na.

Den­tro del Par­que Na­cio­nal hay mu­chos ca­se­ríos, allí mis­mo se

alo­ja­ron y en sus co­mer­cios com­pra­ron lo ne­ce­sa­rio pa­ra co­mer. Pa­ra su sorpresa, en Llan­gelyn­nin en­con­tra­ron ca­si­tas, bi­ci­cle­tas y has­ta ser­pien­tes te­ji­das al cro­chet que cuel­gan en to­dos la­dos. Es la ac­ti­vi­dad de in­vierno del lu­gar y, pa­ra sol­ven­tar­se, hay una al­can­cía don­de los tu­ris­tas co­la­bo­ran; con esos fon­dos com­pran la la­na ne­ce­sa­ria. Tam­bién pa­sa­ron por el pue­blo con el nom­bre más lar­go del mun­do... me­jor lo de­ja­mos pa­ra otra no­ta.

Y en una de las bi­ci­sen­das del par­que en­con­tra­ron ti­ra­do un mu­ñe­co muy sim­pá­ti­co al que re­co­gie­ron y que Liliana co­lo­có al fren­te de su bici; ha­bía que bau­ti­zar­lo y se de­ci­die­ron por Croe­so, que era una pa­la­bra que veían en mu­chos car­te­les de Ga­les. Lue­go se en­te­ra­ron de que quie­re de­cir bien­ve­ni­do.

Ha­cia Ir­lan­da

Ter­mi­na­do el re­co­rri­do de Snow­do­nia te­nían que em­bar­car pe­ro en la úl­ti­ma no­che en Ga­les se die­ron el gus­to y se alo­ja­ron en el Cas­ti­llo de Ban­gor. A la ma­ña­na si­guien­te, pedalearon 40 km has­ta Holy­head y em­bar­ca­ron en el ferry –no les co­bra­ron des­pa­cho y al res­to de las bi­cis, sí–, que cru­za el Mar de Ir­lan­da y des­em­bar­ca­ron en Dublín.

Tres días le de­di­ca­ron a la ca­pi­tal, en la que só­lo de­ja­ron las bi­cis pa­ra ha­cer un city­tour. Lue­go y pe­da­lean­do, re­co­rrie­ron nu­me­ro­sos par­ques ur­ba­nos, el Puen­te del Pe­ni­que y la bi­blio­te­ca del Tri­nity Co­lle­ge, don­de se en­cuen­tra el Li­bro de Kells, el más an­ti­guo de mun­do (año 800). Has­ta en­tra­ron con las bi­cis ple­ga­das al mu­seo. Es­te ti­po de bi­ci­cle­ta siem­pre des­pier­ta sim­pa­tía. Con sus rue­di­tas cau­sa­ban sen­sa­ción y la gen­te has­ta les pe­día sa­car­se fo­tos.

Ya con rum­bo Nor­te, el día nue­ve par­tie­ron ha­cia Don­dalk, los es­pe­ra­ban 87 km de bi­ci­sen­das se­ña­li­za­das, al­gu­na has­ta cru­za­ba un cam­po de golf pri­va­do. Atra­ve­sa­ron in­fi­ni­dad de pue­blos con edi­fi­ca­cio­nes de pie­dra del 1.600. Un pe­ri­plo más que in­tere­san­te de ciclovías que al­ter­na­ban bos­que y mon­ta­ña, de­por­te e his­to­ria, eso sí... ¡siem­pre en su­bi­da!

El ro­da­do 16 de las Brom­pton obli­ga a co­no­cer bien el uso de los cam­bios, los pe­da­les siem­pre se sien­ten li­via­nos y las pier­nas gi­ran muy rá­pi­do por lo que hay que car­gar­las y usar cam­bios pe­sa­dos. Tan­to Liliana co­mo Ser­gio es­tán acos­tum­bra­dos, al­go im­pres­cin­di­ble en un via­je de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas en que las subidas pro­lon­ga­das fue­ron una cons­tan­te.

El día do­ce lle­ga­ron a Bel­fast, lue­go de un úl­ti­mo tra­mo ago­ta­dor de 107 km, con mu­cho ca­lor y tre­pa­das de­mo­le­do­ras. Pe­ro es­ta ciu­dad los de­jó ma­ra­vi­lla­dos y ol­vi­da­ron el can­san­cio pa­ra su­mer­gir­se en las imá­ge­nes del Ti­ta­nic –allí fue cons­trui­do en 1912–, con mu­ra­les y pin­tu­ras ca­lle­je­ras que man­tie­nen vi­va su his­to­ria.

Ir­lan­da del Nor­te fue el úl­ti­mo pun­to del via­je, pe­ro Li­li y Ser­gio ape­nas ha­bían em­bar­ca­do las Bromys en el vue­lo ha­cia Lon­dres y ya pen­sa­ban. “¿Es­te se­rá el pun­to de par­ti­da de nues­tro pró­xi­ma pe­da­lea­da?”

Aba­jo: las va­li­jas con las Bromys ple­ga­das en la es­ta­ción Earl’s Court. Arri­ba: ci­clo­vía en el Par­que Bu­ter, Ga­les. Frag­men­to de ro­ca de las Is­las Mal­vi­nas con el cual

Im­pre­sio­nan­te y rea­lis­ta Hom­bre del Bos­que, en el Fo­rest Farm Country Park.

hi­cie­ron un mo­nu­men­to el Ale­xan­dra Gar­den, Ga­les. El his­tó­ri­co Puen­te de Lon­dres, con ci­clis­tas lo­ca­les. Mo­nu­men­to a la Ex­pe­di­cion de Scott a la An­tar­ti­da.

Arri­ba, la pareja en el City Hall Lawn. Y la ale­gría de Liliana al co­men­zar a pe­da­lear en la es­ta­ción de Car­diff. Al­muer­zo tí­pi­co de Ga­les en una gran­ja (Fo­res­tal Tea Rum) ca­mino a Cas­tel Coch. Y Ciclovías ur­ba­nas en Car­diff, Ga­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.